倪傳婧 Victo Ngai

jueves, 28 de junio de 2007

Equilibrio.

Todos los habitantes de Equilibrio tenían la nariz aguileña.

Un día llegó al país un hombre chato y las autoridades dijeron - Qué curioso, dejémosle que barra las hojas de otoño-. Y le pusieron a barrer el bosque.

Otro día llegó una mujer con la nariz de un color distinto al de las mujeres de Equilibrio. Éstas, sorprendidas, dijeron -Qué singular, dejémosle que recoja los frutos de primavera, que los lave, los tienda, los planche, los cocine, que los pruebe y si no muere al menos nos deberá el sustento-.

En las semanas siguientes llegaron otros hombres y mujeres con apéndices nasales diferentes a las de los nativos de Equilibrio. Unos tenían la nariz más gruesa, o con nubes en la punta, o con tres agujeros, con pecas, traspasada por huesos de ave, aplastada, rugosa, alguna nariz no entendía el idioma, otra era transparente. Los que mandaban, y los que no, como ya tenían experiencia, idearon actividades para todos ellos: a unos los dejaron a la puerta de las iglesias, dando colorido a los soportales; a otros los pusieron como acompañantes de los ancianos que habían tomado la costumbre de caerse y romperse las caderas; a algunos los subieron a las copas de los árboles para avisar la llegada de las habituales riadas de invierno; a pocos, a los más listos, en fin, les convencieron para que se operasen aquellas absurdas narices y pudieran parecerse a las personas normales, las de allí de toda la vida.

Y así pasaron los meses, con cada cosa en su sitio. Hasta que un día una mujer de Equilibrio se quitó la ropa delante de un hombre con apenas nariz que limpiaba los cristales de su salón y este se comportó como no solía. A la quinta vez de romper sus compromisos de fidelidad a una novia ausente, el hombre con apenas nariz se enamoró de la mujer desnuda, tan desnuda que se le veía dentro del pecho el deseo saltando delante del aburrimiento. A los nueve meses nació el primer niño del país con nariz de emperador romano.

Otro día un hombre equilibrista caminó por calles y avenidas de la capital siguiendo unas caderas ondulantes embutidas en una estrecha falda roja. Al cabo de varias horas de admirarlas, propuso a la dueña de las caderas otras actividades complementarias a tanto ejercicio andariego. Solo después, cuando se duchaban, se dio cuenta que aquella mujer tenía una nariz de mariposa. Aún así la propuso matrimonio. Sus hijos, tres, tuvieron narices diversas, ninguno la tuvo aguileña.

Estas son solo dos historias entre tantas como ocurrieron en Equilibrio en aquella época.

En los años siguientes se produjo una gran mezcolanza de narices.

En la actualidad, como bien sabemos, ya nadie se preocupa de las narices ajenas, nadie respira, nadie huele, no hay olfato, es algo antiguo, está pasado de moda. Ahora lo que está a la última es mirar en la misma dirección, tener los ojos dirigidos al horizonte, en remoto, para conseguir así un gran ahorro energético y una concentración de ideas que impidan la dispersión, incluso la acústica.

Algunos disidentes, pocos por fortuna, están pensando en cortarse las orejas.

La vida sigue siendo feliz en Equilibrio.



22 comments :

Arthur dijo...

Me suena a racismo, a alguien por no tener nariz Equilibreña lo ponían a hacer cosas, como si fuera un esclavo. Igual, a los no blancos (ó sea, negros, orientales ó de piel que no era blanca) igual los trataban como esclavos. Eso era muy feo, y que bueno que ya no está permitido, porque si todavía lo estuviera, entonces mi Mamá no me dejaría ser amigo de Gusthav, porque él no es blanco y yo sí.

Y también quiero decirte que leí lo que me decís en el post anterior, que por lo mismo del Nintendo, mi Mamá me dió una regañiza porque el Lunes estuve 13 horas seguidas en el Nintendo, y dice que el Nintendo daña el cerebro, pero yo tengo 15 años jugándolo y no me ha pasado nada.

Saludotes y abrazotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Arthur dijo...

Y una vez más fui el primero en darte una respuesta, EEAA!!!

Gusthav dijo...

Que bueno que se aceptó la diversidad de narizes en Equilibrio, porque así hay equilibrio en Equilibrio (se entendió eso?).

Y con lo del color de piel, igual que bueno que yo nací en ésta época, que de haber nacido en el pasado seguro que hubiera yo sido esclavo por no ser blanco, y tampoco hubiera podido ser amigo de Arthur porque su Mamá no me hubiera permitido acercarme a él. Pero lo bueno es que hoy es hoy y Arthur y su Mamá y toda su familia nos quieren a mí y a mi familia, y nosotros los queremos a ellos.

Saludos, abrazos y besos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Margot dijo...

Y así hubo quien también decidió cercenarse los pies, por disidente...tanto equilibrio no debe, ni puede, ser bueno. Y sigue olfateando el aire porque supo que los estambres hay que aspirarlos y no tanto caminarlos, se rompen.

Pero esa es otra historia y la tuya me gusta más, mucho más, a rabiar!

Besote de pituitaria avizor.

Luna Agua dijo...

En tu relato se empoderan las narices aguileñas. Bien por las que nos sentimos mal por tenerla.

Todos/as quieres una que barre.

ybris dijo...

Está claro que una sociedad equilibrada tiene que aceptar el desequilibrio sin caerse.

Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Arthur Primero de Glup, tus 15 años de Nintendo no han reblandecido tu cerebro lo suficiente como para no distinguir lo básico. Olé por ti.
Racismo, clasismo, discriminación, apartheid, sí señor, por tener la nariz diferente, el color de la piel, la cuenta corriente, el idioma, la forma de vestir, esas cosas.
Tu Mamá te mima, mima a tu Mamá, si te dice que no juegues tantas horas...oye, tío, tú aparte de eso ¿qué coño haces en la vida? ponte las pilas, chaval, el día que no esté tu Mamá para decirte lo que debes y no debes hacer, entonces ¿qué?
Perdona por meterme en lo tuyo. Haz lo que quieras. Quién soy yo. Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Gusthav, hay un equilibrio de narices, eso es.
Lo has entendido muy bien.
Una suerte que la omnipresente Mamá de Arthur sea tan adelantada a su tiempo.
Para todos. Desde este humilde rincón ya estábamos preocupados todos los que os leemos y, claro, apreciamos.
Un abrazo para ti (no vayas a compartirlo ni a derrocharlo)

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, en este país siempre se ha discriminado a los de nariz diferente. Incluso en algún país dentro del país (uyuyuy) ocurre con la boina.
En otros se ponen velo. Sorry, les ponen velo. Les velan.
Es un tema serio de narices.
Nosotros a lo nuestro, te beso la punta de la nariz.

Pedro M. Martínez dijo...

Exacto, Luna Agua, todos/as quieren alguien diferente para que les barra, alguien que sea menos (según sus criterios), que tengo otro color de piel, necesidad, que haga lo que ellos/as no quieren hacer.
Me asomo a mi ciudad y veo a ancianos de un color del brazo de jóvenes de otro (color). Y no son novios.
Ay.

Pedro M. Martínez dijo...

ybris, lo malo es cuando esa sociedad desiquilibra (a muchos) para que haya equilibrio (para pocos). Que te voy a contar a ti.
Demasiado humilde mi relato para problemas tan grandes. En fin.
Un abrazo.

Camille dijo...

Viva la disidencia!

Sólo conocí a una abuela, y nada más que hasta los 6 años. Lo que recuerdo de ella es que por las noches me daba un beso "esquimal" y otro "de mariposa" antes de dormirme..yo lo he seguido practicando para que no se me olvide ni besar a lo esquimal ni mi abuela (que era muy, muy disidente).

Besos

P.D todos tenemos batallitas..qué te crees? ;)

Anónimo dijo...

Es algo más dramático..las narices son un simple ejemplo...creo que en todos los lugares hay equilibristas de lo creen que debe ser... las diferencias molestan por lo que pueden tener de mejor, de más excelso.
La homosexualidad, las etnias diferentes, la drogadicción, la pobreza, la indigencia mundial, son elementalmente segregados, excluídos...
Narices de la orfandad...
Un beso

Anónimo dijo...

Mi lugar:

Margot dijo...

Y notaba yo que me faltaba algo y era que... no había incordiado lo bastante, cachis!!

Sí, de narices el tema que por cierto digo yo si esa muchacha de blanco no se sentirá igualmente discriminada, por el color del vestido digo, los tipos que la rodean se les ve tan grises. Ya, ya, es admiración y no discriminación, me dirás, ya, que si la biología, a continuación, un homenaje visual, la belleza, ah de la belleza y... y leñe que no pasara por allí, si es que van provocando!!

Pero la foto es curiosa, sí, divertida, si era sólo por incordiar.... jeje

Pedro M. Martínez dijo...

Camille, he tenido la suerte conocer a mis abuelas (una murió hace relativamente poco) e incluso a una bisabuela. Mis recuerdos de ellas están llenos de besos, de amor. Ni infancia está llena de amor. Parte del resto, de otro tipo de amor(es) lo cuento aquí. A veces. Otras me lo invento. Pero entre imaginación y realidad lo paso bien.
Y cuando tú me comentas, me alegro. Gracias.

Pedro M. Martínez dijo...

Cecilia, cierto, tienes razón.
He intentado contarlo a mi manera.
Veo que se ha entendido.
Me han gustado tus sueños olvidados.

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, perdóname reina mía, se me ha olvidado destacar que el videoclip de las Spice estaba dedicado a ti. ¡Qué descuido!. Lo siento. (Sé que sigues peinándote como la pija)

La fotografía de la muchacha de blanco corresponde a una exposición del neorrealismo italiano. Posiblemente esté preparada, pero seguro que no difiere demasiado de una realidad, de un tiempo (espero y deseo que superado).
Me parece una copia de otra con el mismo tema que alguna vez he dejado aquí (la buscaré).
Y tu no me incordias nunca (excepto lo de meterme el dedo en el ojo, tía, lo tengo frito)
Besos, varios.

Isabel Barceló Chico dijo...

Me ha intrigado mucho toda la historia y no estoy segura de haberla comprendido. Quizá sea por la hora. ¿Hay disidentes disconformes con que hayan narices de todos los tamaños, formas y texturas y esa parece ser una disidencia positiva? No sé, estoy confundida. Besos, querido amigo.

Pedro M. Martínez dijo...

Isabel Romana, esto va así: unos cuentan sus historias y otros las leen. Generalmente los que leen también escriben. Parece algo endogámico (en una de sus acepciones). A veces, como unos escriben de peces y otros de flores, no se entienden, se confunden. Tan de mañana no recuerdo que quise decir con mi cuento, si sé que no tiene demasiadas aspiraciones, este es un rincón humilde, trabajado, pero humilde. Sí puede asegurarte que hay muchos disconformes con que haya disidentes, del género que sea, les bautizan, les encarcelan, les cortan las narices u otras partes de su cuerpo. Pero eso, mi querida amiga, es demasiado serio como para tocarlo aquí que, como te dije, es un humilde rincón. Besos del Trastévere.

Anónimo dijo...

medio Cronopiesco, khalilgibranesco y kafkiano, mejor aun, pedrístico.
Genial.

Pedro M. Martínez dijo...

Ceshire, gracias por tu regreso (estaba preocupado).gracias por tus elogios, gracias por todo, por tanto. Guapa, amiga desde hace tanto. Te beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas