jueves, 31 de agosto de 2023

Regreso



Javier Arizmendi-Kalb (Mexican, b. 1960s), Philodendron, 2021.


Previsión. Último día de agosto, jueves. Anuncian una dana para el fin de semana (allí) y lluvias (aquí). No tengo ganas de volver (allí) pero no me puedo quedar eternamente (aquí) Pues eso, hay que volver. Que rabia, oye, ya ves, qué cosas-

31 de agosto

 

Mahmoud Alkurd


 

La niebla hiere con guantes de raso nuestra memoria.

¿Es sólo un rayo de luna quien a lo lejos solloza?

Tras la campana del viento, tras el túnel de las rosas,

en el murmullo del agua y la hierba, alguien nos nombra.

 

Pere Gimferrer.

miércoles, 30 de agosto de 2023

Edvard Munch Head of a Dog. 1930.

Edvard Munch Head of a Dog. 1930.

Esta página/hoja busca ojos que compaginen emociones, está tatuada de inocencia en los muslos del poema, en los brazos de la prosa alborotada, en la galerna de malvavisco de palabras que no encienden primaveras, que cabecean como barcas en un puerto que dormita con pescadores desplumados, con frases atropellando el binomio ojo/hoja, pagina compaginada, solo leen los ciegos, los que abandonaron el barco y queman incienso a la sombra de los grandes árboles, los que buscan arpías en las selvas de ellos mismos, los que se lanzaron al vacío con una cinta en la frente, con una oración en los labios, con una piedra negra en el pecho.

Escribo así, encadenando voces que recojo en mi propia huerta, inclinado sobre la tierra, buscando las que brillen, las que no digan, estas.

Digo para no decir.

Miedo.

martes, 29 de agosto de 2023

Richard Brautigan

 


Hace poco leí “Un detective en Babilonia”. Me pareció un peñazo. Alguien hizo un comentario elogioso de Richard Brautigan (lo mismo que hacen Murakami o Baricco o David Foster-Wallace). Recordé que cuando tenía pelo (él, Brautigan, bueno, y yo)  leí algo de este señor. Como soy valiente me lancé a “La pesca de la trucha en America”. Escrito en 1961 y publicado en 1967 le dio fama y dinero.  No es una novela (¿o sí?) y me ha gustado, es ágil, divertida (a veces), caótica (siempre), poética (a ratos) ingeniosa, surrealista, tramposa y aunque se ha quedado un poco desfasada se lee con curiosidad y agrado. También es corta.  Cumplida la tarea de rescatar del olvido a figuras de aquella época hippie me buscaré otras lecturas. A por ellas.





29 de agosto

Aitor Sarabia



Si el hombre pudiera decir lo que ama,

si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero,  porque no he vivido.

Luis Cernuda

lunes, 28 de agosto de 2023

Lunes, se acabó la fiesta.

Javier Mariscal

Georgia, no más Times New Roman, cada tipo de letra tiene una historia detrás, no estoy para historias, estoy saturado de historias, de cuentos, de imaginar, de hacer gala de…¿de qué?, basta ya, se acabaron las fiestas, extiendo un velo morado sobre esta página y me inclino ante mi propia mano tendida, me rebelo ante mi mendicidad, me muerdo con saña el brazo enganchado en la alambrada del qué dirán, me abofeteo con fuerza, con rabia, sin disimulo, no quiero engañarme, me da miedo saltar desde el trampolín, lo reconozco, temo que alguien quite el agua de la piscina, como en una película de dibujos animados, algo así como un correcaminos cruel que me cambie los carteles, que me guíe hasta el desierto, que además se burle con sus beep beep, ¿qué diablos hago en esta pantalla?, ya no me gusta el cine, me quedo dormido a mitad de la sesión, la televisión también me duerme, esto ya lo he visto, leído, escuchado, sentido, vivido ¿estaré repitiendo mi propia vida?, en cualquier caso he empezado por repetir los errores, por acumular absurdos ante la puerta amarilla que da a ninguna parte, lo peor es que lo sé, por supuesto que lo sé, estoy en una cornisa del Chrysler, los turistas japoneses  miran mi balanceo, delante y atrás, sin decidirme, aplauden, creen que es un atracción más, que me tiraré con una capa roja y volaré, qué cabrones, no saben que no hay ficción, que duele ser, que la verdad tiene que estar en alguna parte, que de tanto buscarla me he perdido en un bosque  con hojas verdes inundando las avenidas de mi ciudad vacía en esta mañana brumosa de finales de agosto, los que alborotaban la noche y quemaban la sardina  por fin se han dormido, los demonios que me rondan no, bailan dentro y fuera de mi cabeza con sus cuernos brillantes,  sus tridentes afilados, susurrándome obscenas invitaciones, invitándome al mal, a pasar la raya, al lado oscuro, esa zona prohibida dónde me he acostumbrado a vivir, encogido y atemorizado pero sin querer abandonarlo, disfrazándome de otros pero sin creérmelo, ¿sé quién soy?, metonimia de un aprendiz de brujo angustiado, chapoteando en el bien, en lo que antes era el bien, antes que un ejército lujurioso moviera las fronteras, invasión de Polonia, conquista de un territorio sin ejército que lo defienda, países desaparecidos bajo las aguas impetuosas de una presa rota, débil construcción de ladrillos amalgamados que apenas contenían el deseo no menguante, al contrario, corredores sin meta a la vista, jadeantes atletas de su propia negligencia, escucho el ruido de la tormenta y no tengo a la vista ningún lugar donde guarecerme, lo peor son los rayos, lo peor es que esta intensa lluvia de desilusión se puede llevar por delante sembrados y aperos de labranza, animales que mugen y las gallinas, el grano acumulado y la esperanza, es hora de partir, este es mi lunes después de la fiesta.

domingo, 27 de agosto de 2023

27 de agosto

 


Lo importante de Artaud es que constituye una gran perturbación. Ha perturbado de todas las formas: la autocomprensión ingenua de la gente del teatro y naturalmente también la de los autores que escriben para el teatro. Y hoy se pueden actualizar muy bien algunas concepciones suyas. Artaud nunca partió de una separación entre público y escena, por lo menos no en sus concepciones; intentó restituir al teatro una función vital que por lo general ya no tiene. Eso es algo que también, de muy otra manera, ocupó a Brecht: pues él opinaba que no hay que medir una obra teatral con la dramaturgia, sino más bien con la realidad a la que se refiere.


Heiner Müller, de Errores Reunidos, fragmentos de entrevistas con selección y traducción de Jorge Reichman. Publicado con Germania. Muerte en Berlín por Editorial Hiru.

Foto: Brigitte Maria Mayer y Heiner en la exposición fotográfica de Mayer en mayo de 1994


sábado, 26 de agosto de 2023

26 de agosto

 


No tengo ideas. Nunca he tenido ideas.

Maiakovski proporcionó la única descripción para mí muy clara del nacimiento de un poema. Primero hay un ritmo. Luego se presentan palabras aisladas. Sólo cuando ya hay algunas palabras aparece una idea, que resulta luego abolida por la formulación, o al menos relativizada. Luego olvida uno la idea. Y cuando uno ha acabado con el texto, entonces puede uno quizá tener ideas sobre él, pero no como comienzo, como intención. Eso aburre mortalmente. Cuando tengo una idea se la puedo decir enseguida, no necesito escribirla. Las ideas no sirven como material de escritura. (1982).

Heiner Müller


viernes, 25 de agosto de 2023

25 de Agosto



En estos tiempos de lo inmediato, de la prisa, de urgencia por conseguir todo lo conseguible, de culto al cuerpo, de exaltación de la ignorancia como valor, de narcisismo, de supremo valor del ahora, no hay tiempo para el antes, no existe, si hoy es viernes el jueves ni siquiera ha pasado, la historia es algo antiguo, pasado de moda, tonterías para engañar a los crédulos, a quién le importa, los Rubiales andan sueltos, la televisión es un bien supremo,  las catedrales son piedras, los museos insoportables, los viejos, los muy cabrones no se mueren, impera el vacío, lo hueco, la fachada…



…en estos tiempos  nadie recuerda que este era un país gris, atrasado, que tenía hambre, miseria, que dejaba a sus hijos buscarse la vida en Alemania, en Francia, en los bosques de Idaho, que partían con sus maletas de cartón, sus ilusiones…

Va, para, no te enrolles ¿Qué te pasa hoy?

Mecagüen todo lo que se menea





jueves, 24 de agosto de 2023

24 de Agosto


Film-Noir" by Jean-Michel Girard

Es decir un artículo de uso común, catgut para las operaciones que se hace uno a sí mismo. Sí, ayer mismo me operé de estrabismo mental y estoy envuelto en catgut, como una momia simple, como un extravagante usuario de filamentos, que se me juntan y mezclan las emociones, que ya no sé si mi testosterona mengua o me desborda. Antes, es decir antes, todo era más sencillo, que el tiempo era de goma y lo mismo se alargaba que se encogía, que era un símil, una metáfora sin buscarla, un tránsito entre nombres, una búsqueda por los portales con pájaros negros mirándonos desde las farolas de la noche, con sentimientos subcutáneos, con ese temblor en las manos impidiéndonos brindar por los ausentes, que no los había, estábamos todos, sentados alrededor de una mesa imaginaria, mirándonos a los ojos, midiéndonos. Creíamos que el tic tac de los relojes perezosos era el lógico, el deseable, el óptimo. Un día supimos que no. Hablo en plural y estaba solo. Hábito de la soledad. Descubrimiento del espejo. Exploración de mi selva. Reparación de la brújula heredada. Indicar en los mapas el consabido usted está aquí. Pero no estaba/estábamos y el desierto era mi/nuestro hábitat, travesía con camellos sin doble sentido, que nos libramos de los mercaderes por minutos, del polvo y el humo por segundos, de la cruel enfermedad de los promiscuos por un suspiro, solo el alcohol nos arrasaba, nos transformaba y decíamos/decimos lo que nunca decíamos/decimos. Entonces apareció el catgut y todo empezó a cambiar, que supimos leer la línea que había detrás de la línea que enmascaraba otra línea, es decir tinta invisible, tinta de limón, nada, que matar al padre es un largo proceso y al final se muere él solo, de aburrimiento, que te deja de herencia su búsqueda y resulta que buscaba lo que tú buscas y así no hay manera de progresar, ya te digo. Menos mal que al suturar la conjuntiva se amplió el campo de visión y vimos que no veíamos, nos apuntamos a cursillos de calle y vida y, vida mía, descubrimos la venda, nos tapaba la mirada, el otro estrabismo, no a la vez pero sí muy seguido, así que nos ordenamos, quemamos la venda, ellas los sostenes y así, con ojos y pechos al viento desafiamos la autoridad y la gravedad hasta que la realidad nos puso en nuestro sitio, el uno por dos en el que apenas cabemos, que nos tira la sisa, que se alborotan las costuras y quizás en la próxima liquidación de almas pueda cambiar esta de ahora, con glicerol y entrelazada con tantas mentiras que no hay pinzas que puedan extirpar las espinas del desencanto, que me estoy volviendo un puercoespín, que estoy tenso como un hilo de plata entre tus ojos y mi corazón, gracias por leerme.

miércoles, 23 de agosto de 2023

Teatro



Hay que aprender allá donde vayas. En Cee tenemos una semana de teatro y artes escénicas. Mira que bien. Vamos cada noche. Ayer un dúo nos regaló un recital poético. En principio parecía que no sé pero luego fue oh. Qué majas. Poesía galega. Entre lo que entendí y lo que sentí me quedo con una propuesta para poder hablar con la boca grande de los amores pasados. Me pareció interesante. No porque uno tenga demasiados amores pasados, claro, sino por la valentía de recordar. Lo mismo se levanta el fantasma de, o el de, emulo a Bill Murray y me voy a tocar sus puertas, si es que siguen vivas, espero que sí, viven en el mismo sitio y no tienen armas blancas a mano. Eso, los amores pasados, ¿sirve para algo la añoranza?, ¿qué hubiera pasado si?, ¿nos reconoceríamos? Haciéndome estas y otras preguntas se me fue el santo al cielo, no presté atención al último poema/canción y hoy ya, con el calor, mejor me voy a la playa, disfruto del ahora y me olvido del cuplé, del siglo pasado, de los besos junto al pantano y que nos quiten lo bailao.  

23 de Agosto


 «Pero, sobre todo, amiga mía, tú no sabes lo que es ser escritora. Serlo como George Sand vale algo; pero de otro modo, ¿qué continuo tormento!; por la calle te señalan constantemente, y no para bien, y en toda parte murmuran de ti. Si vas a la tertulia y hablas de algo de lo que sabes; si te expresas siquiera en un lenguaje algo correcto, te llaman bachillera, dicen que te escuchas a ti misma, que lo quieres saber todo. Si guardas una prudente reserva, iqué fatua!, iqué orgullosa!… Si vives apartada del trato de gentes, es que te haces la interesante, estás loca, tu car ácter es atrabiliario e insoportable o pasas el día en deliquio poético y la noche contemplando las estrellas, como Don Quijote. Las mujeres ponen en relieve hasta el más escondido de tus defectos y los hombres no cesan de decirte siempre que pueden que una mujer de talento es una verdadera calamidad, que vale más casarse con la burra de Balaán, y que sólo una tonta puede hacer la felicidad de un mortal varón… Pero es el caso, Eduarda, que lo hombres miran a la literatas peor que mirarían al diablo… Únicamente alguno de verdadero talento pudiera, estimándote en lo que vales, despreciar necias y aún erradas preocupaciones; pero… ¡ay de ti, entonces!, ya nada de lo que escribes es tuyo, se acabó tu numen, tu marido es el que escribe y tú la que firmas… Por lo que a mí respecta se dice muy corrientemente que mi marido trabaja sin cesar para hacerme inmortal. Versos, prosa, bueno o malo, todo es suyo; pero, sobre todo, lo que parece menos malo, y no hay principiante de poeta ni hombre sesudo que no lo afirme… sin duda con el objeto de que digan que tiene una esposa poetisa (esta palabra ya llegó a hacerme daño), o novelista, es decir, lo peor que puede ser hoy una mujer…»

.
Rosalía de Castro, extracto de Carta a Eduarda.
.
ANÓNIMO. Retrato de Manuel Murguía y Rosalía de Castro con sus hijos en la casa de Matanza. Padrón, La Coruña, 1884. (Fondo Manuel Murguía. Real Academia Galega. Arquivo)

martes, 22 de agosto de 2023

22 de agosto

 


Llevo un equipaje de silencio. Me he rodeado de un silencio tan hondo y duradero que nunca acierto a abrirme con las palabras. Cuando hablo, solamente me cierro de otra manera.

Herta Muller

lunes, 21 de agosto de 2023

Monos



Desperté en la mitad de un prado inmenso, de un verde intenso, el sol asomaba sobre una montaña negra. Miré hacia arriba sorprendido por una bandada de extraños pájaros volando en V. Por mi cabeza pasaban tantas sensaciones que apenas podía ponerlas en orden, clasificarlas, esa absurda manía de controlarlo todo, como si pudiera, una señal más de mi inseguridad. No reparé en aquella especie de niños peludos que se movían con lentitud, que se acercaban con precaución, mirándome y mirando alrededor, temerosos. Uno de ellos, el más grande, llegó a unos dos metros de mis pies descalzos, olió el aire, emitió dos gruñidos y todos los monos se sentaron a mi alrededor. Sin atreverme a contraer ni un músculo me concentré en sus afilados colmillos, en sus ojos enrojecidos, en sus movimientos nerviosos. Así pasó el día, con mis miedos, a lo lejos rugían las fieras, un enorme animal parecido a un elefante comía hierbas a un lado del camino. Luego me dormí.

domingo, 20 de agosto de 2023

20 de Agosto

Quiet Time Ibrahim H. Bamidele


Real gone (*) 


Esta propedéutica trata de tomar una orquídea por los pétalos, sacarle la espina y convertirla en una figura de tanagra que nos turbe con sus brazos sobre la cabeza, dejarla sobre la alfombra de nudos, oh añoranza, pálpito ante esa imagen con turbante color de antimonio, electrodos amorosos en mis genitales, soy un rehén de sus labios fríos como ese río en Burgos donde golpean las nieblas de la alborada. 

La película 2046 en un cine de (mi) barrio, caderas que ondulan en quimonos ceñidos, chinos que aman y no aman, zapatos de tacón danzando sobre el polvo, fotografía tan bella que marea, música de Bellini y Lecuona, Casta diva y Siboney. 

Decididamente Bilbao es una trampa para los poetas, ciudad llena de ñaques, compañía de dos, un artista y una pasión, ángeles melancólicos golpeando en la ventana incrédula, Blas aburrido, Miguel amordazado, Bernardo (que no es) brillando en el verso y viviendo de la prosa, rosa; esta tarde me juntaré con los que apedrean las cristaleras de las bibliotecas (por tedio, no creas). 

Barahúnda de frases en parterre, fascinación por las palabras: apología, mesocrático, patraña, almidonar, légamo, alquería, plausible, inhumano, titilante, traición, hipérbole (te las regalo). Escribir ahora como un pastor de esas palabras, llevarlas al aprisco del poema, prestidigitador en una cámara de espejos, desde el triforio arzobispo en paro que no bendice, olvido de mi mismo, pagano, transeúnte desde y hacia, humano que mira arriba y abajo, alrededor, siguiendo el cordel perdido por una Ariadna del páramo. 

La vida se fue en siestas vespertinas de domingo, afán del duelo por lo que no, labor perdida, estériles preguntas al anochecer hiriente, riesgo de esconderse de la luz, mejor llenarse los bolsillos de piedras y caminar en el mar. 
Esto es una confabulación, la verdad, he olvidado al estudio de qué disciplina corresponde esta ardua enseñanza preparatoria 

*) 
En la jerga del jazz: músico arrebatado. 
En el habla coloquial: forma sarcástica de indicar que alguien ha muerto

sábado, 19 de agosto de 2023

19 de Agosto


Tom Polo (Australian, b. 1985), curtain call (la gente partono), 2017.

Discutimos. Fue una agria cena. Quizás la diferencia de edad nos distancia cada día un poco más. Ella mira hacia fuera y yo hacia dentro. Me aburren los otros. Ella cada día quiere conocer nuevos otros. Nunca he sido celoso, quizás es una pregunta, no una afirmación. No sé lo que he sido, sé lo que soy, un hombre que vuelve. Aun así me preocupan nuestros desencuentros, quiero paz, silencio, como mucho Bach y el viento en la cara mientras paseo por la playa, solo. Por eso me fui a dormir a otra habitación. Además ella ya no llora. Yo sí.

viernes, 18 de agosto de 2023

18 de agosto

 


He sido siempre un objeto de la historia y por eso intento llegar a ser sujeto. En ello estriba mi interés principal como escritor. (1982).

 Heiner Müller


jueves, 17 de agosto de 2023

17 de agosto

 


Así andamos, vamos y venimos, gemimos en medio de la nada, desconsuelo, vacío, silencio, eso es algo.

¿Qué es todo esto?
¿Tiene sentido?
¿Qué ocurre bajo los puentes del alma?
¿Quién callará los gritos?
¿Qué materia nos llenará el dolor, la ceguera, el hueco inmenso?

No grito como antes, que me duele el musgo entre los dedos, la saliva, la dorada abulia de las tardes largas, de las noches cortas, horizonte de Finisterre, la hartura, la rabia, las ganas de bajar la persiana e irme lejos, el hospedaje del miedo entre las ramas del  sábado, el brindis al sol de estar tan vivo, tan sano, con la cabeza despejada.

Me aplaudo un rato y ya veremos si cambia el viento.

miércoles, 16 de agosto de 2023

16 de agosto

 


Cada vez me atrae más la idea de la poesía como un “no decir”. No la adhesión que suele producir la palabra que enumera, o cuenta, sino aquella revelacíón que la palabra aislada, cargada de silencio, puede originar. La palabra sumida, hundida, inmóvil como un animal estático, que sólo por la respiración sabemos que está vivo. Una palabra que se niega a seguir la ruta prefijada de la comunicación para llevarnos a convivir con la oscuridad y el misterio. La palabra poética tiene ese rostro, que difiere radicalmente de cualquier otro. Los que más me entusiasman son aquellos poetas que tienden al silencio. Un simple garabato sobre la página blanca esboza un gesto, es una iniciación reveladora, un trazo zen, que todo lo sugiere o que todo lo expresa con el silencio.

Hugo Gola 

Prosas

Alción Editora, 1° Ed, 2007.


martes, 15 de agosto de 2023

15 de agosto

Canada - by Viktor Kolář (1941), Czech

 

Vehemencia: 

1. Apasionamiento, ímpetu:
2. Irreflexión, impulsividad en el comportamiento o actuación.

Escribir vehementemente es un riesgo, dejar salir las emociones en tropel tiene el riesgo de que terminen colgadas de las ramas no tan floridas de los árboles de agosto.

Escribir con pausa, reflexionando, puede conducir al amaneramiento de las frases, a engolar el tono, al aburrimiento.

No escribir...esa puede ser la solución.

Ya, ¿en qué quedamos?

lunes, 14 de agosto de 2023

14 de Agosto

 

Boonhlue Yangsauy - Escape the Crocodile Tiger, 2023

En esta primavera, de mi caminar mañanero  por bosques cercanos a Bilbao  saque varias conclusiones, a saber, cada día me gustan más los árboles, justo en la misma proporción en la que me gustan menos las personas, opto por la soledad, por los paisajes abiertos, por el horizonte tan lejos que de pereza alcanzarlo, por lo diferente, lo sencillo, lo elemental, la esencia, la letra A, en los últimos meses he vivido/sentido/disfrutado/sufrido  tantas cosas (eufemismo) nuevas que no sé cómo ordenarlas en mi cabeza, mucho menos cómo contarlas, aún no las he digerido, la misma sensación después de una comida copiosa, una sobremesa expandida, se me mezclan demasiadas emociones, no me da tiempo a asimilar, paso los días tratando de apresar instantes que se me vuelan entre los dedos, abrazo el aire, quiero clavar el reloj en la pared, estrellarlo contra el suelo, comerme los calendarios, fingir que me interesa todo lo que me dicen, sonrió pero estoy en otro lugar, no tengo tiempo, quiero intentar demasiados destinos y quehaceres , sólo, hablando lo justo, lo correcto, caminar por la playa, quiero vivir en esa playa, bracear en el agua fría de Langosteira, también escribir mirando el Pindo, sentirme la sangre, mirar las estrellas sentado en un banco en lo oscuro, quiero ser contradictorio y humilde, decir una cosa y la contraria, caminar por el frescor de las mañanas, saludar con un buenos días a los desconocidos, quiero aprender lo suficiente para olvidarlo rápido, lástima no poder empezar Todo de nuevo. Lástima.

domingo, 13 de agosto de 2023

13 de agosto


 

Mi ciudad se ha vuelto insegura, con robos a plena luz del día, atracos a sucursales bancarias, agresiones a pacíficos ciudadanos.

Aunque no soy especialmente valiente, nunca he tenido miedo, pienso que no se puede vivir con miedo. Aunque mi aspecto es vulgar y no destaco por nada en especial -en un campo de fútbol las cámaras de TV nunca me enfocarían-me ayuda mi complexión física producto de tantos años practicando deporte. Me siento tranquilo.

Mi garaje tiene la entrada por una calle no muy transitada. Esta mañana temprano he ido a buscar mi coche,  al ser domingo todo estaba desierto. Al girar la calle la he visto. La señora se apoyaba en un bastón, toda vestida de negro caminaba con cierta dificultad. Pobrecilla –he pensado- a lo que se llega. Mientras sacaba las llaves del bolsillo de la chaqueta me he cruzado con la anciana. No sé cómo ha sido, el primer golpe me lo ha dado con el bastón en la cabeza, por la espalda, después me ha golpeado por todo el cuerpo, también me ha dado patadas. Me ha robado la cartera y me ha dicho que no diga nada que la próxima vez puede ser peor. Después se ha marchado cojeando calle arriba.

Usted, ¿Conocía a esa señora?

Pues no, no la había visto nunca. Y, la verdad, me da rabia. No es por el dinero pero es que me ha metido el miedo en el cuerpo.

Venga, venga, no llore, le puede pasar a cualquiera.

Ya (y sigo llorando)

 



sábado, 12 de agosto de 2023

Nietas.

 


La vida es ahora. No sé si el lugar pero comparto que estoy feliz y muy emocionado. Hoy he sido abuelo por segunda vez. Dos nietas en 10 meses. Hoy de mi hija y el octubre pasado de mi hijo, con sus parejas, claro.

Mis amigos me hablaban embelesados de sus nietos, ya verás cuando seas abuelo. Me daba envidia porque parecía que mi hija y mi hijo no estaban por la labor. Siempre hay lugar para la sorpresa y el cambio de opinión.

Hoy ha nacido mi segunda nieta y me siento plenamente feliz, consciente que estos son los momentos que dan sentido a una vida y que compensan de otros menos gratos.  Quería compartirlo.


Jo Nesbo

 


Jo Nesbo es una apuesta segura, en novela negra siempre ganas. No sé en cuantos viajes he acompañado al inspector Harry Hole.  En “Sangre en la nieve” el protagonista es otro, Olav, no defrauda. En un estilo diferente a los de la saga, no menor, igual de bestia, sarcástico, directo, no carente de sentido del humor, ágil, humano, dentro de la humanidad que hay en el hampa, los asesinos también tiene corazón, el suyo. Si te gusta este estilo ya lo tienes, 100 páginas,  se lee de una vez .“Sangre en la nieve”.


https://www.elquintolibro.es/2020/09/resena-de-sangre-en-la-nieve-de-jo-nesbo/

viernes, 11 de agosto de 2023

11 de agosto

 


Curiosamente, en mayo del 68 yo tenía 68 años, iba con el siglo. Había pasado dos grandes guerras y aquellos alborotos de niñatos consentidos poniendo París boca arriba, quemando coches, inventando frases, no me decían nada. Los Beatles sí me decían.

Mis gustos musicales iban desde Bach hasta la Piaff, incluso me gustaban Polnareff , Gainsbourg, Aznavour, quizás por el idioma, quizás por el contraste o por desentonar. No entendía sus letras, aún así me gustaban los Beatles. 

Mis nietos aprendían a fabricar cócteles Molotof, eludían las porras de los gendarmes, me animaban a descubrir la playa debajo de los adoquines, pero bastante había descubierto en Verdún siendo apenas un mocoso o desfilando con la 2ª División Blindada del general Leclerc por los Campos Elíseos en el 44. Nada comparable con descubrir a los Beatles, dieron una nueva dimensión a mi vida.

Mi mujer se reía. Decía- ay, este hombre, a la vejez viruela. 

Mis hijos estaban celosos de que me gustase lo que les gustaba a sus hijos, aquella endiablada música inglesa de melenudos, tan irrespetuosos, tan deslenguados.

Mis amigos jugaban al dominó y seguían escuchando a Maurice Chevalier, ese carcamal, añoraban a Josephine Baker, una reliquia. Eran unos antiguos.

Cuando fallecí, los Beatles cantaban al mundo su “All you need is love”, aún no se habían separado, no habían asesinado a Lennon frente al edificio Dakota en New York…

-Perdona que te interrumpa- me dice San Pedro- con esta música celestial de órgano que nos entretiene ¿Aún son tus preferidos?

Por supuesto, Peter –entre nosotros hay confianza-, no ha habido otro grupo como ellos. 

Y nos ponemos a cantar aquel “Baby it´s you” que tanto nos gustaba.

Es lo que tiene el Cielo.

Por cierto, a Dios también le gustan los Beatles.

jueves, 10 de agosto de 2023

Un detective en Babilonia

 


Un detective en Babilonia

https://blackiebooks.org/catalogo/un-detective-en-babilonia/

Sobre este libro editado por Blackie Books dice en su página:

Un detective en Babilonia es el libro más conocido del autor entre los lectores e indiscutiblemente, uno de los mejores y más originales relatos de género noir de las letras contemporáneas: un cóctel perfecto de género detectivesco con ese inconfundible acento cómico tan “Brautigan”.

Bueno, pues no, es una novela absurda, sin gracia, aburrida, corta por fortuna, con un personaje detestable y con una trama sin sentido, escrita quizás en un mal momento de este Brautigan. Nada recomendable.


Richard Brautigan

Escritor americano, Richard Brautigan alcanzó su máxima popularidad durante los años 70 del siglo XX gracias a su mezcla de humor negro, sátira y zen.

Brautigan creció en un entorno pobre y deprimido, viviendo casi de la caridad y de una manera prácticamente nómada. Tras graduarse en el instituto, donde ya comenzó a escribir, siguió con sus problemas de dinero, llegando a tratar de ser arrestado para poder comer algo. Sin embargo, acabó hospitalizado y diagnosticado como un esquizofrénico paranoide.

Tras una estancia en el hospital siquiátrico, Brautigan comenzó a publicar sis cuentos y poesías hasta que en 1958 publicó su primera novela. En 1961 terminó La pesca de la trucha en América, que en 1968 se convertiría en un éxito sin precedentes y que vendió millones de copias en todo el mundo.

Brautigan siguió publicando, pero su vida personal, con problemas mentales, de alcoholemia y con dos divorcios, acabaron venciendo su resistencia y llevándole al suicidio en 1984.


 


Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.756 entradas