Batería de Urrutia / Punta del Boquerón /Playa de Camposoto./ San Fernando Cádiz

miércoles, 13 de junio de 2007

Buenas noches.


¿No es preciso, al contrario,
dejar que invada muda los muros esta hiedra
por miedo a que una palabra de más separe nuestras bocas
y el mundo fascinante se desplome?

(Philippe Jacottet)


Escribir es un ejercicio metódico y arriesgado, producto más bien de la constancia que de la inspiración, más del trabajo que de la ayuda de pretendidas diosas rondando miradas al cielo. Me refiero a escribir, hacerlo bien, que otros consideren que lo haces bien, ya es otra cosa.

Juntar escritos requiere dedicación, tiempo, esfuerzo, capacidad de observación, amor por lo que se hace, empeño. Según capacidades costará más o menos. En algunos casos es una obligación, en otros una huida, en muchos un placer, en bastantes la satisfacción de un deber espiritual.

Que alguien lea esos escritos entra dentro del privilegio del escritor, de su vanidad, de su necesidad, de su capacidad de compartir lo íntimo, o sus mentira, o sus sueños, sus miedos, sus anhelos, sus historias. Un acto tan libre como leer es publicar esos escritos.

Al hacerlo en forma de carta, libro, en un blog, en un pasquín en la pared, como fuera, ya está expuesto a que el posible lector lo interprete a su manera. Es decir que escribas manzanas y lean peras. Eso es muy antiguo. Hay quién nunca sabrá lo que es una manzana, a quién las manzanas no le gusten, quién se coma una manzana creyendo que es una naranja o quién utilice las manzanas como alimentos de sus piaras. Los gustos son respetables.

Quizás porque llevo trabajando toda la vida, el trabajo, cualquier trabajo, me merece un gran respeto. Aunque mucho más respeto me merece el trabajador. Este tiempo light no es el mejor momento para sacar las viejas banderas y recorrer las avenidas de las grandes frases, de los ideales enterrados, la revolución es cosa de viejos, de nostálgicos, de los muertos, de los ilusos. Me incluyo en esto último.

Esta idea del respeto me hace respetar a los que no les gustan las manzanas, a los que se las comen pensando que son papayas, a los que las dejan encima de una mesa como decoración, a los que se las ponen a sus hijos encima de la cabeza y las traspasan con flechas desde varios metros de distancia (pobres niños indefensos), a los que las comen en puré acompañando guisos de ciervos o jabalís. Pero, joder, lo que no aguanto es a los/las que meten gusanos a mis manzanas, a los que se sientan a la sombra debajo de mi manzano y pegan golpes en las ramas, a los que son pedrisco, granizo, cuervos de la pantera rosa, ingeniosos juglares con el esfuerzo ajeno. No, aquí me sale la bestia y se me queda la cara como este de aquí abajo. O así.


No recuerdo a qué venía esto.
Lo dejo aquí.
Respeto.



36 comments :

Margot dijo...

Leñe, que te han hecho? Se te ve, lee, pelín indignado...

Aunque si a mí me hicieran algo parecido también se me quedaría esa cara.

Vaya, no me salen ni las bromas... venga sonríe!

Un beso con cerezas, esas siempre son dulces y vienen bien para los tragos amargos, sea el que sea, Pedro.

(Y espero no haber leído peras, uff)

Atzavara dijo...

Escribir es como la segregación de las resinas, no es acto, sino lenta formación natural. Musgo, humedad, arcillas, limo, fenómenos del fondo, y no del sueño o de los sueños, sino de los barros oscuros donde las figuras de los sueños fermentan. Escribir no es hacer, sino aposentarse, estar.

José Ángel Valente (Mandorla)

Besos de coco y café (las manzanas me sientan mal)

Valeria Elías dijo...

querido pedro, te entiendo perfectamente... te respeto... saludos

Anónimo dijo...

¿Qué sería de los gusanos sin manzanas?. Viceversa.
Qué sería de cualquier árbol - te lo dice un magnolio - si alguien no aprovechara su sombra. Viceversa.
Qué lástima de cerezos, higueras, manzanos y demás parientes, que se han quedado sin niños que golpeen sus ramas.Viceversa.
Qué sería de la literatura sin aquellos juglares que recitaban cantares de gesta, romances y no sólo transmitieron los textos, sino que a veces también los modificaron y hasta intervenían en su composición.Viceversa.

Buenas noches. Si.

Arthur dijo...

Bueno, después de leer tu post y de leer las respuestas de Margot, Atzavara, Amada Inmortal y Magnolio; te diré que hacer un post y publicarlo en la libreta es la necesidad de que todos te oigan, te lean, te hagan caso cuando decís: "Hey! acá estoy, miradme! escuchadme, leedme!"

Y con lo del gusano en la manzana voy a decirte lo que le dije a Teresa la de la Ventana, cuando entré por primera vez a su libreta: "Si a mí me hubiera tocado un gusano en mi manzana, seguro que tiro la silla a un lado, y me voy corriendo al baño a vomitar". O algo así le dije.

Y con lo de tu pregunta anterior, la respuesta es SI. Sí soy así, y ya lo he dicho muchas veces, y lo repito y lo vuelvo a repetir y lo vuelvo a volver a repetir: QUE DIFICIL ES SER YO.

Saludotes y abrazotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Pedro, bueno, esto de escribir es para sentirnos mejor. Al principio lo hacemos para probar, ya sea por recomendación ó lo que sea, y una vez iniciado eso (y que también recibas respuestas) ya se vuelve una adicción que no podés dejar.

Y ya leí lo que me decís en tu post anterior y te diré: GRACIAS, MOLTO GRAZZIE, THANK YOU, MERCI, por ese final de Edipo que has dedicado sólo para mí.

Yo, al igual que Arthur, quiero con todas mis fuerzas a mi Madre. Así Arthur y yo ya estamos iguales, tenemos a nuestras Mamás junto a nosotros y nunca nos vamos a separar de ellas.

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

ybris dijo...

Muy de acuerdo en que escribir es más asunto de constancia que de inspiración.
Y más de acuerdo aún, si cabe, en que el respeto a quien se lo toma en serio debe estar por encima de todo.

Un abrazo.

Mar Benegas dijo...

Qué te hicieron, pedro glup? A esos que dicen: por qué no poder usar los escritos de otr@s libremente?yo les digo: por que es como si usaran mi vagina para follar con vete a saber quién y sin permiso, ni placer alguno.

Libremente pueden volar, para eso están hechos, libres pueden ir, venir y ser citados. Pero no lo uses como si fuera tuyo, por que me lo arranqué de las entrañas.

Además siempre se hace a hurtadillas, aprovechando la oscuridad de la noche.
besos

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, tú que tienes una página sabes lo que cuesta mantenerla. Es algo voluntario, claro, y dejarla abierta es privilegio del que la sostiene. También entrar es voluntario.
Lo mismo ocurre con los comentarios, se pueden dar y se pueden restringir. Cuando se dejan abiertos se corre el riesgo de no recibir ninguno, de recibir muchos e, incluso, de recibir alguno inconveniente o que no te guste. Está dentro de lo aceptado. El límite del buen gusto lo pone cada uno.
Posiblemente estos días estoy más sensible para según que temas.
Y que conste que estas cosas no me borran la sonrisa –faltaría más- solamente me joden por lo inoportuno.
A otra cosa.

Oye, y si has leído peras ¿qué pasa?
Yo he leído cerezas y he leído otra cosa.
Besos, guapísima.

Pedro M. Martínez dijo...

Atzavara, gracias por ese Valente (me gusta muchísimo Valente, eso que era un tío muy raro, un cascarrabias, un triste, pero cómo escribía)
¿Y eso del coco y el café? Es una curiosa combinación. Yo he tomado café debajo de un cocotero (en serio) y estaba rico (el café)
Pues eso, besos

Pedro M. Martínez dijo...

Muchas gracias, Amada Inmortal, mis saludos y respetos para ti también.

Pedro M. Martínez dijo...

Viceversa Magnolio. Sin comentarios.

Pedro M. Martínez dijo...

Arthur, somos tantos, tan diversos, tan diferentes, mira tú mismo, lo difícil que es ser tú. A veces te leo y pienso ”este Arthur me está vacilando” y luego te vuelvo a leer y me digo, ”no, es que es así” y ya parece hasta que te entiendo. Y aunque no lo haga (tío, es que eres difícil, difícil) te respeto. Y te aprecio, mira tú.
Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Gusthav, el amor a una Madre es un noble sentimiento. Tú lo practicas en grado sumo. Una suerte para ella y también para ti.
Te enviaré más cosas de amor de madre.
Ahora te envío mi abrazo.
Buen día.

Pedro M. Martínez dijo...

ybris, es que escribir todos los días si no te lo tomas en serio es complicado.
Aunque también me parece complicado escribir y leer ¡todos los días! como lo haces tú. Me maravillas y te lo agradezco, no sabes cuanto.
Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

No me hicieron Mar, al final nos lo hacen a todos, esto del respeto tiene un límite subjetivo. Ayer yo lo tenía sensible. Espero no retroceder ni un milímetro en mis principios.
Me ha gustado tu comentario, muchas gracias.
Y besos.(dos)

Margot dijo...

Me dejas más tranquila,saber que no te quitan la sonrisa, y sí, a veces me sucede lo que a ti, la falta de respeto o lo inoportuno me molesta, me jode, pero verás llegué a una conclusión: el de los blogs es un mundo paralelo que procuro mantener al margen de quejas, problemas y malos rollos. Existen, claro, es un reflejo del mundo real, pero yo decido saltármelos y sólo dedicarme a disfrutar. Como cuando estoy aquí... pues eso!

Pero eso hay días que uno anda más sensible y no puede evitar cabrearse.

Disfrutamos, chato? por aquí hay buena gente que lo hace posible y al resto... que le den!!! jeje

Besosssssss con albaricoques ( a ver que te imaginas ahora... jajaja)

Camille dijo...

Sabes? Hay un blog que visito habitualmente. Es de un periodista chileno. Una persona con mucho carisma, muy visitado y muy comentado. El hombre creó su blog como una mera terapia por un problema personal y se convirtió en uno de los blogs más visitados de la blogosfera. Bien, pues entre toda la gente que le admira o que no, pero con respeto, siempre hay gente que, por decirlo finamente como tú, no admite las manzanas como lectura recomendada. Le castigan por no haber escrito peras e incluso nos llega a rebotar a sus lectores y a nuestros blogs sus castigos frutales..

Alguien le dijo una vez que no le diera importancia, que no se es alguien en el mundo escrito hasta que tienes tu club de críticos particular ;)

Camille batallitas.

P.D. Que escribes bien. Sólo ese es el problema. Créeme.

Paz ;)

Coblenza dijo...

Tengo hambre,
si.
Es increíble la hora que es, y tengo hambre.
A veces no basta con alimentar las neuronas para no irnos al precipicio de la página en blanco.
Tu sabes ahora que tengo hambre.
Sí. Te lo he dicho yo.

Y en la noche, me suelto el pelo.
Quiero dejar la mente libre -de torniquete en goma elástica- de coleta para los minutos en horario Zara.
Y ahora tengo hambre. Sí.
Y muchas de las veces que más como, más tentación tengo de escribir.
Y es verdad Pedro,
es un ejercicio metódico y arriesgado.
Sobre todo cuándo a la hora de escribir incluso te das cuenta que eres adicto al drama.
Y ves que tu sangre palpita -según que letras leas-. Y ves tus lágrimas competir con tu vanidad. Y sólo entonces eres consciente de que juntar escritos requiere dedicación.
-Crazy- ¿recuerdas? fué la canción que quise cantar contigo Pedro.
Y tu voz es la melodía enfermiza que evoca mi hambre. Porque,

tengo hambre Pedro. Tengo,

hambre de tí.

Bésame.
Sólo tu,

puedes hacerlo.


pd. Me encantan tus piernas largas.
;)

Anónimo dijo...

¿Qué te han hecho cielo mio para que estés tan enfadado? ¿En qué te han faltado? ¿Quién te ha plagiado?. Me pongo las gafas, miro y remiro y sólo veo cariño, colaboración, respeto, humor y mucha, mucha admiración. Y buena gente, como dice Margot.

Misántropo dijo...

Bueno, este mundo es como todos, Pedro. Hay envidias sanas, y otras, no tanto. Hay ascensos escarpados y cometas que vuelan según les sople el viento. Hay mucha mezcla. Hay de todo.

A mí me parece muy cabal esa especie de "espartanía sibarítica", como dice Umberto Eco, con que llevas este magnífico blog. Y si muchas veces callo es por no decir memeces.

Quizá aquí tambien, el repeto haya que regularlo, mejor que suponerlo. Y, ya que va de frutas, sólo pedir peras al olmo bajo propia responsabilidad y riesgo.

Y mucho sentido del humor, sí señor.

Por cierto, si te digo que me has recordado un poco a Ana Botella, no te ofendes ¿verdad?

Un abrazo, campeón.

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, ya, es que me falta paciencia, santa paciencia, que en esa vida real que dices me tiro al cuello por un quítame allá esas pajas y me quedo tan ancho, que me molesta la impunidad del nick, la falta de medida, la pesadez, que te cae el pelma y la has ligao. Lo que dije el otro día tengo imán para los pesados, para los turras, para lo que parece que no tienen otra cosa que hacer. Que podían irse a pasear a Ampuero (por ejemplo) o a Móstoles, yo qué sé.
Menos mal que me entiendes bella Margo t.
Imaginados los besos con albaricoques ( no te pases, puff, ¿sí?, qué ricos... jajaja)

Pedro M. Martínez dijo...

Camille, ¿me puedes dar la dirección de ese blog chileno? (gracias)

Que esto de los blogs es una historia, que ayer, no sé porqué, me imaginé que eras tú una bella dama que estaba con su churri en el Rótterdam escuchando al coro y yo venga mirar (ya pensaría, este anciano ¿qué mira?) y no, no eras (pena, era una chavalota, mejorando lo presente, en este caso lo ausente, jajajajaja ja). Que me fije también en el tío y tenía pinta de majo (como siempre hablas de tu O).
Pues eso, cocinera, que estoy p´allá.
Saludos.
Y gracias (tú sabes)

Pedro M. Martínez dijo...

Ay, Coblenza, tú estás peor, ¿ya tomas la medicación?, te lo dijo el brujo,(las verdes martes y jueves, las pequeñas azules los viernes, las blancas cada día). Solo así, solo así. Y trabajando, claro. También hay que vivir, algo al menos, tampoco es cosa de pasarse, de vida, pero experiencias sí, son primordiales, si inventas todo se nota. Por otra parte, si cuentas todo, o tanto, también, aburres, puedes aburrir, y eso es peor, es como las siete y media, o te pasas o te quedas corto, tú tranquila, cantaremos el Crazy o lo que quieras. O nos comemos, un bocado tú otro yo.
Te regalo una pierna, la derecha (es la de madera)

Pedro M. Martínez dijo...

Pues no me han hecho nada, querido Magnolioflorido, me pongo así por gusto, puro histrionismo, ya ves, total todo esto sale solo, haces así con los dedos, chass, y ya, todo escrito, con las fotos igual.
Como para que me toquen las ramas.
No hagas caso, según para qué tengo mal carácter.
Besos.

Pedro M. Martínez dijo...

Lo has jodido al final, Misántropo, con lo bien que ibas.
No, lo del abrazo no.

Había una serie, antigua, quizás tu no habías nacido. El personaje principal era risueño y hábil con el colt 45. Cuando alguien le decía algo que le parecía inconveniente, se llevaba la mano derecha al arma y mirándole a los ojos le espetaba aquello de “...cuando diga eso sonría, así sabré que está de broma...

Pero no te preocupes, era una película.

Dátil dijo...

Vaya Pedro,

...

¿No jodas que te lee tu mujer??

Coño! eso se avisa.
Tu no eres histriónico. Lo tuyo es más grave.
ahhhh!!!


pd. Para qué se te ocurre meterte conmigo, miauuu!

Pedro M. Martínez dijo...

Pues no, Coblenza, enterada, es por mis nietos, que se mosquean y me internan, otra vez, y allí solo hay modem y tarda mucho y además todos me leen por encima del hombro.
Ah, te he engrasado la silla y he quitado el florero de la esquina del pasillo, cuando vuelvas no vas a reconocer la residencia.

No te olvides, las blancas, todas las mañana.
Para la bilis.
Que te la tragas, nena.

Dátil dijo...

Vaya!
vuelves a las andadas.
¿Nietos dices?
Qué más quisieras!!!!!

Pero hoy, es de los pocos días -por decir de no haberlos- que me tiras de la silla. Y me cambias de internado.
Cómo el que no quiere la cosa.

Y encima me acojonas con la bilis (puaggg qué asco)

Oye,
que yo no tengo la culpa. Yo llego, te leo y luego...
ésto?


Después cuándo muera, te seguiré recordando. No te agobies con pastillas o sin ellas. Tu no te agobies.

Pedro M. Martínez dijo...

Coblenza, mal rollo, a veces las palabras se enredan, se malinterpretan, se confunden, otras dicen lo que dicen.
Te aprecio mucho desde hace mucho tiempo, no lo voy a estropear ahora con tú más, pues mira que tú.
Te doy dos beso (si me los aceptas) y aquí paz y después gloria.

Coblenza dijo...

Pues yo no te aprecio Pedro,
No.
Yo es que, te quiero. Sí, así directamente.
Cada cual lo puede interpretar como quiera. El amor, es libre y ancho.

Y desde HACE MUCHO TIEMPO -tiempo que se dice pronto- pero son más de 3 años dando la vara contigo, y no dando. ¿Tu crees que yo voy a permitir un mal entendido?
Admite Pedro que hoy tienes un mal día.

Y san seacabó -el día digo-.
Mañana volveré y tu que estarás como siempre.

Te quiero. He dicho.

;)

Pedro M. Martínez dijo...

Coblenza, he tenido un duro día.
Admito pulpo, agradezco tu abrazo de Vergara y me voy a la cama.
Ah ¿qué no nos hemos abrazado? Eso tiene solución, uno, dos, tres, ya, abrazados.
Guapa, un beso, hasta mañana.
Gracias.

Anónimo dijo...

(Eres bonito hasta cuando tienes un mal día)

Noe, siempre hay una salida dijo...

Pedro,

Lamento que te hayan faltado el respeto, el respeto a tu creación copiándola como si no fuera pegada a tu persona... para mí es una especie de traición... tal vez soy exagerada pero... qué hay más mezquino que hacer pasar por tuyos dichos o hechos de otra persona... es patético y dice mucho del copión... pero sé que no consuela saber que el otro es ruín, quieres que no te suplanten más, al fin y al cabo tu identidad y tú es lo que te acompañará toda la vida.

Besos, Noe.

(Evidentemente en mi caso no me copian los escritos... siento si soy una de las pesadas)

Pedro M. Martínez dijo...

Gracias, Arca, gracias.
Ya desde hoy jueves puedo ver que no tenía mal día.
Intenté dejar claro en el post mi pensamiento.
Como en todo, cada uno interpretó lo que le pareció oportuno. Lo respeto.
A eso me refería, a respeto. Para el que escribe, para el que lee.
En fin.
Gracias otra vez.

Pedro M. Martínez dijo...

Noe, no se trata de eso, no es que nadie me haya copiado, eso no me importa, no es controlable, es imposible llevar cuenta de eso, no me preocupa, allá cada uno.
Lo que me preocupa es la falta de respeto, de una u otra manera.
Intenté dejarlo claro ayer.
Para mi ya es un tema pasado.
Tengo la suerte de entrar en blogs de personas magníficas y, sobre todo, que al mío entren personas maravillosas, amables, pacientes, cariñosas y atentas. Se lo agradezco de nuevo.
Lo malo es cuando se confunden manzanas con peras y un blog se convierte en otra cosa (para el que lo escribe y sobre todo para el que comenta). Cada cosa en su sitio.
En fin, que no, que es un tema pasado.
Gracias por tu interés pero no se trata de copias.
Un beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.843 entradas