Zack Zdrale


jueves, 30 de junio de 2022

Hey, you.

 

 


Rooom, estoy seguro (¿sí?) que nada es lo que era. Es fácil llegar a esa conclusión. (¿O es un principio?) Que será (¿o no?), también. Aquí tenderemos al cambio (ya vas a ver). Tengo la certeza desde hoy mismo, a las doce  (en punto) del mediodía. Estaba sentado frente (¿o era dentro?) al Guggenheim y se me ha aparecido Richard Serra, entre nubes de metal, rodeado de ángeles rubios tocando la trompeta, vestidos con uniformes de las SS, unos, sujetando por el cuello, otros, a un coro de caimanes llorando (generación culpable de Auswitch ¿de qué seremos culpables nosotros?). Me ha dicho con voz de tenor:”en julio y  agosto escribirás en el fin del mundo para dejar en este rincón parte de tu alma, un trozo de cerebro y limaduras de los pulmones, dejarás dos dioptrías, un suspiro y todo el corazón”. He caído con San Pablo al suelo (a la vez, cataplúm) y él ha continuado: “necesito de ti una prueba”. (Oh, Dios). Justo entonces me ha llamado X y el cielo ha empezado a arder. Impresionante, las gentes ardían, la ría ardía, mi tráquea ardía y XX ahí, esperando (me) al final de una calle. He llegado cojeando, saltando trampas, saltándome y XXX sonreía, me mantenía a distancia, como una boxeadora en el primer round, midiéndome, buscando la distancia y... (Alto, si cuento todo hoy ¿qué contaré mañana?) Gerhard Ritcher , benévolo, sonreía desde las alturas. (Esperarme, enseguida vuelvo, mañana ¿estás seguro?). Zipp, zapP.


miércoles, 29 de junio de 2022

Brillo



Vi esta novela en el escaparate de varias librerías. Me llamó la atención lo absurda que era la portada y que Zadie Smith pusiera tanto énfasis en recomendarla. La olvidé.

En Santa Cruz también estaba en la librería del TEA. Me tentó.

Hoy la he  terminado.

Me ha gustado mucho. Raven Leilani escribe muy bien, es un ejercicio brillante, el tema, lo que pasa, es casi lo de menos, me maravilla cómo lo desarrolla, el ritmo, el dominio de ese otro lenguaje, las situaciones, las referencias, lo que hay más allá de lo que cuenta. Un estilo. Qué envidia.

Repito, me ha gustado mucho, lo que no es garantía de nada excepto de mis preferencias (al menos de las actuales).


No sé si les servirán estas críticas, por si les interesa las añado.

https://casahorrores.com/resena-brillo-raven-leilani

https://www.lavanguardia.com/cultura/culturas/20220226/8083820/brillo-raven-leilani-blackie-books-luster.html


martes, 28 de junio de 2022

Leslie Gill

 

Leslie Gill

Isabel, no se puede, se ponen a las puertas de los juzgados de guardia y seducen a los bedeles con sonrisas cotidianas. También a los de la fotocopiadora. Estos, que son de cerebro estrecho, justo en el límite para pasar el día, se acostumbran. Lunes, sonrisa, martes, sonrisa, miércoles, sonrisa, algo pasa que a mí no me sonríe nadie, ni con altos contenidos de alcohol en vena, nadie. Aunque hace tiempo que no fotocopio ni mi DNI me sonríes varios días seguidos y después de poner veinte velas a la Virgen de Begoña y catorce a la virgen de Regla me acostumbro y me relajo, estiro los músculos faciales y los deltoides, qué bien. Pero para ser de la tribu hacen falta papeles, para todo hacen falta papeles, soy un outsider no tengo ni siquiera pluma, Soy un perdedor, canto por las esquinas con la mano derecha extendida y la mueca desdeñosa de los viandantes, nadie sabe lo que guardo en el bolsillo izquierdo de la gabardina. Recorro los puentes y busco un vado, alternativas, mato a dos palomas y cruzo en rojo, insulto a una anciana y me meo en las vitrinas de congelados de Eroski, “puedo escribir los versos más tristes esta noche” y estoy de Neruda y similares hasta el botón superior de mi camisa amarilla, harto que Word me corrija, harto de este junio que se termina sin pena ni Gloria ni sol ni playa ni ná, viva el primero de Mayo. Que esto no se hace, Isabel, que uno tiene una edad y se acostumbra a la bueno, que la mortadela y la cabeza de jabalí está bien para la merienda de los niños (y niñas) pero el Cinco Jotas es lo que es, el Joselito, donde esté el jamón, que no quiero ofender al gremio de charcuteros pero el morro fino no se improvisa, se obtiene por acierto/error de años, que con una sola mirada bastará para sanarme, no, me lío, que con una sola mirada sé, no adivino, sé, o lo que sea, como se diga, que puedo decir pero luego, ahora estoy acariciando los comentarios que no y es difícil porque mi pantalla hace contacto y tengo los morros a la virulé, que se decía, pues eso, cherokke, jau, cagüen la leche, que estoy con el alma en vilo, que entro a este FB y nadie dice nada, todos se han ido, eso no se hace, coño, sin un pañuelo en el andén, ahí, solo, llorando a lágrima viva (¡viva!). Está bien, respiro, menos mal, puff, hale, me siento, gracias, respiro. Buenas noches. Buenos días.

lunes, 27 de junio de 2022

Atlas de anatomía (poliginia)

 



Ocurrió una tarde, habíamos ido a llevar un ramo de flores a la curva de los periodistas. La oblicua luz del atardecer era tan intensa, tan bella que apartamos la mirada. Justo antes, durante un instante, la vi, transparente, todo su conocimiento, todo su saber, el amor relegado entre desarrollos de turbinas y análisis de manganeso, entre neurosis obsesivas y vinculaciones longitudinales. Así ocurrió, minuto a minuto la fui apartando tanto que no pude volver a encontrarla. Ella fue al norte, yo a sur. Lástima que el coche era de ella. Regresé andando, ignorante, solo, pero libre. Algo aprendí en esta historia, soy un experto en anatomía. Por cierto ¿sabes qué es la ofiolatría?, ¿y un decurión?, ¿sabes qué es la poliginia?, lo cuento otro día.



La anatomía (del lat. anatomĭa, y éste del gr. ἀνατομία [anatomía];1 derivado del verbo ἀνατέμνειν [anatémnein], ‘cortar’ o ‘separar’;2 compuesto de ἀνά [aná], ‘hacia arriba’3 y τέμνειν [témnein], ‘cortar’)4 es una ciencia que estudia la estructura de los seres vivos, es decir, la forma, topografía, la ubicación, la disposición y la relación entre sí de los órganos que las componen.
El término designa tanto la estructura de los organismos vivientes como la rama de la biología que estudia dichas estructuras, que en el caso de la anatomía humana se convierte en una de las llamadas ciencias básicas o "preclínicas" de la medicina.[cita requerida]
Si bien la anatomía se basa ante todo en el examen descriptivo de los organismos vivos, la comprensión de esta arquitectura implica en la actualidad un maridaje con la función, por lo que se funde en ocasiones con la fisiología (en lo que se denomina anatomía funcional) y forma parte de un grupo de ciencias básicas llamadas "ciencias morfológicas" (biología del desarrollohistología y antropología), que completan su área de conocimiento con una visión dinámica y pragmática.
(De Wikipedia)

domingo, 26 de junio de 2022

Mijaíl Kuzmín

 


IV

La gente ve casas y jardines
y el mar, purpúreo por el atardecer,
la gente ve gaviotas sobre las olas
y mujeres en las azoteas,
la gente ve guerreros con sus armaduras
y en las plazas, a los vendedores de empanadas,
la gente ve el sol y las estrellas,
arroyos y ríos cristalinos,
pero yo tan solo veo por todas partes
tus atezadas mejillas que palidecen,
esos ojos grises bajo las oscuras cejas
y la incomparable esbeltez de tu talle.
Así es como ven los ojos de los enamorados:
tan solo aquello que les ordena el sabio corazón.

***

VI

No en vano leímos a los teólogos
y tampoco estudiamos con los retóricos en balde,
sabemos el significado de cada palabra
y podemos interpretarlo todo de siete formas distintas.
Puedo encontrar cuatro virtudes en tu cuerpo,
y, por supuesto, también siete pecados;
con gusto aceptaré esa dicha suprema;
pero de todas las palabras tan solo dos son invariables:
cuando me hundo en tu gris mirada
y digo «te amo», cualquier retórico
entenderá «te amo», y nada más.

***

Mijaíl Kuzmín


sábado, 25 de junio de 2022

Atlas de anatomía (Sinología)

 



Ella era caprichosa, calzaba zapatos de Salvatore Ferragamo y sin más atuendo realizaba autopsias a las moscas del vinagre. Una tras otra eran estudiadas en su aparente simplicidad. –Mira, mira, aprende- me decía. Pero aquello me parecía una cochinada. Otra vez quiso entrar en la mirada de los equinos y clavó el bisturí en un ojo del caballo que le consiguió el carnicero de la plaza. Mientras ella se dedicaba a la sinología, en aquel tiempo,  el contraste, lo bueno era escuchar a las alondras fuera, en el jardín cercano, en un mundo lejano al acostumbrado, aquel en el que yo vivía. Al atardecer volvíamos a lo nuestro, ya estábamos familiarizados con nuestras anatomías, tanto que a veces no sabíamos dónde terminaba uno y dónde empezaba otro aunque por si acaso un golpe de olvido nos negaba, insistíamos en la cópula, en la afición. Tanto nos amábamos que estábamos justo en el límite del canibalismo con aquello mordiscos tiernos pero firmes. Señor, que lejos nos lleva el estudio de cuerpo humano.      


viernes, 24 de junio de 2022

| Denis Roche

 

La poesía es inadmisible 

VI

La poesía es inadmisible. Por otra parte no
existe
, amablemente la espalda contra los opérculos
La abertura como reja, cascada, comida o incluso
El omóplato cuando yo lo veía por primera vez.
Memento, uncida, demasiado atraída por la perspectiva
De esta impotencia, entelada, con el aire bastante próximo.
3 líneas en el sueño y yo veía finalmente por enci-
ma de los confusos aparecer una lenta cuesta
De la landa de los Baskerville: el agua chapoteaba pero
Sin que la desmesura habitual del relato haya tomado
Al elector completamente de rodillas -es llamar al
Señor, deletreando la orden del día, de esta jornada fija
El agua chapoteando débilmente contra el borde del sen-
dero y el medio ambiente procurándose al mismo
Tiempo satisfacción y juego de palabra. Que
No entiendo. Y tú, viviseccionadora de
Talla. Y la poesía, palacio para bulímicos.
Habitáculo para no ser nada. ¡Y decir que la biolo-
gía podría resolver todo!


| Denis Roche






VI


La poésie est inadmissible. De'alleurs elle n’ / existe pas, gentiment les dos contre les opercules / L'ouverture comme grille, cascade, repas, ou encore / L'omoplate quand je le voyais pour la première fois / Mémento, attelée, trop alléchée par la perspective / De cette impuissance, entoilée, l'air assez proche. / 3 lignes dan le sommeil et je voyais enfin-par-des / sus les amphigouristes apparaître une lente montée / De la lande des Baskerville: l'eau clapotait mais / Sans que la démesure habituelle du récit n'ait pris / L'electeur à pleins genoux - c'est appeler le / Sire, épelant l'ordre du jour, de cette journée fixe / L'eau clapotant faiblement contre le bord du sen- / tier et l'environnement nous procurant en même / Temps satisfaction et contrepèterie. Celle que je / Ne comprends pas. Et toi, vivisectionneuse de / Taille. Et la poèsie, palais pour boulimiques. / Habitacle pour n'être rien. Et dire que la biolo- / gie pourrait tout résoudre!

Denis Roche (París, 1937), 

Poesía francesa contemporánea. 1940-1997, versiones de Jorge Fondebrider,

 Libros de Tierra Firme, Buenos Aires, 1997

jueves, 23 de junio de 2022

Atlas de anatomía (lúnula)

 


En aquel entonces también aprendí que desde mediados del siglo XV en la custodia de asiento se adoptó la forma de torrecilla o templete ojival, sostenido por una base artística quedando en medio una lúnula o viril de plata u oro para colocar en él visiblemente la hostia. Jamás lo hubiera imaginado, esa utilización del “viril” en una custodia me llenó de confusión. Uno era (es) bruto, nada inclinado a piezas y ornamentos religiosos, pero especialmente propenso a eso de la virilidad. Por eso, aquella noche, para compensar, la amé repetidamente. Ella no consentía su propio goce, desnuda pero mística me susurraba -Cioran decía que “el orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida”-. Ni con esas perdía mi excitación, tanto la deseaba, seguía a lo mío/nuestro, el estudio de nuestra propia anatomía, erre que erre, coito tras coito, ensimismado, entregado, obnubilado, exagerado. Ella era una cursi, vale,  pero estaba de toma pan y moja y allí mojando pasaba las noches que cuando me pongo…  


miércoles, 22 de junio de 2022

Erika Martínez

 



La sacudida

Estábamos a punto de irnos cuando el logos helénico reconoció de lejos al logos africano y echaron a correr para abrazarse. La sacudida fundó una plaza donde el aire nos reunía, silbando esa canción por escribir.

Con arreglo a la vigente normativa, las instituciones están diseñadas para resistir noventa y nueve de cada cien incidentes. Sus estructuras son flexibles, vibran, se deforman como un rascacielos en pleno seísmo.

¿Te acuerdas de la última ocasión? La gente seguía el ritmo de una música que cambiaba al ritmo de sus pasos, cuestión que los agentes optaron por zanjar escupiendo sus chicles en la plaza.

Nuestros zapatos son ahora parte de la plaza. Pero di algo, toca algo. Haz que se muevan. ¿Y tú, en qué estás pensando? Me pidieron que escribiera poemas amorosos y aquí los tienes: esto es mi amor.

Erika Martínez

martes, 21 de junio de 2022

Francia Márquez

 


“Muchos dicen que no tengo experiencia para acompañar a Petro a gobernar y yo me pregunto: ¿por qué la experiencia de ellos no nos permitió vivir en dignidad? ¿Por qué su experiencia no logró que todos los colombianos viviéramos en paz?””

Francia Márquez

Atlas de anatomia 2 (Holoturoideos)

 



Día a día Ella desbrozaba mi ignorancia. Me contó que se conocen unas 1.400 especies de holoturoideos desde el Silúrico, hace ya unos 400 millones de años, nada menos. Pobre de mí, no tenía ni idea que son una clase del filo Equinodermos que incluye animales de cuerpo vermiforme alargado y blando que vive en los fondos de los mares de todo el mundo, que pertenece al mismo grupo que los erizos de mar o las estrellas de mar aunque aparentemente no tienen la simetría pentarradial característica de los demás representantes de este grupo. Se consideran animales con una simetría bilateral secundaria, ya que internamente sus órganos y sistemas aparecen en un número múltiplo de 5, como en el resto de equinodermos, pero externamente su cuerpo alargado da la sensación de tener un solo eje de simetría. El cuerpo es musculoso, en forma de cilindro, y tiene una apertura bucal por un extremo que es rodeada por tentáculos. En el otro extremo se halla la abertura anal. Esto último me lleno de dudas, ¿sería yo mismo un holoturoideo? -del griego holothurion, "que se agita totalmente"-, pues mira, no lo sé, pero la amaba tanto que ponía cara de interés mientras acariciaba sus breves pechos como preludio a otras caricias con un fin exclusivamente científico, de puro aprendizaje anatómico Así cada noche o tarde o lo que nos viniese en gana, un sin parar, una exploración erótica en la selva de nuestro deseo, digo nuestro y digo mío, que mis manos era Livingstone y yo un caníbal ebrio de su cuerpo..



lunes, 20 de junio de 2022

Carlos Edmundo de Ory.

 


***

Todo es una gota de fuego: el cuerpo, la salud, el sueño.

***

Hay silencio. Hay silencio. Como en mi infancia.

***

Los camiones en la noche llenos de personalidad.

***

Sueño palabra que sueña.

***

–¿Qué miras?

–El polvo de la vida.

–También Lavoisier lo miraba. Eres un sabio.

–Nada de sabio. Yo miro. No analizo.

***

Hay que saber Beckett, no leerlo.

***

Cuento escrito en un huevo.

***

No seas esclavo del lenguaje, ni de los dioses, ni de los hombres.

***

Carne fraternal amiga.

***

Epitafio para mi tumba: aquí yace nadie.

***

El ocio es vital. El silencio es acto. Recomiendo ocio y silencio.

***

¡La humildad! ¡Qué inmensa cosa! Ahí. Ni pesimismo ni cólera.

***

Historia de la Filosofía: Marco Aurelio.

Historia a secas: Marco Aurelio también.

***

Me gusta más la verdad que un huevo frito.

***

La única solución potable: tirarse al agua.

***

Estoy alegre. ¿A quién lo debo? A la existencia de la alegría.

***

Caen las hojas del color amarillo.

***

En el terreno resbaladizo de los días, me incorporo como puedo y avanzo hacia lo desconocido.

***

Para mí, todo es paisaje y nostalgia de paisaje.

***

El tren: berbiquí del espacio u oruga maquinal.

***

Yo soy siempre mío, y lo pago caro.

***

Soy el poeta de la media luna.

***

Una mano de bofetadas a quien da consejos que nadie le ha pedido.

***

He sido sorprendido en pleno zapateado. Estaba danzándome.

***

Lujo fúnebre: una tumba al sol.

***

¿Quién inventó el agua caliente?

***

Ser libre como el ciprés, independiente como el pino.

***

Soy el maestro del abismo absoluto.

***

En el silencio de mi bibliocama.

***

Almohada: alma del hada.

***

Visito al viento en traje de etiqueta.

***

Quien es perfecto caga lágrimas.

***

Las palabras marchan hacia el silencio.


Carlos Edmundo de Ory.

domingo, 19 de junio de 2022

Atlas de anatomía

 


Nena, aquellos sí que eran tiempos duros,  del cielo llovían plumas, quizás morían los halcones encima de las nubes, quizás una bandada de estorninos estaba en guerra con las alondras, quizás los ángeles estaban en plena muda. Se lo pregunté, pero Ella que tanto sabía, no pudo contestarme.

Envalentonada por el erial de mi ignorancia comenzó una labor de decoración y pintura en aquellas zonas de mi cerebro en las que no había entrado el sol del conocimiento.

Niña, debo decirte que la única idea me ocupaba bastante,  que el alcohol había vaciado casi todo excepto las cuatro reglas y la capacidad de distinguir entre una regadera y la curva de sus caderas. 

Por eso empezamos aquellas clases prácticas de anatomía. Saqué matrícula de honor. Te lo juro.


sábado, 18 de junio de 2022

Parker siempre canta lo mismo.

 





Parker sentado  en el centro de la pérgola, alrededor una cortina de desplegadas colas de pavo real, los surtidores de la fuente lanzan caprichosos chorros de agua, ayas melancólicas con niños llorando a moco tendido, hay un león y un girasol en una jaula, hay un mayordomo vestido de pingüino, hay una jirafa que no para de fumar, hay un hombre calvo corriendo en círculo entre nubes de saudade, varias ninfas desnudas tocan cítaras y pífanos, todo esto está escrito en un palimpsesto y sólo hay tres historias, Parker  se sabe dos, la otra se la imagina. Parker siempre canta lo mismo.

viernes, 17 de junio de 2022

Juan Antonio Masoliver Ródenas

 


A Sònia
más que nunca.

Ahora lloro
porque suelo llorar en mis poemas.
Pero no hay razón alguna
para el llanto.
Amaban las ancianas a sus muertos,
solas, en habitaciones
donde se consumieron los años.
Lloraban los amantes
sin amor.
Y los caballos. Y las vacas.
Una profusión de llanto
Y yo, con los lagrimales secos,
buscaba una razón
para llorar
y la encontraba siempre
en mis poemas.

Juan Antonio Masoliver Ródenas

https://www.zendalibros.com/8-poemas-de-juan-antonio-masoliver-rodenas/

jueves, 16 de junio de 2022

Parker llega tarde

 


Parker corre por los muelles y se le escapan los barcos por océanos de colores, yates con navegantes solitarios en estampida, mercantes varados en el mar de los Sargazos, trasatlánticos fantasmas en las noches de Amacord, náufragos en un balde remando con largos dedos, cabezas de ahogados que se resisten a desaparecer bajo las fieras olas de junio (¿estamos en junio?). Parker ha vuelto a llegar tarde a la travesía.


miércoles, 15 de junio de 2022

Parker se repite

 


Dicen que Parker siempre canta lo mismo, saudades y coplas de ciegos. Tiene sus motivos, busca lo fantástico fuera de lo cotidiano. No hay en ello nada original, al contrario, es absoluta falta de imaginación, lo fantástico está en la realidad, a veces se le olvida, a veces se olvida de quién es, de lo que hace o hizo, amnesia selectiva, espejos rotos, ecos amordazados, una venda en los ojos del alma. ¿Qué quieren? Parker tiene que seguir viviendo.


martes, 14 de junio de 2022

Man in the window.

 


Intento que cada día que dejo algo en esta ventana sea diferente. A veces lo consigo. Que además de diferente le guste a alguien ya es otra cosa. Me refiero a los escritos. En cuanto al que se asoma, en este caso yo, prefiero ser el que soy. Buscando quizás pueda descubrir facetas que aún estén dormidas, o que aparezcan de pronto –hola, soy tu nuevo yo-. Es sorprendente lo que llevamos dentro y no aflora porque no lo conocemos, por desgana, por miedo, por aburrimiento, por vaya usted a saber. Por eso es interesante la exploración, ponerse un salacot y buscarse uno mismo, en la propia jungla del cine  de  Tarzán, evitando las fieras que nos habitan. Un día encontré a Jane, no la llevaba dentro, estaba fuera pero no lo sabía, incluso ahora me confundo, me entró tan profundamente que llegué a confundirnos, a veces era ella, incluso pensé que Chita era yo, así me veía, un mono, un simio grotesco que se contorsionaba de liana en liana. Por fortuna –de alguna forma debo justificarlo- me mudé de selva y volví a la conocida, la que tiene las serpientes pintadas y los cocodrilos no muerden en el río del inconsciente, aquella en la que las tribus son pacíficas y hay un monte al que no llegan los leones melancólicos. Así, sin puntos y aparte voy de visita en visita, a veces me enfado conmigo mismo y no me hablo en semanas, escribo de espaldas a mí mismo -¿a quién le pueden importar estos textos sin chispa?-, pienso. Pero sigo, inquieto por encontrar el hilo que me permita seguir sin aburrir a nadie. Sigo sin saber muy bien cuál es la causa de esta persistencia, de esta pertinaz acumulación de escritos que no compiten con sus propias marcas. Me temo que estoy saltando sobre una peligrosa tendencia a no hacer nada, a mirar el paisaje del ahora con escepticismo, y no, no quiero, me como el hoy en un festín al que no le faltan faisanes y perejil, jabalí con castañas, tomates y ricos peces de un mar bravío. Lo dicho, sigo acodado en esta ventana. Hola.


lunes, 13 de junio de 2022

Elisa Díaz Castelo

 


Orfelia visita al médico 

Todos los dioses usan batas blancas. Mañana es tarde. A esto te referías cuando me dijiste que las tiendas están abiertas las veinticuatro horas. A esto te referías cuando me dijiste que había que ir muy lejos. Mi voz es un animal todavía tibio. El lugar donde aquí. La paciente muestra pocos signos de lucidez. Escúchenme. Mi dolor está en otro idioma. Quiero decir que necesito regresar, que me lo devuelvan. Los doctores son cadáveres de plumas, silenciosas corcheas y sobre la tierra los semáforos ya me han olvidado. La doctora come ávidamente una granada. Su cuerpo es limpio como una radiografía. A veces hay que abrir más la incisión para que sane.

Elisa Díaz Castelo

domingo, 12 de junio de 2022

Tú no opines

 



Para mañana estoy  escribiendo (me) lo que no está escrito. Pasan las semanas, los años y me asombro que alguien visite este blog (que lo lea me parece ciencia ficción).  Si sí, tengo dos teorías. Una, que el personal dedica parte de su jornada laboral a actividades extra laborales. Otra, que el personal dedica los sábados y domingos a irse a la playa, al monte, a patinar o a una intensiva actividad amorosa y no sale de la cama más que para comprar el pan y el periódico, a veces ni eso. Yo qué sé. Tú ¿qué opinas?

Estamos en lo que estamos, que pronto muchos se irán de vacaciones y nadie sabe cómo ha sido, que han pasado un montón de meses de pandemia y nadie sabe cómo serán los siguientes, pero se lo imaginan. Aquí viven bien los de siempre, es decir esos que no somos nosotros. Lástima, sigo buscando a los Otros pero no encuentro a Nadie que me quiera sobornar, comprarme, involucrarme, pagarme una comisión desorbitada (me quedan varios miles de mascarillas sin usar ¿te interesan?), buscarme un chanchullo, ponerme un piso de soltero, retirarme, dejar un abultado sobre bajo el felpudo a cuenta de mi silencio, o de mis sugerencias, compra aquí, vende eso, invierte en, etc. Tú no opines.

sábado, 11 de junio de 2022

Hania Rani - Glass

Space 1 - Nala Sinephro ·




Disturbios

 



Amada, este es mi sagrario personal. Algún disturbio hay aquí dentro que me hace correr de cara en cara, huyendo hasta caer de bruces en la raíz del temblor invisible de mi miedo a saber. A saber ¿qué? El látigo atroz de la conciencia. Mis amigos hablan de jubilarse por segunda vez; intentan también que sus hijas no les hagan abuelos de nuevo; tratan de sobrevivir a sus enfermedades; caminan por el lado brillante de la calle; es cierto que alguno bebe demasiado, que otro cambia de mujer de forma compulsiva, que uno tiene vicios inconfesables y qué aquél me traicionó un día, pero no es menos cierto que todos llevan la arruga del tiempo como pueden y saben y qué, por eso y por tantas cosas, son mis amigos. El cáncer envía telegramas implacables. Y el Señor de los hábitos. Preparo esta carta de hojaldre con palabras de cabello de ángel. Me subo a un carrusel con cebras y caballos de cartón. Mariane Faithfull arrastra una valija llena de olvido. Una mujer desnuda se zambulle en un imaginario bar portuario con humo y marineros. Un hombre se engaña con sueños de niño. No se puede vivir colgado del año del gato. ¿Volverá la ingrata?. El miedo es estar lejos de ti.

 

viernes, 10 de junio de 2022

Mira Calix - there is always a girl with a secret

Pásame la botella



La soledad es el cuarto en donde vivo. Cierras los ojos y ha pasado un día, los abres y ha pasado la vida montada en una bicicleta que corre cuesta abajo.  No puedo vivir siendo otro, no puedo, se me alborota la conciencia, me lleno de estornudos, un vulgar desasosiego me pisa los zapatos. Un vestido de primera comunión con manchas de sangre, el coche no se detuvo. Historias dentro de otras historias. Las mujeres de Tamara de Lempicka me miran inmóviles. Tuve una novia inmóvil. Yo mismo estoy ahora inmóvil, y no por gusto. Desde que dejé la alquimia estoy así, apático, indiferente, lúcido, aburrido, desolado, contradictorio, viejo. Me duele este hematoma dónde se dobla el brazo. Los muertos viven en ese hueco efímero de la memoria. Olvidé contar que tengo muy buena memoria. Los vivos mueren alrededor, se mueren de cualquier cosa. Solo recuerdo a los que amé. Del resto se me emborronan sus caras, se me evaporan sus injurias. No sé como juntar miedo y muerte. Este balneario se me ha quedado pequeño. Ser diferente es molesto, para ellos, para esos. Lo malo es ser diferente por fuera, por dentro se nota menos. O después. A mí me lo han notado, lo sé por las piedras. Algunas noches sueño con una mujer que sueña con otro hombre que sueña, a su vez, con una mujer que me sueña. Ignoro si las máquinas sueñan. Las hadas me llaman al pasar, me dan su precio y me sobresalta la inquietud de acabar entre sus brazos, me lo dijo Coetzee en Desgracia : A esto tendré que acostumbrarme, a esto y a mucho menos que esto. Quizás me estoy pensando con una percepción equivocada. Es la consecuencia de vivir a la sombra de una mujer, tumbado en el infecundo umbral de una espera vana. Anda, pasáme la botella.

jueves, 9 de junio de 2022

Alice Oswald

 


Cuerpo

Esto es lo que sucedió
los muertos se instalaban bajo sus tejados de barro
y algo se arrastraba sobre ellos

era un tejón escurriéndose por el hueco de la madera

los muertos, perplejos,
atravesaban sus días y sus noches en la misma oscuridad
bajando sus pies con cuidado y suspendidos en el aire
mientras ese tejón

aun necesitando alzar la simple y pesada caja de su propio cuerpo
se arrastraba lleno de vida

trabajando duramente
con la pala viviente que era su cuerpo
se precipitó desde las alturas sobre la calle
sin mirar arriba siquiera un instante

se perdió así la imagen de su propio cadáver cayendo hacia él como una maleta
con la sonrisa abierta como una cremallera
(como yo misma comprobé esta mañana)

y salió corriendo con su vocación de enredadera
salió corriendo sobre el seto y de nuevo hacia la tierra
temblando
como si en una jarra rota, girando el tiempo hacia atrás
el agua pudiese conservar su forma

(Traducción de Adrián Viéitez.)

Alice Oswald


Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.711 entradas