28.10.16

Así mismo.



Apenas terminaba octubre y ya un amago de lluvia había puesto el cielo del revés, el frío nos mordía las orejas sin ninguna consideración, los problemas indelebles estaban en fila como botellas de leche en su caja de cartón, uno, dos, tres, este era el arduo oficio de la vida y además no tenía espada, ni coraza mientras G. me hablaba de hormonas, de su falta, de su falta de deseo, se refería la sexual, yo le hablaba de las mías, mis hormonas, de su exceso, de mi insaciable deseo, me refería también al sexual, claro, tomamos un vino y aquí paz y después Gloria, entonces llegó T y mandó a parar, como el comandante, como los que mandan, que cuando llegó en autobús fui a esperarla con una orquídea y me la hizo comer, allí, delante de todos, sin sal, sin tenedor, a pelo, como el día de las velas, que preparé la mesa con los platos de mi abuela, los buenos, los que me tocaron en el pito, pito, gorgorito de la primera herencia, me pasé toda la tarde cocinando, qué quieres, coloco un candelabro romántico, enciendo dos velas rojas y va y llega y dice que es vegetariana que ella ha venido a follar y que menos pamemas, al lío, una romántica, como C. que en las reuniones de facultativos que presidía debía generar temas, dar la voz y la palabra (¿es lo mismo?), hasta que A. levantaba la mano y pedía turno para su vagina, que quería hablar, expresar su opinión, qué menos, las vaginas hablan poco y así nos va, como a S (en realidad no sé cómo se llama) que fue miss Santander y ahora está con la cabeza perdida buscándola por los pasillos de un residencia siniestra, con su marido ex boxeador que ha perdido el juego de piernas, incluso las mismas piernas, ocultas bajo una manta compasiva, oculta su pena, disimulándola con apariencia de normalidad, un decorado, cómo diantres vamos a estar normales si apenas termina octubre y no para de llover, el frío, los problemas y estas poco disimuladas ganas de sexo, como en diciembre, como en junio. Ya te digo.

2 comentarios :

Encarna c dijo...

Estás en la parte de la botella llena. Eso es sano...
* Te cuento una anécdota de hoy. Me he metido una leche!, subiendo las escaleras ( lo normal escolgado dendo) de joven me levantaba de un salto. Hoy toda colgado de la barandilla con un brazo!, en plancha me pienso y me digo; a ver que me he roto...no enfocada en el dolor ( cerebral, que daños hay) me percato en mi mente 0 roturas. Me he incorporado y me ha dado por reírme. Añadido el encanto de una niña de la le he ños detrás que oigo su susurro esta bien la ayudo...le he quitado ninguna importancia para no asustarla. Una vez subía en el ascensor ya la sonrisa suelta.
Me digo la próxima te quitas las gafas de sol, que no te ves! Pero te has levantado no de un salto!, pero con planificación jajaja. Ríete de lo bueno. Las GANAS!!!

Encarna C dijo...

*erratas ( escaleras subiendo ( lo normal es bajando)
* niña de 18 años.
Disculpas.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007