9/12/10

Oración para antes de irse a la cama el miércoles por la noche





¡Qué sorpresa tu cuerpo, qué inefable vehemencia!
Ser todo esto tuyo, poder gozar de todo
sin haberlo soñado, sin que nunca
un ligero esperar prometiera la dicha.
Esta dicha de fuego que vacía tu testa,
que te empuja de espaldas,
te derriba a un abismo
que no tiene medida ni fondo
. ¡Abismo y solo abismo
de ti hasta la muerte!
¡Tus brazos!

Carmen Conde (1907 - 1996)

En este final de puente quiero escribirte así, como al descuido, fingiendo que no es a ti, que no te veo, que me escribo sin querer, que me contemplo, que tú eres un pretexto, nada más, nada menos, que acumulo palabras sin sentido y la emoción ha huido tras las sombras de otras voces como arena, de otras personas, con otros rostros, con otros recuerdos que también me duelen, que tú no estás ahí y que todo esto es mentira, me lo invento para pasar las tardes, para llenar de frases el vacío de no verte o por eso. Aún así te escribo, exponiéndome a esa cara de loco que se te pone cuando estás enfadado.

Si me pusieran delante el mapa de tu cuerpo, no sabría buscarte el corazón con el dedo, no sabría. Si pusieras tu sonrisa frente a mí, no podría medirla, ni abarcarla, ni hablarte, tal vez, ni comprenderte. O quizás sí, pero no hay tiempo, ni espacio, ni medida. Sólo puedo hablarte así, en la distancia, esparciendo oraciones al viento como una monja ciega sobre el acantilado del invierno.

También puede ser que trate de engañarme en mi confusión, en los sentimientos tan intensos que me inspiras.
A pesar de todo.
Y este “todo” es eso, todo.

Prisionera ahora, ya, escribo para matar otros ecos, otra realidad más cercana, que me agobia, que me muerde por dentro y me lastima.
Una vida que se me queda corta.
El mundo es tan grande.
El tiempo es tan escaso.
Quiero ir.
Y venir.

Están los límites y...y...el ayer se murió y nos dejó este día que acaba ahora y a ti todavía te queda la diferencia y pensar que luego y te dejo este juguete que se me rompió hoy porque no puedo verte, ni intuirte, ni saber cómo hueles, o como ríes, o si tu piel es así, o si la curva de tus labios se pierde entre la barba, etc. Pero –ay- tu recuerdo me acaricia el corazón como esta tormenta que agita nuestro Bilbao festivo de noche de miércoles.

Aunque no era esto lo que quería decirte, o no sólo esto. Pero temo arriesgarme a tus iras de macho -jamás imagine que tuvieras tan mal genio-...
Es igual, quería que sepas que no sé, pero que siento... que...
Buenas noches, amor.

  

4 comentarios:

Mayteღ dijo...

Y en la espesura de la noche, se abre ante los amantes la locura de las luces que iluminan el Alma y la llenan y arrebatan de luciérnagas traviesas que invitan al ...Buenas noches Amor.


Besiño,Pedro.

ybris dijo...

Cartas que se escriben en las que no sabemos bien si decimos o si nos decimos porque lo importante es decir.
O escribir palabras bellas.
Quizás sentimientos que tememos perder si nos los aireamos.

Abrazos.

gaia07 dijo...

Él es verde y ella transparente.
Ella ora y él reza.
Él disfruta y ella… no lo sabe.

Un beso

mirada dijo...

Es mejor decir lo que se siente siempre que sea en equilibrio con lo que se piensa.
Escribirlo es como un exorcismo.
Oiga, muy buenos días, sin tiros...
Sólo besos.

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com Instagram

Mi correo