Maggie Cheung Vogue Italia (June 2008) ph. Peter Lindbergh

lunes, 22 de diciembre de 2008

Joder.

(Ayer visité) Quejana, cuna de la Casa de los Ayala, es un interesante conjunto de carácter medieval en un paisaje de gran belleza. Por un lado la construcción civil: el palacio y la torre; por el otro, el convento y la Iglesia de las Dominicas. El palacio, casa solar de Ayala, gótico del siglo XIV, se articula en torno a un gran patio central. Su acceso y fachada principal se encuentran flanqueados por dos torres. Del palacio, actualmente sede del Museo de Quejana, quedan restos de la fachada principal con su torre, vestigios del torreón, algunos elementos medievales en el exterior del muro y varios vanos con arcos apuntados en el interior del patio. Los restos de la fachada del palacio pueden verse desde el exterior, a la derecha de la cabecera de la Iglesia del convento. Dicha fachada es de mampostería y de dos plantas, con la puerta principal rematada en arco apuntado formado por dovelas de piedra caliza.


Joder- dijo ella mirándome a los ojos.
Me sorprendió esa palabra en sus labios, insólita en su léxico, exclamación, no verbo. Imaginé una salamandra atascada en su boca, asomando la cabeza y una pata entre sus dientes, un bicho repulsivo con ojos de rabia.

Lo repitió varias veces, la última ante un espejo.

Después su rostro se serenó y la tarde nos llevó a un paisaje de hombres sin pies que reían mientras cortaban hierba con guadañas afiladas, un niño cazaba con neblíes. Vino la noche y nos reclinamos en la húmeda serenidad de lo imposible, reían las estrellas, recordé que aún no sabía su nombre.



Y así, fue él quien por primera vez me dio la idea de que una persona no está, como yo lo había creído, inmóvil y clara, ante nosotros, con sus cualidades, sus defectos, sus proyectos y sus intenciones, sino que es una sombra en la que jamás podemos penetrar, sobre la cual nos hacemos un cierto número de opiniones basándonos sobre palabras o tal vez sobre acciones que, unas y otras, nos dan sólo nociones insuficientes y además contradictorias... (El mundo de los Guermantes. Marcel Proust)



12 comments :

Tempus fugit dijo...

Exclamación, no verbo. Ella se llamaba sustantivo, ¿o apenas era un adverbio?
Ese bicho... lo he visto asomar...


un abrazo, maestro.

Unknown dijo...

En que estaría pensando la salamandra?

Muchos besos de los de verdad.

Margot dijo...

Me gusta tu prota, aunque yo soy más de decir "coño", así, contundente y salamandra mediante, dragón de Comodoro a veces.

Besos, sin nociones suficientes, cómo no!

El peletero dijo...

Querido Pedro, todo es insuficiente, siempre todo lo es, aunque todo es mucho y siempre es demasiado.

Que tengas “un Bon Nadal”

gaia07 dijo...

“Caras limpias, como algunas personas, tiene…” * esta construcción de los Ayala.

Según el tono en la exclamación puede ser tan buena como cualquier otra expresión, la nota desagradable la suele poner el que la oye, que ni disfruta imposibles ni sus estrellas ríen.
Presuponer lo que esperan los demás suele dar malos resultados.
Tu beso si que lo espero, que no haya dudas. Un beso bien largo, que hoy es lunes para ti.

*Así empieza Misericordia,de Galdós

Pedro M. Martínez dijo...

De cenizas, prefiero una conjunción copulativa (me lo has puesto a huevo).
El bicho, ay, que cosas.
Abrazos, chaval.

Pedro M. Martínez dijo...

Según en qué bocas, no me importaría estar LOBITO.
Como salamandra o como lo que sea.
Besos de esos que dices.

Pedro M. Martínez dijo...

Margot, tú ¿cierras los ojos?
Para besar, digo.
Besos desalamandrados

Pedro M. Martínez dijo...

El peletero, Bon Nadal también para ti.
Gracias por tus visitas y comentarios.

Pedro M. Martínez dijo...

gaia07, los demás es un grupo humano tan amplio y complejo que casi prefiero complacerme y que cada uno se lleve lo que quiera.
Tú llévate este beso especial de hoy.
Guapa.

Shandy dijo...

Joder(exclamación), quién podría decir que de esta expresión podría surgir un pequeño relato que hace pensar en lo que desconocemos de las personas. Interesante. Y también el texto de Proust, cierto que son las propias personas las que nos descubren con determinados actos lo poco que sabemos de ellas, a veces "una sombra en la que jamás podemos penetrar"

Pedro M. Martínez dijo...

Shandy, ya ves qué cosas se encuentran en estas páginas de aficionados.
Lo que aún no sé es, aficionados ¿a qué?
Seguiremos intentándolo.
Un abrazo

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas