Txalaparta (1965) Remigio Mendiburu


miércoles, 31 de mayo de 2023

Johann Jacob Wick


Johann Jacob Wick, Jesuit disguised as the Devil being stabbed by a servant, 1569

Estamos lejos del paraíso, termina otro mayo y conozco cada uno de los días que vendrán en junio, lisos, acostados allí donde ya no es posible soñar entre rascacielos y parques, marcas grises de cuadros no pintados, desazón sin misterio, tedio extendiéndose más lejos de los bordes de la esperanza, vaho de voces inútiles, risas de calabaza.

Quisiera volver al camino.

¿Dónde estará?

martes, 30 de mayo de 2023

Invención.

 


Aburrimiento. Fue por eso. La inventé. Día a día. Dejándolo en escritos. Sencillos al principio. Rebuscados después, intensos, retorcidos. El amor. Ella. Mi dolor. La ausencia. Me lo creí. Veía su rostro. Tocaba su piel. Llenaba mis noches. La mujer inalcanzable. Me acostumbré a sufrir. No fue algo previsto, no. La llené de virtudes. Me perseguía su mirada cuando caminaba entre las calles de mi Bilbao oscuro. Su voz también inventada. Una presunta ternura. Mi necesidad de creer en alguien. La soledad, quizás. Hambre de verdades. Por eso creé una mentira. Le contaba mis cuitas, los problemas, hacía planes, le enviaba mensajes. No existe y lo sé, pero existe. Escribo y escribo, sobre nadie. Absurdo, cruel, doloroso, tan patético. No sé cómo he llegado tan lejos. No sé regresar. Quiero ser como antes. Tanteo en la oscuridad. Perdido. Quiero, necesito volver

lunes, 29 de mayo de 2023

Des/Amor



En el desamor no está el olvido, me lo copia usted mil veces.

Envueltos en capas de salteador, el Tiempo, el Pecado, la muerte señalando el Reloj, el dramático empeño de querer saber, olvidar lisonjas y partir camino adelante, con brío, con fuerza en los muslos, olvidarse del polvo y la sed, un día, otro día, trescientos ocho, lo anuncio, aún estamos en mayo, fuera obsesiones, fuera voces, quemaremos calendarios en la dársena, humo de olvido, las espinas, los fantasmas ululando en lo oscuro, tras la tapia, el cuerpo ausente en la cabeza, en los tendones, la palabra que hiere, el silencio que no cesa, ya no sé si era o si soy yo, si existió y si estoy vivo, escribo aquí, pero no vale.

En el desamor, aún. No lo copie, no hace falta.

domingo, 28 de mayo de 2023

Bach Adagio BWV 974

Edadismo

 


Edadismo

Pues eso, un concurso de relatos para mayores de 60 años. Que están en su derecho, ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Faltaría más. Como si organizan un concurso de relatos para zurdos, albinos, señores bajitos, de Cuenca, nerviosos, hipocondriacos, zahorís, humanos con sobrepeso, pizpiretas,  bizcos, para los agobiados, para los que se llamen Txomin, o Andrés, yo qué sé, para el sector que se les ponga en los morros a estos listos.

¿Esta gente está en sus cabales? ¿Qué ocurre? ¿Las personas mayores de 60 años son diferentes a las de 59, a las de 24? ¿A qué hostias viene ese paternalismo, esa condescendencia? Los organizadores discriminan por edad y se quedan tan anchos. “Qué listos somos, que majos, damos una oportunidad a estos viejillos, pobres”, pensarán.

Ahora que “los medios” están tan indignados con el racismo, la intolerancia, la exclusión, que está muy bien, oiga, pero qué pasa con este puto concurso. Para estas brillantes mentes, estómagos agradecidos, los organizadores, resulta que los mayores de 60 ¿son ya de otro mundo? ¿Hay que cubrir un cupo? Seguro que para los espabilados  que han organizado esto, sí.  

Y  ya cuando te enteras de los premios es que te da la risa floja

Premios

Todos los finalistas recibirán un premio consistente en un trofeo.

Los ganadores de las tres categorías tendrán, además, un premio consistente en la emisión por parte de RNE de la adaptación radiofónica del relato, del microrrelato y del pódcast, así como su publicación en la web de la Fundación ”la Caixa” y de RTVE.

Tienen la sensibilidad en el culo.

Qué asco.

 

Mejor que se preocupen de sus "trabajadores"

https://www.vanitatis.elconfidencial.com/casas-reales/2020-01-28/infanta-cristina-adios-la-caixa-veintiseis-anos-entidad_2428923/


sábado, 27 de mayo de 2023

Beth Hart - Caught Out In The Rain (Live At The Royal Albert Hall) 2018

Sometimes I Feel Like A Woman.


 12€.- Una confesión: soy una adicta a una voz -la de él- en el contestador del teléfono -aunque ahora habla su enfermera-. No sé que pensaría mi marido si lo supiera. De mi marido no sé casi nada excepto que no es poeta. No, no lo es, tiene otras muchas virtudes, creo, pero no es poeta. Por eso no me entiende lo que escribo, ni las películas que veo, ni los libros que leo, ni la música que escucho, ni sabe mirar los paisajes detrás y dentro de los paisajes. Pero me quiere, lo sé -bueno...a su manera, creo-.  

viernes, 26 de mayo de 2023

The graduate one word plastics


La vida. Quince  años en un laboratorio. La reconversión. Queda usted despedido. Recién casado. Sin horizonte. Un amigo me ofreció dinero (solo uno, que recuerde ahora, no lo acepté, sigue siendo mi Amigo). Tiempos duros pero llenos de esperanza.

Ya no sabía a quién recurrir, mi preparación estaba volcada en la química. Recordé a un pariente (no diré el grado de parentesco) bien situado, bien relacionado. Le visité, le conté mi caso, mi agobio.  Como el señor Robinson me tomó del hombro y mirándome a los ojos me dijo, escueto “gas”. Ante mi mirada sorprendida añadió “gas, el futuro es gas”. Ahí terminó su consejo. No volví a hablarle, no recuerdo haber ido a su entierro.

Por concretar. No me dediqué al gas. La vida cambió a mejor pero esa ya es otra historia. La contaré cuando sea mayor.


jueves, 25 de mayo de 2023

Un cuento infaltil para antes de irse a dormir



Eran tres, cazadores de tórtolas y mariposas, vestían chaquetas amarillas, cubrían su cabeza con salacot blanco, sus bigotes apuntaban al cielo, adornaban sus rubias barbas con clavelinas, sus voces eran melodiosas, no sabían pescar.

Salían al alba por el camino del sur, acariciando las cabezas de los caballos, besando a las ninfas del bosque que solo ellos veían. Caminaban en un aro de música, con el viento del este, con la firme decisión de contener la vida entre los brazos abiertos, a su paso los ríos se abrían temblando. Recorrían los senderos regalando espejos a las muchachas en flor. Ellas se miraban y en sus rostros descubrían un nuevo país, pasaban las noches en sueños con rumores de luna en cuarto creciente. 

Al crepúsculo regresaban cantando entre los álamos. Tañían laudes, tocaban acordeones y tamboriles. Escondidos tras los zarzales, los niños los admiraban, suspirando, riendo, imaginando amaneceres. Dormían en tiendas color barquillo, con lonas abiertas a las brisas de levante. Búhos, cernícalos y murciélagos volaban en círculos a su alrededor.

Fueron cinco, uno por cada pueblo de la comarca. Ni siquiera tuvieron que discutir el modo, inventarse un motivo, se citaron en el límite entre la envidia, la incomprensión y la ira.
Sin ruido, los perros no ladraron, no se alborotaron los mochuelos, los acuchillaron mientras dormían, quemaron sus cuerpos, las tiendas, los alguaciles miraron hacia otro lado.

Después llegó la niebla y todo fue como era.

miércoles, 24 de mayo de 2023

Quiero ser Presidente de los Estados Unidos de América.



Al amanecer los monos aúllan en los manglares, quiero ser Presidente de los Estados Unidos de América.

Quiero que Bukowski revivido me vote, y Jean Louis Trintignant, nacionalizado, las buenas gentes de Ohio, de Missouri, de Carolina del Norte, nihilismo y emancipación, el viaje hasta la Casa Blanca como determinación, como se acaricia un sueño, una venganza, peregrino, transeúnte, poner mis zapatos sobre el borde de la mesa de nogal del despacho oval.

Sonidos de cucharillas de plata en platos de porcelana, tarta de arándanos, me corresponde aprender por correspondencia un inglés perfecto, decir yes mientras miento, asiento, sonrío, siento la ontología regional de la liquidez, un Presidente con un búho sobre el hombro del hombre más poderoso del Universo, un teléfono rojo envuelto en barras y estrellas para hablar con Putin de lo nuestro.

Café, tostadas con mantequilla de cacahuete y mermelada de frambuesa, esa, en la juventud del día, mientras decido qué he de firmar, guerras expandiéndose de oriente a occidente, nubes de oro sobre la sangre ajena, diarios con salpicaduras de ojén, extractos de esferas de calor y los congresistas aplaudiéndome mientas viajo en tranvía.

Envejecer el lienzo sobre el que sueño, obtener pigmentos, disolver tinta china sobre tinta vieja, someter al horno la tela donde dibujo este proyecto, pegar pelos de castor canadiense de pinceles ajenos, manipular, elaborar mi candidatura, con un pájaro en la boca quiero ser Presidente (de los Estados Unidos de América), quiero una Lewinsky que saque lo mejor de mí.



Van Meegeren consiguiendo craquelados peculiares de cuadros de turbios anocheceres del siglo XVIII, ser el primero en la cola que hacen los valientes cuando mueren un dictador (Sanguinetti said), orgullo en las arterias, espejos inmóviles, escaleras de piedra y mimbre, balcones amarillos, votantes enajenados, damas de mediana edad con angustia vital, vitalicia, bajo una sábana luminosa quiero que Marilyn me susurre míster President, tener la facultad de pulsar un botón negro y mandar el mundo a picar billetes.

Aunque la lírica de está anábasis, organizada en oleadas salmódicas e iteraciones verbales, esté asaltada por elementos despoetizadores (crónicas y digresiones ensayísticas, cuando no ganga informativa), aunque la fluencia discursiva esté interrumpida por la intersección de planos parece concebida para ser escuchado en recitativos envolventes (*) quiero ser Presidente de los Estados Unidos de América.





(*) de una crítica de Ángel L. Prieto de Paula

martes, 23 de mayo de 2023

Me siguen

 




Debo evitar que me encuentren.

Día tras día, les intuyo, tenaces, sombríos, hábiles, escondiéndose en las esquinas, implacables tras mis pasos, camuflados detrás de los árboles, del mutuo miedo.

Me persiguen desde hace tiempo.

He olvidado la causa.


lunes, 22 de mayo de 2023

Midtown, 1949. Ruth Orkin

 

Midtown, 1949. Ruth Orkin

Sabía que estaba cerca. A la vuelta de la esquina, me dijo. Una forma de hablar, supongo. La fecha se acercaba con un alfabeto de consignas y claveles. Todavía en el entresuelo flotaba el aroma del silencio, de las palabras muertas.

Ella hablaba poco, la verdad, con mi cabeza en su regazo contaba mis ideas detrás de los párpados, jugábamos a adivinar que sería lo próximo, persistíamos en el error, su cama.

Trazamos un mapa con caminos en amarillo y parasoles los miércoles, (su  único día libre, lo aclaro porque es importante en el desenlace), hicimos un pequeño agujero en el telón para espiar a los espectadores, sus reacciones, la sala siempre estaba vacía.

Aquel día era martes. Ahí se abrió la brecha. Ella que no, yo que sí. Hay historias, bellas historias de amor, de rosas, de sueños,  que terminan en un plis plas.

A veces pienso que debería haber esperado un día.

Qué me costaba?

Pero es mi carácter.

No espabilo.

domingo, 21 de mayo de 2023

10 €

 


10€.- Las calles están llenas de ojos, ojos que miran, ojos que no miran, caminamos entre ojos. A la altura de Olabeaga, sobre la Ría, vuelan pájaros de cristal y plumas metálicas, golondrinas mecánicas, gorriones que desafían a los turistas nórdicos, gaviotas de madera que ríen sobre los cadáveres de los remolcadores.

Fue doloroso descubrirme como terapia, no como amante.

También cuando llegué a la conclusión de que ella buscaba un orgasmo, no un hombre a quién amar.

Hay años bisiestos que no está uno para nada.

Y jode, la verdad, mucho.

sábado, 20 de mayo de 2023

Recitando

 


Y recita para sí con voz apagada.



Esta soledad que arrasa el rescoldo de la risa,
lloro en mi sima ensimismada, laúd muerto,
hambre de no dormir ya entre tus labios,
 invento amaneceres a tu lado.

Brisa de colibríes, el amor como un óxido
que cubre la cansada osamenta de la espera,
la inocente guardia en las esquinas
para verte pasar y nunca pasas.

Silencio metálico de campanas mudas,
nadie escucha caer las hojas de los días,
vida vacía, atroz espera sin alas.
Me duele todo menos tú, menos pensarte.



El espejo le devuelve un torpe viejo de ojos húmedos.

viernes, 19 de mayo de 2023

Final del cuento

Bambou Gili (American, 1996) - Earl's Descent (2022)


Quiero terminar este cuento aquí.

Este mundo virtual tiene un alto porcentaje de gente interesante y de algunos interesados, está lleno de música y también de soledad, de pirámides, de sí pero no, de muchachas chinas con máscaras de arroz, de anaqueles polvorientos donde no entra la luz, de lenguas muertas, de deseos insatisfechos, de rostros vueltos hacia un ayer que ay madre, de estudiantes del arameo, de incapacidad de dar una patada al trasto este y salir a recorrer las alamedas con sol, con viento, llenas de paseantes con medusas en la cabeza, de príncipes orientales con túnicas moradas y a lo lejos una falúa atravesando el estrecho entre el país de siempre y el de nunca hasta llegar a puerto -o nadar, aunque llueva-.
- Oye, ya está bien, ¿me vas a dejar en paz?.
- Sí, sí, vale, total para lo que escribes.
- Pareces mi sombra, ahí, apostillando lo que digo.
- Lo soy, pasmado, lo soy.
- Vale, tío, mañana más.

Apocalipsis Capítulo 7

 


Apocalipsis



Capítulo 7



1 Después de esto, vi a cuatro ángeles que estaban de pie sobre los cuatro puntos cardinales de la tierra, y que Detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre Ningún árbol. 2 Y vi que otro ángel, subiendo del oriente, Tenía el sello del Dios vivo. Y Llamó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes les fue dado hacer daño a la tierra y al mar, 3 diciendo: "¡No Hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con un sello la frente de los siervos de nuestro Dios!" 4 Oí el Número de los sellados: 144.000 sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. 5 Sellados, de la tribu de Judá, 12.000 de la tribu de Rubén, 12.000 de la tribu de Gad, 12.000 6 de la tribu de Aser, 12.000 de la tribu de Neftalí, 12.000 de la tribu de Manasés, 12.000 7 de la tribu de Simeón, 12.000 de la tribu de Leví, 12.000 de la tribu de Isacar, 12.000 8 de la tribu de Zabulón, 12.000 de la tribu de José, 12.000 de la tribu de Benjamín, 12.000. 9 Después de esto miré, y he Aquí una gran multitud de todas las naciones y razas y pueblos y lenguas, y nadie Podía contar su Número. Están de pie delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y llevando palmas en sus manos. 10 Aclaman a gran voz diciendo: "¡La Salvación pertenece a nuestro Dios que Está sentado sobre el trono, y al Cordero!" 11 Todos los ángeles que estaban de pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, se postraron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios diciendo: 12 "¡Amén! La Bendición y la gloria y la Sabiduría y la Acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!" 13 Uno de los ancianos me Preguntó diciendo: --Estos que Están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de Dónde han venido? 14 Y yo le dije: --Señor Mío, Tú lo sabes. Y él me dijo: --Estos son los que vienen de la gran Tribulación; han lavado sus vestidos y los han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por esto Están delante del trono de Dios y le rinden culto de Día y de noche en su templo. El que Está sentado en el trono Extenderá su tienda sobre ellos. 16 No Tendrán Más hambre, ni Tendrán Más sed, ni Caerá sobre ellos el sol ni Ningún otro calor; 17 porque el Cordero que Está en medio del trono los Pastoreará y los Guiará a fuentes de agua viva, y Dios Enjugará toda Lágrima de los ojos de ellos.

jueves, 18 de mayo de 2023

Orquesta

Angel's Flight, 1931, Millard Sheets (1907-1989) - Bunker Hill, LA


Sí, es curioso que advierta ahora, pasado tanto tiempo,  que no se puede hacer responsable del dolor que en un momento sientes más que a uno mismo. Siempre uno es responsable de lo que hace o no hace -aunque me consta que en alguna parte has oído otra versión-.

No hago caso, escucho tantas historias que a veces me resulta difícil distinguir A de B, si eso verde de la cloaca es un cocodrilo, si los invitados se fueron a un cuartel o a un burdel o si la orquesta del miedo a la muerte dejará de tocar alguna vez –sí, cuando te mueres-.

miércoles, 17 de mayo de 2023

Most of the story, Katrien De Blauwer

Most of the story, Katrien De Blauwer


Es curioso, en esos momentos de sensación de final de tanto di tres pasos hacia atrás y todo cambió. Saqué la nariz del ombligo -de ella- y lo vi todo diferente –se refiere a lo cotidiano-. Lo del bosque, los árboles. Encontré nuevos colores, matices, formas, lo que era un perro resultó ser un caballo y lo que una musaraña una telaraña. Quizás el desnudo -del alma- no era el preferido –de ella- y el otro desnudo -del cuerpo- era mejor. Durante un tiempo cada una de sus críticas a mis escritos era –además- un intento de castración y aunque salto con agilidad no está uno para exponer así sus atributos -sean atribuibles a virtudes o carencias- a las tijeras del censor. Resulta que ahora me leo y veo lo que no veía. Leo y parece Braille, puedo tocar cada palabra, palparla, entenderla, sentirla. Ciertamente escribía – escribe- desnudo y estaba -¿estás?-.muy expuesto a la herida.

martes, 16 de mayo de 2023

Que pase el siguiente.

 

Sobre esto que digo, dije (aunque nadie lo recuerde), afirmo, sí, solo hace falta, es necesario dar el paso, darlo, saltar sobre la imaginaria raya que (n)os limita de norte a sur, buscar el sur, sin juego de palabras, jugándonos la vida, desde ahora al súbito dolor en un costado (o en la cabeza, o en el hígado, el corazón no duele hasta que se rompe, decía mi abuela), cuando no haya vuelta atrás, muerto el burro la cebada por el rabo (también lo decía mi abuela), agitar los brazos fuera del agua, que en la orilla sepan que no nos ahogamos, que nos movemos, que todo es mentira (o verdad, según se mire) menos esto de ahora, respirar, sentir, la consciencia, la emoción, no la rutina de estar, no, la exaltación, hacer que al otro/a le brillen los ojos hasta la lágrima y llorar tú, compartir el miedo porque no hay salida, no la hay, todo está escrito y hay que sujetarse fuerte a la silla, que no nos quiten el puesto, aunque estemos en la última fila, la función sigue, apenas distinguimos a los actores pero sigue, los altavoces lo dicen, tú ¿qué crees?, vale, paso palabra. El siguiente.


lunes, 15 de mayo de 2023

Me lo enviaron de forma anónima. Lo juro.

 

Alexandra Levasseur-carre-rouge1

Diccionario español-inglés inglés-español, o es al revés, no sé, pero es lo de menos. Podría levantarme y mirarlo, pero tengo las fuerzas justitas para darle a la tecla, y además quiero que se quede ahí, donde está, desgajado, roto en mil pedazos, la A por un lao, y la B, que debería estar seguida, ¡qué va ni qué va!, allá, al otro extremo, sin coherencia, sin coordinación, pues, ¿y la Z? Ya ni sé, debajo del sofá, lo mismo, o no está, estaba pero ya no está. Y las tapas duras, ¿duras?, ¡me río yo ahora mismo de durezas, y de fortalezas! Hechas añicos, ¡tanta dureza ni tanta dureza!

Otras veces, pasao el jamacuco gordo, me aprestaba a limpiar el destrozo, avergonzaíta perdía, que cómo has podío hacerlo, y tal, en fin, ¿qué os voy a contar? Pero esta vez no, es raro, porque ahora, más serena, pasao el yuyu, más o menos, ni siento vergüenza, ni culpa, ni me arrepiento...a ver, a lo mejor dentro de una hora, mañana fijo, lo prometo, decía que me arrepentiré, es más, lloraré al ver cómo he destrozado mi diccionario español-inglés inglés-español o al revés, pero de momento no, y ya ha pasao un rato, o dos ratos, los dos que he tenido que hacer de tripas corazón y salir a la calle, porque tenía que hacerlo, pá no morir de inanición y pa no morirme, todavía, de más ansiedad, y es que es lo que tiene estar sola, pero sola, sola, no mariconadas de esas de que "me siento sola", no, lo mío es tal cual.

Pues bien, decía, que no, que esta vez no, extrañamente, porque lo miro, ahí, hecho un guiñapo, y no necesito darle más güertitas a la cabeza, porque miro el diccionario inglés-español o...y yastá, déjate de palabrerío, ésa eres tú, rota, tirada, con esa dureza que mantuvo en tan buen estado, o eso parecía, durante tantos años, al diccionario y a mí, pero, ¡quiá!, s´acabó, la dureza la acabo de utilizar para lanzar con toda mi alma el puto diccionario contra el suelo, y como todavía no estaba contenta, pues una segunda vez. Así, con un par.

Y ahí está el pobre, como yo: destrozaíto por una mala bestia.

(Me lo enviaron de forma anónima. Lo juro)

Apocalipsis Capítulo 6

 


Apocalipsis

Capítulo 6


1 Y miré cuando el Cordero Abrió el primero de los siete sellos, y Oí a uno de los cuatro seres vivientes que Decía con voz de trueno: "¡Ven!" 2 Y miré, y he Aquí un caballo blanco. El que estaba montado sobre él Tenía un arco, y le fue dada una corona; y Salió venciendo y para vencer. 3 Cuando Abrió el segundo sello, Oí al segundo ser viviente que Decía: "¡Ven!" 4 Y Salió otro caballo, rojo. Al que estaba montado sobre él, le fue dado poder para quitar la paz de la tierra y para que se matasen unos a otros. Y le fue dada una gran espada. 5 Cuando Abrió el tercer sello, Oí al tercer ser viviente que Decía: "¡Ven!" Y miré y he Aquí un caballo negro, y el que estaba montado sobre él Tenía una balanza en su mano. 6 Y Oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que Decía: "¡Una medida de trigo por un denario, y tres medidas de cebada por un denario! Y no hagas Ningún daño al vino ni al aceite." 7 Cuando Abrió el cuarto sello, Oí la voz del cuarto ser viviente que Decía: "¡Ven!" 8 Y miré, y he Aquí un caballo Pálido; y el que estaba montado sobre él se llamaba Muerte; y el Hades le Seguía muy de cerca. A ellos les fue dado poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada y con hambre y con pestilencia y por las fieras del campo. 9 Cuando Abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que Habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que ellos Tenían. 10 Y clamaban a gran voz diciendo: "¿Hasta Cuándo, oh soberano Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre sobre los que moran en la tierra?" 11 Y a cada uno de ellos le fue dado un vestido blanco; y se les dijo que descansaran Todavía un poco de tiempo, hasta que se completase el Número de sus consiervos y sus hermanos que también Habían de ser muertos como ellos. 12 Y miré cuando él Abrió el sexto sello, y se produjo un gran terremoto. El sol se puso negro como tela de cilicio; la luna entera se puso como sangre, 13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como una higuera arroja sus higos Tardíos cuando es sacudida por un fuerte viento. 14 El cielo fue apartado como un pergamino enrollado, y toda montaña e isla fueron removidas de sus lugares. 15 Los reyes de la tierra, los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, todo esclavo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas, 16 y Decían a las montañas y a las peñas: "Caed sobre nosotros y escondednos del rostro del que Está sentado sobre el trono y de la ira del Cordero. 17 Porque ha llegado el gran Día de su ira, y ¡quién Podrá permanecer de pie!"


domingo, 14 de mayo de 2023

La guerra ha terminado.

 


Regresaban de la batalla engalanados con hojas de encina en la cabeza.

Nos mintieron.

Hasta varios días después no supimos que ni siquiera habían llegado al frente.

Fue cuando desde los aviones ametrallaron a los vecinos que celebraban la victoria en el prado al lado del río.

En esa orilla quedaron los muertos, en esta los recuerdos.

Acurrucados en el bosque esperábamos una señal, una bandera, nos acompañaba el canto de los pájaros y el miedo.

Escuchamos voces en un idioma desconocido para nosotros, estruendo de vehículos pesados perdiéndose en la colina, tiros.

Cuando el polvo del camino se posó sobre las hojas del castaño llegó la noche.

Volvimos a nuestro pueblo, allí solo quedaba humo y destrucción.

Entonces llegó el hambre, lo escribí en la corteza de un olmo, con la fecha debajo, quizás alguien pueda leerlo, algún día.






sábado, 13 de mayo de 2023

La banca siempre gana

by Bo Bartlett (b.1955) -


Comunicación. Sentimientos que van y vienen. Opiniones. Implicación en un proceso emocional. Intercambio de sensaciones, puntos de vista. Integración en lo creativo. Lo vivido con lo imaginado. Lo imaginado por lo no vivido. Y sin embargo JL, iniciales para ocultar rostros, voces, tensión al final de una línea de cien kilómetros -por lo menos-, lo que era, confidencias mirando al mar, la vida en bicicleta, en avión, dejándonos al borde de lo imposible, capacidad de soñar, los sueños no se pueden tocar, se toca lo que se tiene al lado, al lado está lo que estaba, frontera, no ir más allá, color azul, color rojo, no pasar, seguridad en este costado, un puente, no dinamitarlo, ni una simple barrera, no mover ni una piedra, uniformes, banderas, himnos, ardor en la lucha diaria, bostezos desde la mañana, obligaciones -qué demonios estoy escribiendo-, si un día dejamos aquí nuestra fotografía se acabaron las visitas – me lo imaginaba más alto, más rubio, más joven, más viejo, con la nariz más larga, más gordo, más delgado, no me lo imaginaba así- escribir tiene esto, nada es como te lo imaginas -me gustó más la novela-, lo de fuera, eso, lo que tocamos, sigue ahí, implacable, es lo que es, el resto son fantasías, una pérdida de tiempo, un absurdo quehacer que no lleva a ningún sitio, que marea, que distrae, que pone el foco allí donde no hay sino vacío, nada, cero -rebátelo, dime otra cosa- intento dejar aquí distintos puntos de vista, como ella, como yo, como un niño, como un anciano, cambiar el tiempo del verbo, que ahora sea como era, que los recuerdos sean como ahora, que lo que no pasó pase, que no pase nada excepto esta sucesión de palabras huecas, engañosas por el respaldo de fotografías, dibujos, música, estética -no os creáis nada-, todo es una trabajada urdimbre, calculada, al milímetro, no hay alma, ahora, hay matemáticas, hay números, provocación, también dedicación -eso se supone-, nada más, sorpresa -¿sabes? los escribía una máquina. Ya me parecía...- lo diferente, lo ajeno, yomimeconmigo, a mi que me importa, esta es mi parcela, nombres que se van quedando, tengo un estudio, sé quién seguirá, cuanto tiempo, por qué se van, cuando, los comentarios, el eco, la frecuencia, sin sorpresas, -puedes hacerlo mejor, comparado contigo mismo- pues claro, ya lo sé, mejor ¿que qué? ¿qué quién? ¿hasta cuando? record, ¿y el retorno? -tú a mi ¿qué me das?- primitivismo, te cambio un pato por un jarrón, una sonrisa por un aspaviento, ya, no sé si está claro, ¿no?, repetimos. Esto es un blog. Un intento. Un experimento social. Un sustitutivo. Un tronco flotando entre las olas después de un naufragio. Ahora tú ahí y yo aquí. Giramos el tablero. Tú blancas y yo negras. No hay jaque mate. El caballo se mueve en L. Este es mi post del jueves que colgaré el sábado. Se admiten apuestas. Siete rojo. Hagan juego. No va más. Gira la bola. ¿El premio?... (la banca siempre gana)





Mira, se lee, le ha salido así. ¿Qué habrá querido decir?. Quizás estaba aburrido de tanto sentimentalismo, de tantas historias repetidas, de desamor, de nostalgias, de fracasos, de ocultar el sentido del humor, de la capacidad de amor, de lo real. Es un compromiso ese del post diario. En eso está. Otro día más.

viernes, 12 de mayo de 2023

Maldita suerte.

 


Abomino de mí mismo cuando un libro que me recomiendan no me gusta y me obstino en terminarlo. “Maldita suerte” está bien escrito (solo faltaba), con un personaje central correctamente definido, con  descripciones del ambiente del juego (etcétera) acertadas, demasiado extensas quizás. Sabes lo que va a ocurrir desde las primeras líneas (y así y todo lo he terminado, soy gilipollas). Pues eso que no. No es novela negra por mucho que lo publiciten así.  

https://diarios.detour.es/literaturas/lawrence-osborne-nueve-veces-nueve-por-gema-monlleo

https://www.lasexta.com/el-muro/montero-glez/maldita-suerte_20221215639aea2bfe32290001c66ead.html


jueves, 11 de mayo de 2023

Me obstino.

 




En la obstinación de este rincón está incluida la pirotecnia, claro, los artificios técnicos, los muelles, pernos, arandelas, los tornillos de la escritura de ficción, el intento de crear, ordenar y controlar las peripecias de las emociones en los personajes fabulados.

No significa esto limitar la creatividad a lo que los demás esperan, la propia voluntad de expresión a la voluntad de los demás, a su tolerancia. He dejado mensajes en las hendiduras de las rocas, en la corteza de los árboles, bajo el ala de un jilguero, entre los labios de desconocidas, aventándolos al amanecer con sombras tendidas y misteriosos movimientos bajo la maleza (no sé si alguien los ha leído).

Con todo es prácticamente imposible la originalidad, todo está dicho, el invento está patentado, solo queda intentar atalantar, tomar una posición ética, ponerse en el lado que corresponde, opinar, declarar, esto es lo que digo, lo que imagino, así, ampararse en la mutua comprensión a pesar de las diferencias de enfoque, culturales incluso, de gustos, dejarlo ir.

Y evitar las piedras de los enemigos.

Apocalipsis Capítulo 5

 


 Apocalipsis



Capítulo 5


1 Vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 También vi a un ángel poderoso que proclamaba a gran voz: "¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?" 3 Pero ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, Podía abrir el libro; ni siquiera mirarlo. 4 Y yo lloraba mucho, porque ninguno fue hallado digno de abrir el libro; ni siquiera de mirarlo. 5 Y uno de los ancianos me dijo: "No llores. He Aquí el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos." 6 Y en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y de los ancianos vi un Cordero de pie, como inmolado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra. 7 El fue y Tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando Tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno Tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Ellos entonaban un Cántico nuevo, diciendo: "¡Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos! Porque Tú fuiste inmolado y con tu sangre has redimido para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y Nación. 10 Tú los has constituido en un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y Reinarán sobre la tierra." 11 Y miré, y Oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El Número de ellos era Miríadas de Miríadas y millares de millares. 12 Y Decían a gran voz: "Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la Sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza." 13 Y Oí a toda criatura que Está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: "Al que Está sentado en el trono y al Cordero sean la Bendición y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos." 14 Los cuatro seres vivientes Decían: "¡Amén!" Y los veinticuatro ancianos se postraron y adoraron.


miércoles, 10 de mayo de 2023

Este país.

Under the volcano, Nanette Milare


En (el) principio, en este país (blog) escribo lo que imagino que escribo.

El país (blog) es rico en frutos del campo literario y en ganado ovino, también en oro y plata, la harina es roja, pero se vuelve blanca triturándola. Dos tercios del año vivimos de bellotas, que se secan, machacan, muelen y los albinos convierten en pan con el fin de tener provisiones para los largos inviernos. Usamos manteca en lugar de aceite. Para leer nos sentamos en un banco adosado a la pared, según edad y rango; el escrito da la vuelta (hay quién lo lee cabeza abajo). Nos gustan los desafíos, tanto gimnásticos como en armas, a caballo. Hablamos en diferentes lenguas (algunas inentendibles, con soles, pájaros y flores de esperpento). Nos ejercitamos en el pugilato, en el tiro, en la lucha en bandos, en esconder el significado de lo que decimos. Aquí estamos, a ojo, más de cincuenta tribus, de clanes lectores/escritores. La mayoría preferimos el oro al cultivo de la tierra, sin embargo no hay guerras. Los condenados al olvido son despeñados de lo alto de las rocas de la indiferencia, al metepatas lo apedrean delante de la frontera del país y esta noche no sé quién me ha clavado esta espada en la espalda.

Al son de la flauta o el cuerno, vendado, amortajado, embriagado, bailo una danza en círculo conmigo mismo, salto, me arrodillo y voy a pasear por las riberas. 

¿Me puedes dar agua? tengo sed (por favor guarda antes la espada).

Buen día.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.756 entradas