16.1.15

Tampoco.


Cualquier intento de determinar lo que es el referente de un signo nos obliga a definir este referente en términos de una entidad abstracta que no es otra cosa que una convención cultural. (Umberto Eco)


Este tiende a ser un espacio panóptico. Que desde ahí lo abarques en su totalidad. Que abras la (tu) ventana y veas las arterias del verso, cada músculo del cuento, los nervios del poema o el vacío, la estructura de las voces que se superponen, el grito que te llama, esas manos tendidas con dedos que señalan, hurgan, acarician tus ojos del (ayer mismo) 71,4% (es decir, hasta aquí).

Puede ser que la promesa de la fotografía robada, una trayectoria nómada de la mirada, un error, quizás, ginebra (*) o pérdida en el brezal de estas palabras, la simpatía te invite a llegar a otro escalón (7,8% y dos euros).

La evocación trasnochada desde Jeanne Moreau, Ava Gardner o Charo López, hasta aquella perfección de Cardinale en “La chica de la maleta” nos pueden llevar al 6,3% (de 2 a 5 minutos, una proeza).

"El cine relega a la mujer de 40 años, cuando deja de estar buena". Son palabras de Charo López

Ejercicio de alteridad, ponerme ahí, por ejemplo, leerme con tus ojos, ¿qué dice?, comprenderte/me, entrar en la franja del 5,4%, albores del 3,5%, demasiado, alteridad de nuevo y ser yo mismo este día nublado con Henri Salvador, Serge Reggiani y esos Michel Sardou o Cali que compre en Virgin de Champ Elysees, adieu Moustaki, Brel, Branssen, me dejo muchos, pero Rimbaud me empuja con su “Dormeur du Val” (abajo) y me voy a recuperar horas hasta el malvado amanecer del día siguiente. Gracias. (hasta aquí 0,7% + o -).

Sabemos que el tiempo pasa.


Una certeza.
¿Qué sabemos de las huellas?



Le dormeur du val


C'est un trou de verdure où chante une rivière
Accrochant follement aux herbes des haillons
D'argent; où le soleil, de la montagne fière,
Luit: c'est un petit val qui mousse des rayons.

Un soldat jeune, bouche ouverte, tête nue,
Et la nuque baignant dans le frais cresson bleu,
Dort; il est étendu dans l'herbe, sous la nue,
Pâle dans son lit vert où la lumière pleut.

Les pieds dans le glaïeuls, il dort. Souriant comme
Sourirait un enfant malade, il fait un somme:
Nature, berce-le chaudement: il a froi.

Les parfums ne font pas frissonner sa narine.
Il dort dans le soleil, la main sur sa poitrine,
Tranquille. Il a deux trous rouges au côté droit

Arthur Rimbaud

2 comentarios :

Encarna C dijo...

Dulce sueño. Buenas noches Pedro.

Pedro Martínez dijo...

Buenas tardes, Encarna C

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007