Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


24.11.15

Cuando es inapropiado enamorarse…




¿Qué debe hacer una persona cuando se enamora, pero ya tiene una relación estable? Si, al cabo de muchos años felizmente unida, conoce a alguien y se enamora, ¿es más moral que permanezca en el matrimonio y oculte esa relación y esas emociones, o que se dedique a la nueva relación y deje a su cónyuge (y tal vez a sus hijos) para vivir con honradez? La respuesta a estas preguntas es extremadamente personal.

La gente a veces bromea sobre este tipo de situación, la considera “una aventura romántica”; para las personas involucradas puede ser algo mucho más serio e importante. No siempre consiste en unas “meras vacaciones”… Imaginemos a una persona que está felizmente casada, tiene hijos y lleva varios años con su pareja. Cree que todo va bien, pero de pronto ¡bang! se enamora locamente de otra persona, no puede dejar de pensar en ella, quiere estar con ella todo el tiempo, arde de pensar en hacerle el amor… Está enamorada y quiere pasar cada instante con su amor. Imaginemos que no es un caso de simple lujuria, sino un sentimiento más profundo.

Normalmente la persona que se encuentra en tal situación está sumida en la confusión: una parte de su personalidad le advierte: “un momento, no puedes hacer eso, tienes una responsabilidad con tu familia y tus hijos, ¿quieres herir los sentimientos de tu cónyuge (¿o hacer que te odie?)? Se quieren, su relación ha sobrevivido al paso del tiempo, se habían jurado amor eterno, y ahora, mírate, ¡no puedes comportarte así! ¡No puedes largarte!”. Pero otra parte le susurra: “¡corre a encontrarte con tu amor! ¡Eso es lo único que importa! ¡Da muestras de honradez!”.

Es un dilema. ¿Qué debe hacer esta persona? ¿Es más moral que permanezca en el matrimonio y finja sentir lo que ya no siente, o que empiece a vivir con su nuevo amor, deje atrás su matrimonio y revele sus verdaderos sentimientos al mundo? Se trata de uno de los dilemas éticos más serios a los que nos enfrentamos en la vida; en muchos casos es cuestión de sentimientos honrados, y no es motivo de risa.
El asunto no puede resolverse de forma simplista. Se plantean preguntas como: ¿cuál es la forma más valiente de afrontar sentimientos tan intensos? ¿Qué conducta va a aportar más felicidad a más personas? ¿Se puede estar enamorada de dos personas a la vez? 



Hoy, los hombres no son los únicos que se enfrentan a la duda de dejar a una familia estable por un “nuevo amor”; a veces las mujeres también se encuentran en esa situación.
¿Qué sienten estas mujeres? Por un lado, consideran inmoral abandonar a la familia; por tanto, la única solución posible es mantener “la aventura” al margen y en secreto, intentar acabar la relación lo más rápidamente posible. Pero, por otro, sentimientos amorosos de una intensidad tan hermosa son poderosos y difíciles de negar. Algunas personas sienten como si acabaran de despertar, “ven la luz”, vuelven a nacer. Consideran que no pueden ser sinceras consigo mismas sin revelar a sus amigos y familiares los cambios que están experimentando y lo importante que es esa relación para ellas. En caso contrario estarían viviendo una mentira, sería algo “ilegítimo” y deshonesto. Rechazar ese nuevo amor sería una bofetada para la persona que no les ha aportado más que felicidad, de forma que eso también sería inmoral, sería una falta de respeto al nuevo ser amado.

En la segunda opción –creer que es más moral “ser quien se es de verdad” y reconocer el nuevo amor–, la persona parece adoptar el orden moral de la “monogamia sucesiva”. Cree que lo moral es tener una sola relación íntima y sexual a la vez. Otros deciden que el matrimonio es una institución que debe defenderse, sin que exista el divorcio, y que lo que conviene es la idea clásica de la sociedad: que a un esposo (que hoy puede ser el hombre o la mujer) se le consienta “tontear” fuera de la familia, pero que todo el mundo haga como que no ocurre, porque “al fin y al cabo” no es “serio”.
Dado que el ideal de hoy día es la igualdad entre hombres y mujeres, esta “versión clásica” de cómo organizarse en la vida (es decir, no tomarse el “nuevo amor” en serio, sino intentar relegarlo a la categoría de “pura lujuria”) ya no es tan “práctica” como en el pasado, porque si tanto hombres como mujeres quieren tener “derecho” (aunque sea extraoficial) a mantener relaciones fuera de la pareja, ¿provocará eso el caos? Aunque el matrimonio haya resistido, más o menos, cuando sólo era uno de los dos el que tenía “doble vida” (el hombre), si ambos están dispuestos a aceptar aventuras sexuales externas, ¿podrá seguir funcionando?

La mayoría de las personas declaran creer instintivamente que la forma más moral de actuar es “confesarlo todo” y cambiar de pareja, es decir, la monogamia sucesiva. Estadísticamente, sin embargo, la mayoría de los hombres y mujeres no “confiesan todo”. En la práctica, la ruptura con la pareja original puede ser tan dolorosa que muchas personas no están dispuestas a llevarla a cabo. No todos los que visceralmente sienten que eso es lo que se debe hacer son capaces de actuar con arreglo a sus creencias; muchos siguen casados y confían en que el nuevo ser amado no se enfade excesivamente. En otras palabras, intentan proseguir ambas relaciones al mismo tiempo.

Shere Hite


 
















Shere Hite está pasada de moda.
No es por comparar churras con merinas pero también lo está este invento de los blogs.
Estas teorías, estos blogs...
¿Ya no están a la moda?
¿Qué rayos es la moda?
Tú que lees
¿Quién eres?
¿Qué piensas de lo que dice Shere Hite?
¿Están muertos los blogs?
Hoy tengo ganas de discutir.
Anímense.


4 comentarios :

Encarna C dijo...

En los tiempos de hoy!, no hay que jugársela a una carta. En ninguna de las situaciones. Razonamiento: Hay tanto desmadre, cinismo, egocentrismo, y puterio barato. Se debe probar para despejar dudas; son las dudas las que mandan la acción. El resultado y la prueba deben entrar todas las partes. Esto de separeate y lo vemos( ya hay un condicionante de egoísmo y poca responsabilidades por la vida de la persona con familia. Tampoco vale me separé tú espera..otro egoísmo. Se debe sin miedo fijar los limites y conociéndose y resolviendo dudas se llega sólo a las soluciones. ( De pensar que todo esto me viene pensado en la película La Marabunta)( planes sin realmente conocerse) En esperariencías propias, el amor verdadero fue el que vi en las películas. Yo culpable realmente nunca. Sino has conocido amor como se te puede culpar! Si hay debate será porque se cree, lo mío es el hombro de ella en la Marabunta y el que la repudiada la besa...locamente. Por cierto una mujer de bandera para un cazurro. En fin..los blogs si están a la última. En libertad al menos de expresión. Que mis humildes pensamientos no se cabreen porque me veo de misionea en África. La palabra amor me hace trizas el alma. De que amor se habla? Ayer sin ir más lejos tirando un capote en lo personal se me dijo yo no te he hecho nada. Cuando la frase llevada a esa era siempre no te quiero perder. No te quiero perder. ( Y me sueltan que nunca se me ha hecho nada) Seriamente después de tanta palabras explicatorias. Digo: EL AMOR HACE MUCHO DAÑO. Aconsejo ser buen@s hacer sufrir a alguíen la verdad es imperdonable. ( si de ante mano se va a jugar...lo natural es entendible y debe comprenderse. El juego es un acto mezquino. Se pega un polvo sin mareos!!!

LA ZARZAMORA dijo...

Respecto a los blogs ya te dejé correíto.
Por lo demás, en el amor todo se vale... lo siento, así lo siento, así lo he vivido y lo seguiré haciendo; En ese juego las reglas están muy claras: tanto la chispa como el estado carbonizado van dentro del lote y muy bien explicadas.
El riesgo después como jugador es múltiple y variado. Se pueden jugar varias cartas, con un as bajo manga, hacer trampas, un juego limpio, una ruleta rusa, un pasarse la pelota, un a ver quien llega antes a la boya, o un ir de caza hasta pescar al pajarito y las posibilidades son infinitas.

Soy muy juguetona, juego por jugar, no por la recompensa, no suelo ganar el osito de peluche en las ferias, pero... tiene su picantito apostar por ese número que sabes que no ganarás pero que te subió la adrenalina mientras depositabas las fichas estudiosamente todas amontonaditas en él, o el que cuando por sorpresa va y te te ha tocado, se lo regalas al primero con el que te tropiezas.
La vida nos da múltiples posibilidades de no errar, nos da para elegir, puedes jugar o no... esto no es una loteria ni el destino nos ha conducido a nada in/evitable.
Sólo que a menudo elegimos mal, y eso pasa mucho ;)
Luego nos quejamos...
O no...
Y lo único cierto es que la vida sigue girando y girando, con sus manecillas y sus avatares.
Y nos vuelve a tentar ante la alfombra donde el crupier sigue ofreciéndonos fichas nuevas, y otra y otra partida...
Y decidamos lo que decidamos, si nos quedamos sin sombra, o ganamos el Jackpot, nos estará esperando, para darnos la colleja, o bien para abrazarnos hasta la última apuesta. Y de ahí, al Game Over, se nos va yendo la vida. La mujer de medias rejilla nos servirá otro whisky, y el barman nos hará un guiño cómplice detrás de la barra, y volveremos a jugárnosla...

Elucubrando le restamos tiempo al viento.

Ven, ¿bailas?
Luego ¿hace un patxarán? o mejor hoy ¿nos apuntamos a un vino calentito con canela?
No perdamos más tiempo.
Vayamos sacando bufandas, guantes, gorritos de nieve con pompón, y ¿te hace una batalla de copos frente al mar?
Sonríamos, y mañana ya si eso ya nos pediremos el grog...
Un beso bufanda con nariz, a lo esquimal.
;)





Maribel Gs dijo...

¡Es usted un provocador!. Te dejo mi pensamiento a voz alzada. Ni informes, ni modas, ni controversia, ni discusiones, ni adjetivos, ni moral(¿ina?), ni consejos, ni sugerencias, ni opinión, que estamos hablando de emociones, ¡canastos! (o si me apuras, cáspitas)... las que tú dejas en cada uno de tus escritos, en tu blog, las que inspiraron El libro de los abrazos de Galeano ...las idénticas que hicieron que el "Noi de Poble Sec" pusiera voz para cantar los versos de Eduardo..

https://www.youtube.com/watch?v=j762DcFdxjs

Besets!

LA ZARZAMORA dijo...

Pedro antes se sabía lo que se escuchaba y ya no sale el chivatillo...
Y yo aprendía muchooo, y era como un reproductor, y ya notá!
:(
Y eso?

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger