8.1.13

Naufragios


Entonces, -ioh!- pobre alma querida, ¡la eternidad no estaría perdida para nosotros! (Rimbaud)

Me dedico a provocar naufragios. Es una rentable profesión. En las noches de invierno enciendo hogueras en los acantilados del norte y espero agazapado en la escollera con el bichero entre los brazos. Siempre algún capitán incauto encalla su nave entre las rocas. Con aguas tan frías no hay supervivientes. El botín es jugoso: madera, campanas de bronce, negros chaquetones de contramaestre, arcones con botellas de brandy. El viejo Paul no está de acuerdo pero mis golpes le persuaden.

Me dedico a provocar naufragios. Es un modo de vida como otro cualquiera, más cansado quizás. Durante el día duermo y al atardecer como pan y tocino, bebo vino. Cuando no hay luna apilo ramas y troncos secos en la punta del Perro Negro. Al subir la marea el fuego parece arder en mitad del mar, los vigías creen haber llegado a tierra y vocean la cercanía de un puerto. Los afilados bajíos hacen el resto, desgarrando los desprevenidos cascos de madera. Luego hay que ignorar los gritos, remar rápido, sortear las agujas y atrapar todo aquello que sea útil, que pueda venderse, cargar la barca cuantas veces haga falta. El viejo Paul me ayuda, no tiene otra forma de alimentarse.

Me dedico a provocar naufragios. Incluso hoy que llueven pájaros helados, las ballenas mueren en la playa y la mar hierve de espíritus. Una densa niebla me ha dejado perdido entre las olas. Sé de dónde he zarpado, no sé dónde arribaré. El viejo Paul ríe a popa.


2 comentarios :

Magnolio dijo...

Me gustan tus cartas, tus metonimias de las sospechas y las certezas, tus desparrames.

Esto es otra cosa. Tu capacidad para los relatos. Tu capacidad para ser bucanero, trapecista o asesino. Para relatar al otro, para salirte del yo.

Leo "Naufragios" tres veces. Creo que quitaría alguna coma, pero entonces me quedaría sin manos para aplaudir.

Pedro dijo...

Doña Magnolio, qué bien le han sentado las vacaciones navideñas, que gustito recibir estos comentarios amables, muchas gracias. Déjame que te bese las manos y los ojos, esa capacidad de ver mis aptitudes para columpiarme sin red, para asesinar ilusiones más allá de este blog encorsetado, rígido, que no sé cómo añadir colores o sueños. Tú sabes cómo nado, ¿sí?, pues me ahogo, me lleva la corriente, la resaca, qué sé yo, me muerden los tiburones de la rutina, me traga el cachalote del aburrimiento, ¡help!, no quiero volver a la orilla, que no sé qué país es este, que veo las hogueras en la playa con sombras que danzan alrededor, que nunca he tenido aptitudes para el baile, quizás tampoco para ninguna otra cosa que no sea…eso, que yo qué sé. Gracias, cariño, lo necesitaba. Un beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg