Txalaparta (1965) Remigio Mendiburu


martes, 16 de febrero de 2010

Cabeza a pájaros. El desenlace.

Alexei Fiodorovitch Karámazov era el tercer hijo de un terrateniente de nuestro distrito llamado Fiodor (Teodoro.) Pavlovitch, cuya trágica muerte, ocurrida trece años atrás, había producido sensación entonces y todavía se recordaba. Ya hablaré de este suceso más adelante. Ahora me limitaré a decir unas palabras sobre el «hacendado», como todo el mundo le llamaba, a pesar de que casi nunca había habitado en su hacienda. Fiodor Pavlovitch era uno de esos hombres corrompidos que, al mismo tiempo, son unos ineptos ?tipo extraño, pero bastante frecuente? y que lo único que saben es defender sus intereses. Este pequeño propietario empezó con casi nada y pronto adquirió fama de gorrista. Pero a su muerte poseía unos cien mil rublos de plata. Esto no le había impedido ser durante su vida uno de los hombres más extravagantes de nuestro distrito. Digo extravagante y no imbécil, porque esta clase de individuos suelen ser inteligentes y astutos. La suya es una ineptitud específica, nacional.

(Los hermanos Karamazov .-. Fedor Dostoiewski)


No, la vida se para.
Con Mariam no seguí adelante. Un día se quitó el abrigo y no tenía nada por dentro, su atractivo se quedaba en los bellos ojos verdes Y no es que fuera delgada o gruesa o qué, es que literalmente estaba hueca, sin sustancia, suspiraba bien en eso del coito pero hasta ahí, me aburría. Con esas premisas, claro está, no había posibilidad de un idilio continuado. Además me dejó, la muy...

Mi tía María Luisa, que me quiere mucho pero que es espabilada, mientras me preparaba el bacalao al pil pil para los desayunos murmuraba –este chaval no tiene remedio, ni con pájaros.-


Y me centré en Txomin, mi pingüino. Lo primero que hice fue comprarle una bufanda y una gorra de béisbol, verde. Después saqué entradas para el cine – “Don´t come knocking” de Win Wenders-, nos gustó. Al salir fuimos a cenar al hostal junto al bosque rojo -que preparan muy bien las anchoas en vinagre-; nos pusimos ciegos, él untaba el plato y palmeaba de gozo.

Txomin era poco exigente, teniendo comida y frío estaba contento, yo también. Así, la relación duraba, duraba Los vecinos nos miraban con cara rara en la escalera. Bueno, también miraban así cuando viví con Laura, esa es otra historia, gótica, Laura.
Todo iba bien hasta que llegó el circo Americano. Le llevé, claro. Allí fue donde vio al oso polar. Un flechazo. Ese mismo día desapareció. Con todo lo que yo le había dado. Ingrato. Lo peor es que se llevó mis ahorros. Dicen que les han visto de gira por la zona de Almendralejo. Forman el Dúo Gélido. Se quitan las pieles, serán...Y conmigo que era tan recatado.

Mi tía María Luisa ya no se atreve a decir nada, ni viene a almidonarme los calvinklein, ha empezado un cursillo de filatelia por correspondencia y no tiene tiempo de nada.

Yo, ya, estoy bien, gracias, no os preocupéis. Es solo que tengo mala suerte en mis relaciones. Lo único, si sabéis de alguna buena chica, que le gusten los animales, aunque ella también lo sea –un poco, eh-, que tenga algo por dentro -además de lo que tiene que tener, claro- darle mi dirección, en estos momentos estoy solo, sin compromiso.

Le he echado el ojo a un canario flauta, que me han dicho que son muy fieles, pero la verdad no me decido. Ay, con todo lo que he pasado, no gano para disgustos.

Hasta mañana.





12 comments :

Tesa dijo...

Te leo y se me ocurre que entre mis amantes y mis mascotas puedo montar un circo de dos pistas.
Damas y caballeros, no se pierdan el número de los payasos.

 Mayte dijo...

Pedro, mi fobia me impide leerte (aunque mire por entre las manos) pero te dejo bikiño y me voy a leer lo de Bogart que ya me gusta más ;)

ybris dijo...

Mala suerte. Miriam, sobre estar hueca nos deja la muy...
Txomin nos abandona por un oso polar.
Y hasta la entusiasta tía se rinde.
Suerte con el canario flauta y los futuros encuentros.

Un abrazo.

Pedro M. Martínez dijo...

Tesa, avísame para la próxima actuación.
Iré con mi canario.
No, Txomin sigue de gira.

Pedro M. Martínez dijo...

Mayte, ¿fobia? ¿a qué? Pues Bogart también tenía un pingüino, que lo sepas.

Pedro M. Martínez dijo...

Y es que admirado ybris, el que nace estrellado va listo.
Dejo estos dos intentos de humor casi negro antes de emprender sesudos ensayos sobre ingeniería emocional en los homínidos.
Saldrá aquí.
Un abrazo.

Arantza G. dijo...

Bueno empezar el día con humor.
Esa relación con pingüinos, muy finos y quedan bien con las amistades y sobre todo con las tías pero...así no fructifica, no se les puede dar todo.
Luego te dejan por un oso. "Habrase visto"
Besos

mirada dijo...

ay Pedro, si es que, no se puede ser condescendiente, ni diplomático... la bondad en el amor no próspera, me da que no...
Hay que dar arena y cal.
Voy a ver si hablo con algún albañil y me explica lo de la arena y cal...
Pendiente de tus ensayos de ingeniería emocional... jejeje (¿qué haría un ingeniero sin un albañil?)

Nikté dijo...

Pero como no me voy a preocupar por ti- niño de mis ojos- anda que yo te almidono los calzoncillos y lo que tu quieras te almidono; Y déjate de canarios flauta, que con el pingüino ya tuviste bastante de fauna; Cásate conmigo que es lo que tienes que hacer y tengamos niños intrauterinos, porque yo tengo algo de animal-ululo, tú no sabes como ululu

¡Auuuuuuuuuuuuu!

Shandy dijo...

Pues eso, que no será el miedo a la locura lo que nos hará bajar la bandera de la imaginación!

Perdón, Nikte: lo que me acabo de reír con ese "Almidonar lo que haga falta", jajaja... Puestas a punto: Casas de almidón y broslados jaja... Almidonamos entretelas, entredoses, entrep... y lo que haga falta!

Oedro, hoy no se puede fiar uno ni de los pájaros bobos, encuentran un oso y se almidonan todos. Mal bicho, y de ella, la hueca, ni la pío, desgraciá. Mimos de la tía Luisa, pobrín él, que a ver si espabilas que las tías Luisas y las brujas en camisa no duran toda la vida, y ya te veo como al Sevilla en el umbral de la ventana y tampoco es plan.

Diez besos blancos, aunque almidonados

El peletero dijo...

“Los hermanos Karamazov” sí que conseguí leerla entera y de casi toda una tirada. ¿No te sorprende que alguien pueda escribir estas catedrales literarias? Yo no dejo de sorprenderme y maravillarme.

Un día deberíamos hacer una lista de los libros no leídos, o no terminados de leer, una variante diferente del fenómeno del “no”, otra clase de bartlebys, ¿no crees? Es sólo una idea.

Saludos.

gaia07 dijo...

No sabes cómo me alegro que no saliera bien.
Desisto del buho. Y de la desculturización.
Al fin y al cabo Sócrates tenía razón, es preferible la búsqueda al hallazgo.
Besos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics

Vistas de página en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Así vamos

Aquí desde 08.02.2007

(Antes en Blogia desde 07.2004)

(Y mucho antes en "La tertulia en Mizar")

6.756 entradas