Batería de Urrutia / Punta del Boquerón /Playa de Camposoto./ San Fernando Cádiz

jueves, 21 de junio de 2007

A la tarde.

“Dora no puede tolerar que sólo se interese por ella interesándose sólo en ella.”



A Freud se le escapó el goce de Dora.
Sé que está ahí, pero ¿donde?
Me escondo bajo su falda para verla mientras lee una larga carta de ausencia turca.
Bajo su falda la veo, sentada, leyendo, la miro.
Hay maneras de leer.
Escucha lo que he escrito.
Hay cosas que no le escribo (o que pienso que no le escribo) y sin embargo las lee.
Lenguaje roto. Fragmentos de los que quisiera decir. Frases incompletas.
No sé definir nuestros gemidos, los ruidos cuando nos amamos; no puedo escribirlos, repetirlos, pintarlos, dibujarlos, ni siquiera bosquejarlos.
Lee ahora lo que estoy escribiendo ahora.
Viaja por las palabras como viaja en este momento por Turquía, volando sobre las nubes, viendo anochecer ahí arriba ¿Habrá visto amanecer?.
Ahora espero que vuelva pero ya ha vuelto. Y me lee.
Soy un hombre cualquiera, uno que le escribe, solo a ella, con sentimiento, dedicado a ella, sola, única, pensándola ahora. Este hombre normal está pensando en ella. Y se regocija. Su recuerdo me hace feliz, pensarla me hace feliz, ella, sus ojos, su cara dulce, su cara alegre, riendo, mirándome.
Me repito, doy vueltas, giro sobre una o dos ideas, sin dejar de mirarla, la veo.
Y me siento, no espero, estoy calmado, mirando cerca y lejos, no la llamo, no le pido, no me canso.
Estoy aquí y ella lo sabe.


“La sorpresa es un afecto y por ello un efecto. Podemos pensar que la sorpresa es la emergencia de algo cuando nada se esperaba, pero la sorpresa verdadera, la sorpresa en sentido analítico, se produce sobre el fondo de lo esperado, de lo esperado a nivel del inconsciente. Si consideramos al inconsciente como una escritura, originando con ello los cuatro modos lógicos que conocemos, si calificamos algo como posible, estamos diciendo que su acontecer no nos sorprenderá. En efecto, lo posible no sorprende: sorprende lo que adviene, como contingencia, sobre el fondo de lo imposible. O sea, que sólo hay contingencia porque hay imposible y al revés, teniendo claro que la contingencia queda del lado del acontecimiento, mientras que la sorpresa es del sujeto.” La sorpresa: ruptura del tiempo. (Por J. Antonio Naranjo)



14 comments :

Arthur dijo...

Siento que es una de esas veces en que en que estás con ella, luego se va y por eso todo es diferente, ó más bien, nada es igual. Ya no se ven de la misma forma, ya la tenés cerca, pero la sentís tan lejos, que es una tortura espantosa, mejor hay que elajarnos.

Y una vez más soy el primero en darte respuesta, EEAA!!!

Saludotes y abrazotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Uy, te escondiste bajo su falda?

Bueno, cuando, igual cuando tiempo pasa, las cosas cambian, por eso es más difícil intentar leer lo que escribe, ó más bien, entenderlo porque resulta que la mente es tan comlicada, que sólo uno mismo le entiende, y a veces nisiquiera uno mismo se entiende (se entendió eso?).

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Anónimo dijo...

a Freud no sólo se le escapó el goce de Dora, se le escapó el futuro completo de un continente inexplorado, uno para el que no tuvo tiempo, ni cabeza, uno que le quedó grande y lo escondió para que no se supiese..... a mí por ejemplo, se me escapa todo en esas escaleras, profundas como para siempre, la imágenes y el sonido, perfectamente unidos por nada y para nada, por que al final, nadie sabe quien baja o sube, ni si sabe leer al fin.
bonito

ybris dijo...

Algo de imposible debe de haber en tus letras a juzgar por la sorpresa que me deparan.
Leer, escribir; escribir, ser leído.
Y entre fragmentos y balbuceos la belleza de quedar sorprendido.

Abrazos.

Belén dijo...

Las musas son asi hijo mio, cuando menos te lo esperas, va y te leen ;)

besos!

Margot dijo...

La sorpresa, una de ellas, debe venir pues de aquellas veces que te leen, escuchan, y el otro te lee, escucha sin haber escrito, dicho todo. Por eso, porque se espera sobre el fondo de lo esperado.

O parecido pero la cuestión es gozar y que no se escape, no?

Besosssssss mañaneros y volteados. Buen día tenga usted, buen hombre.

Camille dijo...

Pues me alegro. Es bueno leer que estás tranquilo, que eres feliz y que estás sentado.Calmado.
Sí, es verdad, es una sorpresa.

Lo sé, lo sé, es ficción ;)

Besos

P.D. Gracias

Pedro M. Martínez dijo...

Tengo un día muy ocupado, perdonar la brevedad de mis contestaciones. Gracias a todas/os por vuestra amabilidad continua.

Arthur primero de Argentina, rey de las llegadas, eso es, se van y todo queda vacío, vuelven y ya nada es igual. O algo así. Abrazos.

Gusthav, más que esconderme, bajo su falda obré milagros (maña que da el amor). Y sí, tratar d entender lo que pasa dentro de la cabeza es harto complicado (por eso insistí bajo su falda) Abrazos.

antonieta, no hablemos de Freud, no ahora (si te parece). Hablemos de escaleras gallegas en las que nadie sabe en qué peldaño está. Por cierto, el del segundo piso soy yo (eo), sí, ese que te hace señas con la mano (eo, bis). Bonita, tú.

Que quedes sorprendido ybris, es un gran premio a mi trabajo.
Porque tú, de ingenuidad, a estas alturas, nada.
Algo hay, dice mi padre que será la edad (la nuestra)
Abrazos.

Belén, tengo una amiga que es musa, ella misma, y que no me inspira más que actos libidinosos. Estoy en duda de si no es amiga o yo no lo soy de ella o es más masa que musa o qué. Pero, ay, no sabes como es – la musa- .
Besos! muchos

Corre Margot, que el goce acaba de doblar la esquina. Y es que no podemos despistarnos, hay tanto goce en el aire. Love is in the air, que cantaban. Guapa, repito, g u a p a ¿vale?

Camille, virgendebegoña, alégrate, mi estado natural es estar feliz. Calmado y tranquilo nunca, no va con mi forma de ser, pero alegre y divertido, siempre (te lo juro)
Lo verás.
Y no, no hay nada de ficción en esto.
Una persona que se fija en el corte de un tomate tiene que ser como tú.
Y no sigo.
Muchas gracias a ti (y muy profundas)

Dátil dijo...

Lenguaje roto...(umm), lo releo, len-gua-je ro-to, (umm), me detengo y lo pienso aún más moderadamente. Y sigo detenida en ello. (ummm).

No. Definitivamente no.
Concluyo en que posiblemente guarde cierta relación entre estar bajo la falda y que escuche (AveMaríaPurísima eso sí) lo que ha escrito.

Pero,

a causa de ésta situación, si es verdad que los gemidos pueden sucederse pero,
pintarlos?
bosquejarlos?

(repetirlos sí, uy, qué arte tengo yo)

Yo también soy una mujer cualquiera.

Pero no me hagas caso hoy Pedro mío, que acabo de venir de la casa de Margot, y me he fumado un petardo (porrillo Pedro de marihuana suave, sip, se lo pedí yo).

Y vengo dubitativa perdida.

Pero,

nunca olvido lo mucho que te quiero. Eso nunca Pedro.

Besos.

;)

Valeria Elías dijo...

enamorado de una ilusión... enamorado de la vida y la obsesión por lo que podría ser... que estado de gloria la sonrisa cuando se cruza por delante.... besos

Pedro M. Martínez dijo...

Mi dubitativa Coblenza este jueves ha sido tan, tan intenso, que aún tengo la cabeza en ocho sitios. Día fructífero en tantas cosas, sobre todo en emociones íntimas. Esto es sorprendente ya que mi actividad principal ha sido la profesional, pero lo otro, ay, lo otro vence a todo (por suerte).
Anda, pasa una calada y seguimos filosofando mientras brillan las estrellas.
Que te quiero, rubia de ojos imposibles (por lo bellos)(si no lo has pintado para la foto)
Besos.

Pedro M. Martínez dijo...

Amada Inmortal, tu comentario me sugiere un juego de palabras a propósito de la gloria, la sonrisa, las ilusiones y estar enamorado...de la vida, pero solo lo entendería yo y estoy tan cansado (ahora) que me da pereza.
Mandarte este beso, no.

Dátil dijo...

No Pedro.
Esos son mis ojos, como la vida misma. Nada de pintar. Al azul, azul con verde a mucho pedir. (según la intensidad de la luz claro).
Pero es de lo que más suelo presumir. De ojos. Ummm, que te como.


¿Eso no era del cuento del lobo?


ayy,

te beso.

Pedro M. Martínez dijo...

Ojos bonitos Coblenza, con esta intensidad de luz mañanera de viernes, la verdad es que los tienes como estrellas. No me puedes comer porque antes te he comido yo a ti. ¿No lo recuerdas?
Y esa la cantaba la Orquesta Mondragón “hola mo amor yo soy tu lobo...”
Besos afortunados.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.843 entradas