Batería de Urrutia / Punta del Boquerón /Playa de Camposoto./ San Fernando Cádiz

viernes, 8 de junio de 2007

Otro tiempo.

Lo sé, ayer dije que iba a escribir claro. Claro. Tendré que copiar historias. Pero es difícil. Se las saben todas. O bastantes. ¿Saben que Ovidio decía que la cosecha parece siempre mejor en el campo de nuestro vecino? ¿Saben que un proverbio árabe dice que el hombre no puede saltar fuera de su sombra? Empecé contando sucesos de aquí al lado, los de mi pueblo. No conocían a los personajes. Demasiado lejanos. Incluso yo los desconocía, mi pueblo es grande. Continué contando otros, de mi país. Distinguían contornos, montañas, Madrid, Cuenca, Jaén, lo que está en los mapas. Luego salté océanos. Casi me ahogo entre olas gigantes. No sé si llegué a otras playas. Por si acaso continúo escribiendo, me, te (a quién lee). Mi problema es que de esa parte desconozco todo. Excepto la sombra del corazón, la línea de la mirada, el contorno de la sensibilidad, las erupciones controladas de volcanes particulares, la calma después de la lluvia, los silencios pintados de brillo. Aunque nunca me han besado (ellas). Eso lo llevo peor. Tanto tiempo con estos textos voladores, como palomas borrachas en cielos cambiantes. Van y vienen, los textos. Me envían fotos de hoy, de ayer, de niña, de recién nacida. ¿Dónde están sus ahora? No se preocupen, el tiempo nos muerde a todos. Damas, pónganse sombreros, gafas, pañuelos por el cuello, abrigos hasta los pies, sitúense detrás del biombo de flores, es igual, no importa, siempre las imaginaré como a Claudia Cardinale en "La chica de la maleta", así, con la belleza detenida eternamente, con una explosión de juventud flotando por todos mis deseos. No tengan cuidado, nunca vuelo, tengo miedo al avión, a todos los aviones, los secuestran, se chocan con las montañas, aterrizan en aeropuertos equivocados, suben y bajan con grave alteración para los nervios. Algunos llegan a su destino. Eso sería peor. Llegar al destino. Esa es la fatalidad. Mejor continuar con este peregrinar de ángeles rollizos y guirnaldas, de calendarios desprendiéndose de la pared del año pasado, del anterior, del próximo. Mejor escribir, me, os, claro, para que se entienda. Preguntarnos qué demonios hacemos usted y yo, cada día, con estas maniobras literarias deslizándonos por las trincheras de esta batalla que no es la nuestra porque la otra guerra esta ahí, y aquí, y soy pacifista y no quiero mas cadáveres flotando por este río melancólico, por este viejo río que no es capaz de llenar el mar de la tranquilidad. Prometo que todo esto lo he escrito para quién ha tenido la paciencia de seguir leyendo, que incluso sonríe indulgente, que está afilando los lápices de colores para enviarme una postal de atardecer entre nubes rojas. La recibiré con mi cesta de cangrejos dispuesta para las carreras de junio, para el gran premio de julio, para las finales de agosto, para los saltos de septiembre y ahí se parará el universo, he comprado entradas para el viaje a ninguna parte porque ese es el último cuatrimestre y los que vengan me los salto porque todavía y ya y aunque me oprimen los grilletes, pienso, imagino y pienso, pienso pero alrededor gritan los otros reclusos, me uno a sus gritos y es posible que ya estemos condenados, que no nos hayamos enterado. Socorro.




25 comments :

Margot dijo...

Pues es que ahora tengo el día, sí día, 8 de junio, tonto. Y se me viene a la cabeza una canción, otra del mismo, ays, qué cruz: "yo he procurado hablar de cosas imposibles porque de lo posible se sabe demasiado". Y ya, no sé si tiene algo que ver pero eso, tengo el día tonto.

Y paciencia para leerte, advierto. Así que tú sigue que ya andamos todos condenados, y?

Mañana escucho a Aquí, ando cansada aunque me seduce demasiado, quizás por eso.

Que besossssss nocturnos y agotados

Arthur dijo...

De viaje en viaje, es bueno recordar lo bueno. Lo de los avionoes, pues es mejor acostumbrarse porque uno como yo que se la pasa viajando (aunnque ahorita estoy de perezoso), yo también digo que de lo posible se sabe demasiado, asíque hay que brincar a lo imposible.

Y no me canso de leer tu libreta, aunque algunos de tus posts estén muy largos y acabe por olvidarseme lo que leí.

Saludotes y abrazotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Asíque andás condenado? Uy, que feo! si necesitás ayuda, llamáme, puede ser?

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Noe, siempre hay una salida dijo...

No me animes, que ya ando enganchada a leerte... y como puedes ver, a escribirte...

Respecto a lo de copiar lo del campo del vecino, todos somos parte de lo que vivimos así que, dejémoslo en que crecemos y aprovechamos lo aprendido, no? Además, nombrando procedencia es tomar prestado como inspiración.

¿Qué hacemos? Saltar fuera de nuestra sombra a lo Peter Pan, descansar de nuestra existencia un ratito y olvidarnos de las guerras humanas y particulares compartiendo lo que nos sobra en el interior.

No enterarnos de nuestra condena... pues QUÉ HACEMOS tan atormentados y pagando por ella?

Ha sonado a despedida en septiembre... o es un descanso de escritor?
Sea como fuere piensa que con cada comentario recibes los besos más sinceros, los que se dan a escondidas, así que, dése usted por besado.


Noe.

Anónimo dijo...

Hoy sí hablas claro.
Y, encima, lo dices todo.
Asi que de viaje por aquí, lleguemos o no lleguemos.
Será cuestión de pedir socorro a dos voces.

Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, que debe ser el calor (el de dentro también), pero estoy agotado ¿será el viernes? ¿será el amor? ¿qué será, será? Pacienzuda, tu guarda fuerzas (para entenderme), te escribiré una carta transparente. Besos mañaneros.
(Oye, que te parece la última canción “The Rotts”?)

Anónimo dijo...

Yo no ofrezco las manos cálidas porque no las tengo, siempre las he tenido congeladas por las palabras, cristales gélidos que se atrapan entre las membranas.
Y los besos, los abrazos, las palmadas en la espalda que dan los amigos; los lectores las rechazan, fingen, fingimos, siempre la complicidad de la mirada, repasamos letras, pero sonreimos a tus espaldas, nos ponemos serios sólo cuando has atinado de pasada, pero estamos cazando errores, sin decirlo, te apuñalamos las espaldas.
A este punto ya dirás que soy chocante, que mis palabras son lascivas, lascerantes, lastimeras, y entonces te darás cuenta de que somos lectores mutuos, complices de nuestra propia guerra, las manos a los hombros y las dagas detrás de las cremalleras.

Pedro M. Martínez dijo...

Mi querido hikikomori Arthur ¿en qué quedamos?, estás en tu cuarto o vuelas.
No será un flipe? No será una imaginación nintendo? No será una falta de fósforo (por el olvido? Cuídate que me tienes preocupado.

Pedro M. Martínez dijo...

Oye Gusthav ¿no eres tú el 127? Juraría que te había visto (tienes los grilletes un poco deslucidos) Saludos y dos abrazos

Pedro M. Martínez dijo...

Noe, siempre hay un camino, sí, la verdad es que tengo el brazo cansado (lo de la cabeza ni lo cuento). Ocurre que tengo mucho trabajo (del que me da de comer) y fuera luce un sol magnífico y tentador. Aún así hasta septiembre falta mucho y si la imaginación me ayuda seguiré aquí (y Aquí).
Muchas gracias por tu extenso y sesudo comentario.

Pedro M. Martínez dijo...

Ya contaba con tus gritos Ybris, tú nunca fallas (¿de donde sacas tiempo?
Hoy estoy disléxico perdido, parezco un paciente de House.
En fin, ya es viernes. Buen fin de semana.
Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Joder, Inmarcesible, me has dejado helado. Tú no eres un lector, tío, tú eres un cazador de recompensas, algo así como un Clint Eastwood de madera con una colilla en la comisura de los labios mientras buscas el error. La verdad, por la espalda me tendrás que apuñalar, no te aconsejo que lo hagas de frente (pero de frente, frente) porque es característica mi muy mala leche en los asuntos de lucha greco-romana, pulsos gitanos y escupitajos entre los ojos. Es el calor, chato, aún a estas horas. Ten cuidado con la cremallera no te vaya a pasar como a Ben Stiller. En cualquier caso, si tienes algún problema puedes llamar al servicio de lectores descarriados (atienden bien, y rápido).
Solo una pregunta ¿cómo sabes la unanimidad de los otros? ¿eres de alguna asociación?
Besos, rey.(o Reina)

Margot dijo...

Vale, paso a mi fase Zen, y hago ejercicios de paciencia, jeje.

Quién es The Rotts? un grupo? un vacile? una asociación de ideas? que ando espesita, ten consideración de mí... ays.

Besossss calurosos, bochornosos, no de vergüenza, ya a estas horas.

Camille dijo...

Ese socorro no está escrito de verdad, pero sabes que no hay problema. Somos muchos para socorrerte si hiciera falta. Lo sabes.

Pedro M. Martínez dijo...

Me he equivocado Margot, me refería a la última canción de mi juxe box particular “The dream”. Perdona.
¿Hacemos juntos ejercicios de paciencia? Ommmmmmmm.

Pedro M. Martínez dijo...

Ya, Camille, eso se lo dirás a todos, que me llega el agua al cuello y aquí no viene nadie, pobrecito de mi buscándote por las seven strets (o así) sabedor de tus excelencias culinarias, de tus dotes de zahorí gastronómica, de tu buen gusto.
Bueno, sigo nadando.
(jajajajajajajaja, el día que me conozcas te partirás de risa)

Camille dijo...

No me partiré de risa para nada. Sé de sobra cómo somos los de Bilbao !! ja ja ja

Me alegro que te gustasen las croquetas. Fíjate si tienen que ser buenas para que merezca la pena aguantar a ese ogro frígido buff. Ahí donde le viste, ha sido cuando era jovencilla mi hombre más admirado. Todos los chicos más guapos del Botxo han sido sus novios..puajjj mardito parné (dicen las malas lenguas)

Musutxus y hala! a seguir nadando ;)

Pedro M. Martínez dijo...

Glup, un momento Camille, que hay resaca en Arrigúnaga y me pasan las olas por encima, glup, que entre nadar y contestarte se me llena la boca de agua, glup y me ahogo todo.
Lo siento pero no estás bien informada, ese ogro frígido no ha sido mi novio (para nada), o sea que le falta (al menos) uno, jajajaja.
Ay, me acabo de chocar con una sardina a la altura de Santurce, es que me distraigo, glup.
Novedad, han abierto una restaurante, Mina, en Marzana, justo enfrente de la Plaza. Estuve cenando hace poco y muy bien, nada caro y con un cocinero atrevido y bueno. Eso.
Y beso, glup (agg, se me ha metido una medusa debajo de la lengua. Bueno, espero que sea una medusa)

Camille dijo...

Ay ja ja ja si no lo supiera diría que pareces de Bilbao ja ja ja

jo me he vuelto loca buscando en mi blog ( sí, ya sé que no es pa tanto pero exagerá que es una) porque juraría que había escrito una entrada sobre el Mina Jatetxea..
Lo abrieron en Agosto en plena aste nagusia, es de un chaval recién salido de la escuela de hostelería de Artxanda, lo ha montado con la parienta. A mi me gustó un montón.
Han puesto ya carta? cuando estuve yo solo tenían menú degustación, que iban cambiando cada semana..

La sumiller un tanto estirada, verdad? y el sitio es una pasada. Menuda reforma!! parece ser que hay antes había minas..

Camille dijo...

ostrasss que ahí antes había minas, qué verguanza! me he liao con los ays, ahis, hays afúuuuuu

Pedro M. Martínez dijo...

Camille, ahí había una salida de las minas de Miravillas, directamente a las gabarras de la ría. Por cierto, cuando era crío tenía un amigo que vivía ahí, en la Palanca. Solíamos jugar en la puerta de entrada las minas, un portón de madera impresionante. Fuera, en la calle, se sentaban al sol las prostitutas jubiladas, a hacer punto y a charlar. Con ellas estaban vecinas del barrio, una, la mujer del Divino, era especialmente atractiva (me lo parecía), una hembra de rompe y rasga, una morenaza, belleza de barrio. Otros tiempos, otras costumbres (y parece que fue ayer. Bueno, me lo parece, a mi).
Estoooo, ah, si encuentras donde escribiste lo del Mina me lo dices. Cenamos muy a gusto; un menú degustación, sí. La sumelier fue muy amable conmigo (llegué un poco antes y mientras esperaba al resto de comensales se desvivió en atenciones). La decoración muy lograda. La relación precio calidad, muy buena.

(Oye, tu no haces nada mas que escribir? Jajajajaja)

Camille dijo...

tengo el día flojo de viernes, ya sabes y tú me das palique así que..

Maja, sí, pero estirada en el sentido estricto y literal de la palabra, tiesa, erguida, increíblemente recta o erecta..a que si?? ja ja ja (a ver si ahora)

Estoy mayor, no lo encuentro. Sería en el blog de alguien? pero vamos que me encantó el sitio. Y contaba que había probado por primera vez allí el Valtosca Shiraz de Jumilla del que em declaro super fan ja ja uhmmm qué rico !!

Me encantan tus batallitas. Ahora a esa zona la llaman el Soho bilbaíno ja ja ja pero es la palanca !! hombre. Toda la vida ha sido la palanca. Hasta los vecinos están hartos de tanta modernidad. Mira...sacada con el móvil ja ja ja
http://botxo.blogspot.com/2007/03/hartos-de-glamour.html

Besos, guapo !

Isabel Barceló Chico dijo...

¿Qué extraño propósito fue ese de escribir claro? y ¿qué entiendes por claro? Quizá la cárcel te ha trastornado y los números de los calendarios se han hecho una pelota en tu cerebro y te rebotan en las paredes del cráneo dejando caer a cada bote días y meses y años... ¿por qué habrías de ponerlos en orden y no aceptarlos tal como han caído, en el (des)orden establecido por el azar? Ovidio díjo algunas cosas muy sensatas, como la que citas y que yo alguna vez te he expresado de manera muy directa (porque a mí me resultan difícil hablar de otro modo): envidio tu jardín y muchos más jardines. Me gustan tus parterres, y los recovecos y los senderos que obligan a retroceder porque no llevaban a otra parte más que al punto de partida, aunque a él se regresa sabiendo un poco más y, como mínimo, habiendo estirado las piernas. Un beso y feliz fin de semana, querido amigo.

Pedro M. Martínez dijo...

Camille, ayer es un territorio demasiado lejano.

La chica erecta. Vale, aceptado. (pero con esa cara no podía ser de otra manera. ¿Ves? no lo quería decir).

La Palanca. Batallas. Sí. Demasiado locales para contarlas aquí.

Guapo a rabiar. Como tú.
Besos, potxola,

Pedro M. Martínez dijo...

Mi admirada Isabel Romana leo a Iñaki Abad “una de las pocas cosas que he aprendido es que no somos de donde nacemos sino de donde aprendemos a desear”. Entiendo por claro, escribir para que no se entienda demasiado (no tanto como para que nadie se marche, airado), es decir cambio claro por oscuro, como oscuras son las historias que cuento, contrastando con mi vida transparente, anónima, llena de obligaciones y de seres queridos que no me leen, o sí, pero que de hacerlo podrían encontrar esos jardines que dices, los parterres, descubrir nombres donde solo hay sombras, dar rostros a esas sombras, caer en la cuenta, atar cabos, sacar conclusiones y cuchillos, no hay azar para lo que es, no lo hay, hay cadenas, invisibles pero ciertas, hay palabras, estas, claras, oscuras, no importa, hay un medio, este, donde somos lo que no somos. Recibo el beso, arrobado, y lo guardo entre los pliegues de mi túnica, Pancracio extático antes de recibir el suplicio de tantas piedras lanzadas por manos sin identificar, de una lapidación desmedida. O así. Y te envío el mío, mi beso, ¿estás preparada? voy.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.843 entradas