倪傳婧 Victo Ngai

miércoles, 25 de abril de 2007

Naufragios.

Entonces, -ioh!- pobre alma querida, ¡la eternidad no estaría perdida para nosotros! (Rimbaud)

Me dedico a provocar naufragios. Es una rentable profesión. En las noches de invierno enciendo hogueras en los acantilados del norte y espero agazapado en la escollera con el bichero entre los brazos. Siempre algún capitán incauto encalla su nave entre las rocas. Con aguas tan frías no hay supervivientes. El botín es jugoso: madera, campanas de bronce, negros chaquetones de contramaestre, arcones con botellas de brandy. El viejo Paul no está de acuerdo pero mis golpes le persuaden.

Me dedico a provocar naufragios. Es un modo de vida como otro cualquiera, más cansado quizás. Durante el día duermo y al atardecer como pan y tocino, bebo vino. Cuando no hay luna apilo ramas y troncos secos en la punta del Perro Negro. Al subir la marea el fuego parece arder en mitad del mar, los vigías creen haber llegado a tierra y vocean la cercanía de un puerto. Los afilados bajíos hacen el resto, desgarrando los desprevenidos cascos de madera. Luego hay que ignorar los gritos, remar rápido, sortear las agujas y atrapar todo aquello que sea útil, que pueda venderse, cargar la barca cuantas veces haga falta. El viejo Paul me ayuda, no tiene otra forma de alimentarse.

Me dedico a provocar naufragios. Incluso hoy que llueven pájaros helados, las ballenas mueren en la playa y la mar hierve de espíritus. Una densa niebla me ha dejado perdido entre las olas. Sé de dónde he zarpado, no sé dónde arribaré. El viejo Paul ríe a popa.




Aquí: J.S.Bach.

16 comments :

Arthur dijo...

Y ésta historia también es verdad? Ay Dios! que bueno que vos y el viejo Paul sobrevivieron. Porque eso de estar en una isla, sin electricidad ni como defenderme del maligno sol, me muero! Ay Dios!

Y con lo anterior, lo de Carmen, pues ánimo! Y yo creía que yo era el único que dice: "qué difícil es ser yo!"

Saludotes y abrazotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Uy Pedro, si yo estuviera de naufrago, lo único es buscar comida, techo y definitivamente un baño para hacer... lo que se hace cuando se va al baño. Jiji!

Saludos y abrazos.

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

ybris dijo...

Fue una profesión rentable.
A veces no puedo evitar pensar que algún político haga de ello hoy más que literatura.
Me quedo mirando a Goya en silencio clamoroso de profundos pensamientos sobre lo brutos que a veces somos.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

"Todo te lo tragaste, como la lejanía. Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fué naufragio!"

No sé porqué, tu Paul me ha recordado a mi Pablo.

O sí.

Margot dijo...

Después de leerte me ha dado por buscar en páginas amarillas si los supervivientes de naufragios es otra profesión pero ná, no viene ná. En cuanto aparezca tu naufragador haces el favor de mandármelo? es posible que él lo sepa, o Paul, él también... aunque se ría ante mi pregunta. Me gusta la risa de los viejos.

Que besosssss con tocinillo de jabugo.

Dátil dijo...

(...) Rompe fuerte sobre mí, mójame por igual. Aúnque no sepa que pensar.
Si tu recuerdo me hace bien, o mal.
Siento, ahí estás cuidándome en mi soledad.
Que grato eres.

Te, te, te... a veces, todo depende del lugar.

No pares de hacerme reír.

Besos.

Anónimo dijo...

Entonces eres un nofarero.

Eres la luzoscuridad sin ritmo alternante.

Pedro M. Martínez dijo...

Arthur, no desconfíes, todas las historias son verdad, hasta las falsas.
En todas hay un trasfondo de esa realidad que está en lo más profundo de nosotros mismos. (Iba a escribir en lo más íntimo pero me ha parecido demasiado personal, no sé).
El viejo Paul, contento, se ríe a mi lado con tus comentarios. Tienes un gran sentido del humor.
Abrazos amistosos

Gusthav, cómo se ve que eres amigo de Arthur -algo así como su alter ego- tienes su misma alegría y simpatía. Me alegro por los dos. Eso necesitamos, buen humor y alegría, penas ya tenemos bastantes.
Lo del baño tiene su punto, no había pensado en ello (en la barca nos apañamos como podemos)
También abrazos para ti.

ybris, fue y es, de eso vivo, ahí lo cuento
Pero nada que ver con los piratas actuales, estos son depredadores totales.
Goya era un aragonés adelantado.
Un abrazo.


Magnolio, oye, me has dejado de un aire.
Qué tendrá que ver nuestro Pablo con mi Paul (¿?)
Excepto que ninguno de los dos saben nadar.
Yo sí se, un día nadé hasta el horizonte.

Margot, es, ¿no has visto Titanic? Pues sale una señora de profesión náufraga, toda la vida lo ha sido, hay circunstancias que imprimen carácter. Hay viejos que se ríen bien (jijiji) y viejos que no se ríen (...), hay de todo
Y de momento el único que provoca naufragios soy yo ¿qué pasa? ¿a que te hundo el yate? Voy.
Tú si que estás besosssss con tocinillo de jabugo (ay, que cosas estarás pensando)

Coblenza no quisiera parar de provocarte la risa ¿hay cosa mejor? (me refiero a después de)
Te beso a montones.

suigeneris, efectivamente, soy un nofarero altanero, en enero y en febrero, en los meses con R, como este que acaba, luzoscurizándome sin ritmo alternante y con alegría constante. Ele.

Isabel Barceló Chico dijo...

¿Tratas de hacer naufragar el amor con la misma actitud fría y sistemática, indiferente al sufrimiento ajeno, empeñada en cumplir con el oficio hasta el final? ¿Es en esa niebla en la que te has perdido? Besos, desalmado.

Anónimo dijo...

Pues Pedro enhorabuena porque haces bien tu trabajo... yo me mareo en el barco, prefiero mezclarme con las olas, me divierte salpicar a los marineros. Por cierto, qué tal nadas? hay mucha competencia en el Atlántico?
Besos con salitre.

Anónimo dijo...

(o Cantábrico mejor dicho...)

gaia07 dijo...

El viejo Paul ¡dios mío! que sabio… reír ante el adversidad.

Precioso Pedro, aunque no te diga nada, te sigo todos los días aquí y “Aquí”, y cada vez me gustas más. Besos.

Pedro M. Martínez dijo...

No solo eso Isabel Romana, sino que empujo la cabeza del amor con rudeza para sumergirlo en esas frías aguas de la soledad. Sin remordimientos, sin piedad, con absoluta determinación. ¡que se ahogue!
No me queda ni una pizca de caridad.
Y no me beses que puedo morderte.

Pedro M. Martínez dijo...

rouge, cierto, soy un profesional del naufragio, me dedico a eso, ya ves. Es un trabajo grato, diverso, se conoce a poca gente (y la que conoces se muere) pero entretenido. Pregúntaselo a Paul.
A tu pregunta, nado muy bien (he sido campeón de mi barrio, de mi puerto, de mi escollera).
Besos

Sí, Cantábrico.

Anónimo dijo...

Una, que lee lo que lee y eso le lleva de Paul a Pablo. De botín de pirata a mascarones de proa. De uno a otro naufragio. De "mi" a "nuestro" y tiro porque me toca. ¿Si? ¿Lo pillas?.

Es que no me lees con amante astucia.

Pedro M. Martínez dijo...

Magnolio, ahora sí.
(pero vaya peripecia)
Ay, aquellas enredaderas taciturnas.
Te beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.810 entradas