Zack Zdrale


jueves, 30 de noviembre de 2023

Manivela

 

DIDGERIDOO" kd matheson

No hay una manivela para dar marcha atrás. Eso del tiempo perdido. Es inútil, a lo hecho, pecho. Aquí andamos fregando el suelo con poesía. Escribir es un acto de piratería en el linde entre la creatividad y el inconsciente. Cuando has leído mucho apenas puedes distinguir los frutos de tu árbol de los del vecino. Si eso ocurre, si no sabes deslindar tus ocurrencias, tus mentiras de tu verdad, mejor que te dediques a otra actividad. En cualquier caso la verdad es de quién la paga, no te preocupes demasiado, esto es gratis. Gratia plena. Benedicta tu in mulieribus. Al final, ella es su madre, yo soy mi padre y todo es tan sencillo, tan breve, que no merece la pena dar vueltas a la noria de entender algo o nada, es así. Punto. Y seguido (de momento)

miércoles, 29 de noviembre de 2023

Andrés Sánchez Robayna.

 


Arnaud Claass. De la série Continuités 1982-1985.



"…Sobre la superficie de las cosas, el temblor, la nada deseante…”

La sombra y la apariencia

Andrés Sánchez Robayna.


martes, 28 de noviembre de 2023

Maria Mercè Marçal


Buenos días, amor que triunfas de la sombra

Y abres fuego nuevo con el giro de la campana.

Que te enramas con esfuerzo de raíz y copa

Y, de dado a dado, desmontas el paisaje

Del derribo, y te vuelves mina de bosques

Y de la migaja extraes otra fiesta.

 

  Maria Mercè Marçal

 

de Diré tu cuerpo.

Traducción de Noelia Díaz Vicedo.

 

lunes, 27 de noviembre de 2023

María Zambrano. 1939.

Forest Floor with a classical façade beyond - Rachel Ruysch - before 1750 -


Pero la poesía no quiso curarse, no aceptó remedio, ni consuelo, para la melancolía irremediable del tiempo, ante la tragedia del amor no alcanzado, ante la muerte. Más leal tal vez en esto que la filosofía, no quiso aceptar consuelo alguno y escarbó en el misterio. Su única cura estaba en la contemplación de la propia herida y, tal vez, en herirse más y más.

Pensamiento y poesía en la vida española

María Zambrano. 1939.

domingo, 26 de noviembre de 2023

Lo dicen en Sicilia

  Accutufare { Recibir palos.

                            Apartarse de la sociedad.



Accutufare, que dicen en Sicilia,  no sé con qué acepción quedarme. 

A mi espalda alguien hace muecas, él no lo sabe pero le veo desde el espejo. 

Servidumbre de la rutina. 

Intolerancia en la fronda de canela, exorcizar recuerdos con un prisma entre los dedos que refleje, que refracte, que descomponga los colores y tú –que lees- veas con el ojo del silencio esta estructura de equilibrio entre el vacío, algo así como la peste bubónica, un río de anguilas, un pie que pisa el agua y la habitación vacía.

Nadie salió a despedirle cuando dejó su casa. Algunos me preguntan, sí. Iremos a verle –dicen-. Pero sé que es mentira y los días pasarán lentos, interminables, con las pautas mínimas de dormir, comer, recordar, ni eso, estar vivo, sin más, vegetar.

Tiempo de silencio.

Accutufare, que dicen en Sicilia.
Cuando la desgracia entra en una casa los disgustos vienen seguidos.

sábado, 25 de noviembre de 2023

Parker hard

 


Parker está en  un momento extraño, un punto zas, encanallado, está toda una vida diciendo que ella es 7.8 y de repente, algo, una aparente nimiedad, un susurro, un suspiro, un rasguño, algo que le dicen, sugieren, una intimidad que le confiesan –J me hizo esto y esto y esto- una cosa que no estaba prevista le dice que ella es diferente, 9.3,  terciopelo,  noche negra o lirios.

Se asusta, vaya si se asusta, le da miedo sentir así, desear así, perder el sentido, mejor dicho, sentirlo, querer sentirlo todo. Sin rechazar la ternura, la dulzura, lo correcto, quiere ser incorrecto, dominador o sumiso, olvidar el misionero y probar la postura 56, ser brusco, o dulce, dejar de mojar los oídos con bellas palabras y descubrir otras, duras, sucias, rotundas. Agita la cabeza y lo rechaza pero ya es tarde, ha bajado los escalones a un sótano oscuro, húmedo, solo quiere seguir por ese pasillo para saber a qué lugar de sí mismo llega.

Le asombra estar ahí, él que siempre has sido educado, correcto, un lila. Está con ojeras y mirada lúbrica, con un gesto encogido, como un gato a punto de saltar con el cuerpo tenso, ágil. Se estremece. Sabe que conocía su raya soft pero son todo lo que le ha pasado últimamente sabe que no conocía nada, que no se conocía, que nunca se había dejado llevar así, tan lejos, tan al límite hard.

La verdad,  volver de ahí es verdaderamente difícil y Parker se queda, no tiene ganas de lamentaciones y sí de disfrutarse.


viernes, 24 de noviembre de 2023

Saber latín

 


Leo a  poetas  que podrían explicarte mejor que yo  lo que sentía  esta mañana entre el presentido viento a tu lado, la absoluta falta de prisa en el mío, tú no, mi sí, 505 kilómetros y todos los etcéteras que quieras añadir, vidas paralelas, secantes, tangentes, círculos concéntricos,  trigonometría y otras artes aunque el amor, ay, el amor, que a una edad no hay demasiado tiempo para el luego, que el luego a veces es nunca, que nunca es demasiado tarde, que   quia pulvis eris et in pulverem reverteris,

En cualquier caso, mi dulce amiga, somos como somos y sería un atrevimiento por mi parte querer cambiar tus principios, tu convencimiento, tu tozuda equiparación de una cosa con otra. Sí, tú me decías (tan niña, tan pura, tan cielo), “me besas ¿me quieres?” Yo, tan machito, tan estúpido, tan provinciano, pensaba “¿qué dice esta cría? Han tenido que pasar diez y seis años y tres meses para saber qué querías decir tú y por qué no lo entendía yo.  

Contesto ahora tu última carta.

No conoces tus límites, puedes ser todo lo que quieras.

Entiendo perfectamente que ahora eres como quieres ser, estás disfrutando de la libertad. 

 Ya me gustaría disfrutar de la mía.

Aquí no hay ningún juego individual, mucho menos se hace nada cuando solo uno de los dos quiere. Y puede, añado.

Verás, aquí hay un problema, aquí hay una relación (epistolar, sí, pero relación) de dos personas que se querían mucho hace exactamente diez y seis años (quizás sin saberlo ni ellos mismos, separados por miedo, por orgullos absurdos, por yo qué sé), que se han reencontrado en un momento de sus vidas muy especial, que se han redescubierto, que se han visto diferentes en el espejo del otro, mejores, más dignos, más auténticos, que se han asustado por el torrente de sensaciones, emociones, placer, abismo, tentación y todo lo que quieras poner de más y que en un caso lo enfoca con sabia prudencia femenina y en otro con alocada explosión de palabras, hechos, deseos, es decir, como siempre.

Te propongo lo siguiente. Me quedan unos cuatro meses de condena, salgo el 14 de febrero. 

Ven a esperarme y empezamos de nuevo.

Gracias por los libros que me has enviado, me ayudan mucho en el aburrimiento de este encierro forzado.

Te quiero.


jueves, 23 de noviembre de 2023

Parker es intransigente, también.

Alfred Eisenstaedt,Street scene. Circa 1932, Italy

Cesa la lluvia, Parker huele la hierba mojada, observa el caminar de los caracoles, mira al cielo intentando adivinar lo que vendrá. Llega a las escaleras de la ría. El barquero, con la pericia de los años de oficio, le ayuda a cruzar a la otra ribera, después extiende la mano exigiendo su precio. Atrás queda el largo puente en el que estaba la felicidad. No era eso y saberlo después se convierte apenas en un sarcasmo. La línea del tiempo está desbordada. La libertad está más allá del desierto. Se eclipsa la posibilidad del refugio en la casa del lago. Hace una señal en el tronco de un olmo y el jueves es apenas el preludio de la nada. Parker sabe que detrás de la puerta están los paisajes, los otros, la ciudad, los amigos, Marie, todas las Marie del mundo. Rebusca en el archipiélago de sí mismo, en su insomnio, en el fluir de sus pensamientos, quiere describirlos pero no sabe si el camino empieza en el norte o en el este, quiere volver al punto de partida, quiere aprender a escribir en prosa, en verso, novelas, reportajes, poemas, sus memorias pero no tiene memoria, no recuerda, sabe que estuvo fulminado, huido, que fue, que está de espaldas a la ventana, que mira el papel blanco como un desafío, hoy, mañana, cada día. Sabe que tiene pendiente el harakiri, su propio incendio, quemarse para resurgir, la revolución para que todo sea igual pero diferente, no sabe si puede usar la guillotina consigo mismo, se encoge de hombros y sale a buscar un retablo en una iglesia en un pueblo que no existe. 


Mañana, empezará mañana.
O el abril.

miércoles, 22 de noviembre de 2023

Larga es la noche

 


LARGA ES LA NOCHE [ODD MAN OUT] (1947) DE CAROL REED

James Mason hace de malo/bueno en esta sugestiva película de 1947. Tiene interés ver ahora, con otra mirada, éxitos de otros tiempos (esta, recién terminada la II Guerra Mundial). La dirección, la interpretación, los secundarios, un cierto aire teatral en muchas escenas, la magnífica ambientación, la música, el conjunto ofrece momentos para disfrutar y para aprender. Me ha gustado, he sonreído con  algunas frases moralizantes,  y he tenido que esforzarme por el contraste con el cine actua (quizás me ha gustado por eso).

(“Una vez acabada la Guerra, llegaron los éxitos mundiales de Reed. El primero de ellos sería Larga es la noche (Odd Man Out) (1947), una soberbia película mezcla de drama e intriga donde se narra los últimos días de un activista del IRA (James Mason). Larga es la noche situó a Reed, con todos los derechos, como uno de los grandes directores de la década.

Pero aún estaban por llegar otras grandes obras maestras del genio londinense. El éxito de Larga es la noche provocó que Reed se asociara con Alexander Korda para fundar London Films, productora de gran empuje futuro. El buen entendimiento entre los dos directores hizo que Reed viviera una de sus mejores épocas como director y, a partir de entonces, productor de sus propios filmes.”) (Wikipedia)


https://elgabinetedeldoctormabuse.com/2019/07/02/larga-es-la-noche-odd-man-out-1947-de-carol-reed/



martes, 21 de noviembre de 2023

Juantxu

Kenne Gregoire


Nos encontramos por azar en una calle, en lo viejo. Juantxu me dice que aún conserva las cartas que le mandé a Melilla, los dibujos de peces, grecas retorcidas, amistad en versos de ánimo, papeles amarillos pero vivos. Me confiesa que vendió los sellos en la Plaza Nueva un domingo de julio, cuando veía bichos, arañas, después de la caída, en la cárcel del alcohol, delirium tremens, en un año envejeció cuatro. Reincidente, abrazados en el vino recordamos, otro siglo, hace ya, nos contábamos el ansia y los amores, los compartíamos, la nostalgia nos envuelve, su enfermedad, su primera mujer, la segunda, la que ahora ama, los hijos que no ve, aún no es abuelo, no lo sabe, se tornan desabridos los recuerdos y brindamos por los niños que descubrían el mundo desde un campanario en Cádiz. 

lunes, 20 de noviembre de 2023

Buenas noches



En este principio de semana quiero escribirte así, como al descuido, fingiendo que no es a ti, que no te veo, que me escribo sin querer, que me contemplo, que tú eres un pretexto, nada más, nada menos, que acumulo palabras sin sentido y la emoción ha huido tras las sombras de otras voces como arena, de otras personas, con otros rostros, con otros recuerdos que también me duelen, que tú no estás ahí y que todo esto es mentira, me lo invento para pasar las tardes del domingo, para llenar de frases el vacío de no verte o por eso.

Aun así te escribo, exponiéndome a esa cara de loco que se te pone cuando estás enfadado.

Si me pusieran delante el mapa de tu cuerpo, no sabría buscarte el corazón con el dedo, no sabría. Si pusieras tu sonrisa frente a mí, no podría medirla, ni abarcarla, ni hablarte, tal vez, ni comprenderte. O quizás sí, pero no hay tiempo, ni espacio, ni medida. Sólo puedo hablarte así, en la distancia, esparciendo oraciones al viento como una monja ciega sobre el acantilado del invierno.

También puede ser que trate de engañarme en mi confusión, en los sentimientos tan intensos que me inspiras.
A pesar de todo.
Y este “todo” es eso, todo.

Prisionera ahora, ya, escribo para matar otros ecos, otra realidad más cercana, que me agobia, que me muerde por dentro y me lastima.
Una vida demasiado corta.
Un mundo tan grande.
Un tiempo tan escaso.
Quiero ir.
Y volver.

Están los límites y...y...el día se murió, él solo,  nos dejó esto que acaba ahora y a ti todavía te queda la diferencia y pensar que luego y te dejo este juguete que se me rompió hoy porque no puedo verte, ni intuirte, ni saber cómo hueles, o como ríes, o si tu piel es así, o si la curva de tus labios se pierde entre la barba, etc. Pero –ay- tu recuerdo me acaricia el corazón como esta lluvia que agita nuestro Bilbao de noche de domingo.

Aunque no era esto lo que quería decirte, o no sólo esto. Pero temo arriesgarme a tus iras de macho -jamás imagine que tuvieras tan mal genio-...
Es igual, quería que sepas que no sé, pero que siento... que...
Buenas noches, amor.

domingo, 19 de noviembre de 2023

Parker y Gombrowicz.


 Beau brummels (1920) - Jessie Arms Botke

  

Le mira y muy serio dice –Gombrowicz-.

A partir de ahí, ¿qué hace Parker?, ¿es un insulto?, ¿le parte la cara?, ¿quién o qué es Gombrowicz? Decide que no me importa lo más mínimo y le contesta que quiere ser artista.

Artista ¿eh?, como Gombrowicz, ¿no? –dice el otro-

Está terminando el “Berlín. La caída, 1945” de Beevor y ya las tropas rusas han tomado la ciudad, está aturdido de tanta violencia, locura homicida, sangre, dolor, tanta muerte, destrucción, horror, salvajismo, violaciones, tragedia de un tiempo no tan lejano, calles que ha recorrido no hace tanto, situaciones que se repiten ahora en el mundo, se queda dormido y se le juntan otras calles, otros países, ciudades lejanas que ha visitado, pueblos perdidos, gentes diversas, sensaciones en otros idiomas, emociones en paisajes lejanos, habla con viajeros que encuentra en aeropuertos flotando en el duermevela, viajeros arrogantes de rostros inteligentes, viajeros con gorras altivas que utilizan frases enrevesadas, personajes extraños que miran de través, que hacen fotografías de monumentos, de gatos, de emociones enmarcadas en sagrarios con terciopelo, de peinados isabelinos, de la ternura goteando desde un techo que oculta el cielo, cielo, se planta y dice al desconocido –perdona, bonito, Gombrowicz lo serás vos- y sigue con su monólogo, pensándose, imaginándose, manteniendo la farsa de ser sin ser, de no exponer, de divagar, de contar lo que no para no dejar sobre la mesa que el sí es un bostezo prolongado que le va a desencajar las mandíbulas, que Pedro es una burda mentira, que dice esto en vísperas de fiestas inventadas en el que el personal está en sus cosas, que no leen, ¿alguien lee?, sí, tira del sedal y encuentra bibliotecas enteras de autores desconocidos pero interesantes, interesados en expresar lo que pasa, lo que les pasa, aventuras en países de vacas y cirujanos, de represores y de gentes bien educadas, de hilos dorados desde su mente a las nuestras, ahí, ¿viste?, ahí está el engaño, el hilo debe ir de corazón a corazón (en su lejana infancia había un programa radiofónico que se llamaba así, recogía dinero de los generosos para distribuirlos entre los menesterosos). "Artista lo soy por mi madre", le decía Gombrowicz a Dominique de Roux, como mínimo hay una madre para cada hijo, a veces hay dos madres, Salomón lo sabe, hay veces no hay un padre (o sí, pero esa es otra historia), un padre que corteja a cocineras y doncellas, a señoritas de buen ver incluso a oscuras, inconstantes padres sin vocación, inmaduros padres solo por su afición al ayuntamiento carnal, deja al lector/lectora la interpretación sobre la conducta de esos padres, también su denominación (véase sección comentarios) mientras pasea ahora por avenidas con eucaliptos en los bordes del camino, bueyes mugiendo, caballos estoicos, mudos, pensar demasiado está prohibido, leer demasiado fatiga, Parker lo sabe y cierra el capítulo de  hoy, mañana, pronto festivos y puentes y sí, Parker tirará de la manta, compruébalo aquí.


"Me puse a escribir este diario, no quiero que la soledad yerre en mí sin sentido, necesito a los hombres, un lector... No para comunicarme con él. Sólo para emitir señales de vida. Ya hoy consiento en las mentiras, los convencionalismos, las estilizaciones en este diario con tal de pasar de contrabando, aunque sea como un eco lejano, un tenue sabor de mi yo aprisionado.
(…)
Ya soy. Witold Gombrowicz, estas dos palabras que llevaba sobre mí, ya realizadas. Soy. Soy en exceso. Y aunque podría acometer todavía algo que me resultara imprevisible a mí mismo, ya no tengo deseos... Nada puedo querer por el hecho de ser en exceso. En medio de esta indefinición, versatilidad, fluidez, bajo un cielo inasible soy, ya hecho, terminado, definido... soy y soy tanto que ese ser me expulsa del marco de la naturaleza. "

Diario argentino (fragmento) Witold Gombrowicz 

sábado, 18 de noviembre de 2023

Albinoni: Complete Oboe Concertos

En otro plano

 The Lanterns (c. 1910) by Charles Courtney Curran (American artist, lived 1861–1942). 


.. entre as sabas revoltas
polo feroz presente
de dous corpos que esquecen


Cambio de plano.

La realidad es terca, se impone a las ensoñaciones, a los espejismos, al deslumbramiento ocasional de soles de otoño. Al final siempre llueve, hace frío, truena, nos quedamos tiritando, ateridos en la intemperie del invierno, de nuestra verdad.

Sin embargo.

La realidad viene impuesta, por utilizar un término suave, nos encorseta, nos aprisiona, nos ahoga, nos deja a los pies de los caballos de la mentira propia, estamos encarcelados en nuestra realidad. Ahora bien, al menos parte de ella la construimos nosotros mismos, la envolvemos de esperanza.

Pues eso.


Namorado outra vez
do amor que levo dentro
a sede enfurecida dun futuro...


(Los fragmentos de poemas son de Lois Pereiro)

viernes, 17 de noviembre de 2023

Mina Loy

 

XIV

Hoy

Eterna pasajera evidente imperceptible

Para ti

Traigo la naciente virginidad

—Yo misma por el momento

Ni amor ni la otra cosa

Sólo el impacto de cuerpos encendidos

Arrancando chispas el uno al otro

En el caos


Mina Loy

en "Songs to Joannes", 
publicado por "Others", vol. 3, n.º 6, abril de 1917.
Versión de Jonio González.

Mina Loy, 1909,  Stephen Haweis 

jueves, 16 de noviembre de 2023

Marie (5)

 


Marie, durante largos días solo me llega tu silencio. Quizás estés de viaje, o retenida en algún aeropuerto perdido por huelgas salvajes de profesionales de la nada. Quizás hayas encontrado por fin el amor, el que mereces. Ya, sé que no tienes ninguna obligación de informarme, lo nuestro es apenas una relación epistolar, íntima pero lejana, tanto, de país a país, de continente a continente. Sin embargo nos hemos contado, nos hemos dicho, nos hemos jurado, la verdad no puedo estar sin saber que estás bien. No sé si te das cuenta de que si a ti o a mí nos ocurriera alguna desgracia jamás sabríamos qué ha pasado, que nos ha ocurrido, lo achacaríamos a un enfado, un cambio de humor, tú no te atreverías a llamar a mi hija, yo no osaría preguntar a tu esposo. Termina el viernes y aún no me has escrito, no me atrevo a llamarte por teléfono por si estás con él. Dime algo, dime que estás aburrida de mis promesas incumplidas, dime que no soportas más esta distancia, te juro que la próxima primavera iré a conocerte, créeme. Escríbeme, no lo soporta más, tu silencio.


miércoles, 15 de noviembre de 2023

Marie (4)

 


Se herrumbra el ancla melancólica allá en el fondo de anémonas y deformados peces con antenas, un fondo sin luz, sin referencias, con tiburones rastreando entre las piedras pardas, raíces de Atlántidas que no conocimos y el silencio. No se puede descender sin riesgo de colapso en la esperanza, de golpe al esternón de un barco hundido, aquel que transportaba especias, anhelos, esclavos del placer, encadenados, timoneles enfermos de lujuria, marineros con pendientes de coral, corrientes submarinas que transportaban celos, mustios placeres, lentos movimientos de buzos hostiles, de ansia extranjera, caía despacio el imposible retorno, bajo el agua no hay invierno.

Te envidio, Marie, envidio tu mirada limpia, tu candor, la fuerza de mirar el luego, verlo, modelarlo con tesón, con caricias de seda, sin desmayo, ser tú, tan libre, así, como eres.


(Aquí me quedo con la cosa que no he terminado bien el post de hoy. todo sea por la brevedad)

martes, 14 de noviembre de 2023

Marie (3)

 


Lánguida Marie, hermosura, imaginas que mi lengua te recorre, te estremeces en el lecho, desmadejada, como náufragos braceamos en el agua lenta y taciturna de un imposible idilio. Dame el confuso sol que nos caliente, el bebedizo que nos vuelva a la infancia, las escenas que guardas en la memoria inquieta, imágenes confusas en el destierro de nuestra distancia. Sentados en el ocaso junto a la fuente de cuatro caños hablamos de tu antigua rabia contenida, del óxido de la derrota, de la victoria de tu constancia, de soledades próximas, de rescatar el mundo sobre el que tenías derecho, de conquistar olores y sabores, colores que te fueron negados. Descubres en un laberinto de emociones el mundo que te era ajeno, descubres palabras que descorren la cortina del placer, aprendes, sientes, vives. No quieres defenderte, no lo necesitas, la epidemia está controlada y miras al destino directamente a los ojos. Erguida en un cerro, cercana, con un estandarte blanco, tu vida te pertenece

lunes, 13 de noviembre de 2023

Olivia Manning

 

Olivia Manning. La trilogía balcánica. Asteroide ha sacado los tres libros con suspense. Ya me la he terminado. ¿Merecía la pena? A buenas horas. He aprendido que los ingleses son muy raros incluso en tiempos de guerra. Demasiados personajes, no muy definidos,  que van y vienen alrededor de la pareja protagonista (ella misma y su marido). Un estilo ágil para contar la guerra desde sus límites, normalizando la  vida hasta que no hay más remedio que huir a otro país. Pero, qué ¿merece la pena o no? Pues, la verdad, empecé el primero y me gustó, cuando salió el segundo pues eso y ya el tercero lo tenía que terminar. Hay que leer, hay que vender libros, hay que encontrar autores y temas antiguos envueltos en novedad.  La Literatura va por un lado y el Negocio por otro. Money. 




domingo, 12 de noviembre de 2023

Marie (2)

 


Bella Marie, quedándote vestida aún desnuda, mirándome a los ojos mientras el mar furioso se lleva la playa, las marismas, las garzas que anidaban en la bruma, tiendes las manos al sentimiento que nos baña, te das, te defiendes, te bajas del tren en la estación del miedo, levantas murallas ante tu carne despierta, sigues el cauce de la húmeda culpa, no dejas que se enturbie lo que es, lo que fue, antes del miedo, antes de ser otra, la que eras. Eres.

sábado, 11 de noviembre de 2023

Marie (1)




Tomo el pulso de este otoño de hojas y ceniza, de árboles muertos y la lluvia, inclemente, azotando los amores rotos, rompiendo la imagen de sueños imposibles, incumplidos, derribándose como un castillo endeble, suena el viento en el bosque de aun noviembre, lo llena de remordimientos agrios, busco el sol en la noche, lo imposible, dioses inquietantes agitando un mundo inseguro, hostil, desde que aprobé el cursillo de genuflexión me duelen los riñones, me duele el alma desde que sé que la tengo, aspiro la fragancia del deseo, una voz inaudible me inquieta, no la entiendo, afilo las orejas y un siseo me vuelve a lo de ahora.

Dulce Marie, no me quisiste nunca, te gustaba, quizás, lo desenvuelto de mis besos, que te cantaba al oído, que te enseñé a jugar al ajedrez, el jaque mate, me enseñaste el cartel de los Beatles de tu cuarto, con naturalidad, llegó tu padre y no pasaba nada, era imposible, bailábamos y esa era la máxima cercanía.

Con todos mis respetos, sentado en el mantel de nuestro ahora maldigo la virginidad que defendías. Cuánto amor perdido, cuánto tiempo derrocado.

Dice la monja que mañana no podremos pasear por el jardín, que está todo encharcado.


viernes, 10 de noviembre de 2023

Las contradiccionew de Parker

Speakeasy guard, 1927, Chicago.

La mañana es fría, con un limpio cielo azul, el día perfecto para eliminar a Pedro. Como por la tarde no podrá escribir, Parker maquina la forma más elegante de prescindir de quién le inventó. Durante semanas lo ha estado pensando, está aburrido de ser un personaje sujeto al humor del aprendiz de escritor, quiere la independencia, todo el mundo quiere la independencia.

Consulta con personajes de ficción de otros blogs, con protagonistas de seriales, de cuentos, de sueños, de historietas, de comics. Llega a varias conclusiones, necesita una bandera, un himno y fronteras. Tiene el motivo, el hastío por repetición. También tiene el enemigo, Pedro. Solo necesita un arma. Recorre varias armerías y en todas le niegan pistolas, navajas, tijeras. Decide que le matará  a mano. Le esperará escondido en el río, cuando baje a beber se lanzará sobre él y dará fin a esta historia que dura demasiado.


¿Acabará con él?

La solución...pronto.

 

jueves, 9 de noviembre de 2023

La luchas con Parker




La mañana se levanta fría, hasta los termómetros están asustados. Dos personas caminan por la alameda, van muy abrigados, apenas se ven sus rostros. Entre la niebla flota su voz.

Parker: Estoy muy enfadado contigo. Me has inventado como un personaje triste y sombrío, preso de imposibles amores, siempre en el borde de lo inalcanzable, del desamor, serio, circunspecto. La primera parte fue más o menos poética, pero en esta segunda me has vestido con galas funerarias.

Pedro: No te he inventado, chaval, estamos aquí hablando de tú a tú. Tienes derecho a réplica, en general los personajes inventados cumplen sin rechistar  y mírate, aquí, quejándote, públicamente además.

Parker: Es cierto, pero con cautela. Sabiendo cómo eres te creo capaz de borrarme de un plumazo, cambiarme el nombre o el destino, hacerme desaparecer o atribuirme tormentosos idilios con damas imaginarias.

Pedro: No tienes ni idea de cómo soy, eres un presuntuoso, juegas a psi y no te has parado ni un momento a pensar la causa por la que estás aquí.

Parker: Bueno…bien…parece que me atribuyes aquello que temes que se asocie contigo, tu parte gris, lo que puede empañar lo que piensas de ti mismo, romper la imagen que has creado de tu propio personaje.

Pedro: Que no, que no te enteras, Freud de pacotilla, mira, escribir es un ejercicio vulgar, hay millones de blogs, millones de personas escribiendo sus historias, sus aficiones, sus sueños, sus miedos, lo que piensan, sienten, temen, sus opiniones, sus gustos y disgustos, lo que…

Parker: Ya, ya, no te enrolles, calla un poco no me líes, tienes que tener algún problema para estar aquí todos los días…

Pedro: En absoluto, al contrario, estar aquí todos los días me trae algún que otro problema. Pero las alegrías que me da lo compensa. Preocúpate porque voy a prescindir de tu presencia.

Parker: No, si eres vengativo, ahí, escondido en ese glup de las narices y dejándome en primer plano, Parker por aquí y Parker por allá, todos los palos para mí. Tienes que tener algún problema grave en la cabeza.

Pedro: Te estás pasando.

Parker: O en el corazón.

Pedro: Eres injusto.

Parker: Cuando ya no sabes qué colgar en la página me resucitas, me utilizas para compensar tus traumas, tus oscuridades, eres patético.

Pedro: No tienes respeto, eso lo primero. Lo segundo, te la estás jugando, no estoy de humor. Lo tercero, te voy a bajar a los infiernos de una Ofelia que te vas a enterar.

Parker: Uy, qué miedo, cuenta, cuenta lo tuyo mejor y déjate de invenciones, sé valiente, da la cara, escribe con las tripas como te dice M.

Pedro: Lo mío va por un lado y lo que imagino va por otro. Mi vida es tranquila y sin sobresaltos. Escribo para imaginarlos, para pintar el tedio de los días.

Parker: Ya, escribes para liberarte…

Pedro: No.

Parker: Escribes para curarte.

Pedro: Tienes la mente enferma.

Parker: Sí, pero estás aquí hablando con un personaje que tú mismo has dejado en libertad. Tú sí que estás mal de la cabeza.

Pedro: Se acabó, voy a borrarte de todos los post atrasados. Eres un peligro.

Parker: Tendrás que inventarte otro Parker.

Pedro: ¿Borrarte?, no, voy a castigarte, voy a escribir los pasajes más tristes para que estés todo el día lloroso y dando lástima…

Parker: Tus lectores me compadecerán y te odiarán.

Pedro: Vale, se acabó, no saldrás más.

Parker: Tendrás que captar la atención de los posibles lectores.

Pedro: Lo haré.

Parker: No tienes tiempo, andas siempre agobiado para salir aquí cada día.

Pedro: Lo buscaré.

Parker: Algunos lectores me han tomado cariño.

Pedro: Son muy amables, sí, pero ese será mi problema.

Parker: No me borres.

Pedro: Sí.

Parker: Por favor.

Pedro:  Haberlo pensado antes.

Parker:  Por favor.

Pedro:  Bueno, lo pensaré.


 Y las dos figuras se pierden en la niebla de este clima raro de estos días de noviembre en el que ya no saben qué decir y buscan argumentos en los planteamientos más absurdos, investigando incluso en la cooperación del otro yo que no es uno pero podría serlo. 

Qué cosas.  



miércoles, 8 de noviembre de 2023

La ingenuidad de Parker

No amor, como na guerra, nunca oímos o tiro que nos alcanza 


Barbara Klemm - Le Comte Alcide de la Rivallière, Louvre



Pasan los días tan rápido que en nada diciembre, verás,  está aquí mismo, Navidad, otro año, otra etapa.

Seguimos soñando que encontramos una puerta que se abre a un mundo nuevo, diferente, luminoso, allí donde seremos felices, un lugar sin cabida para el dolor, las frustraciones, un espacio de amor donde podremos ser nosotros mismos, donde no tendremos tantas obligaciones, donde los días estarán abiertos a nuestra libertad.

Somos de una ingenuidad infantil.

Estas cosas piensa Parker.
Y otras.

Vendrá el frío como un perro rabioso pero como diría el poeta eso solo significa que la primavera está más cerca.





Na viaxe nocturna que emprendemos
polo interior dun corpo diferente
unacto de amor é un fluído urxente

(Los fragmentos de poemas son de Lois Pereiro)

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.711 entradas