28.5.15

Meta

La identidad proporciona, entre otras cosas, una fuente más de valor, una que nos ayuda a encontrar un camino entre esas opciones. Adoptar una identidad, hacerla mía, es verla como el factor que estructura mi camino en la vida. (La ética de la identidad - Kwame Anthony Appiah )




A uno le nacen.
Más o menos.
Le educan.
Vive.
Crece.
Si sabe, se deseduca.
Si no, sigue por la senda, sin sorpresa, sin mirar tras los setos del camino, ajeno a zarzas y canto de ruiseñores y mirlos.
Uno es como debe ser y camina hacia ser quién es.
Conseguirlo está sujeto a azares y veleidades, a tormentas del destino y a la brisa de otras playas.
El camino está ahí.
Y el caminante.
Queda seguir, sin detenerse apenas, sin mirar atrás, por las nostalgias que pesan, por los lobos que aúllan tras los cerros.
Llegar es la meta, pero ¿dónde?




2 comentarios :

Ning Jie dijo...

Uy, Pedro. Si la meta es la misma para todos. Finish. Lo que llena los vacíos de la angustia de ese final, es lo que nos eriza la piel, las equivocaciones del corazón, las miradas que te llevas, los olores, los besos. No hay nada que valga más, ni la cuenta bancaria, ni la cantidad de trabajo realizado, ni los éxitos, ni las penas. Uno cuando cierra los ojos -digo yo- debe pensar en los abrazos que ya no podrá dar y las palabras que dejó escritas. En el tacto, el contacto, la risa y los hombros. Llenar los huecos, esa debería ser nuestra única tarea antes de alcanzar la meta.

Pedro Martínez dijo...

Ning Jie, estoy de acuerdo, en ello estoy cada día.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007