Maggie Cheung Vogue Italia (June 2008) ph. Peter Lindbergh

sábado, 9 de junio de 2007

El hombre con tres corazones.

Para que todo sea consumado, para que me sienta menos solo, me quedaba esperar que el día de mi ejecución haya muchos espectadores y que me reciban con gritos de odio.(L´etranger – Albert Camus).

El hombre con tres corazones siempre estaba solo.
A la noche se asomaba al balcón para escuchar la música de la calle. Y a los grillos.
Tenía un armario con varios espejos y se miraba continuamente de frente y de perfil, de costado, de espaldas. Siempre quiso colocar otro espejo en el techo.
Algunos días esperaba en la puerta de los cines, no entraba, se mezclaba con los espectadores que a la salida comentaban la película.
Los domingos de fútbol iba al estadio con una bandera; jamás había visto un partido pero le gustaba gritar entre los hinchas entusiasmados cuando su equipo ganaba, llorar cuando perdía.
La ciudad era su límite, jamás viajaba, no traspasaba los arrabales.
Las mujeres no reparaban en él, era transparente, invisible para ellas.
Nunca tuvo novia, nunca besó a una mujer.
Era extraño aquel hombre con tres corazones.
Y presumido con su triple colección de aurículas y ventrículos.
Pero era un mentiroso, cuando lo maté y abrí su pecho solo encontré un corazón, pequeño, encogido, uno solo, insípido, me lo comí en dos bocados.




32 comments :

Arthur dijo...

Vaya que sí me identifico con éste hombre en algunas cosas. Aunque he viajado, ya sabés que desde el 27 de Abril estoy aquí encerrado (y sí es una promesa, ó sea, es cierto, es verdad). Y además nunca he tenido novia y mucho menos algo que ver con ninguna mujer. La única mujer de mi vida es mi Madre.

Aveces digo una que otra mentira, pero para eso estoy acá posteando, para decirles a todos ustedes la verdad.

Saludotes y abrazotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

P.S. Por cierto, una vez soy el primero en darte una respuesta, EEAA!!!

Gusthav dijo...

Pues es que todos a veces decimosmentiras para llamar la atención.

Yo igual, a veces voy al cinema para juntarme con los que van saliendo para que todos crean que vi la peli, para que no digan que yo soy el único mongolico que no la vió.

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Naty dijo...

Ya decía yo... Demasiada soledad para tres corazones... Y cuentame: ¿A que sabía? Me imagino que agridulce...

ybris dijo...

Ya me parecían a mí demasiados corazones para que fuera cierto.
Más bien parecían todos síntomas típicos de los solitarios.
Corazones que no dan ni para un bocado.
Pobres.

Pedro M. Martínez dijo...

Arthur, tío, eres un auténtico hikikomori, déjate de pavadas y vive.
Búscate una mujer, un hombre, un perro, alguien que respire, que se mueva, sal, muévete tú. Eres un friki, chaval, deja ese mundo nintendo y camina. Te lo escribo con todo mi cariño. Y añado este abrazo.


Los hikikomori (en japonés ひきこもり o 引き篭り) son adolescentes y adultos jóvenes que se ven abrumados por la sociedad japonesa y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori a menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. Según algunas estimaciones, puede que haya un millón de hikikomoris en Japón (uno de cada diez jóvenes). La mayoría de ellos son varones, y muchos son también primogénitos.,

Pedro M. Martínez dijo...

Pero, Gusthav, una pregunta, tú ¿cuántos corazones tienes?
Dime la verdad ¿eh?
Abrazos.

Pedro M. Martínez dijo...

Agrio, Naty, un sabor como a avestruz, desagradable, como a río subterráneo, un asco.

Pedro M. Martínez dijo...

Y es que hay demasiado presumido ybris, tú ya lo sabes.
Y legiones de solitarios. Y solitarias.
De corazones no entiendo tanto, solo me he comido el de este pobre hombre (uno acaba cogiendo cariño a sus víctimas)
Buen sábado.

Anónimo dijo...

Mersault esperaba su ejecución para sentirse menos solo.

El hombre de los tres corazones va al futbol, al cine, para sentirse menos solo.

Muy buen relato, Pedro. Luego te cuento la de chorradas que haré hoy para sentirme menos solo.

Indigo dijo...

Quizá sí tenía tres...tal vez ya se le habían roto los otros dos.No sé...
Beso.

Coblenza dijo...

Coñe!!!!

Magnolio es un tío????!!!!!

Pedro, hombre eso se avisa.

(Toda la santa paciencia sujetando mis celos con Magnolio, y ahora resulta que es un tío???)
Madreeee!!!
Eso me pasa por imaginativa.


Un saludo Magnolio tío!!!


Y a tí un te adoro, como siempre.

Besos.

Pedro M. Martínez dijo...

Magnolio, la soledad como hábito.
El hombre con tres corazones.

Pedro M. Martínez dijo...

Indigo, tal vez, no tengo mucha experiencia en hombres con tres corazones.
(ni con uno)

Pedro M. Martínez dijo...

Coblenza, Magnolio es un árbol.
Creo.
Pero mejor se lo preguntas tú misma.
Besos, guapísima.

Gem@ dijo...

¿Quién dijo que tenía tres corazones?

(La imaginación a veces nos juega malas pasadas, sabihondo repipi )
;)

Pedro M. Martínez dijo...

El narrador, Gem@, lo dijo el narrador (algo sabría).
El caso es que lo maté y me comí su único corazón (privilegios del que cuenta).
La imaginación, a mi, muchas veces me pasa por la derecha, por la izquierda, por arriba, por abajo, por todos los lados. Tanto que a veces me pregunto ¿Qué hago aquí? (es decir aquí como punto de partida, como salida de camino, tiro los dados, 3 y 4, 7, voy hasta la casilla del torero y vuelvo a tirar (claro, como el tablero es mío).
Besos, guapísima (además de verdad)(pero me han dicho que cantas mal)(algo tienes que tener).

Anónimo dijo...

Querida COBLENZA: Me siento muy halagado/a por tus celos que, como la envidia, conllevan algo o mucho, de admiración. Pero, precisamente, tú, ¿De qué, corazón?.

Ni siquiera sabes si tengo uno, dos o tres corazones, si uno de ellos se lo engulló el canibal de Glup.

Y sigues sin saber si soy hombre, mujer, árbol, o un perro que se lame. Esto, también, tiene mucho de ilusión: "mentira de los sentidos". Lo dices tú.

¿Qué tal los examenes de Mayo?

Anónimo dijo...

Ya.

Pedro M. Martínez dijo...

Magnolio...asuntos ajenos...

(Oye, pero, en serio ¿eres un árbol?

Anónimo dijo...

¿¿¿No te acuerdas???

Estabas debajo, a mi sombra, aquel día, el de los perros.

Misántropo dijo...

Como para tener tres, con la lata que da uno sólo. Ahora, si no lo usas, no se te rompe nunca. Ni creo que te lo vayan a comer.

En fin, ya se sabe que el mundo está lleno de "extranjeros".

Muy chulo el Faure. Abrazos.

Pedro M. Martínez dijo...

Me acuerdo perfectamente Magnolio florido.

Pedro M. Martínez dijo...

Mi querido meteque Misántropo, del peine de los vientos a la concha, de espaldas, sin parar y silbando a Faure, eres un fenómeno. Mis aplausos. De corazón.

Coblenza dijo...

Ay madre!
Magnolio querid@.
Mi intuición me dice que eres una tía guay. Muy guay.
Pero mi sexualidad quiere pensar que eres un tío guay. Muy guay.
Son cosas de la genética. Y no me van las tías más que para abrazarlas. Y como no, tenerlas como compañeras de batallitas ante el séptimo de caballería si es preciso. (La unión hace la fuerza, ya tu sabes).
Pero los celos, van y vienen obviamente tu tienes un material de exquisita posición aquí -no sé allí- porque ando como confusa.
Lo que si tengo claro, es que yo, soy hembra.
Y Mujer.


¿los exámenes? Calla, todavía ando en la pértiga del susto. Porque dí todo de mí. Pero es importante -ahora mismo- la nota de corte- que aún no sé.

Gracias y un fuerte abrazo.


Pedro querido,

a tí te haré una llamadita, que me tienes abandonada.

Ejem...







Pd. Perdón por la demora.

Pedro M. Martínez dijo...

Coblenza, nada, no te cortes, no pares, sigue, sigue, árboles o constelaciones, sabes que soy un tío inseguro y tempestuoso, que me meto a la cama y no me levanto en años, ea, que entre hembras y latifundios me siento a la grupa del caballo de Custer y aquí no pasa ni un indio si no se sabe el misterio –la gallina- que no vienes en semanas y cuando vienes te magnolizas, que ya, que me ibas a querer siempre, que solo era yo en tu mundo, que si tal, que si cual, ¡mentiras! na, que no puede uno fiarse nadie, me meto a la carbonera con mi canario y se acabó, ya. Ni un beso.

Coblenza dijo...

Anda, anda Pedro,

como se nos nota ya, que andas sobradito de hembra que te sople en el cogote eh?
A mí,

¿Para qué me quieres ya?

Soy tan poca cosa entre tantas que...,

ya no puedo soportar tanto dolor, me desahucias de tí - de tí mismo sí- y luego me vienes con el cuento de ¿te gusta conducir?
Venga va,

que sí, que estás como un pavo Real, te acicalas las plumas, de un lado de otro, y mientras -ála- las titis de farra con Don Pedro Glup, y el Peringhon bien frío, que Coblenza aquí ya no pinta ná.


¿De qué me ha servido quererte todos estos años eh?
De ná.

Por eso ni beso.
-Siquiera-
bicho.

si, como lo lees.
Bicho.

cucuruchú!

éssso, estilo Pantojíl.

ya me contarás.

Anónimo dijo...

Ay! qué noche COBLENZA. Me acabo de desmayar por culpa de Glup, me levanto y corriendo, que digo, jadeando, voy, vengo, a tu encuentro.

Mujer, mujer, por duplicado, no tengo la menor duda. Te he visto (la rubia miel de ojos verde mar, eres tú ¿no?). Te he leído: se te salen la femineidad, feminidad, feminismo y demás efes, incluídas las feromonas para atraer a cualquier hembra o macho que habite el universo, este de los blogs y cualquier otro.

Y si no, mírale a Glup, ya anda, como siempre, en medio, ¡será hortelano!

Bueno, a lo que iba, que tengo en Imagenio al Denis contando cuentos en las colinas del Kilimanjaro y así no hay quien se centre: una pregunta COBLENZA, bueno dos.

Con lo que sabes - o sea, lees - de mi: si soy mujer ¿me abrazarás? o, si soy hombre ¿qué hará "tu sexualidad"?.

De los exámenes de Mayo, no te preocupes, no merecen ni tus penas, ni las mias. A lo mejor un dia lo hablamos, también.

Eres un cielo.

Y tu GLUP, tú si que eres celoso, hasta de tu sombra. Feo.

Besitos a los dos, de percebe.

Anónimo dijo...

Por cierto, ahora que ya he dormido ¿o me he muerto de risa?, ahora que he vuelto de Mercadona y labores varias, COBLENZA, una cosita más:

(Perdona GLUP, podría pasarme a su página, pero la fidelidad... además, seguro que estás encantado, me da que estas cosas te ponen).

Conozco a una mujer, mujer, mujer (ésta por triplicado) que habla como Platón, escribe a lo Duras, y canta como Moustaki. Vamos que no me enamoré de ella porque uno es árbol y bastante tiene, pero te juro que también es hembra. Y, oye, qué cosas, resulta que le gustan las mujeres, sí, también como tú, las abraza y cotillea, pero, además, si le gustan y puede, se acuesta con ellas.

Repito: es mujer y hembra.

Coblenza dijo...

Cabrona!!

(me parto de la risa)

Pedro, tu cállate.

Besos.
A ver si te pasas por mi blog Magnolio !guap@!!!???


jajajaajajaj,
eres increíble.

Besos a golpe de tarjetazo...

Pedro M. Martínez dijo...

Mis muy queridas Coblenza y/o Magnolio, y viceversa, nada, no os cortéis, vosotras mismas, hembras muy hembras, árboles, señores con pelos en las piernas, gatos de tejado, damas del ropero o lo que seáis, este es un blog tolerante y abierto en el que la libertad de expresión goza de buena salud.
Dado que el señor de las llaves, el que tiene las claves, goza, y goza –también- de muy buen humor, no hay problema. Sírvanse ustedes mismas y sean felices.
Todo sea por la concordia, la paz en el mundo y el déficit de la balanza de pagos.

Esto...¿habéis probado la ducha de agua fría? Libera bastante. Con estos sofocos.
Os envío besos.
Siempre me han gustado los tríos.
(Sobre todo Los Panchos)
(O el Calaveras)
(En cambio, los Tres Sudamericanos, no)

Anónimo dijo...

Lo mismo digo, rubia, lo mismo. y me repito, pero (aunque te leo - con mucha atención - ), sea lo que soy, eso sí, fiel hasta la muerte, luego ya no, bueno, una vez me obligaron e hice txandapasa (se te pasa la vez), pero esa historia te la cuento otro día y el tiempo no me da para más.

Asi que, como Glup está de acuerdo, que amable es ¿no te parece? y nos presta su página, nos escribimos aquí.

Más besos.

Anónimo dijo...

GLUP, corazón, eres genial y, seguro, seguro, en alguna reencarnación, titiritero (de feria en feriaaaaaaaa). En agradecimiento a tu paciencia te prometo que vas a tener sombra de árbol todito, todito el verano. Incluído el camino. Que no te falte de na.

Totalmente de acuerdo: los Tres sudamericanos, no.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas