24.9.10

Estadísticas curiosas


Me gustaría conocer mejor HTML para poder programar la página de otra forma, cambiarla. Me he acostumbrado al formato actual pero quisiera hacer pequeñas variaciones, no sé, modificar la situación de las fotografías, utilizar otro tipo de letra, dinamizarla, que se mueva.

Aunque cada día descubro algo nuevo, ayer, trasteando, he descubierto que Blogger proporciona, desde hace poco, unas estadísticas muy curiosas.
Por ejemplo, mis entradas más vistas desde mayo hasta ahora son:

Bombero 01/12/2007, 16 comentarios 911 Páginas vistas
Allez Bordeaux, 06/06/2009, 4 comentarios 811 Páginas vistas
Varios, ovarios, salvarios. 29/07/2009, 24 comentarios 299 Páginas vistas
Eva 24/09/2009, 17 comentarios 170 Páginas vistas
Extimidad.07/02/2010, 3 comentarios 163 Páginas vistas

Y me pasma como entran a post tan antiguos, ¿quién entrará?, ¿qué estarán buscando para caer ahí? Esta historia de los blogs es increíble.

Gracias a los que han venido.



Fiebre del oro de Klondike


Sobre el encumbrado Chilcoot golpeado por la tormenta. Arriba de su frente, desolada y desigual avanzaba lentamente una delgada hilera de hombres. Pero era una hilera interminable. Salía del último lindero del matorral empequeñecido de abajo, dibujaba una línea negra a lo largo de una deslumbrante extensión de hielo…(Jack London)


La fiebre del oro de Klondike, algunas veces denominada la fiebre del oro del Yukón o la fiebre del oro de Alaska, fue un frenesí de inmigración por fiebre del oro en pos de prospecciones auríferas a lo largo del río Klondike, cerca de Dawson City, Yukón, Canadá. Se inició después que fuera descubierto oro a finales del siglo XIX. En total, se extrajeron alrededor de 12,5 millones de onzas de oro (alrededor de 20,12 m3) del área de Klondike.[1]

Descubrimiento

En agosto de 1896, tres personas lideradas por Keish (Skookum Jim Mason), un miembro de los tagish, una de las Naciones Originarias de Canadá, se dirigió al norte bajando el curso del río Yukón desde el área de Carcross, en busca de su hermana Kate y su esposo George Carmack. El grupo incluía a Skookum Jim, su primo, conocido como Dawson Charlie (o algunas veces Tagish Charlie) y su sobrino, Patsy Henderson. Tras reunirse con George y Kate, quienes estaban pescando salmones en la desembocadura del río Klondike, se dirigieron a Nueva Escocia. Robert Henderson, quien había estado extrayendo oro en el río indio, al sur del Klondike, le había contado a George Carmack el lugar donde estaba extrayéndole y que no quería ningún "Siwashes" (esto es, indio) cerca de él.
El 16 de agosto de 1896[2] [3] el grupo descubrió depósitos aluvionales de oro en el arroyo Bonanza (Rabbit), en Yukón. Si bien se desconoce quién fue verdaderamente el descubridor, Geogre Carmack recibió oficialmente el crédito por el descubrimiento aurífero debido a que el denuncio figura a su nombre.
Empieza la fiebre
Las noticias se difundieron a otros campamentos mineros en el valle del río Yukón. El oro fue descubierto en el arroyo Rabbit que fue más tarde renombrado Bonanza debido a que muchas personas fueron en busca de oro. Los riachuelos Bonanza, Eldorado y Hunker fueron rápidamente reclamados por los mineros que habían estado trabajando previamente en los arroyos y bancos de los ríos Fortymile y Stewart.
Las noticias llegaron a los Estados Unidos en julio de 1897, en la cumbre de una serie significativa de recesiones financieras y quiebras bancarias en la década de 1890. La economía estadounidense había sido fuertemente golpeada por el Pánico de 1893 y por el Pánico de 1896 que causaron amplio desempleo. Muchos que fueron adversamente impactados por las crisis financiera estuvieron motivados a probar suerte en las reservas auríferas. Los primeros prospectistas exitosos llegaron a San Francisco (California) el 15 de julio y a Seattle el 17 de julio, estableciéndose como estampida en Klondike. En 1898, la población de Klondike había llegado a cerca de 40.000 habitantes, lo que amenazaba con causar una hambruna.

Hombres de todo tipo se dirigieron al Yukón desde lugares tan lejanos como Nueva York, el Reino Unido y Australia. Sorpresivamente, una gran proporción estaba compuesta por profesionales, tales como profesores y doctores, quienes habían renunciado a sus respetables carreras para hacer el viaje. La mayoría estaba perfectamente al tanto que la posibilidad de encontrar cantidades significativas de oro era escasa o nula, pero aun así se fueron a la aventura. Tantos como la mitad de aquellos que llegaron a Dawson City no se dispusieron a hacer ninguna prospección. Al llegar grandes cantidades de aventureros emprendedores a la región, la fiebre del oro contribuyó significativamente al desarrollo económico del Oeste de Canadá, Alaska y el Pacifico Noroeste.



6 comentarios :

mjromero (alfaro) dijo...

Vete al diseñador de plantilla y haz todos los cambios que quieras desde diseño y no guardes los cambios si no te gustan.
Antes vete a HTML y haz una copia de tu plantilla actual (yo la hice en bloc de notas) por si acaso... si sucede algo raro, puedes copiar esa copia que tienes en el blog y volver a recuperar el blog tal y como lo tienes.
Es lo poco que sé hacer de estas cosas.

Pedro dijo...

mjromero (alfaro), gracias por tu sugerencia.
Algo de eso ya he hecho, tengo un blog para pruebas. El problema es que no sé exactamente qué quiero cambiar (por eso mucho menos sé el cómo). Seguro que un día lo descubro “¡esto es, eureka!”, entonces me preocuparé del dichos HTML (igual para entonces han inventado otra cosa). Buen fin de semana.

De cenizas dijo...

Yo, sin más, te descubrí buscando información en Google sobre cómo y dónde encontrar oro en el Yukón... pero me quedo con tu blog :)


un abrazo

Pedro dijo...

Ya decía yo que me sonabas, De cenizas, tú eras aquel que subía a mi lado por aquella interminable cuesta hasta el Chilcoot, no llegábamos nunca, puff. Menos mal que Google nos dijo dónde estaba el oro. Un abrazo

mirada dijo...

¡¡Eres moito, cuántas curiosidades por descubrir!!

virgi dijo...

A mí me chiflan todas esas historias del Klondike. Y Jack London me enamora siempre. La del hombre que se llenaba los bolsillos de galletas y más galletas es una maravilla (entre otras).
Besitos, besitos, más que artista.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007