Batería de Urrutia / Punta del Boquerón /Playa de Camposoto./ San Fernando Cádiz

domingo, 21 de febrero de 2021

Mujer con un velero en el pecho.

Christian Schloe

Mujer con un velero en el pecho.

Me lo dicen las ranas, mujer con un velero en el pecho, falta poco para volver a verte, unas horas quizás, unos días, semanas, la eternidad. Necesito tiempo y morfina para soportarlo, ginebra, humo que me obligue a olvidarte, pero ni todas las selvas del Brasil ardiendo pueden hacer que te olvide. Los informativos no hablan de nosotros, nadie sabe quienes somos, no somos, no saben quien eres tú, no intuyen quien soy yo, no nos relacionan, pero algunas mañanas, como la de hoy, están llenas de terremotos granadinos y aún me duran los temblores. He alquilado una caja de seguridad en el banco de España para llenarlo de tiempo, de todo mi tiempo, para pensarte, para ser en ti. Quisiera que te peinaras como Ava, quisiera que me cantaras al oído el “love me, please, love me” como una Polnareff travestida, pero tú solo quieres estar inerme y yo no puedo hacer más que lo que hago. ¿O sí? Sí, puedo disfrazarme de Sean C., vestirme de buzo con escafandra, ponerme alas, desnudarme a pesar de las adversas condiciones climáticas, pintarte cuadros con los dedos mojados en tu saliva después de morderme. Me miro al espejo y veo a otro, suena el teléfono y no eres tú, te recuerdo y vuelve tu sonrisa abrigada con una gabardina sobre tu camisa nueva, tu cuerpo de siempre, el que amo, el que ansío mientras tú me guardas en el cajón de los llaveros encontrados, de los tenedores de plástico, de los cuchillos retorcidos, de las lenguas de gato. Coloco una piedra sobre otra piedra, sobre otra piedra, para poder atisbar detrás de la tapia. Quita el biombo, que quiero verte con tus medias de rayas, con tu falda con una abertura en el costado, con tu tanga rojo, con tu culo alto. Y jazz, mucha música de jazz; mira, ese del trombón es negro, y blanco, la batería suena así, el del piano es manco. Pero lo sé, sé que si me llamara Hawking no me querrías, no me pasearías con mi carrito eléctrico aunque te hablase sin cesar del rayo sobre la Gran Pirámide, de la deriva de los continentes, de la influencia de la soledad en las mujeres de mediana edad. Qué te importa a ti, tan atareada, sin tiempo -te he regalado el mío, todo mi tiempo- con niñas haciendo de madres, con madres haciendo de supervivientes. Ah, y las damas melancólicas. No es broma, da idea de los compartimentos de tu mente aunque me obstine en saber dónde estoy yo, en que caja me has metido, entre las hojas de qué libro me has abandonado, flor cansada de un verano lluvioso. Si yo fuese Dylan sabría que no hay respuestas en el viento, pero como no lo soy me obstino en bañarme en el cierzo, en revolcarme en la tramontana, en sumergirme en el levante gaditano, en nadar por tus alisios, braceando hasta alcanzarte, hasta llegar a ti, mujer inerme por decisión propia. ¿He entendido bien?, ¿te entiendo? puede ser que quererte me haya dejado en este estado en el que solo sé correr por mis propias indecisiones, arriba y abajo, firmando este contrato en blanco, esta impenetrable sensación de provisionalidad. Ser hombre cada día es más difícil y más descubrir mi parte femenina cuando tu actúas con la frialdad de un cirujano. Un día pasearemos por una playa, tú la eliges, y allí me lanzaré a nadar en la galerna, amor, nado muy bien, pero creo que estoy demasiado cansado para llegar hasta el horizonte de ese velero en tu pecho, ese barco que se balancea y me marea,  Maga Morgana, ladrona de mi tiempo, diosa de mi mente, pirata que ha asaltado mi bergantín, madrugadora sin imaginación, amante que quiere que le amen como ella quiere querer, como ella quiere que le quieran, yo sí que estoy inerme ante ti, por ti, desarmado y cautivo como un ejército derrotado, lleno de cicatrices, las de recordarte pedaleando en tu bicicleta por una carretera bordeada de árboles de la desesperación. Mis ranas, una verde, la otra azul, son sabias, saben, mientras toca la trompeta Miles Davis me obliga a recordarte y Steely Dan y Pániker y la tortilla francesa que me ceno y el vino de Rioja que bebo y mientras me cepillo los dientes todo me recuerda a ti y creía que mi día estaba lleno de lluvia pero tú lo has llenado de sol aunque te sienta tan mudable, tan desmemoriada, tan práctica, tan diferente. Hoy, también hoy, te he dedicado todo mi tiempo y mientras dejo salir mi tristeza a pasear recuerdo que te quiero, recuerdo que me querías. Fea.



"... sentimos en nuestro corazón que somos

hijos predilectos del tiempo y que, si hoy amamos,

fue después de haber amado ayer.

El tiempo es silencioso y enigmático

inmerso en el denso calor del vientre.

Guardado en el silencio más espeso,

el tiempo hace y deshace la vida..."

 

Fiama Hasse País Brandao




Para compartir en:

https://varietes-ginebra.blogspot.com/

https://lovelybloggers-alwais.blogspot.com/

https://paraisodeletras-blogueros.blogspot.com/

(Muchas gracias)



 


 

10 comments :

eli mendez dijo...

Guauuuuuuuuuu...asi de perros!!!
Wowwwwww...asi de maravilloso!
Dejarme sin palabras es un arte jajajaj
Basta de joder..Pues esto es sencillamente TAN PERO TANNNNN BONITOOO !!
El surrealismo de Schloe , la ternura de la imagen y el texto, enamoran..Me has tocado el alma. Punto final. Abrazo de sábado nocturno.

Ginebra Blonde dijo...

Quiero agradecerte enormemente tan hermosa y magnífica participación. Una fantástica declaración de sentires y situaciones que se encadenan con maestría y fluidez; un maravilloso racimo de imágenes, a cuál más emotiva y tierna…
Y el fragmento del poema de Fiama Hasse, una verdadera maravilla…

Un verdadero placer leerte en esta madrugada, Pedro.
Abrazo grande, y muy feliz domingo.

Pedro M. Martínez dijo...

eli mendez ocurre que el alma está tan dentro, tan etérea, no tangible, que cualquiera sabe. Rebuscas y lo mismo encuentras un topacio que una regadera, como cuando se vacía una piscina. Y luego está la cabeza, lo de dentro, que ahí sí que se encuentran y se pierden las razones, los motivos, los principios y lo que para unos/as es sí resulta que ya, para mí, es no. Hay explicaciones, claro, pero tampoco es cosa de subir a una caja de fruta en Speakers´ Corner y lanzarme a contar, cantar y despotricar. No lo voy a hacer, al menos no esta mañana ventosa de domingo que se lleva por los aires el polen de la primavera cercana, los gorriones no entrenados y mi necesidad de que llegue pronto el lunes. Muchas gracias.

Pedro M. Martínez dijo...

Ginebra Blonde lo que te dije es cierto, no acostumbro a participar en estas reuniones. Por timidez. También por sentirme como un pulpo en un garaje. Tengo el árbol, el libro y dos hijos, tengo mi ahora y el deseo de hacer solo lo que quiera hacer. A veces lo consigo.
Muchas gracias por la invitación. Espero que le guste a alguien.
Un fuerte abrazo

Lectora dijo...

Merece papel, un sobre, un sello y mandárselo a la fea.

Pedro M. Martínez dijo...

Lectora, se la he mandado, pero no la lee.
Quizás no sabe leer.
O tengo la dirección equivocada.
Yo qué sé.

Moony-A media luz dijo...

Aunque hables del rayi sobre la gran pirámide, de la deriva de los continentes o de la Soledad de las mujeres de mediana edad, que no importa absolutamente a nadie, a lo mejor si fueras sean connery te haría esa mujer más caso. O no.
Yo qué sé...

Pedro M. Martínez dijo...

Moony-A media luz es lo que tiene, que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda (¿por qué paras?), sublimación de lo romántico, el amor todo lo puede (sigue, chato), hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana, (¡sigue!), que hay declaraciones del bueno de Sean que ya, ya (oh, ah,), pero aunque esto sea solo un blog, me gusta (Rolling Stones). Sí.

Tracy dijo...

Un placer reencontrarte en la cita mensual de Gin. Eres la guinda que le faltaba al exquisito pastel que Gin prepara con tanto gusto para nosotrxs.
Interesante participación la tuya escogida con con exquisito saber hacer para entrelazar las palabras que querías plasmar en ella, además de las citas que embellecen el texto.
Bienvenido.
Un beso enorrrrrrrrrrrrrrme

Pedro M. Martínez dijo...

Tracy para mí también ha sido un placer participar. Creo que es importante la labor de Ginebra. Procuraré participar de nuevo (aunque la verdad todavía no he pillado de qué vas esto de marzo). Muchas gracias y un fuerte beso.
(Un día te quiero preguntar una cosa sobre Córdoba)

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.843 entradas