16.3.11

Parker y lo inevitable.

Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.

Basho


Donde termina el mar, atado al noray de ser lo que debe ser, Parker tiene miedo de las sombras de la ría, de la sirena de los barcos en la noche, los muertos duermen en una cama de helechos en las habitaciones de una casa vacía. 

Parker desconfía de la lluvia acumulada en el pantano, saber que florecerá el almendro y los rosales, vendrá el verano, el frío se quedará tan lejos que el salitre, la miel, la sombra de la higuera, la ermita, lo que distingue y da sentido a su distancia, olores, huecos, estará en otro plano, en la pura realidad, allí donde no llegan los sueños, en lo que es, un pulso a la vida atado al noray de lo que debe ser.




2 comentarios :

gaia07 dijo...

De vez en cuando hay que soltar amarras y navegar a la deriva, no pierdes el miedo pero aprendes a confiar en ti. Parker ya se conoce demasiado, ha de hacer el loco alguna vez para que mantenerse en el noray tenga sentido.

Un besazo

De cenizas dijo...

Parker es un poeta... de varios mundos, de varias dimensiones... pero de una realidad.


un abrazo

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007