17.4.10

El Minotauro de Picasso (Lanzarote 6)

Me acodé en la barra de la cafetería, la camarera me hablaba con desagradable familiaridad, “me recuerdas a mi padre” -decía. Entonces vi a una señorita de melena rubia sentada en un sofá con gesto abstraído. Sus pantalones cortísimos no me impidieron fijarme en la pantalla del iPad sin cables que llevaba a pocos centímetros de la cabeza. Dentro se veía al Minotauro de Picasso que hociqueaba entre las piernas de una bella mujer que ondulaba sus caderas como una marea de peces tropicales. La escena era de una crudeza inusual ya que ella gritaba como si la estuvieran martirizando. Después una toma corta mostraba su rostro contraído en el momento del orgasmo. Gemía. Se repetían una y otra vez, los orgasmos. El Minotauro de Picasso bramaba fuera de plano. Sin embargo la chica de los pantalones cortísimos parecía estar pensando en otra cosa.


Pensé en cómo podíamos vivir antes de esta vaina, diferente, ahora todo es diferente. Liberan a ese pobre Pablo Emilio Moncayo después de 145 meses –se dice pronto- secuestrado por las FARC y el hombre alucina con el cambio tecnológico. Exacto, “es la tecnología, idiota –me dije- eso es, otro invento de Apple”.

Me fui, volví la mirada y en la cabeza de la chica de melena rubia ya no había iPad. La camarera, tan simpática, me despidió con un “adiós, precioso, me recuerdas a mi abuelo” Sobre la cafetera, un hombrecillo con un ridículo sombrero negro repetía “aún no es tarde, aún no es tarde”, y nadie reparaba en su monólogo.


Lanzarote es un atardecer con hogueras en el horizonte y gusto a genciana. Los alfareros buscan en el muérdago remedios para las piernas quemadas, para fortalecer las encías, para mejor escuchar el sonido milagroso de una campana.

Por el paisaje marrón y negro se filtran los silbidos y las noticias. Se sabe que vendrán los vencedores aunque los puertos siguen vacíos. Se sabe que los lobos se han comido las estrellas. Se sabe que en la bodega hay un niño enterrado.

4 comentarios :

mabel g. c. dijo...

Y tú llevas un niño-peluche en tu interior.

No sé si tu experiencia en LANZAROTE te ha trastornado un poco o si el abuso de las nuevas tecnologías te está afectando, sea lo que sea el resultado en la escritura es bueno...

¡Caray con el Minotauro!

Pedro, por Dios, ¿tus hombrecitos ahora llevan sombrero? No sé qué bicho me traerán esta noche, persiguiéndolo con su letanía, jajajaja...

Besos y que sueñes con las angelitas.

ybris dijo...

Onírico te veo, tal como te temías hace poco.
Si apareciera yo por ahí, bien me temo que camareras y adoradoras de iPades me encontrarían parecidos a sus desconocidos bisabuelos.

Abrazos.

Palmera dijo...

EL.AMOR.LOCURA.TODO.
TODO.TODOS.EL.
EL.TU.
TU.AMOR.LOCURA.TODO.
TODO.TODOS.TU.
TU.
(YO)
Buen d´ia!
(la exposici´on de Brasil no era del 2001 sino de Julio del 2002).

gaia07 dijo...

Y es que cuando uno está pensando en cambios sale todo. La maldita tecnología le quita ensueño a la vida, te acerca tanto que desgasta sensaciones. Así pasa lo que pasa, tu queriendo vivir y el resto diciendote lo que te queda.
Habrá que pasar del mundo y vivir la vida. Eso que tú sabes hacer tan bien.
Abrazos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007