22.2.10

Der Erlkönig





Wer reitet so spät durch Nacht und Wind?
Es ist der Vater mit seinem Kind;
Er hat den Knaben wohl in dem Arm,
Er faßt ihn sicher, er hält ihn warm.

"Mein Sohn, was birgst du so bang dein Gesicht?"
"Siehst, Vater, du den Erlkönig nicht?
Den Erlenkönig mit Kron und Schweif?"
"Mein Sohn, es ist ein Nebelstreif."

"Du liebes Kind, komm, geh mit mir!
Gar schöne Spiele spiel' ich mit dir;
Manch' bunte Blumen sind an dem Strand,
Meine Mutter hat manch gülden Gewand."

"Mein Vater, mein Vater, und hörest du nicht,
Was Erlenkönig mir leise verspricht?"
"Sei ruhig, bleibe ruhig, mein Kind;
In dürren Blättern säuselt der Wind."

"Willst, feiner Knabe, du mit mir gehn?
Meine Töchter sollen dich warten schön;
Meine Töchter führen den nächtlichen Reihn,
Und wiegen und tanzen und singen dich ein."

"Mein Vater, mein Vater, und siehst du nicht dort
Erlkönigs Töchter am düstern Ort?"
"Mein Sohn, mein Sohn, ich seh es genau:
Es scheinen die alten Weiden so grau."

"Ich liebe dich, mich reizt deine schöne Gestalt;
Und bist du nicht willig, so brauch ich Gewalt."
"Mein Vater, mein Vater, jetzt faßt er mich an!
Erlkönig hat mir ein Leids getan!"

Dem Vater grauset's, er reitet geschwind,
Er hält in Armen das ächzende Kind,
Erreicht den Hof mit Müh' und Not;
In seinen Armen das Kind war tot.

Johann Wolfgang von Goethe.

...................................................
¿Quién cabalga tan tarde a través del viento y la noche??
Es un padre con su hijo.
Tiene al pequeño un su brazo
Lo lleva seguro en su tibio regazo.

"Hijo mío ¿Por qué escondes tu rostro asustado?"
"¿No ves padre al Rey de los Elfos ?
¿El Rey de los Elfos con corona y manto?"
"Hijo mío es el rastro de la neblina."

"¡Dulce niño ven conmigo!
Jugare maravillosos juegos contigo;;
Muchas encantadoras flores están en la orilla,
Mi madre tiene muchas prendas doradas."

"Padre mío, padre mio ¿no oyes
Lo que el Rey de los Elfos me promete?"
"Calma, mantén la calma hijo mío;
El viento mueve las hojas secas. "

"¿No vienes conmigo buen niño?
Mis hijas te atenderán bien;
Mis hijas hacen su danza nocturna,
Y ellas te arrullaran y bailaran para que duermas."

"Padre mío, padre mío ¿no ves acaso ahí,
A las hijas del Rey de los Elfos en ese lugar oscuro?"
"Hijo mío, hijo mío, claro que lo veo:
Son los árboles de sauce grises."

"Te amo; me encanta tu hermosa figura;
Y si no haces caso usaré la fuerza."
"¡Padre mío, padre mío, ahora me toca!
¡El Rey de los Elfos me ha herido!"

El padre tiembla y cabalga mas aprisa,
Lleva al niño que gime en sus brazos,
Llega a la alquería con dificultad y urgencia;
En sus brazos el niño estaba muerto.



(¿Quieres saber más: aquí)


Tantas cosas ocurriendo en el mundo, la mayoría pasan tan lejos que parece que no pasan, pero pasan, la diaria ración de muertos –seres como usted, como yo-inundaciones en Madeira, el caos de Haití (aún, sí, aún), el sufrimiento, la doble soledad de la incomprensión, el absurdo dolor que nadie detiene. Etc.

Palabras, juntamos palabras, estas ventanas de internet nos permiten decir (¿nos?) cosas que antes nos callábamos, comentábamos a los íntimos ¿aún quedan íntimos? Etc.

La vida sigue, incluso en esas mañanas en las que voy al hospital a visitar a L, muriéndose sin que ella lo sepa, no queremos morirnos, es igual nuestra edad, nos aferramos a la vida a pesar del dolor, de momento les pasa a otros. Una vez estuve allí, yo era el visitado, me miraban los familiares con gesto incrédulo –pues no parecía...- me miraba a mí mismo con resignación, con miedo, esa es otra historia. ¿Aprendí? ¿He aprendido algo? ¿Qué hacemos aquí usted y yo?, intercambiando fragmentados discursos llenos de buenas intenciones y vacío, palabras, metonimia, hablar, sin conocernos, sin saber, esta es mi mano, lo dije aquí, escribir no es vivir, vivir es salir ahora a la calle y estar con los otros, o no, yo qué sé. Etc.

Lunes, comienza la semana. Etc.


Yo penetré en tus huesos. Más allá de mis fuerzas, más allá de la po-
posibilidad.

retumbé en tu vientre: tantos días en ti hasta que tuve miedo;

tantas horas en ti hasta que tuve miedo;

tantos días hasta que comprendí que el miedo era el alimento de
mi patria,

el conductor de mi espíritu hacia una vejez en que la traición es
utilizada como estiércol y la mentira trabajada hasta que

hierve dentro de la boca.

Antonio Gamoneda

13 comentarios :

Mirada dijo...

Qué regalazo de hojas, de vida
:-)
¿es un arce?, ¿a qué si?
Gamoneda es un goce continuo.
No quería marcharme a dormir, sin darte las gracias y decirte que me haces muy feliz, voy a descansar como una bebota.
Un beso.

ybris dijo...

Impresionantes Göthe, Jessie Norman y Anne Sofie von Otter.
Conmovido aún por ese tremendo "In seinen Armen das Kind war tot", paso a leerte.
Y sí, Pedro. Nos aferramos a la vida a pesar de tanta muerte.
A esa vida que es estar con los demás pero que no nos dejaría hacerlo si no fuéramos capaces de escribir o de plasmar los dones que tenemos.
Tú, desde luego, tienes el de la escritura.

Abrazos.

Nikté dijo...

Cada uno, en un momento preciso, debe escoger de qué escribir y cómo hacerlo, y todo ello viviendo, porque si no vives, no tienes ni del qué, ni del cómo.

Omitir o relatar sin dar ese punto de tragedia, no significa de que ignoremos, que sintamos

Podría escribir

Son los fuegos los que anuncian el principio y el final de una feria.
La descripción es meticulosa de aquella que los ve, al inmóvil que
se apacienta en el catre del ya no.
Aún así, habrá otras.

Aquí está la muerte tumbada en una cama, lo que queda de vida respira sobre ella.
Es tremendo ¿cierto?
Y sobre esa cama puede estar Haití o los corrimientos de tierra; en cambio

Puedo escribir

Quiero ser una vaca. Si, pero de las lecheras, esas que son fecundas y productivas...
El final es un llamamiento a la unión de todas las boñigas del mundo.

Y mire usted, en ambos casos se habla de lo mismo.

Y si, entre visitas al hospital, al dentista, el trabajo, un cine con amigos, bla bla bla, uno puede venir hasta aquí y compartir con los que estan muy lejos.

Yo a eso lo llamo poseer un privilegio.


Pos eso, que me he mosqueao

Mirada dijo...

http://www.whyy.org/podcast/voices20100118.mp3

:-)

Marisol dijo...

Vivo en el país de Goethe. Estos poemas de él, más los poemas bilingües forman parte de mi profesión de traductora.
Te dejo un cordial saludo. Bis bald (hasta pronto).

Pedro dijo...

Mirada, muchas gracias a ti por tu cariño de siempre.
Un beso.

Pedro dijo...

Lo que tengo ybris, es el hábito del trabajo.
Y la suerte de gustarme casi todo (lo bueno, lo bello, lo profundo),
Abrazos.

Pedro dijo...

No te mosquees Nikté, no merece la pena.
Anda, dame un abrazo y disfrutemos del final del lunes (qué, por cierto, vaya lunes, puff)
Un beso.

Pedro dijo...

Me lo traduces? Mirada

Pedro dijo...

Marisol, debe ser muy difícil traducir un poema ¿no?
Aunque con tu sensibilidad estás un poco más cerca.
Saludos.

Nikté dijo...

Valeeeeee
Si te pones así de tonto, te lo doy

gaia07 dijo...

Si, estamos al tanto de todas las cosas que pasan al mismo tiempo en el mundo.
Podemos vivir aquí y escribir para muchos, pensar en todo y compartirlo, podemos saber qué pasa en otros sitios, ver que ocurre en el momento que está ocurriendo, participar con dinero, con vituallas, mantas, mensajes, firmas… podemos estar aquí y llorar y asustarnos con los de allí, valorar, querer, soñar, podemos sufrir por nosotros, por otros, de aquí y de la otra parte del mundo…

Pero estamos aquí, en un aquí que en cualquier momento podría ser una allí.
Un abrazo.

Mirada dijo...

Perdóname, pequerrechiño, se me escapó el enlace equivocado, me cachis, :-)

Y no es un cariño de siempre, es un cariño que siempre crece, cada día...../ a parte que me gustaría igual aunque no te quisiera, que soy objetiva, hombre :-P

¡Un besazo!

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007