.-Pedro M. Martínez-.



lunes, 16 de agosto de 2021

Tres mujeres.



En la playa, al lado, un hombre y tres mujeres. Él unos cincuenta años, muy serio, parece de aquí, un metro sesenta como mucho, un slip mínimo divide un torso y unos brazos muy desarrollados sobre unos piernas arqueadas, delgadas, una desproporción física que puede parecer ridícula. Ellas  -una de  cuarenta y tantos  años, las otras dos bastante mas jóvenes- ríen sin parar, no están en traje de baño, por su acento no parecen de aquí. La mayor hace carantoñas al culturista, le llama papito, le acaricia, papito, papito. Él sigue con gesto adusto, se está exhibiendo, un macho fuerte con tres mujeres que le miman en público. Los que estamos alrededor procuramos no mirar porque contrasta tanta naturalidad ruidosa con las actitudes tranquilas del resto. Papito, papito y las tres  hablan alto, ríen exageradamente, parecen disfrutar. Él se levanta y va hacia el agua, ellas, las tres,  cambian de actitud, se ponen serias, hasta sombrías. La señora de más edad dice “cada vez que como aquí y pienso que mis hijos allí no tienen para comer se me rompe el corazón”. Vuelve el macho. Papito, papito y ríen, hablan, gesticulan, él no se ríe.   No lo soporto, me voy a casa.

4 comments :

Elisenda Trilla dijo...

Querido Pedro, a riesgo de que me grites : “LILI, QUE NO TE ENTERAS”!!! tengo que decir que en lo primero que he pensado es en la prostitución, en la cantidad de mujeres que han tenido que venir Aquí para mantener a los que quedaron Allí. También creo que si ese papito hubiera tenido un aspecto menos ridículo, más agradable, no le hubiera restado repugnancia al asunto.
No me ha gustado leerlo pero entiendo que necesitaras escribirlo.
Un beso, escritor.

eli mendez dijo...

Pedro!!
No se que comentar porque por donde se mire solo resulta una situacion muy extraña! Llama la atencion el hombre que dista de ser bien parecido y la "risa" de las mujeres desentonando frente a la actitud de el.
El comentario de los hijos tambien sacado de contexto podria tener otro significado..
Pero sintetizando ..hay espacios que deben ser para disfrutarlos, y cuando no es asi....lo mejor es pegar la vuelta... abrazo grande y besossss Buen inicio de semana!( aunque para vos todos los dias son pura fiesta jajajajaj)

Pedro M. Martínez dijo...

Elisenda, la situación era ofensiva, por el aspecto grotesco del individuo y por la actitud de las tres mujeres, sobre todo de la de más edad. En un contexto en el que la mayoría de las personas de alrededor estaban en traje de baño, tomando el sol tranquilamente, con respeto de distancia y conversaciones en tono normal, ellas reían y hablaban en tono muy alto y desagradable. Solo su cambio de actitud cuando se marchó el culturista deformado y esa frase terrible dejaron la evidencia del tremendo drama que había detrás.
Me impresionó mucho, tenía que escribirlo.
Un beso grande, lectora.
Gracias por comentarlo.

Pedro M. Martínez dijo...

eli mendez este espacio es para disfrutar. O no. Este espacio, según lo concibo, es para compartir lo que escribo o lo que otros escriben. Cierto, es para más cosas, pero no siempre coinciden con lo que uno espera. Tenía la obligación de compartir esta experiencia, mi asco ante la situación tan violenta, tan pública y mi reflexión ante la frase de la señora.
Elisenda ha citado antes “prostitución”. No he tenido nunca relación (física) con prostitutas pero sí he tenido relación social con mujeres que se dedicaban a la prostitución (de forma pública o privada). También he tenido y tengo relación con personas que se dedican a profesiones de más status social, de lustre, de brillo, infinitamente más inmorales y nocivas, triunfadores en un mundo corrupto que mira para otro lado

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

5.802 entradas

26.826 comentarios