倪傳婧 Victo Ngai

domingo, 10 de enero de 2021

Poetas (2)

 


Se entornó la puerta con un relajante sonido de bisagras y por la rendija ondulante escaparon los poetas. Antes de esta huida solo unos pocos sabían de su existencia. Cuando la televisión lo informó, los de siempre tapiaron la carretera del litoral, por si acaso. Por allí no pasaría esa gente rara con sus labios rojos, con lirios en la pechera y una bandera Richard. Lo nuestro es nuestro.

Pues ya no lo pilla, el último metro acaba de salir.

14 comments :

Moony-A media luz dijo...

Joer, si no hay metro, a dónde vamos...

Pedro M. Martínez dijo...

Moony-A media luz
Sinécdoque, tomar “la parte por el todo”. La poesía ni se crea ni se destruye, se transforma. Haz bien y no mires a quién. Horarios del metro de Bilbao: A partir del 2 de septiembre el horario de invierno vuelve a estar vigente. Puedes consultar las frecuencias descargando estos archivos:- Frecuencias. Servicio invierno 2019.- Frecuencias en zona 3 (BER-PLE). Servicio invierno 2019. Todos los horarios disponibles en el apartado "próximos trenes". Yo vendo unos ojos negros,/Quien me los quiere comprar?/Los vendos por hechiceros,/Porque me han tratado mal!/Cada vez que tengo pena,/Me voy a la orilla'el mar,/A preguntarle a las olas,/Si han visto a mi amor pasar. La cantaba (entre otros) Nat King Cole. Quizás te vengan bien, están baratos, otros ojos, otra mirada, desde más dentro, desde la distancia todo se desenfoca. Puede ser el frío. Filomena. Yo qué sé. Pero lo que sé me lo callo porque “tú sabes” (con acento cubano). “Sufro la inmensa pena de tu extravío/Siento el dolor profundo de tu partida/Y lloro sin que sepas que el llanto mío/Tiene lágrimas negras como mi vida.” Que cantaba el Trío Matamoros cuando yo vivía en Santa Clara. Abrígate.

Moony-A media luz dijo...

Yo ya me callo.

Pedro M. Martínez dijo...

Moony-A media luz ya entiendes porque no tengo comentarios.
Este es un blog resistente.

Moony-A media luz dijo...

No es porque sea resistente, que, aquí, resistimos todos cada cual a su manera. Es porque te crees una especie de diosecillo calvo y te permites decir lo que te da la gana sin pensar jamás en los otros.
Agur.

Pedro M. Martínez dijo...

Que mal carácter y que poco sentido del humor. Ayayay.
No te enfades por tan poca cosa que están los tiempos muy difíciles.
Aunque en lo de especie y en lo de calvo has acertado (en lo de diosecillo, no, ya me gustaría)
Anda, venga, sonríe
Un beso.
En serio, no te enfades.

Anónimo dijo...

Digo yo que este señor tendrá un blog para decir lo que le de la gana.
En cuanto a lo de calvo, yo no sé si lo es o tiene rastas pero no entiendo qué importancia tiene.
El texto es inquietante, merece una segunda lectura para poder opinar.
En una primera lectura me pareció realmente bueno.

Pedro M. Martínez dijo...

Muchas gracias Anónimo.
Hay una corriente generalizada de censura por la que uno puede decir lo que le da la gana pero a él no le pueden decir nada.
También hay muchos “escritores” con una corte de palmeros que les dicen “muy bueno lo tuyo, cari”. Y se lo creen.
Hay personal, ya ves, sin olfato, sin tacto, sin sentido del humor y con un ombligo tan grande que caben ellos mismos dentro.
Si alguien comenta en mi blog procuro contestarle con educación, simpatía, imaginación y premura. No sé si lo logro pero si mi contestación no le gusta pues, oye, qué le vamos a hacer. Esto es un ten con ten, lo mismo a mí no me gusta su comentario y me aguanto.
Utilizar calvo o viejo o gordo o yo qué sé como descalificación califica y hasta aquí puedo leer.
En este blog llevo más de 5.000 entradas, alguna gustará a alguien, digo yo. Y si no gusta ninguna pues tampoco me voy a llevar un disgusto, escribo para mí y el que quiera venir que venga, ya ves tú.
Mi tendencia es a escribir textos larguísimos pero como no me leen ni los cortos he decidido publicar cosas breves. El texto de hoy es el segundo de una serie que he llamado “poetas” (muy original, yo).
Gracias por defenderme porque como soy educadito, antiguo y esas cosas pasadas de moda lo mismo me da un pronto y empiezo a desbarrar y a proferir blasfemias, exabruptos, palabras malsonantes, onomatopeyas, gruñidos y me detienen por escándalo público.
No sé cómo has llegado hasta esta esquina siendo anónimo pero ten cuidado a la vuelta con la nieve, que está la cosa muy malita.
Gracias otra vez.

Anónimo dijo...

Aquí hay gente con nombres muy imaginativos (o no). Yo solo soy una lectora. Llegué aquí como todos, leyendo, descartando, renunciando muchas veces a seguir ocupando mi tiempo en leer solo juegos de palabras. He leído algo tuyo (random) y algunas cosas me han encantado. Están llenas de emoción. Otras me han costado más. Lo único que puedo decir es que seguiré leyendo. Felicidades por los Poeta 1 y 2.

Pedro M. Martínez dijo...

Anónima El otro día, una amiga me dijo, “no te tomes esto del blog como una obligación”. Y no lo es, disfruto escribiendo y compartiéndolo aquí. Llevo mucho tiempo y me sirve como terapia (no sé si es la palabra adecuada: Terapia:. 1. Tratamiento de una enfermedad o de cualquier otra disfunción. 2 . Tratamiento destinado a solucionar problemas psicológicos.), me ayuda a encauzar una de mis aficiones y estoy seguro que me ahorro mucho dinero en psicólogos. En cualquier caso nunca he entendido a las personas que pierden/perdemos el tiempo en leer/escribir en blogs con las maravillas que hay para leer por ahí. Muchas gracias por tus palabras.

Anónimo dijo...

Olvidé decir que me encantó ese cambio brusco de escenario. La bofetada de pasar de la casa de los suspiros a oler el aire cálido al entrar en la boca de un metro. Ese olor que solo se siente al bajar las escaleras. La sensación, al final, es que escuchas como tú metro está ‘despegando” sin ti.

Lectora dijo...

Tu amiga tiene razón. Muchos deberían pensar si lo que escriben merece papel.

Pedro M. Martínez dijo...

Anónimo, mire usted, soy un romántico pero no quiero que se note, pasar del sueño a la realidad del metro que se va, indiferente a tu prisa, es un ejercicio de realidad. Hay quien vive en la realidad, hay quién está todo el día en la inopia (iba a escribir en la puta inopia pero todavía no hay confianza). Escribir es salir de uno mismo y contar lo de otro/s para llegar a Otro/s (una definición tan absurda como otra cualquiera en boca de los sabios). Corto y cambio.

Pedro M. Martínez dijo...

Lectora mis amigas siempre tienen razón porque me quieren y buscan lo mejor para mí, me cuidan conociendo mi candidez, mi tendencia a la caridad mal entendida, al cultivo hidropónico, a la adoración nocturna. Gracias a ellas estoy como un pimpollo que escribe en el aire. Merci.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas