.-Pedro M. Martínez-.


Jorinde Voigt


miércoles, 30 de junio de 2021

401

 


No sé si es el comienzo o un continuará, en el error, en el miedo, en esto es lo que será. No sé. Ya que no puedo cambiar mi manera de pensar, de sentir, de ser –¿no puedo?- intento cambiar la manera de decir, caminar hacia lo moderno, incluso lo novedoso –para mí- ya es antiguo. Ser del siglo pasado cuando todos son de este, siglo, es un hándicap. Seguir yendo para allá cuando todos están de vuelta es complicado, en el camino te chocas contigo mismo, apenas distingues tu yo y así no se puede. Es el momento de buscar lo otro, levantar el paño que cubre lo oscuro o lo luminoso, abrir la puerta, entrar y mirar, robar las tartas que se enfrían en el alfeizar, refrescar las pantorrillas en aguas más frías, mezclarte con aquellos a los que no entiendes, ser nadie. Ala/hala, vamos, aúpa, oeoeoeoe, rarara. Ahora mismo, si me lo preguntas, no sé si tendré ganas de contar mi triunfo (el fracaso no está en el catálogo). Veremos.

martes, 29 de junio de 2021

The night before.

 


Calendario(s). Lectura. Curiosidad infinita. Necesidad. Opción. Decisión. Alternativa. Si es esto no es lo otro. El color azul. El deporte también es importante, te enseña a resistir, a sufrir, a superar (te), a disfrutar, a conocer (tus) límites. Quizás también la filosofía, pero esas son palabras mayores (depende de qué estemos hablando, claro, etcétera). Creer (básicamente en ti mismo, el resto viene por añadidura). Nada es para siempre (Fito Páez). Nunca digas nunca jamás (James Bond). Nadie salió a despedirme cuando me fui de la estancia, solamente el ovejero y un perro, cosas que pasan (José Larralde). No entiendo nada de lo que escribes (Parker). Etcétera.

lunes, 28 de junio de 2021

Llamadas.

 



23.01
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.11
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.17
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.32
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.45
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.46
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

23.58
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

00.01
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)

00.06
Hola, soy Carmen, no estoy en casa. Si quieres deja tu recado. Te llamaré en cuanto pueda.

(Clinc)


Carmen ve el número repetido y siente miedo.
Ha decidido dejar descolgado el teléfono.
No sabe quién le llama
No se atreve a denunciarlo.
Aún.

domingo, 27 de junio de 2021

Ale hop

Diana in Her Chariot (La Lune sur son char), Claude Mellan, 1633


Ale hop,  un juego de palabras, las palabras como un juego que te implique, que te explique, que te tome de la pechera y te sacuda dos sopapos, esto es lo que hay aquí dentro, mire usted, pasen y vean, aquí mi niñez y adolescencia, aquí mis frustraciones, eso que cuelga es el miedo, lo de al lado es un complejo retorcido pintado con sensibilidad fragmentada, ah, aquí el retablo de cuando amé, esas son mis impresiones abstractas, en el altillo mis poemas de amante bajo -¿o era sobre?- una manta, en la alfombra el polvo de historias inconcretas, pedazos de vida, en la ventana un escritor que mira el vacío del alma. Excepto la muerte segando el tiempo no hay nadie ahí abajo y en la hierba se pudren elogios secretos y una fotografía de sangre derramada. Ay.

sábado, 26 de junio de 2021

Mantener un espacio en el aire.



Ya no sé  a quién escribo. 

Temo que me escribo, que repito una llamada a lo que no. Que lo que sí lo tengo tan a mano que no quiero contarlo, ¿para qué? 

Escribir sobre qué escribo es un recurso cuando no sé qué escribir.

Escribía sobre el amor cuando estaba enamorado.

Ahora ¿no estás enamorado?

Más que nunca, pero distancio al que imagina y escribe del que siente y vive.

¿Cómo puede ser eso?

Fácil, es una disciplina, cuando escribo me alejo de quién soy y me convierto en otro (que posiblemente también sea yo) que no es, pero que hace, dice, siente aquello que yo (ya) no me atrevo, pero que está ahí.

Demasiado complicado.

Que va, es sencillo. Lo difícil es escribir algo que enganche al que lee.

Y mantener un espacio en el aire.

Eso.

viernes, 25 de junio de 2021

Diálogos raros

 


.- Buenas tardes. ¿Eres fiel?
.- ¿A quién?
.- Yo qué sé, a ti mismo, a tu pareja, a obligaciones, a tus creencias.
.- Sí.
.- ¿Nunca le has sido infiel a tu pareja?
.- Nunca.
.- ¿Nunca te has acostado con otra mujer?
.- Vale, todo esto es solo para saber si me he acostado con otra.
.- Bueno, sí.
.- Eres un cotilla.
.- Tal vez, pero, dime, ¿nunca te has acostado con otra mujer?
.- ¿Antes o después de casarme?
.- Ah, ¿estás casado?
.-Sí.
.- Después.
.- No.
.- No te creo.
.- Es tu problema.
.- ¿Y Jenny?
.- ¿Cómo sabes tú lo de Jenny?
.- Sé más de lo que crees.
.- Jenny era solo una amiga.
.- Ya, pero te acostaste con ella.
.- No.
.- Anda…
.- Bueno, sí, pero solo una vez.
.- No te creo.
.- Va, dos veces.
.- Anda…
.- Cállate ya, muchas veces, fui su amante, varios años. 
.- Empezamos a conocernos.
.- Y tú ¿por qué estás aquí?
.- Por asociación ilícita, cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, defraudación fiscal y falsedad de documentos. ¿Sigo?
. – No, ya vale.
.- ¿Y tú?
.- Esta última vez por matar a mi compañero de celda.
.- Ya. Buenas noches.
.- Buenos días.

jueves, 24 de junio de 2021

Monumento a Cuauhtémoc

El dolor rutinario de no ver/oír/oler, bufando entre un pulmón y los intestinos, extraño lugar, tan impreciso, que ni me duele ya, tanto ir y venir el cántaro a la fuente, donde un día florecía el agua hoy se marchitan los brotes de mayo, los de abril, los de mañana. Ya no dejo guijarros en los cruces, no me importa perderme en la cañada, en el solitario páramo, escucho silbos de pastores, ranas, sonidos del campo, contrapunto metálico, batir de alas de ángel o vencejos, plumas, imaginarios lugares, intangible línea revelada en un sueño de Eros y Psique, memoria de cuándo. Nadie me entiende. Monumento a Cuauhtémoc, ¿qué hago aquí?






El Monumento a Cuauhtémoc está dedicado al huey tlatoani mexica (azteca) Cuauhtémoc, ubicado en el cruce de la Avenida de los Insurgentes y Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. Es obra de Francisco M. Jiménez con esculturas de Miguel Noreña. Fue inaugurado en 1887, muestra del neoindigenismo o del indigenismo académico altamente promovido por el gobierno de Porfirio Díaz (de Wikipedia)

miércoles, 23 de junio de 2021

Escribir a tu manera

 


Escribir a la manera de. Reglas. ® NO. Colocarse de puntillas frente al texto y citarlo –eo, eo- llamarlo, gritar. Enfrentarse al reto de escribir para emocionar. No hace falta dejar el corazón entintado -¿a quién diablos le importan tus penas?- es mejor dejar los embustes, lo que no, SÍ, lo del cuarto de atrás, el anhelo, el brillo crepuscular de tu propia mentira -llámese apodo, máscara, disimulo, exageración, guiño, bah, no es la cosa-. Escribir a tu manera.

martes, 22 de junio de 2021

Michael Stasiewicz

 


“Escribo para que me quieran, escribo para demostrar lo que la timidez impide a mi voz. Eso pensaba. Un día me quise y ya no necesité escribir más, desde entonces hablo.” Lo dice Michael  Stasiewicz, el inolvidable protagonista de “Notes on Blindness”.

El arte no tiene materia, no tiene soporte, no es un cuadro o un vinilo, no el papel ni la pintura que mancha las alpargatas del pintor, el arte es un sentimiento, un proceso mental, un espacio en ninguna parte. Por eso he decidido colgar mis textos en un muro que no existe, un lugar cerrado, lo abriré cuando no se pueda leer. Quizás me extienda en el concepto de explicar aquello que no se ha visto, la percepción, el contrapunto, es posible que deje una palabra como muestra y a partir de ahí llegar a otra comprensión.

“No estoy de acuerdo con nada de lo que leo, por principio, leo blanco y pienso en negro, veo amarillo y recuerdo el verde, más que nada por llevar la contraria, por darle emoción al contraste.” Esto es de Kathy Morgan, la polémica actriz de “Not at Beautiful Palace”

En realidad, cariño, te importa muy poco que me importe lo importante, la conexión, la exploración del papel en blanco. Para ti tiene preferencia su gramaje o los bordes, los pliegues, el blanco por el blanco. Prefieres el espejo a que se pueda abrir una puerta  en la mitad del texto o, bah, visitar otro espacio con sangre, perros, cangrejos o frases de otros que no son de otros.

No me entiendes, nena.

Es lo que tiene.

Muchas veces yo tampoco me entiendo.


lunes, 21 de junio de 2021

Tarzán


 

Escribo sin demasiado sentido, sintiéndolo, liberando otras impresiones, colores turquesas en el Caribe, arenas de documental de la 2, estrellas de mar en la retina, medusas en los manglares, fotos bajo el agua y ese soy, un bigote con burbujas en un verde limpio, en una colección para testificar que sí, que fue cierto y cierta es la lenta aproximación a la llamada de la selva cotidiana sin un Tarzán que grite de liana en liana cuando llegan los traficantes de marfil y sueños (etcétera)…


 (Me gustan más tus cartas de amor.)

 (Ya, y a mí, pero no siempre está uno  para según qué.)

domingo, 20 de junio de 2021

Del laberinto al treinta

 

Del laberinto al treinta y vuelta al principio.

Siempre tengo la sensación de ser un pasajero en el tren inadecuado. La vía y el túnel persisten sin que pueda hacer nada para remediarlo.

La vida es como la recordamos y sentado en una estación desierta pienso en ella (s) sabiendo que no debo hacerlo, que me puedo equivocar y pintar de nostalgia lo que no es sino presente.

Me obstino en ese recuerdo, escribo lo que no debo ya que con una triste mueca vuelve esta punzada en el hígado, alegrándome, entristeciéndome, aun así, la sonrisa perdida en garabatos, pensarla(s), dibujarla (s), estar triste, o parecerlo, peor, querer volver con ella (s) a esa estancia que fue mágica y terminó trágica.

Por favor salgan un momento que estoy terminando de limpiar la sangre del alma.


sábado, 19 de junio de 2021

Don

 


Suzy Parker in a dress by Carolyn Schnurer photographed by Lillian Bassman for Harper’s Bazaar, 1955

No, lo sé, no se puede sufrir tanto como he sufrido por Él. También sé ahora que ya no importa, que no somos los mismos, que nunca hemos sido nada excepto una broma en las cenas, cuando se escarba en los pasados imposibles como un minero expuesto al grisú. Aun así me arriesgo, tanto, me acerco sin remedio, como una rejoneadora enajenada, de forma inconsciente, sin pudor, sin pensarlo casi, con una repetida sinceridad al pedir, al abrir mi corazón, al quedar expuesta todavía a los pitones de su comprensión, a su compasión, a quién sabe qué sentimiento, seguro que contrario al que quiero buscar.

Porque no sé qué quiero buscar, no sé qué fuerza me hace dar vueltas al redondel, no sé por qué me empeño en querer verle, en equivocarme así. Me paro, pienso que tengo la edad suficiente para saber lo que debo y lo que no debo hacer. Pero es un intento inútil, pienso y las normas no existen, los límites siempre están más lejos y aquella carta de despedida la he leído tantas veces que las letras están borrosas, lo que dicen me redime, lo que no dicen me llena de sueños y saber cuándo la escribió me devuelve a la realidad, que es aplastante, demoledora, está el aquí y el ahora y vivir no es escribir y todo esto no es más que un absurdo que no lleva a ninguna parte excepto a disturbarme, a perturbarme, a que me mire a mí misma como al bicho raro que siempre he sido, un saltamontes con falda, una bestia parda sumergida en un arroyo de alcohol para evitar los mosquitos de las dudas.

Cuando  advierto todo esto me paro, me leo, muevo la cabeza, me compadezco de quién soy y decido si colgaré estas historias. Pero yo sé que sí porque  en estos primeros días de verano estoy muy triste y tengo la lengua muy larga, el corazón muy grande y eso que llaman amor ni siquiera sé si es esto o si sólo es una locura, una invención que dura demasiado tiempo, toda mi vida.

viernes, 18 de junio de 2021

Gif

 


Para que el corazón baile, cubro la estela de su cuerpo con pañuelos de seda, imito a su alrededor cantos de petirrojos, murmullo de arroyos, rumor de sirimiri.

Vuela el ruiseñor, agito las ramas que disfrazan el lago, soplo a las estrellas, he vendido mi alma al diablo y renacido  espero la vuelta de la virgen descalza.

jueves, 17 de junio de 2021

Diario inútil

 


Con tenacidad escribo este diario inútil de versos y besos no dados, de Ansiedad y Surrealistas notas a pie de página, fluir de Mariposas nocturnas, un ejercicio solitario, un abnegado movimiento de zanjas que abro y cierro, al final  queda un campo agujereado, yermo, nada, paisaje lunaR sin luna, Ella, a veces, leyéndome las líneas de la palma de la mano ¿leyéndome?

miércoles, 16 de junio de 2021

Alexandra Dvornikova

 

Alexandra Dvornikova


Me siento ante su puerta, canto y cuento, digo que cuando escribo oculto el rostro tras un abanico de palabras para que no  se vean los temblorosos labios que musitan su nombre.

Aun así –tan quedo- sé que llego a ella.

martes, 15 de junio de 2021

Lechuzas

 


Cantaba una lechuza mientras acurrucado dormía sobre la hierba seca. Palpitaba el vaho de la tierra. Se acercó una mujer imaginada. Sentí sus jadeos. Toqué su espalda tibia. Me miró con ojos de niebla. En huellas transparentes se perdían sus pisadas en el lodo. Traté de seguirla. Desapareció entre los chopos. Supe que era una premonición. Desperté y solo estaba el dolor.

lunes, 14 de junio de 2021

Casa de hojas

 

Casa de Hojas. Terminada. De entrada ya les digo que no es una obra maestra. ¿No? entonces ¿es literatura? Es un artefacto literario al que le sobran páginas igual que a Mark Z. Danielewski le sobra talento ¡qué Tío! Uno se compra este libro como un objeto de deseo, como un fetiche, como un reto para lectores empedernidos de Gaddis, de Barth, de escritores así. ¿Lo recomiendo? No (prefiero que me sigan apreciando). ¿Deben comprarlo aunque no lo lean? Sí, aunque solo sea por agradecer la labor Extraordinaria de los editores (qué trabajo se han metido). Entonces ¿en qué quedamos? Quedamos en que me siento exhausto después de terminarlo, como después de correr un maratón (si no has corrido ninguno no lo entenderás), satisfecho de lo disfrutado (aun sufriendo), heroico, contento. ¿Y? Vale, resumo, usted compra el libro (hay que favorecer la industria, a los que apuestan por lo difícil) y lo empieza a leer, si le gusta, perfecto, siga, que no le gusta, perfecto también, déjelo en su biblioteca y presuma con su cuñado y demás visitas, leer Casa de Hojas farda.  


Como soy un lector compulsivo pero mindundi les insto a leer los comentarios de “La medicina de Tongoy” que es un lector cascarrabias y entendido, culto y cínico, ameno y legal, demasiado sincero, acertado.

 Aquí:   http://lamedicinadetongoy.blogspot.com/search?q=La+casa+de+las+hojas



http://www.alphadecay.org/libro/casa-de-hojas/


https://www.palidofuego.com/la-casa-de-hojas-8a-edicion/


https://letralia.com/articulos-y-reportajes/2016/12/08/nuestra-casa-de-hojas/



domingo, 13 de junio de 2021

Lindsey Carr

 

Lindsey Carr

Pues sí, mira, abrí todas las jaulas, todas, alboroto de trinos, lluvia de plumas, tormenta de libertad chocando contra las paredes del viento de vivir. Salieron los pájaros por las ventanas del ya veremos, gatos en el alfeizar, mariposas amarillas para el contraste, niebla para contribuir al caos, el horrendo ruido de la ciudad, aves que no sabían volar.

Creo que yo tampoco sé volar -aunque lo intento-, demasiado peso en las alas, demasiados recuerdos. ¿Quién abrirá mi jaula?

sábado, 12 de junio de 2021

Ilustración: Moebius

 


Blog. En realidad aquí no importa demasiado qué dices, importa cómo lo dices, la capacidad de generar simpatía, empatía, los colores, lo externo, cascabeles, la música, las fotos. Web. Tiempo apresurado con exceso de oferta y poca demanda. Post. Oiga, mire, mire, mire, que lo llevo fresco, lo llevo madurito, mira, Mari, mira, toque, toque, toque, que lo llevo rico, rico, mira, Mari, mira. Zoom. Compra venta de mercadillo, zoco de alfombras con dibujos surrealistas, comerciales de bitácoras, escritores escribiendo lo que no se escribe, cómo no se escribe y encima los premios se los llevan siempre los mismos, trueques de despacho, cifras literarias, mentiras, nos engañan. Boom. Hay que quemar más púlpitos, hay que predicar al borde de la calle, en el asfalto, con los otros, con nosotros, con los que pueden contestar, rebatir, no me creo nada. ¿Qué pasa? WorkTanto caminar desde hace meses y resulta que este es un sendero de aprendizaje, de purificación, de cuesta arriba, de miradas detrás de las cortinas, de comentarios que acarician y María Isabel. Nos faltan los olores, el sabor de una risa, el tacto de una espalda desnuda, un beso bajo la magnolia, pero nos iban a sobrar espaldas, nos iban a faltar labios, o magnolias, o tiempo para tanta soledad, tantas historias tristes, Jo, ¡me cuentan cada cosa! Ping. Por cierto, que reivindico la alegría, olé la risa, riamos, total son cuatro días, estoy aburrido de caras tristes. Love. Y hagamos el amor (escribiría follar pero no tengo confianza, todavía) una cópula general, una orgía de lectores de blogs, una inmensa cama redonda de amantes sonrientes y gozosos, gozando (me pido la rubia), una actividad lúdica y barata, como correr por los parques pero sin zapatillas, o sí, oiga, usted a su bola, que hay gustos para todos (me pido la morena), eso sí, un poco de orden, amor sin pudores de monja en convento burgalés, marea de amor de lectores inteligentes convertidos en amadores sin respiro. Croac. Olé los que entran a Glup 2.0 (sin doble sentido), como decían los barquilleros “viva mis parroquianos”. Ja. Oye, que me ha gustado eso de la cama redonda gigante, de record mundial, los sensibles usuarios de blogs encamados en un acto de amor irrefrenable (pito, pito, gorgorito, me pido la pelirroja), los compulsivos devoradores de páginas desnudándose de sus alias, de sus nombres ficticios, quitándose el disfraz (tariro, tariro) a ritmo de estriptís, qué morbazo, tantos cuerpos exhibiendo la piel de su alma sin vergüenza, tantos tímidos abiertos al deseo ajeno, con números como en las charcuterías (perdón por la comparación), llevo el 7. Plas. Querida lectora, querido lector, eso, que sigamos disfrutando aun en  estos tiempos de pandemia y crisis, paz y amor, nunca rencor, que los dioses acunen nuestras soledades, potencien nuestra felicidad, desordenen nuestras virginidades y que nos ayuden para que nuestras páginas no se conviertan en páramos sin liebres ni pajarillos. Vale, se admiten sugerencias. End (the)

viernes, 11 de junio de 2021

De blogs y esas cosas.

 

Más personas, escribiendo más, incluso leyendo, enredados en un mundo bitácora de sencillas conexiones, de implicaciones estéticas, técnicas, de afinidades emocionales, de tiempo recorriendo páginas llenas de ilusión, complicidad, inteligencia, dedicación, deseos de comunicación, soledad, amor, egoísmo, arte, líneas trazadas desde quién sabe qué punto interior hasta quién sabe qué mirada, curiosidad, conocimientos, aciertos, errores, simplicidad, complicación, erotismo, vulgaridad, belleza, mal gusto, interés, vacío, puentes, ventanas, agujeros, alcantarillas, nubes, sentimiento, necesidad, descripción minuciosa de actos sexuales, de actos sin actores, de cuerpos desnudos, sensibilidad estirada como los nervios de un felino, claridad del dibujo del alma, nítida lectura del subconsciente (ojo, sólo especialistas autorizados), delineantes del vacío, transmisión consciente de necesidades, búsqueda del yo, del otro, de espejos, de multitudes, tormenta, soledad (ya, ya sé que lo he dicho antes), fotografías explícitas de anhelos (generalmente señoras desnudas en poses naturalmente naturales. Pocos señores desnudos), dibujos borrosos de la zona oscura del cerebro, monumento a la egolatría, intercambio de saber, tristezas, pura bazofia, delicadeza, corazones de vidrio, damas románticas, caballeros pasados de vueltas, mujeres duras, hombres en una cornisa, personas en ebullición, personas maravillosas, humanos en conserva, jovencitos de ochenta años con portafolios, jubilados de quince años con cachaba, ancianos que van, niños que vuelven, ojos limpios, orejas cerradas, ojos con dedos, pulmones que silban, ojos táctiles, piernas bailando como Nijinsky o Gene Kelly, Jerry (el de Tom) o Cassius Clay, etcétera y Parker (Charlie), con músicas todavía sin componer, sin interpretar, ahí, en nuestros instrumentos instrumentándose sin parar, extraño mundo bitácora de personas sin rostro, sin nombre, sin olor, sabor, color, gusto, mucho menos tacto, gusto (ya), no sudamos, no roncamos, no estamos gordos, ni flacos, todos somos guapos, altísimos, rubios como la cerveza, riquísimos, estamos buenos a rabiar, siempre activos (o pasivos, según gustos) en este amigable compartir de mentiras, imaginación, caminos que se desvían, cruzan, que se pierden en horizontes lejanos (como la película), escritura con las dos manos, con los doce dedos, con la cabeza, tronco y extremidades, con el alma, calma, nerviosismo de palabras atropellándose, sabia exposición de pensamientos, poesía en calderos de brujos, poesía en redomas, frascos, adminículos varios, en conserva, en adobo, poesía cortada a tiras y puesta a secar, poesía sublime, versitos, relatos de cuando sí, de cuando no, de entonces, de mañana, de nunca, historias del tres al cuarto, cuentos chinos, cuentos de cuentistas, arengas desde el pináculo, sermones desde el púlpito del pulpo, novelas inconclusas, novelas copiadas, robo de palabras con nocturnidad, alevosía, escalo, embriaguez, atenuante de viento sur, agravante de simplicidad, de complicación, de qué pasa, démonos fraternalmente la mano y sigamos unidos en esta comunidad sin reglas, sin socios, sin cuotas (¿seguro? y la ilusión perdida ¿qué?), sin normas ni prohibiciones, sin otra obligación que el límite difuso de la educación, las ganas de hacerlo (bien o mal es relativo, subjetivo, es atrevido definirlo, el definidor que lo defina buen definidor será) con el convencimiento de qué –chicas, chicos, ánimo- en el centro, en lo íntimo, en la X de cada uno de nosotras, nosotros, lo estamos haciendo muy bien y somos unos fenómenos, buena gente, unos artistas (de la pista), muá, muá, nos besamos a nosotros mismos por los siglos de los siglos, amen. Que lo rompamos con salud.

miércoles, 9 de junio de 2021

Aromas de estragón

 

Daily Prayer, Brooklyn, New York, 1963 by Gordon Parks

De madrugada empezó a morir el poema.

Una tras otra se borraban las sílabas de cada verso, se perdía el sentido, la esencia de la belleza, el poema desaparecía sin dejar estela.

Para intentar detener el proceso hurgamos en su interior, lo desmenuzamos como a un crustáceo, le añadimos cebolla bien picada, ajo, perejil y aromas de estragón.

Inútil, nada podía detener la descomposición, letra a letra.

Tal era nuestro disgusto que en un desesperado intento de reanimar la voz, de rehacer el ritmo, nos metimos las palabras a la boca. Aún sin saber esos idiomas las declamamos en inglés, en euskera, en japonés, en ruso.

Miramos alrededor y a nadie parecía importarle.

Pero no nos resignamos, en un último y desesperado intento lo masticamos, nos lo tragamos, llegó a las tripas y... ¡alto ahí! el poema floreció, nos rompió el pecho y trepó por esta bitácora perdida en un rincón de esta red que nos tiene atrapados como a peces afligidos.

martes, 8 de junio de 2021

A quien pueda interesar

 


A quien pueda interesar

:::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Que otros hagan aún

el gran poema

los libros unitarios

las rotundas

obras que sean espejo

de armonía

.

A mí sólo me importa

el testimonio

del momento que pasa

las palabras

que dicta en su fluir

el tiempo en vuelo

.

La poesía que busco

es como un diario

en donde no hay proyecto ni medida

 

José Emilio Pacheco.


Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

5.802 entradas

26.826 comentarios