Maggie Cheung Vogue Italia (June 2008) ph. Peter Lindbergh

viernes, 26 de diciembre de 2008

Alarma.

Dice Harkaitz Kano que Emine Sevgi Ozdamar cuenta en su libro “Extrañas estrellas” que Bertolt Brecht, cuando murió, tenía varias amantes. Su mujer lo sabía y encargó al Berlín occidental siete pares de medias negras finas, metió cada par en un sobre y se las mandó a cada amiga de Brecht con una nota:”Bueno, fulanas, para que aparezcáis decentemente en el entierro”.


Nos avisaron a media mañana. Debíamos desalojar los pisos de forma inmediata. Al parecer en las obras que se estaban realizando en el sótano se había encontrado un objeto metálico empotrado en el suelo que podría ser un obús de los últimos ataques. Para desactivarlo acordonaron la calle, prepararon un escandaloso operativo y allí estuvimos, abrigados con mantas, temerosos de quedarnos sin casa, con frío, mirándonos los unos a los otros con forzadas sonrisas que apenas ocultaban nuestro miedo.

Allí la conocí. Me dijo que éramos vecinos, que me recordaba subiendo las escaleras con energía, con el uniforme de gala, con la mirada perdida. Nunca me había fijado en ella. Durante la contienda estaba bastante ocupado en las largas jornadas sobre los mapas, en intentar mantener la débil moral de mis compañeros. Cada noticia del frente les sumía en grises mañana llenas de toses y quejas por el racionamiento. Tampoco la había visto en las frecuentes fiestas que se celebraban en los sótanos. Con las primeras botellas de delicioso vino francés perdíamos el pudor y ante la posibilidad de una muerte cercana nos entregábamos a un libertinaje desenfrenado y salvaje, aunque con frecuencia también terminaba en peleas.


Al terminar la alarma la invité a mi modesto apartamento. Aceptó. Ella recibió los dos tiros en el pecho. Me estaban esperando. Al abrirse la puerta abrieron fuego contra la primera persona que entró. Bajé los escalones de cuatro en cuatro. Corrí y corrí por las calles hasta la casa de Frank. No entendía cómo se habían enterado de todo. Me detuve. Quizás era él quién había hablado. Volví sobre mis pasos, estaba desarmado. Quizás la pistola que escondí en uno de los pasadizos del metro aún estaba allí…

Estas cosas –y otras- se me ocurren en este invierno en el que hemos pasado de la lluvia pertinaz al frío, del miedo con la crisis a la anestesia de las fiestas navideñas. Que salga el sol por donde quiera en enero. Mientras tanto disfrutemos de estos últimos días del 2008 y que por el abismo de fin de año se vayan todos los males que nos aquejen para que dejen sitio al renacer del 2009. Amén.


12 comments :

Belén dijo...

Hay post que son tarantinianos... que se te meten como disparos en el cerebro... este es uno de ellos...

Es un cumplido, si acaso no sabes si lo es ;)

Besicos

Pedro M. Martínez dijo...

Tarantiniano, Belén, hay que ver, muchas gracias.
Besos con cascabeles.

Tempero dijo...

'Delicioso vino francés'. Ay, Pedro y tus borgoñas. Entre obús y descanso le dabais al tempranillo galo y los demás, entre ruinas y cascotes a conseguir agua en míseras garrafas. Y si no el libertinaje,¿cómo de otra forma sino salvaje?
La vecindad, normalmente, es la que más desconocemos y mira de qué forma nos podemos relacionar.
Antes de finalizar el año da una pista sobre qué mapas y el qu, probablemente habló.

gaia07 dijo...

Y qué palabra utilizar para describir a las señoras que comparten en silencio a aquél que les prometió fidelidad, y piden cuentas a otras que jamás les prometieron nada. Señor que cosas.

Qué fatalidad, cuando más emocionada estaba me la veo caer con dos agujeros. Me ha conmocionado tanto que he tenido que releer las últimas frases porque no entendí lo de Frank.

Si, si, centrémonos en 2008 que queda poco. Amén.
Un beso, fascinador Pedro.

Pedro M. Martínez dijo...

¿Pistas? Tempero, tú estás despistado. Si doy más pistas tendré que llevar de la mano a los amables paseantes de estas páginas.
Anda, anda, que me quieres engañar, pillín.

Fueron tiempos duros esos de la ocupación.
Pero tú no habías nacido.
Saludos.

Pedro M. Martínez dijo...

gaia07 a veces empiezo a escribir un cuento y no sé cómo terminarlo, se me queda ahí, a medias. Tengo dos opciones, bueno, tres.
1. Lo sigo y al final me sale una novela (no tengo tiempo ni ganas)
2. Le invento un final de aliño (como hoy)
3. Lo borro.
Estas cosas de la obstinación de venir aquí cada día.
Con el frío que hace.
Beso fascinado.
Bella.

Anónimo dijo...

Hace poco leí Bartleby y compañía, de Enrique Vila-Matas, y hablaba de uno de esos escritores del No que no acaba ninguno de sus cuentos.

Venía a desearte cosas, Pedro. Pero eso queda muy pobre para las cosas que a ti se te ocurren. Y las cosas que se le ocurren a la viuda.

Un beso muy grande.

Pedro M. Martínez dijo...

elshowdefusa, anda, deséame cosas, aunque solo sean dos, va, cosa uno, zass, ya, cosa dos, zassss, ¡bien!, ¿ves?, no era tan difícil

" Mayol la miró queriendo creer que todo aquello era tan irreal como una pesadilla. Ella se quedó como ausente, relajada después de sus últimas palabras; se quedó con la serenidad propia de un río tranquilo y profundo que permanece imperturbable en toda su extensión ante el ocaso del día. Callada, miró hacia más allá del huerto, hacia la luz más lejana del crepúsculo donde tal vez veía reflejado el ocaso de su matrimonio. El viaje vertical (fragmento) Enrique Vila-Matas

Un beso inmenso.

Shandy dijo...

jejeje...Hay que admitir que la señora de Brecht estuvo ingeniosa. Yo -de estar en el hipotético caso- se las devolvería con una nota diciéndole:"La señora es usted..." Me gusta el texto, y a mí me parece un buen final (literario, claro).Y me sumo a tu ruego,deseo o petición: Amén

Pedro M. Martínez dijo...

Shandy, era bueno Bertoldo, 7 amantes, qué resistencia.
Y le daba tiempo para escribir.
Hay cada fenómeno.
Saludos.

gloria dijo...

Es que eres muy muy bueno...
Tengo que pedirte el mayor de los perdones por mis retrasos...
Me encantas.

Pedro M. Martínez dijo...

Gracias gloria.
Solo me faltaba que además de venir te pida puntualidad.
Besos

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas