16.4.10

El señor que comía libros (Lanzarote 5).


El comedor era gigantesco, una especie de cervecera de lujo. Niños risueños caminaban rígidos llevando en equilibrio platos de verduras cocidas. Alemanes sonrosados masticaban chuletas interminables. Una señora enjoyada hablaba sin parar a su numerosa familia, con la boca llena de espaguetis y reproches, les hacía pagar el viaje que ella había pagado. Parejas que comían y se comían con los ojos. Tríos que no comían y se miraban y no sabías qué tenedor era el que sobraba. Camareros diligentes reponiendo bandejas y bandejas de filetes empanados, ensaladilla rusa, calderos de gazpacho, fuentes de patatas fritas, pescados innombrables, helados derretidos, frutas del tiempo. Estaba el señor que comía libros, tenía a su lado izquierdo, un montón de no menos cincuenta. El hombre tomaba un libro, lo ojeaba página a página y con un rápido movimiento lo engullía de un bocado, tomaba un trago de vino, eructaba y tomaba el siguiente libro.


Todo aquello seguro que tenía un sentido. Cerré los ojos para pensarlo, al de unos segundos los abrí y cada mesa estaba ocupada por un hombrecillo con barba y sombrero de diferentes colores. Todos decían “aún no es tarde, aún no es tarde” y el sonido resultante era de pájaros y tormenta, de muérdago y lluvia. Tomé una cucharada de gazpacho, cerré los ojos de nuevo y al volver a abrirlos reaparecieron, los niños, sus padres, los amantes que se miraban, las señoras amargadas, los borrachos, los adolescentes turbios y el señor que comía libros recitaba “ella decía que me quería/ más débiles eran sus abrazos”. Aburrido, desganado y confuso decidí irme al bar a tomar un café y una copa de patxarán.


Lanzarote no guarda memoria de la nieve, tampoco de los cerezos, de la brionia, del endrino, de los robles, pero sabe que hay un volcán donde el invierno duerme enroscado.



 

10 comentarios :

Mayte dijo...

Como un pasaje a través del tiempo-o espacio- el gazpacho es la pastilla pequeñita que te transporta y te trae de vuelta a las prisas, bacanales familiares que atropellan los momentos en que el viento te susurra y te cuenta delirios de hombrecitos traviesos coqueteando con tu imaginación.

Bikiño alevoso.

p.d. sé que ya no va de cochinillos...pero yo fe -gastronomica- es de lo que más tengo y no, no puedo comerlos...me niego, e insisto..maluco eres. :P

mabel g. c. dijo...

Te he leído porque me desperté asustada: una cucaracha tenedor en ristre caminaba sobre mi almohada y quería comerse los auriculares con los que me quedé dormida. Así que me levanté y leí tu post.

Vaya pesadilla de comedor. Estoy empezando a preguntarme qué te encontraste en el baño de la habitación...

Por cierto, tus hombrecitos barbudos, creo que venían detrás de la cucarachita.

Boas noites.

Ventana indiscreta dijo...

Sir Peter, qué extraño allí todo. Porque, ¿sabes?, mientras hay una tormenta no pía ni un pájaro. Precisamente, son ellos los que advierten su final. Compruébalo cuando haya una tormenta: no mires al cielo si está oscuro y claro, cierra los ojos y cuando oigas algún gorrión piar entonces es que se va a acabar. Tonterías que digo pues se acaba cuando dejan de caer gotas. Así cualquiera. Pero a la que no me imagino es a la señora llena de espaguetis y reproches, por un lado succionando el espagueti y por otro expulsando el reproche a la carbonara.

Anda, Majo, que yo soy de robles también aunque en un volcán me atizo. Buen fin de semana.

Pedro dijo...

Mayte, no tacho el bache de anoche, gazpacho es lo que come Camacho * y le gusta un cacho ya que es un macho que lo dice sin empacho.

También yo soy un mach(it)o que se come por igual cochinillos y hombrecillos.
Pues eso, un beso.

*(actual entrenador de Osasuna)

Pedro dijo...

Un problema mabel g. c., esa cucaracha era Gregorio Samsa. Espero que no lo hayas matado.
En cualquier caso te aconsejo que avises a Frank.
Deja, deja, ya le llamo yo.
Buenos días.

Pedro dijo...

Ventana indiscreta, el método ese de los gorriones solo lo utilizo para los terremotos. Para el tema de la lluvia utilizo más eso de sacar el brazO por la ventana, me parecÉ más prácticO.
Y no te extrañes de las señoras que reprochan, es un género que abunda, ese comedor estaba lleno de maridos, hijos, nueras y yernos amedrentados por la furia de enjoyadas damas que cenaban y amonestaban a la vez. Qué cosas.
Mis mejores deseos bajo el roble centenario de Gernika.

Mirada dijo...

Y hoy me acabo de enterar que se ha descubierto el volcán submarino más grande del mundo...

:-)

Que se yo, os echo de menos, ....

Anónimo dijo...

La foto recuerda mucho a Las amigas de Klimt. Me gusta.
Larisa

Palmera dijo...

Sueño de ayer ( o ya era hoy?)
"Una puerta al fondo. Est´a cerrada. Me parece ver algo en el centro.Me acerco. Es un cartel.A ver qu´e pone.RATSELOM ON!.Esto q´ue idioma es?.Se admiten sugerencias. Acerco el o´ido a ver si oigo algo, quiero decir a oir si oigo algo.NO hay lugar a DUDAS. Ah´i se estan pegando el gran Banquete. ON EGIN!
Y yo aqu´i con estos pelos..
¿para cu´ando el pr´oximo pase?. ¿llover´a al final?. Por si acaso me pondr´e las Katiuskas.

gaia07 dijo...

Es que, querido mio, para deshacer un compromiso comprometiendo el resto de tu vida en otro, se ha de dormir despierto y vivir soñando una temporada. La suficiente para darte cuenta que elijas lo que elijas, comprometido quedas, incluido el no comprometerte salvo contigo.

Un rico beso y un fuerte abrazo.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007