.-Pedro M. Martínez-.


Robert Polidori



3/3/21

Quiero viajar

 




Que cantan hasta los que no cantan. Que sería fácil, o bastante, sorprender a los pacientes seguidores del intento, del cambio, de la mudanza en estos tiempos con fotografías de paisanos que quieren viajar a países a los que antes no se viajaba, antes no se hacían demasiadas cosas-. Por ejemplo Queralt Lahoz, que es una señorita a la que no conoce casi nadie pero que  La prueba” de Gata Cattana  la borda, y otras cosas. O el McFerrin ese, que parece que solo hacía ruiditos con la boca y le ves en You Tube, ahí, en Alemania creo, delante de una orquesta de tres pares, dirigiendo y dando una lección de cómo. Hay fantasmas en las esquinas, ya lo creo, sobre todo en Galicia, que lees a Yolanda Castaño y no te extraña, de Galicia sólo te extraña una cosa, que sea tan bonita. Y no es que uno no viaje, no, uno viaja(ba), ayer mismo estuve al borde de un espejo, casi paso al otro lado pero recordé a Alicia y teniendo en cuenta que era lunes, me dije, alto, no, quieto, que estamos confinados. O cuando estuve en México, con tantos mexicanos, está aquello lleno de mexicanos, que al principio tenía una cierta prevención, cosa, que si las comidas picantes, que si los taxistas, que si el peligro, bah, el peligro está dentro, en el miedo, no se debe tener miedo, aunque  yo a veces me tengo miedo, sobre todo cuando me miro, siento en la cabeza como una red que se inflama, dentro, que me llena eso del cerebro y me duele, es cierto, me duele y no puedo pensar, que se me alteran los circuitos y temo volverme majara. Esto no se lo he contado a nadie pero como empieza marzo pues hala. Está lo del hilo, usted aparta el polen, el vaho, se quita el bozal y ahí está el hilo, brillando a veces, desde un tejado desvencijado hasta otras azoteas, tenso y vibrando, emitiendo, ni un gato podría hacer equilibrios sobre él, es un hilo tensado, conductor, made in China, ahora casi todo se hace en China, que levantas la tapa del y es chino, que la bajas y no, que te compras un jersey de angora y no lo es, es chino, claro. Creo que es posible que yo mismo sea chino, al menos hasta (o desde) hoy, o tengo reminiscencias, lo de los ojos, lo de los remos entrando en el agua de los recuerdos, alterando la superficie, lo superficial, entre los brezos y los sabores de regaliz, sobre el mármol del mercado con peces boqueando, con vacas o lo que quede de ellas, en República Dominicana les gusta el chivo, en una boda en la que estuve hubo cabrito, me dijeron que tengo familiares en el Bierzo, el edredón nos cubre y ya es casi la hora de olvidar, cuando todo esto pase solo los espantapájaros se quedaran aquí en verano o cuando se pueda viajar, creo que serán los únicos, ah, y los chinos, no tengo ni idea qué tiempo hará ahora en China (en inglés se pronuncia chaina, o así), lo mismo están con monzones, o con terremotos, o tsunamis, por esos sitios tan raros pasan cosas raras. Aunque me gustaría saber si para ellos no somos nosotros los raros, como ellos son muchos quizás todo es inverso y comer dragón cocido es lo normal y no esos rollitos de primavera con quién sabe qué, que están ricos sí, pero ¿qué tienen?, col dice ese listo de verde, que es justo debajo de dónde nacían antes los niños, los niños nacíamos en sitios muy raros, nos traía la cigüeña, esas tonterías, y lo de la semillita, qué cosas nos han contado, y dicen que somos especiales, pues claro que lo somos. Mi primer beso lo di con casi cincuenta años, mi primer...como decirlo –polvo me parece grosero-, mi primer eso fue con casi setenta, tanto tiempo esperando y mira, para esto tanto misterio, me dije yo a mí mismo, que ella tenía por ahí, que igual también era eso, que las ves con el ombligo al aire y te entra una cosa que ya, ya, que me lo dice Paquita, la enfermera del turno de mañana, ustedes los hombres solo piensan en dos cosas, que digo yo cual será la otra, que no me lo imagino, que solo tengo tiempo para pensar en que me quiero ir, como tú, como todo quisqui. Mira, te lo digo otra vez por sí, que me quiero ir al fin de la tierra o más allá, un buen sitio para los que entienden, entender no es bueno, ni saber, una vez que sabes una cosa quieres saber otra y así no hay quién viva, que no se puede saber de todo, o todo, por eso hay que quemar libros, uno al menos cada mañana, antes de desayunar, comida energética, nada de tonterías, hay un tabú con lo de la cultura, hay demasiados cultos, en cambio curas hay pocos, están los seminarios vacíos, que uno no sabe ya quién le dará la próxima extremaunción, quién le bautizará, aunque hay temas que no se pueden tratar en los blogs, eso no lo saben muchos, están siempre con cara de enfado, hay mucha peña con cara de enfado, debe ser cosa del estómago, que no van al sitio adecuado, pero en cuanto abran las fronteras del pueblo, temprano se  irán, millones, no te lo había dicho, por pudor, que no me gusta comentarlo, que uno es así, tímido, apocado, de pocas palabras, se asusta con facilidad, que todo esto y más lo había escrito ayer y me lo mandé a mí mismo y me equivoqué de cuenta de correo y resulta que el mensaje estará en el portátil guardado en el cajón de la mesa que no abriré hasta Navidad, ya ves que cosas, que un despiste lo tiene cualquiera pero me ha hecho reescribir lo escrito aunque no se ha perdido nada ya que estoy disperso, con lo de querer viajar, que no me centro en lo esencial, la poesía, quizás no hay que saber, solo hay que sentir, lo siento, por ejemplo digo eso de Uso palabras ciegas, como palomas acurrucadas,/ la súbita fragancia del azahar embriaga al viajero/ desprevenido que llega en busca del destino y me quedo tan ancho, tan bien, o aquello de Me sacaré los ojos si miro/ lo oscuro, cuando termine/ la espera de aguas turbias,/ líquenes, brocados que/ ocultan una daga en los/ labios abiertos del pecho. Esto de los blogs es lo que tiene, que lo soporta todo, obra de arte o esto, farfullar, hablar por no callar, incontinencia verbal trasladada al papel que no lo es, superficie en blanco para gritar al viento, que me quiero ir, queridos/as míos/as, que quiero que termine esta pandemia, de una vez, dejar de escribir desde donde esté, aquí, allí, viajar a ninguna parte. Agradezco su amabilidad y resistencia.   Muchas gracias.

5 comentarios :

Moony-A media luz dijo...

Tienes que volver a Oaxaca.

Pedro M. Martínez dijo...

Moony-A media luz, cierto, es uno de los sitios a los que volveré.

eli mendez dijo...

Pensé que era yo la de la foto!!! jajajajja
Así me paro todos los días y pienso en los lugares a donde iria, comienza la fantasia a full jajjajaja...y definitvamente pues que no me voy a ninguna parte , pero eso si, con la imaginación a todos!!!
Suerte que en esta entrada me pude reír porque las posteriores( hoy comencé al revés) no tenían un ápice para la risa..
Besos noctanbulos jajaajaj

Pedro M. Martínez dijo...

eli mendez tengo una tía que estos días cumplió 86 años, lúcida y espiritual. Dice que no lee lo que escribo porque le parece muy triste. Me hace pensar porque yo pienso que soy gracioso, que lo que escribo tiene más de blanco que de negro. Me parece que no, me parece que soy un capullo. En fin. Besos de jueves luminoso. Ayer por la tarde caminando por el monte los árboles comienzan a florecer. Bien.

eli mendez dijo...

Pedro Martinez es que tu mismo lo dijiste...ella está lucida..jajajajjaja
no se si es un sinónimo de "cuerda"
que no será tu caso... jjjajajajajaajjajaja
no puede ver a través de tus ojos la pobrecita jajjajajajajaja
ya pides demasiado

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

5.535 entradas

26.104 comentarios