Glup 2.0

 photo pru_zps6q1y7vh3.jpg



6.4.08

El personaje G (final)

Caso y juez a la medida.

La actuación de la Guardia Civil contra la clínica Isadora tiene visos de campaña intimidatoria

La investigación judicial sobre supuestas prácticas abortivas ilegales en la clínica del doctor Morín, en Barcelona, pendiente todavía de dilucidar en el correspondiente juicio, fue el punto de arranque de una formidable campaña de sectores ideológicamente contrarios al aborto, en especial los grupos autodenominados provida, contra las clínicas autorizadas para la interrupción voluntaria del embarazo en los supuestos previstos en la ley. Pero lo que no podía sospecharse es que la investigación llevada a cabo poco después por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil contra la clínica Isadora, de Madrid, tendría todos los visos de ser un caso prefabricado que los agentes mantienen abierto en un claro acto de desobediencia al juez que inicialmente ordenó su archivo y hasta que encontraron un juez más receptivo a sus propósitos.

Ya llamó la atención que la actuación del Seprona, inicialmente justificada por la denuncia de una plataforma antiabortista sobre la supuesta eliminación irregular de residuos orgánicos en la clínica Isadora, se transformara muy pronto en una búsqueda apremiante de abortos ilegales, excediéndose probablemente en sus competencias. Pero resulta especialmente grave que en contra del archivo inicial del caso y desoyendo las órdenes del juez de abstenerse de "elucubrar sobre abortos ilegales", los agentes del Seprona siguieran investigando por libre, manipulando los residuos sin autorización judicial y sólo con el aval sanitario de la Comunidad de Madrid, hasta que otro juez, ignorante de los antecedentes judiciales del caso, se avino a abrir nuevas diligencias.

La actuación de los agentes no sólo debe tener consecuencias administrativas, una vez que concluya la investigación abierta por el Ministerio del Interior. Deberá también tener consecuencias procesales, pues es difícil admitir que una investigación policial llevada a cabo con insuficiente o nulo control judicial sea válida y no contamine de nulidad el procedimiento entero. No basta que un juez lo avale con posterioridad, como se ha cansado de señalar el Tribunal Supremo. Pero, además, el procedimiento judicial seguido contra la clínica Isadora a partir de una investigación bajo sospecha parece dirigido sobre todo a intimidar a las mujeres que se acogieron a los supuestos de aborto previstos en la ley, además de indagar si hubo vulneraciones de la misma.

No se comprende que las primeras investigadas hayan sido las pacientes, incluidas dos menores de 13 y 15 años, con citaciones personales en sus domicilios que violan su intimidad, y no los responsables médicos y administrativos de la clínica. El aborto ilegal debe ser perseguido, pero no con mayor fuerza que debe ser amparado el aborto legal y la decisión de las mujeres que se acogen a él. Parece evidente que algunos jueces, y no sólo colectivos e instancias políticas beligerantes contra el aborto, tienen interés sólo en lo primero.

(Editorial El País (05.04.2008)


J`attends au bord du monde les voyageurs qui ne viendront pas.

(Aimé Césare)


El personaje G en un laboratorio analizando la composición de la eternidad que -oh- fluctúa entre probetas y vasos comunicantes, antimonio y líquidos que burbujean en redomas. Con un 0,07% de carbono, cuando está a punto de lograrlo, un colega traidor e infame, le roba la fórmula y huye en un velocípedo por carreteras de hielo y lobos aullando en los arcenes. Desesperado, arremete con un erlenmeyer cargado de agua regia (3/4 partes de clorhídrico y 1/4 de nítrico) contra las puertas del más allá qué, por esta vez, estaba más acá. En la explosión producida resultan heridos sus principios y se exilia en un país capitalista, donde dilapida su fortuna en orgías de Play Station 3, Coca Cola y ron de caña. Arruinado, ludópata, envejecido prematuramente, es recogido en la Santa y Real Casa de Misericordia y reinsertado en la sociedad como acompañante de conductor de autobuses nocturnos al infierno, con paradas para jubilados en las aceras impares, los miércoles. Pero, aunque en esta historia nada es lo que parece, llega un momento en que el cansancio de los que leen merece un respeto. Por eso el personaje G muere y de él no queda ni el recuerdo. Si vivir es complicado, morirse es sencillo. No hay alborozo, queda esta caligrafía de medusas, garzas blancas y náufragos con el culo al aire corriendo por las arenas de la costa abierta al mar de fuera. Ya.
Gracias.

Peter extendió los brazos. Allí no había niños y era por la noche, pero se dirigió a todos los que podían estar soñando con el País de Nunca Jamás y que por eso estaban más cerca de él de lo que pensáis: niños y niñas en pijama y bebés indios desnudos en sus cestas colgadas de los árboles. -¿Creéis? -gritó. Campanilla se sentó en la cama casi con viveza para escuchar cómo se decidía su suerte. Le pareció oír respuestas afirmativas, pero no estaba segura. -¿Qué te parece? -le preguntó a Peter. -Si creéis -les gritó él-, aplaudid: no dejéis que Campanilla se muera. Muchos aplaudieron. Algunos no. Unas cuantas bestezuelas soltaron bufidos. Los aplausos se interrumpieron de repente, como si incontables madres hubieran entrado corriendo en los cuartos de sus hijos para ver qué demonios estaba pasando, pero Campanilla ya estaba salvada. Primero se le fue fortaleciendo la voz, luego saltó de la cama y por fin se puso a revolotear como un rayo por la habitación más alegre e insolente que nunca. No se le pasó por la cabeza dar las gracias a los que creían, pero le habría gustado darles su merecido a los que habían bufado. (J.M. Barrie - Peter Pan)

Todas las fotografías de la serie "El personaje G" son de Eliott Ewritt

Bette Davis


10 comentarios :

ybris dijo...

Tupido velo sobre las intimidaciones.
Pena por la muerte de G y alegría por la sencillez con que sobreviene.
Y que viva por siempre Campanilla con el aplauso de los entusiastas y el oprobio de los aguafiestas.

Abrazos.

Pedro (Glup). dijo...

Ybris, en este lost persons area espero que the end no esté cerca y podamos seguir compartiendo estos diálogos en la distancia.
Gracias, como cada día.
abrazos

Magnolio dijo...

Informático juglar del amor ¿desencantado?, submarinista sin gafas de buceo, orador cisterciense en paro, San Sebastián ¿rubio? asaeteado, tigre de Bengala, esclavo rubio (macizo, eh?), muerto, resucitado y de nuevo, amable anfitrión de engañosas palabras, alquimista del acá y del allá (los miércoles)conductor de autobúses al infierno.

O quizás en otro desorden. De cualquier forma, clorhídrico abajo o nítrico arriba, que la caligrafía de G ó P siga corriendo por las arenas de la costa abierta al mar de fuera y de nuestros adentros.

A tí.

Pedro (Glup). dijo...

Magnolio florido, tu sabes que esta es una forma como otra cualquiera de compartir, de comunicación, de decir, de sacar lo que uno, uno, llevamos dentro.
Malo sería que esta fuera la única (forma).
Tú sabes que estas cosas que digo me las invento o no, pero que desde que están aquí ya no son mías y cada uno las lee y las siente a su manera, como Frank Sinatra, como aquellos Rodstewartjoselarraldesjamestaylorjanisian que te grababa tu amigo P, que entonces no era solo eso (amigo, P), sino mucho más y el tiempo pasa y ya no sabemos si somos los mismos, otros, si alguna vez hemos sido y la realidad nos muerde como ese perro que guarda (¿?) tu jardín y esta escritura –la del blog- es apenas un juego de adultos para no adulterar una afición sin llegar a pasión que eso sí que es grande, la pasión, niña, que cuando te consume es como un incendio en el alma, que no estás para otra cosa, bendita pasión que un día me quemó hasta el último rincón de lo que era, de lo que había sido, me dejo así, tal cual, desnudo ante mí mismo, hombre, imperfecto, pequeño, débil, sin fuerzas para nada más que seguir en el error hasta que el mundo volvió a amanecer y llegamos a hoy, ahora, también desnudo, hombre, imperfecto, pero fuerte, con ánimos para todo, todos, con la seguridad que el error lleva a lugares desconocidos, tan bellos que es necesario jugarse la sonrisa, la cordura, tanto, por tener la mirada de hoy, esta, aún buscando, aún tropezando, aún vivos, reina, dame la mano, sonríe, somos amigos a pesar del silencio, de los 100 kms, de lo de ahí y lo de aquí, aunque una piedra en mirad del camino nos impida decir más. No hace falta. Amiga. Te beso.

Mirada dijo...

La avaricia y el robo, una vez más, como siempre desde el principios de los tiempos, los mismitos pecados, lecciones por aprender...
Viva P
Un beso

Pedro (Glup). dijo...

Mirada, llego ahora, te leo, me quedo descolocado.
No pillo.
Pero te beso.
Guapa.

Mirada dijo...

Pedro estimado, el comienzo de mi anterior comentario era un apunte sobre el artículo de prensa.
Y luego vino un Viva, que se me ha quedado corto porque no da a entender toda mi veneración y respeto hacia ti.
Muchas alegrías cada día para ti queridiño

gaia07 dijo...

“Con frecuencia los hechos históricos encubren la verdadera historia. Aún hoy, por ejemplo, las mujeres luchan diariamente para obtener la legalización del aborto y nadie recuerda que España fue uno de los primeros países del mundo que legalizó el aborto. En 1937, en medio de la Guerra Civil y contradiciendo los intereses de aquellos que abogaban porque las mujeres tuviesen más niños para compensar la pérdida de los muertos y heridos, una catalana anarquista, Federica Montseny, la primera mujer Ministra de Salud, aprobó la ley que permitía a las mujeres ejercer el control de sus propios cuerpos e incluso realizarlo en los hospitales públicos.” (Mujeres del Mundo. Robin Morgan. 1984)
Lamento lo de G, cuando se anda metido en eternidades suelen pasar estas cosas. De nada :-D
Aplaudí con entusiasmo.
Un beso.

Pedro (Glup). dijo...

Vale, Mirada, corazón, es que a veces me lío, preciosidad, que hasta se me olvida qué he escrito o cuando (en épocas de fecundidad –literaria- dejo algunos post en borrador). Pero ya, entendido.
Vivas y besos para ti, hermosura.

Pedro (Glup). dijo...

Querida gaia07, este G, no creas, es un personaje curioso, que lo mismo se preocupa de A que de B.
Por eso de vez en cuando hay que hacerle desaparecer, para que no se haga pesado.
Besos.
Y beso.

Traductor

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg