Txalaparta (1965) Remigio Mendiburu


viernes, 31 de marzo de 2023

Carta encontrada

 



...Era el final del pueblo.

Al amanecer, con frescor de rocío, en la azotea de la casa de enfrente bailaban las sábanas blancas de la pureza perdida, se posaban los zorzales en los alambres y desde el bosque cercano al arrabal llegaban ruidos de lucha de perros en celo.

Después, con el sol mediado, llegaban olores de guisos, estruendo de estorninos, el roce del cántaro en las caderas de Julia al volver de la fuente, el homenaje del ruido de los muelles sobre los que yacía sin poder moverme demasiado.

Al atardecer los rumores de ruedas de carro en el regreso a casa de los labradores, los gritos de otros niños en el camino de la cañada, el eco en el patio de las romanzas que cantaba la madre de Andrés.

Por la noche hacía balance de todo lo escuchado, visto, sentido desde la ventana frente a la prisión de mi cama de termómetro y toses, de alcohol de romero y sulfamidas.

Me reconcome el recuerdo desde aquella raya entre la fiebre y la vida, el miedo en la oscuridad, las mentiras de mis cuidadores, las lágrimas de mi madre los fines de semana, la mano caliente de padre en mi hombro, el ruido en los cristales de la lluvia a veces, el secreto de la enfermedad crepitando en mi mirada asustada.

Quiero alejarme de la mentira, del grito de aquellos terrores, de los fantasmas que me esclavizaron durante tantos meses...





Leo esta hoja amarilla encontrada entre otros papeles olvidados. Quizás pertenecía a un diario. No sé quién la escribió. ¿Fui yo? También encontré unas fotografías en el fondo del baúl negro que estaba en la buhardilla. No reconozco a nadie. Preguntaré a mi tía Marina.

jueves, 30 de marzo de 2023

4

 

Nicole Eisenman, The Triumph of Poverty, 2009,



Luis Mendo (Es 1969)

High Low Tech Tokyo (2022)

Maeve van Klaveren (Dutch)

Feel the water flow (2022)


Kerry James Marshall (US 1955) Untitled (Studio 2014)


Du Maurier

Du Maurier

En la sala de espera. Comparto sillas con un maníaco depresivo, conmigo mismo (que soy, dicen, neurótico obsesivo), con una artista alterada, con un ciego que ve insectos de largas antenas negras. Mi espera, lo he sabido después, no era su espera, superados ya los electrodos en la frente, las duchas con agua fría, las inyecciones de sentido común, métodos arcaicos pero eficaces, curas a lo allá que te va, el que espera desespera, allí coincidíamos, solo eso.

Lo que intentaba, y aún intento, entender mientras camino de puntillas por la línea amarilla, es si el amor se mezcla con el sexo o es su consecuencia, si hay que pagar el peaje educacional, si es su carencia la que sublima el amor, si la atracción enamora, si a buen hambre no hay pan duro, si hoy por ti mañana por mí, es decir, que no entiendo nada y así queda la cosa, todo un lío. Sigo en la sala de espera.


¿Martínez?

Servidor.

Pase.

miércoles, 29 de marzo de 2023

Mambo.

 


 
George Grosz , Pandemonium ,1919


¿Qué digo hoy? Pues escribo varias líneas. Una, imaginando. Dos, contando lo que me pasa /pasó. Tres, intentando disfrazarlo, modificarlo para que no se note demasiado. Cuatro, sacando mis espinas una a una. Cinco, me adhiero a las normas básicas del fabulador. Seis, me miento, me engaño, me flagelo. Siete, no lo logro y por eso escribo. Ocho, me siento e invento que pasa lo que no ha pasado. Nueve, viceversa. Diez, mambo.

martes, 28 de marzo de 2023

Giacometti

Alberto Giacometti - Pommes dans l'atelier, 1950, 

Algún dīa contaré una historia que retengo, que no se diluye a pesar de la lluvia, de los intentos, de las máscaras, de mirar hacia otro lado, una a la que tarde o temprano deberé asomarme, plasmarla. Porque, es cierto, hay conceptos que asimilé entonces en la demora del después, cuando saciados, jadeantes, nos acariciábamos antes de volver a su trabajo y a mi farsa. Busco la explicación en lo tardío, en la quema de rastrojos emocionales al borde del camino, en el fuego que se extendió sin control por los zarzales del pecho, que llegó a las casas, que arrasó el pueblo, ardor desorientado, farsa mantenida, ilusión pintada en las amapolas, guerra sin declarar, víctimas clamando en los balcones con pancartas y banderas mustias. Vale, ya,  lo contaré, me lo debo.

lunes, 27 de marzo de 2023

Anónimos/as

 


Hey, you, el/la que lee, cariño anónimo/a, esto es vivir al límite, vivir en el límite, ojala estuvieras aquí para contártelo, al oído, bajito, susurrándotelo, lo que sí y lo que no, lo que fue, es, lo que he inventado, lo que no puedo dejar en el jardín, ahí, junto a una farola, que lo mean los perros, que lo mismo se lo lleva un buhonero y lo coloca en la repisa al lado de tebeos de Hazañas Bélicas y bidés sin estrenar, que dejar el corazón en la arboleda tiene el riesgo de no encontrarlo a la vuelta, lo pican los estorninos, lo desprecian los enanos que viven en las setas que crecen después de la lluvia, hay hadas, sí, pero se están quedando mayores, algunas, están sometidas a un plan de reconversión, de ajustes de personal mágico, dicen que aventuras las justas, que lo suyo es mantener la cifra, son de números más que de letras, y lo entiendo, es solo rock and roll pero me gusta, ella, la que me comí después de comerme sus zapatos, tenía una teoría sobre los juglares, sobre las inspiradoras de sus cantos desmedidos, de esa ingenuidad propia de los hombres con la cabeza a pájaros, apajarados, majaras perdidos, que creen que aún es posible la primavera, que patinan por el arco iris, que llevan de la mano al niño aún en su vejez, que creen que todo es posible, que basta con desearlo, vale, ya veo, quieres que escriba desnudo, que lo diga, que lo certifique, sí, señoras y señores, esto que cuento es mi verdad, no sé mentir, se me nota, que quién duerme conmigo diga “qué cabrón”, qué paradójico que lo pida alguien que se oculta en los siete velos del anonimato, que sí pero no, una propuesta, mi desnudo integral por tu culo, lo total por lo parcial, anda, nadie lo sabrá, un culo es anónimo, redondo, plano, escueto, dilatado, amojamado, abullonado, no está ligado necesariamente a una cara, ea, enséñalo, un escrito es un riesgo calculado, no es la bomba atómica, no cambiará el calor en Andalucía, las nubes sobre Bilbao, que mi niña no vuelva a lo del Polisario, que los días dupliquen sus horas, que un escrito perdido entre millones y millones cambie ni siquiera el rictus de quién lee el principio y el final, que ve las fotos, que escucha a Olga Guillot y piensa “qué antigua”, a Bach y dice “qué aburrido” y mecagüen en la “música” del reggaeton, señora, señor anónimo, busque, compare, si ve algo mejor, cómprelo, es más, se lo regalo, y un peine, y mi chulería, ¿qué pasa?, mira, estoy de esas páginas que dejan cosas de otros, de las que copian, de las huecas, de las absurdas, de las de “poesía”, ni puta idea de lo que es poesía, este texto después del texto es poesía, está escrita rascándome los pulmones, por dentro, sacándome la rabia, la ternura, lo íntimo, el amor, ojala estuvieras aquí para contártelo, al oído, bajito, susurrándotelo, cariño, mi querido anónimo/a, el/la que lee.

domingo, 26 de marzo de 2023

Las bitácoras malheridas



Los listos, los espabilados, los que dicen, “ya te lo dije”, no tienen nada que ver con los profetas.

Unos se jactan cuando suceden sus aventurados pronósticos, los segundos no se jactan nunca ya que saben que tarde o temprano se cumplirán sus predicciones.


Como soy de los primeros, un enterado, como muchos, un día pronostiqué la muerte del blog. Al menos del mío.


Han pasado más de 16 años y aquí seguimos, unos y otros, espabilados y profetas, escritores y lectores, los habituales y los de paso. Cada día.


Lo de hoy se llama “Las bitácoras malheridas”, un título descriptivo, nada premonitorio, aunque quizás pretencioso, redicho, torpe.


Todo está parrafada para animarme, aquí sigo.


Ánimo, vamos que nos vamos, ya queda menos para el verano.

sábado, 25 de marzo de 2023

Almas en pena

 



Fotografía, interpretación, los dos protagonistas, los secundarios, música, dirección, intención, ambientación, moraleja, todo magnífico, merecedora de premios en festivales y todo lo que usted quiera, pero la esencia misma de lo que cuenta, es tan real, tan aplicable a cualquier relación entre humanos, tan cazurra, tan absurda, tan extrema, tan empecinada, que deja un regusto demasiado amargo. Y no hace olvidar el sonido de cañones de fondo que es peligro real.


Críticas

viernes, 24 de marzo de 2023

Hanne Darboven

 



Leo/veo parte de la obra de Hanne Darboven, sus construcciones numéricas. Intento tocar su artificial lenguaje universal. Doy vueltas por una sala gigante donde Picasso mira, su cabra mira, yo miro y remiro este siglo, el anterior, los contrastes, los míos en el álbum de fotografías amarillas, las de blanco y negro, las de color con ese espigado barbudo bronceado corriendo por una interminable playa desierta.

Ese era yo, una y otra vez. 

Uno, por la misma playa, tres, por el mismo símbolo, cinco, seguridad de la rutina, ocho, de lo repetido, diez, un niño que crece a mi lado, doce, la playa se llena de gente, trece, de casas al fondo, quince, de medusas en el agua verde que oculta tesoros que custodian tritones musculosos.

Aún cerrado, del álbum de la memoria salen figuras retorcidas ascendiendo como un haz de luz que ilumina otras playas con palmeras, con risas, sin niños, con arenas tan blancas que hieren la mirada cansada del camino, de los números de Hanne Darboven que traen a la orilla del tiempo las verdades, las certezas. 

Y la búsqueda.

Como ahora, después, siempre, buscando al Otro por los callejones, por barrios remotos de un Berlín oscuro, de un Estambul de mezquitas magníficas, por bosques gallegos, en Cádiz, en New York, en tantos planos que creo que no es a otro, que me busco sin perderme antes, que aún estoy en el quién soy y el futuro es la incertidumbre.

O algo así.

(Que cada uno lo interprete como quiera)

jueves, 23 de marzo de 2023

Lejos.

 


alexandra zheleznovd

Amanece y los días son diferentes, ya no conversaciones con voz de miel, ya no indecisiones sobre si la línea es recta o curva, ya no más dulzura en la nuca mientras hablamos.

No se ha abierto la tierra, no se ha rasgado la seda del cielo, no se ha detenido el vuelo de los cormoranes, de las alondras.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche, leías cuando la vida aún no había empezado, cuando las palabras formaban realidades que descubríamos, que se abrían ante nuestros ojos ávidos de verdad y brillo. No supimos entonces, no hemos sabido ahora.

Desmenuzo sensaciones, instantes, rumores de niebla, los labios musitando una oración, un deseo, que no amanezca, que dure el idilio con la ilusión, con la piel estremecida, con el pálpito desbocado antes de vernos, con el milagro.

El verde tapete de los días sobre el que nos jugamos el misterio, donde apostamos nuestra paz, ganar o perder era un riesgo, la ruina una opción, once, impar y negro, el final, ludópatas de juegos prohibidos, la banca siempre gana, nosotros siempre perdemos.

El tiempo da y quita, estamos vivos, el sendero sigue aunque no caminemos juntos, el horizonte siempre está lejos. Ahora, tú y yo estamos lejos.

Lejos.

miércoles, 22 de marzo de 2023

Tú sabes.


Harold Feinstein // Coney Island

Un beso tal cual, fiero, dulce, posesivo, apasionado, tumultuoso, precursor, aquí te pilló aquí te mato, un beso que nos quite el sentido. Se abre paso entre kilómetros–qué lejos estamos- mis piernas no son lo que eran, camino por el borde de los caminos para evitar el barro, no manchar mis zapatos de ante, mis alpargatas de aldeano ausente, mis pies desnudos de peregrino de los de antes de la guerra…

Se me va la olla, es el levante, descuelgo la ropa y voy.


Estoy ahí , tú sabes.


martes, 21 de marzo de 2023

Hasta aquí



서수 Seosoo


Empezar un poema. Intentar describir el silencio, helechos y laureles en un paisaje helado. Capítulo tercero del manual de autoayuda: cómo escuchar el chasquido del odio, el susurro del amor, como escudriñar el corazón del miedo, los pasos de los otros sobre la madera.

No, no escoger palabras sin más, en fila, entre muchas, la letra S, la sílaba oic, la frase que defina el horror del tiempo que no vuelve, del que queda, no. Intentar la minuciosa estrategia de buscar el lado soleado, el brillo de lo bello, la alegría del camino a pesar de los días de marcha, de los vencejos, de la oscuridad de la gruta, del cansancio en músculos y huesos del alma.


Seguro que la obstinación tiene que ver más con el reflejo en el río que con el propio río (que, al fin y al cabo, desemboca en otro río o en el mar). 


Hasta aquí.

Hoy.

lunes, 20 de marzo de 2023

En nada, primavera



Estar vivo es sentir.

Cuando en una noche de luna llena, paseando por la Isla De San Fernando, uno escucha una voz que  canta dentro de una casa y se queda escuchando en mitad de la calle, ensimismado, con la cara bañada en lágrimas, sabe que está vivo. 


Ayuda también la compañía y haber tomado dos  manzanillas en la Venta de Vargas, claro, pero hay ahí algo tan hondo, tan de dentro, dentro, que uno se siente muy pequeño y muy afortunado.


Por eso viajo cuanto puedo.


Lo nuestro es lo mejor, como aquí no se vive en ningún sitio, comemos mejor que en ninguna parte, nuestra música es hermosa, nuestra gente es incomparable, nuestros paisajes son únicos, nosotros, lo nuestro, nosotros, yo, los nuestros. 


He escuchado esto tantas veces, en tantos sitios, a tantos que no han pasado sus propias fronteras, las de su mente, las de su miedo, las de su distancia, que creo que me seguiré vacunando con los viajes que permitan mi tiempo y mi presupuesto, para escucharlo de norte a sur, de este a oeste, para sentirme libre, partícipe de un tiempo, habitante de un mundo que aún con pandemias, guerras, crisis y problemas es el que estamos obligados a mejorar, a dignificar, a llenar de verdad y amor.


Debe ser que en nada será primavera.


domingo, 19 de marzo de 2023

Oasis



Las cúpulas de los palacios se reflejan en el oscuro manto de la Ría. Ahí llegan los infractores del amor debido. Nadie les mira al pasar. Mantienen la cabeza baja por el centro de la calle. Esquivan los jardines y los jazmines, el sonido de los semáforos, el runrún del tráfico, los ciegos recostados en las esquinas. Con habilidad eluden los prejuicios como una roca negra, lisa, imposible de escalar. Caminan con las sienes desdibujadas por la obediencia, por lo correcto, el mundo es un paisaje nuevo habitado por personajes mezcla de pájaros y funcionarios con manguitos. Nadie despidió a los infractores del amor prohibido, nadie les recibe con palmas, con palomas negras, agitando hoces o abalorios, nadie sabe. Solo queda abrir las ventanas al caliente viento del desierto o ahogarse en un remolino del oasis descubierto apenas ayer.

sábado, 18 de marzo de 2023

Éric Vuillard

 


Lo tengo claro, quién quiera conocer la Historia reciente debe leer a Éric Vuillard. He terminado “Una salida honrosa” y además de asco y rabia he sentido dolor por tantos muertos, tanto sufrimiento, tanta destrucción, tantos años de guerra para nada. La fortuna económica de unos pocos, siempre los mismos, está hecha sobre los cadáveres de muchos. De lectura obligada.




viernes, 17 de marzo de 2023

Somos nosotros

 

Ecursion   -   Alf Christian Hvaring , 2020.



Tu voz líquida en ese pendrive, con ternura en suspensión como catalizador de la alegría, remover con una varilla de vidrio y se emulsiona la nostalgia de tus brazos, de la curva de tus caderas, de tu corazón en radiografía, de tus anhelos como hilos dorados temblando con el rocío, punto de distancia, aquí nos vemos, desde aquí, lejos, cerca, imposible irse, atrapado, hoy el día es gris, soplo las nubes, soplo el polvo acumulado en esta semana sin, en tantas horas huecas, nos fotografío con una polaroid imaginaria y salimos tan bien que la enmarco, míranos, somos nosotros.

miércoles, 15 de marzo de 2023

Valdesalor

 


Este es un país…

- ¿A qué país se refiere?

Pues a este.

-Yo no soy de este país.

Vale. Este es un país en el que puedes viajar de norte a sur o viceversa sin…

-Ya, pero ese país que usted dice no es el mío.

Le he entendido, déjeme continuar, por favor. Decía que puedes viajar por carreteras cómodas, con paisajes impresionantes, con absoluta seguridad y…

-Será en ese país, el mío es más seguro, con mejores carreteras y los paisajes son muchísimo más bonitos. De seguridad ni hablamos, mi paīs quitando algunas cosillas es súper seguro.

Oiga, usted, ¿de qué país es?

- De este, del mío.

Entendido. En mi país te metes entre pecho y espalda 616 kilómetros y después de pasar por lugares de gran belleza te detienes en un pueblo pequeño, Valdesalor (Cąceres) y duermes divinamente.

-Todavía no sè a qué país se refiere.

Al mío.

- Acabáramos, ese,  buenas noches

A mandar. Buenas noches.


martes, 14 de marzo de 2023

En la nevera.

 Jan Willem van Welzenis - 2014



Tu recuerdo rebozado con harina, después huevo batido, pan rallado y freír en fuego fuerte. Me como los recuerdos, nos devoro, los que éramos, aquellos, tú y yo, no vencidos, no ausentes, brillantes, apasionados, otros, aquellos. Ahora nos congelamos en nuestros frigoríficos, entre la mantequilla y la leche pasteurizada, entre un tomate y los albérchigos, tiritando, esperando que alguien abra la puerta y nos libere. Qué fría la soledad, coño, qué fría.

lunes, 13 de marzo de 2023

Las ecuaciones de Navier-Stokes

Ecuaciones de Navier-Stokes.


Existe desde el siglo XIX un conjunto de ecuaciones que permite estudiar las turbulencias en los líquidos y en los gases, sin que exista una teoría matemática que las fundamente. El desafío consiste en encontrar tal fundamentación.

Shin Taga

Ahora pienso que a pesar del tiempo tan variable,  las Ecuaciones de Navier-Stokes me traen de disgusto en disgusto.

Me leo y no, me leo y sí.

Así estoy.

Pero tú no leas esto palpitando desde un púlpito, aquí puedo dejar sin disimulos lo que escribo, sin juegos de manos. Todo esto hasta que me doy cuenta que no entiendo lo que escribo (creo que ya no me conozco) .

Me da que me aburro.

 

Las ecuaciones de Navier-Stokes reciben su nombre de Claude-Louis Navier y George Gabriel Stokes. Se trata de un conjunto de ecuaciones en derivadas parciales no lineales que describen el movimiento de un fluido. Estas ecuaciones gobiernan la atmósfera terrestre, las corrientes oceánicas y el flujo alrededor de vehículos o proyectiles y, en general, cualquier fenómeno en el que se involucren fluidos newtonianos.
Estas ecuaciones se obtienen aplicando los principios de conservación de la mecánica y la termodinámica a un volumen fluido. Haciendo esto se obtiene la llamada formulación integral de las ecuaciones. Para llegar a su formulación diferencial se manipulan aplicando ciertas consideraciones, principalmente aquella en la que los esfuerzos tangenciales guardan una relación lineal con el gradiente de velocidad (ley de viscosidad de Newton), obteniendo de esta manera la formulación diferencial que generalmente es más útil para la resolución de los problemas que se plantean en la mecánica de fluidos.

Como ya se ha dicho, las ecuaciones de Navier-Stokes son un conjunto de ecuaciones en derivadas parciales no lineales. No se dispone de una solución general para este conjunto de ecuaciones, y salvo ciertos tipos de flujo y situaciones muy concretas no es posible hallar una solución analítica; por lo que en muchas ocasiones hemos de recurrir al análisis numérico para determinar una solución aproximada. A la rama de la mecánica de fluidos que se ocupa de la obtención de estas soluciones mediante el ordenador se la denomina dinámica de fluidos computacional (CFD, de su acrónimo anglosajón Computational Fluid Dynamics).

.

domingo, 12 de marzo de 2023

La Conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer.

 

Laura Knight (British,1877-1970)   1912



La Conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer.

Aún cuando ya sabemos que no existen métodos generales para resolver las ecuaciones diofánticas tal como decía el décimo problema de Hilbert (demostrado en 1.970 por Yu. V. Matiyasevich), sin embargo, la conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer afirma que en el caso de las soluciones de las ecuaciones diofánticas generales, cuando éstas son los puntos de una variedad abeliana, el conjunto de los puntos que son soluciones racionales de las mismas depende de la función zeta, z(n), asociada, de modo que si z(1) = 0, hay infinitas soluciones, y si z(1) no = 0, el número de soluciones es finito.



Entre lo ginecológico y lo psiquiátrico, que a mayor abundamiento de la materia del tiempo y papeles, menos posturas.

| La relación es Mt1 – p3 = no! | 

-No digo que siempre, pero // no digo que Marie, aunque -

Esta es una reflexión de actos no reflejos. 

¬Digo actos y digo su omisión (. .) Digo su omisión y digo inmovilidad¬. 

Desde entonces y hasta que (&).

Paciencia.(#*[^#)


Los matemáticos siempre han estado fascinados por el problema de describir todas las soluciones de x,y,z a ecuaciones algebraicas como Euglides da una solución completa a esta ecuación, pero para ecuaciones más complicadas se convierte en algo extremadamente difícil. Realmente, en 1970 Yu. V. Matiyasevich demostró que el décimo problema de Hilbert no tiene solución, por ejemplo, no existe un método general para determinar cuando estas ecuaciones tienen una solución en números enteros.

Pero en casos especiales se puede suponer que sí. Cuando las soluciones son de puntos de una variedad abeliana, la conjetura Birch y Swinnerton-Dyer dice que el tamaño del grupo de puntos racionales es relacionado con el comportamiento de la función asociada zeta z(s) cerca del punto s=1.

En particular esta increíble conjetura dice que si z(1) es igual a 0, entonces hay un numero infinito de puntos racionales (soluciones), y en oposición, si z(1) no es igual a 0, entonces hay solo un numero finito de dichos puntos.

sábado, 11 de marzo de 2023

La Hipótesis de Riemann.

 

 La Hipótesis de Riemann.

La función zeta de Riemann ζ(s) está definida para todos los números complejos s ≠ 1 y posee ciertos ceros "triviales" para s = −2, s = −4, s =


Conversación con Juan (30.01.2019)

Es bella, tanto que cuando paseamos por la calle soy invisible.

No solo eso, es inteligente, simpática, dulce, buena compañera, sabe, ella sabe, más que yo por supuesto.

Me envidian mis amigos, los vecinos, los desconocidos con los que nos cruzamos. Una vez escuché “¿qué hará una mujer tan guapa con un hombre tan vulgar?”. No me ofendí, qué sabrán ellos.

Está enamorada de mí, soy afortunado, tanto como lo es ella.

Llevamos cuatro años juntos, quizás son ya demasiados. Parece perfecta pero hay un problema en nuestra relación, la cama.

La verdad es que al principio me interesó por su cara, por su cuerpo. Después me cautivaron sus muchas cualidades, pero en la cama, ay, creo que le pesa la educación de las monjas, el tiempo que estuvo en el internado. Es una sosa ¿qué quieres que te diga? Hace demasiado tiempo que me deja frío, que no me atrae.

Bueno, bueno, creo que estás exagerando…

Pero Juan, ¿qué sabrás tú? Vaya amigo que estás hecho. Calla que no te cuento nada más.

Resulta que sí lo sé.

¿Cómo dices?

(Nos empujamos, no llegamos a las manos, pero desde entonces no nos hablamos.)


Reflexión (06.09.2019)

Jamás se lo pregunté a ella.
Sobre todo porque se convirtió en una amante perfecta.



Conclusión (15.01.2020)

Se marchó con Juan.
No he vuelto a saber nada de ninguno de los dos.
Mejor.

 Postdata.

¡Soy un gilipollas!
¡¡¡Vuelve!!!


Los números primos son algo caprichosos. En determinados intervalos se juntan y en otros, apenas hay alguno. Así, predecir cual es el siguiente número primo es algo que para los estudiosos de la teoría de números es inalcanzable hasta la fecha. 

Los números primos son aquellos que únicamente son divisibles por sí mismos y por 1. Encontrar un patrón que los pueda predecir es algo que se lleva buscando mucho tiempo.

Pese a todo, la respuesta podría estar escondida en una simple función, una que parece ser enormemente complicada de entender correctamente. La función (zeta) de Riemann, contiene la clave para hallar la distribución de los números primos. Pero los matemáticos llevan trabajando en resolver sus entresijos desde 1859, año en que Bernhard Riemann formuló su famosa hipótesis sobre ella (Ueber die Anzahl der Primzahlem unter einter gegebenen Grösse) y hasta ahora, nadie ha sido capaz de demostrarla.

La función de Riemann tiene una expresión relativamente sencilla:
Esta función, expresada mediante una serie infinita, es convergente y analítica en la región .En cambio, la función en general está definida en el campo de los números complejos, y es aquí donde reside su potencial. La hipótesis de Riemann es una proposición sobre la distribución de ceros de la función .

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.756 entradas