17.9.10

Raimon Panikkar


 Adiós a Panikkar, el teólogo de la disidencia

El pensador catalán propugnaba el diálogo interreligioso y el panteísmo 

FRANCESC ARROYO 27/08/2010 

El pensador Raimon Panikkar (así decidió él que se llamaba) falleció ayer en Barcelona, a los 91 años. Había nacido en esa misma ciudad en 1918, hijo de un ingeniero hindú que se afincó en ella. Hay un personaje de La Regenta de Clarín que cuando llega al casino dice siempre: "¿De qué se habla, que me opongo?". Raimon Panikkar era así: un pensamiento en constante oposición. Rizando el rizo se podría decir que se oponía al propio hecho de oponerse, porque lo que de verdad buscaba era el diálogo, el acuerdo, el entendimiento. Entre los hombres, por supuesto, pero también de estos con los dioses, si acaso existen.

Muy joven conoció a un sacerdote que entonces se llamaba José María Escrivá: el fundador del Opus Dei. Se alistó en la orden y afirma su hermano Salvador Pániker (la diferencia de apellidos es voluntad de ellos) que fue quien implantó el colectivo en Barcelona, captando a figuras como Valls Taverner o López Rodó.

Frontera del conocimiento

Panikkar estudió Química y Filosofía (esta última, probablemente, por influencia de un sacerdote llamado Ramón Roquer) y se doctoró en ambas, además de en Teología. Tanto sus estudios científicos como los filosóficos tratan de establecer las fronteras del conocimiento, para diluirlas. En los años cuarenta y primeros cincuenta, antes de instalarse en Roma, primero, y en India, más tarde, funda la revista Arbor, vinculada al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, pero controlada por miembros del Opus. Era un intento de abrir la filosofía española a algo más que la religión, aunque el predominio de los pensadores católicos que tendían a ver la filosofía como "esclava de la teología" representó una fuerte cortapisa para según qué empresas. Tras la marcha de Panikkar, el secretario de redacción de la revista sería Rafael Calvo Serer, entonces miembro también del Opus Dei.

La actividad por libre de Panikkar en India, ya ordenado sacerdote, resultó muy incómoda para el Opus, que acabó quitándoselo de encima con malas maneras, cuentan sus allegados, y "dejándolo tirado". Lo que no deja de ser una forma de hablar para un hombre de sus recursos que, tras unos primeros movimientos indecisos, acabaría como profesor de Historia de la Religión en Harvard y Santa Bárbara.

En los últimos años se había instalado en Cataluña, donde realizaba una tarea de difusión de sus ideas, basadas en un cierto panteísmo y, sobre todo, en la voluntad de diálogo intercultural e interreligioso. Decía misa con regularidad y lo visitaban estudiosos del pensamiento en su onda disidente de todas las disidencias. Participaba en coloquios, en radio o televisión, y llevaba la dirección de tesis doctorales.
Si años atrás decidió adaptar la grafía de su apellido paterno (el materno era Alemany), ya retirado en Cataluña decidió catalanizar el Raimundo original y convertirlo en Raimon, como una muestra más de su voluntad de integración con el entorno inmediato, con la historia personal y, a través de la individualidad, con el universo entero.
(De El País).

En estos tiempos en los que si no sales en televisión no existes, es posible que la noticia del fallecimiento de Raimon Panikkar a finales de agosto pasado haya pasado inadvertido para muchos. Otro más que se ha muerto ¿quién sería este señor de barbas blancas?

El anterior artículo de Francesc Arroyo en el País y la entrevista de Battiato puede dar una pincelada de quién fue Panikkar. Invito a los que lean estas líneas a conocer más extensamente su obra, su trayectoria, su figura. 

Siempre me ha fascinado el desarrollo, actividad, personalidad, diferencia, conocimientos, pensamiento, forma de vida, compromiso, valentía, entrega, saber de Raimon Panikkar.

Pero también, y sobre todo, de su hermano Salvador Pániker.

En un momento concreto de ofuscamiento, de cambio de vía, de oscuridad, de indecisión, de no saber por dónde me daba el aire, leyendo a Pániker encontré un ejemplo, una similitud en las emociones, en las tentaciones, en las soluciones, que iluminaron mi entonces enrevesado presente.

No leí fórmulas mágicas, no un manual de sálvese quien pueda, de autoayuda, no, leí la memoria sincera de un hombre como yo, con las vacilaciones propias de los pecadores, de los que buscando se pierden, rebuscan y encuentran dentro de sí a otro, al que era, desde antes, desde siempre, sin saberlo.

Para alguien como yo que no cree en nombres ni en hombres, que sin estar de vuelta, va y viene, columpiándose en el escepticismo, que es un descreído, suspicaz y receloso de encantadores de serpientes, los libros de Pániker fueron un punto de apoyo sobre el que me impulsé sobre mí mismo.

Además, gracias a él conocí a su hermano. 

Mi recuerdo y mi respeto para Raimon Panikkar



10 comentarios :

Ventana indiscreta dijo...

El amor no es inteligible.

Este gran divorcio en el mundo actual entre conocimiento y amor.

El amor sin conocimiento, bueno, por dos meses va bien. Después, divorcio.
El conocimiento sin amor es cálculo. Es frío, es cálculo.


Sólo por estas cosas tan evidentes, tan bien manejadas en esa entrevista tan vital te felicito, sir Peter.
Hombres así hacen falta.

¿Para cuándo un youtube, tu tuviste, el tuvo, el que tuvo retuvo, TUYO?

elisa...lichazul dijo...

interesante entrada
un libre pensador
cuántos hay que no expresan sus pensares por no causar dolores

privilegiados aquellos que son escuchados y aún más leídos

para mi entendimiento
el amor es pura energía
y energía somos todos
incluyendo a Dios

besitos de luz

gaia07 dijo...

Interesante propuesta.
Esperaré a saber más sobre ellos para pronunciarme, ya de entrada me atrae más Salvador Paniker.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Ventana indiscreta, te confieso que me puede llegar a pasmar que sea un desconocido. Un hombre que fallece con 91 años, con ese bagaje de vida y que no le conozca nadie me aterra.
Otra cuestión es que se esté de acuerdo con él o no, esa ya es otra historia.
En cualquier caso un hombre contradictorio, intenso, para leer y escuchar con atención en lo poco que se puede encontrar.
Efectivamente, personas así hacen falta ( y muchas)
¿Qué tipo de Youtube quieres?, pide, pide.

Pedro dijo...

Bienvenida, elisa...lichazul.
No expresar los pensares por no causar dolores me parece muy miedoso o muy egoísta.
La energía se transforma, ni se crea ni se destruye.
Amar es una buena energía.
Besos enérgicos.

Pedro dijo...

gaia07, no te pronuncies, infórmate, aprenderás algunas cosas (al menos yo aprendí bastantes), estarás en desacuerdo con otras y al final, sabrás que eres mejor, que sabes más.
A mí también me atrae más Salvador Pániker. Por cierto, no se llevaban nada bien los dos hermanos. En cambio, ya ves, yo me llevo muy bien contigo. Un beso.

mirada dijo...

Gracias por el homenaje y por dármelo a conocer o dárnoslo.
Más que conocimiento apunto conciencia para el amor.
Un abrazo cargadito de ternura. Buena noche.

ybris dijo...

Yo conocía sólo a Salvador, que siempre tuvo a su favor por mi parte esa extraña parcialidad con que uno se acerca a ciertas personas que le parecen saber cosas que los demás ignoramos.
Pero he seguido con interés las vicisitudes de Raimon porque me parece claro que hay ciertas personas que tienen algo constructivo que decir en medio de tanta palabrería vana como nos invade.
Mis respetos a este gran hombre.

Abrazos.

elisa...lichazul dijo...

citaBienvenida, elisa...lichazul.
No expresar los pensares por no causar dolores me parece muy miedoso o muy egoísta.
La energía se transforma, ni se crea ni se destruye.
Amar es una buena energía.
Besos enérgicos.


lamentablemente el miedo es una sombra que en muchos pueblos está presente
y por muchos iluminados que se editen y se aparezcan, el miedo siempre estará, es algo inherente a la naturaleza humana
el poder expresarse sin correr represalias sin duda es una "suerte " enorme

y si es egoísmo....realemente mi experiencia me dice que de eso es nada

en fin energías hay como átomos en el universo
y acá en este partícular planeta siempre vendrán "iluminados" a encender ampolletas
aunque yo soy de la filosofía
cada quien hace su andar y cada quien su resilencia

Pedro dijo...

elisa...lichazul, perdóneme el atrevimiento, pero entonces quizás sería más exacto decir:

cuántos hay que no expresan sus pensares por no causar se dolores.

Y sí, cierto, el miedo es libre, es muy fácil hablar desde fuera de otras realidades.
Iluminados ha habido siempre –por fortuna-, ojalá hubiera más como estos hermanos Pániker /Panikkar.

Le deseo un buen domingo.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007