10.8.17

Digo, digo.

-->



Libra, oh Dios, mi alma del labio mendaz, que amanece hoy y veo salir el sol como un espectáculo magnifico sabiendo que amanece desde el principio de los tiempos, desde hace miles de años, no sé cuántos, ni me importa, sé lo que sucede desde que tengo uso de razón, el resto no me importa, mi historia es la historia, mi cultura es la cultura, adanismo se llama, a quién se le ocurre nacer antes que yo (Yo), que camino hasta los 143 metros de altitud del Faro con el graznido de cientos de gaviotas que no duermen, con bandadas de gorriones que se siguen y juegan y me acompañan, con mirlos, tordos, palomas a la mitad del monte y un azor y otras aves de rapiña ya arriba, que el paisaje es tan bello que a veces lloro lágrimas Stendhal y vuelvo a casa con Sam Moore que me grita please call home y no me preocupo de los pseudoperegrinos que han salido del pueblo de al lado con sus mochilas de luxe que, oiga, cada uno sale y va donde quiere pero el Camino es milenario, un respeto, que no se puede jugar sobre una senda de espiritualidad, de cultura, de historia, como niños que buscan lo fácil, hippies de marca, tramposos que se mienten en la comodidad de no ser nada, yo (Yo) no sería capaz de haces eso, es decir de no hacer, pero no me hagan mucho caso que me encuentro con un matrimonio de cierta edad y se confunden y me saludan y hablamos y al de quince minutos él se da cuenta que no me conoce de nada pero es simpático y seguimos hablando de esto y aquello y cuando le digo que soy de Bilbao  me pregunta rápidamente si he leído Patria, un test, una forma de saber, un a ver este de qué va, me río (por dentro), le digo que sí, que está escrita de forma eficaz aunque no es gran literatura, que le sobran más de 200 páginas, que refleja perfectamente una dura, triste, cruda realidad, que me dolió leerlo, que los personajes principales están bien matizados, algunos secundarios un poco exagerados, que para llevar viviendo más de 30 años en Alemania, Aramburu sabe de qué escribe, que me dolió (sé que ya lo he dicho), que he vivido en un pueblo así (sin muertos por fortuna pero con esa asfixiante opresión), que creo que he pasado el examen y esa simpática  pareja se va por donde ha venido, me voy a casa para volver a ver la segunda parte del último capítulo de Juego de Tronos, una obra de arte, para seguir leyendo Fe de erratas, una de esas sorpresas que da descubrir un escritor delicioso, Alan Isler, tan bueno,   obstinación en la belleza, que este muro me recuerda día tras día lo que dije y, es verdad, sigo diciendo lo que dije,  me repito, me obstino en lo que siento, pienso, (me) miento, me alimento de recuerdos y memento moris , quia pulvis es, et in pulverem revertoris, pienso tumbado en la playa y me preocupo cuando soy consciente que he olvidado partes de mi vida, épocas enteras, nombres y personas de las que no guardo constancia, aquellos a quién amé, ¿quién era Elena?, ¿dónde estará Ignacio?, incluso familiares, vecinos, compañeros, ay, recuerdos selectivos, he borrado muchos malos momentos pero también muchos de los buenos  y sigo caminado por el borde de esta playa sin olas al final de la ensenada, un milagro natural, daría una patada en el culo a todos estos depredadores agachados mientras cogen conchas  (en México esto último suena mal ¿no?), por cierto tengo México nítidamente aferrado entre estos años de aprendizaje y encuentro conmigo mismo, con el que soy, con mi yo (Yo), que lo del adanismo que dije pretendía ser un broma, que buceo en libros y libros y subo montes y hablo y miro y puedo pelar paraguayos (fruta) sin que me de dentera y todavía conservo la brazada en crawl aunque desde que me gano mi hijo ya no es lo mismo, en realidad ya nada es lo mismo, nada es como era, sabores, olores, gustos, mi cara, ¿ese soy yo? (Yo) que me ha crecido la nariz y las orejas, madre del amor hermoso, qué fue de aquel adolescente moreno que subía a la Ciudad Jardín a ver a Gloria, es una pregunta que tiene una sencilla respuesta, es la edad, chaval, que cantaban los Salvajes, que hacían una versión de no sé quién y aquí enlazo con aquello de que lo que no era cuando yo (Yo) soy no existe, ¡que no, bruto!, aprende, preocúpate, infórmate, estudia, siente, ¿saben qué?, que es agosto y hace un día magnífico, voy a bañarme, el agua está muy fría pero es muy bueno para la piel, el riego sanguíneo y mejorar la lengua fraudulenta, que tengan un buen jueves.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007