Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


24.2.12

Crítica bienintencionada a eLe.


Edward Steichen Wind Fire Therese Duncan on the Acropolis, 1921


Recibo a cobro revertido, divertido –es decir que he pagado yo- un paquete que contiene varios cuadernos de una escritora (¿?) que me presentaron recientemente en una fiesta parroquial (el motivo de mi asistencia al evento merecería una capítulo aparte, quizás lo cuente un día).

Me advirtió que no es profesional (de la literatura) y que solo le guía el afán de transmitir sus conocimientos, su esperanza, caridad y las hondas emociones que quiere compartir y repartir por el orbe. Con todo, me pidió parte de mi tiempo y de mi placer por/con la lectura para conocer/estudiar/criticar su extensa y variada producción. Las cervezas y yo dijimos que sí.

Man Ray Woman With Long Hair.


Varios días después.

Para los que no han leído su obra (es decir todos vosotros), empecemos diciendo que eLe es una gran escritora, fecunda, imaginativa, llena de inquietudes, arrolladora en el estilo de Carson McCullers (+ o -).

Su avanzada y noble edad, 29 años, le dan el punto preciso de madurez para abordar los variados temas que desarrolla con su audaz prosa. Bien que se nota en ellos su experiencia de vida, su riqueza interior, su dinámico ejemplo (!!).

El recurrir a sus antiguos textos de adolescencia no hace sino reafirmar la persistencia en sus convicciones; la validez de las mismas a través de los años; la intemporalidad de una fe en el ser humano rayando en lo apocalíptico; de un amor hacia los semejantes que se adapten a su tipología; incluso una sutil tolerancia hacia aquellos qué, pobres, no piensen como ella (si es que hay alguno, que no creo).

Es admirable su afán. Después de semanas laborales de 60 horas, marido, hijos pequeños, rosarios, misas vespertinas, perros que piensan y perdonan, futuras recién casadas que se caen de las motos, hablar, reparar con las manos cercas de dos metros de alto y besar con el corazón a todo lo que se menea, todavía tiene tiempo, energía, interés, capacidad para escribir sus dulces consejos al género humano, sus ingeniosas recetas tipo Cómo ser feliz en cuatro días, aunque llueva, o el best seller No seas cenizo, hombre.  

Me gusta, como no, esa endiablada (uy, perdón) capacidad que tiene para conjugar lo que en otros pudiera parecer un tono cursi, almibarado, ñoño, del siglo XX, con el elegante saber hacer de su moralidad  sin medida, ejemplar, de su capacidad para la fábula con moraleja, como Iriarte, como Esopo. Con qué ingenio de maestra de la escritura desliza con continuos guiños en su discurso de orfebre  delicado su presunta pertenencia a la secta de los elegidos, de los tocados con la gracia del cielo sin nubes. Y apenas se nota ¡cuanta sapiencia y elegancia en su voz tronante!

Obama, el espíritu errante de Juan Pablo I, Gandhi, la Madre Teresa de Calcuta, el zar de Rusia, María Sarmiento, Mortadelo, Joaquín Mallorquí, Leticia Sabater, Rasputín,  Bill Clinton,  la becaria aquella, Manolo el del bombo, Agustina de Aragón, Corín Tellado (maestra, amiga), Julio Iglesias, Sergio Ramos, la abeja Maya, Marcial Lafuente Estefanía, Mourinho, tantos y tantos ilustres personajes, precursores,  se dan cita en sus palabras cálidas, hermosas, llenas de vida, de confianza en el futuro, de fuerza sin medida, para que todos nosotros, pobres catecúmenos sin luz, caigamos del caballo, como Saulo.

De su mano fraterna, directora ejemplar, besucona bienintencionada, lider con la antorcha a gas butano, caminemos sin desmayo por los páramos del haber podido vivir hasta ahora sin haberle conocido, tras su estela de espumas, oh, consejera magnífica. Abrazados a su carro ígneo, chapoteamos en la iniquidad de este lodazal que es su ausencia, para poder llegar a la perfección del ser, incluso del estar de su doctrina.

Me libero de mis antiguas convicciones. Todo me sobra ya. Le regalo -soy así-  mis mejores bosques extremeños para que se pierda en ellos, para que  en su paz escuche los pajarillos, contemple a las hermanas bestias depredadoras, huela las flores de la noche, se apacigüe en su sombra protectora.

Desnudo como un recién nacido inclino mi frente, me baño en ceniza,  me cambio el cilicio, con golpes de pecho reniego de mi pasado y abrazo esa causa. Va desde aquí esta emocionada admiración que alcanza, casi, la idolatría. Loor a eLe.

Aunque sé que no soy digno.

Amén.


Mi consejo privado (ahora público) es: publica, eLe, publica, quizás las ventas no estén aseguradas pero eso es lo de menos. Comparte ese corazón tan grande, esa entrega a la humanidad. Escribes regular, pero eres un ejemplo de frescura, de apaisada desfachatez, de honesta exposición de lo que hay ahí. Transmite mis respetos a D. José María (un día de estos pasaré a pagar lo que rompí)


P. D : Cualquier parecido con la ficción es pura realidad.

P.D. 2: no han vuelto a invitarme en la parroquia.






5 comentarios :

Mayte dijo...

Que bien se siente pasearse por las letras, revolverse en tus palabras y terminar respirando profundamente sonrisas, si.

Beso, Pedro.

De cenizas dijo...

Eres un santo. Bueno, según se mire. Sólo me queda una pregunta, dos: ¿Con esa jornada laboral, rezos, hijos... tendrá tiempo de leer tu crítica? Y si es así: ¿La entenderá?

un abrazo

Pedro dijo...

De cenizas, no te imaginas cómo es la dama en cuestión, el espíritu santo, una paloma al menos, flota sobre su cabeza. Para los rezos entiendo que tenga tiempo, para engendrar hijos me sorprende que lo encuentre (aunque conociendo a su pareja –Dios los cría- lo entiendo algo más). En cualquier caso, sabiendo hasta que nivel profesional ha llegado puedo entender casi todo. Conozco afamados actores de teatro que simulan bastante peor. Es decir, que lo mismo es una Mesalina disfrazada de la Dama de Elche. Seguro que ha leído la crítica. ¿Entenderla? Su vanidad la habrá transformado en puro elogio. Abrazo de viernes.

Pedro dijo...

Muchas gracias, Mayte

bixen dijo...

Por leer blogs tal que éste, me abstengo de tener blog en sí. Por respeto a la Lengua para/con mis hipotéticos lectores... ¡qué bah!; falta de nivel... ¡por ahí va!
-El ser es y el no ser no es- dijo Parménides.

P.D.: Te envidio. No, ¡qué envidia!

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger