29.10.13

Regreso.



Un viaje largo, monótono, pesado.

En el estrecho departamento del tren, Isabel peina su largo pelo blanco, lo recoge con horquillas mientras con disimulo, me mira. Sabe que estoy nervioso.

Llegamos al atardecer.

Es la misma estación desde donde partí hace ya más de cincuenta años.

Salimos a la ciudad. No recuerdo las calles, las casas, todo ha cambiado.

Mi hijo busca un taxi.

Sin soltarme de la mano, mi nieto más pequeño pregunta y pregunta.

En lo más profundo de mí recito el poema de mi vida.

Me vuelve a doler el pecho.



2 comentarios :

MaLuisa SChaves dijo...

...a mi tambien me duele el corazón sin sombrero, pero abierto de par en par, como las puertas de las viejas casas...
Cuidate!

Pedro dijo...

MaLuisa SChaves, de momento no me duele el corazón, pero ya sabes que estas cosas cambian cuando menos te lo esperas.
Por cierto, siempre he vivido en Bilbao y aunque no tengo nietos si tengo imaginación y empatía.
También simpatía. Por ti, por ejemplo.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg