13.1.11

Malí.

Y descompongo las palabras de mi cólera
Para desprostituir la lengua
Compréndeme no tengo alternativa
Era necesario lo sé que yo fuera el signo
Y el hombre palabra
Palabra de la tierra, de mi tierra hipotecada
y desapropiada
Los niños han crecido y construyo el verano alrededor
de ellos
Como un monumento al día
Golpeo tu puerta
Rebelde y libre
Como si sintieras el despertar de la tierra en tí
vertida en tus venas
Volcán en el horizonte de nuestra espera
Como si la tierra fuera hierbas y ríos
Árboles y aldeas de infancia
Rutas y senderos
Todo se acomoda finalmente a la calma serena de nuestras
soledades
Vuelvo a encontrar el sol y al país claro
Vuelvo a encontrar mi tierra en el eco de las estaciones
Pero qué me importa el tiempo
Dame la mano
Amo el silencio para elevar el canto
Pero acaso tú eres la fuente herida
Conozco la gran fisura revelada por los siglos
El tiempo es largo
Y el destino de mi tierra no la puede detener 

Paul Dakeyo (Camerún, 1948)


Souburuchi Uwaifickium es camerunés, está sentado a la sombra de una casa baja de adobe, cerca de la pequeña parroquia católica en Gao, le faltan las fuerzas. Radi le ha dicho que el padre Anselmo ayuda a los que están como él, espera que se apiade y le proporcione agua y algo para comer. 

Vino aquí después de fracasar su primer intento de llegar a Europa. Todo iba bien hasta que en Argelia unos pasantes le dieron una paliza y le robaron el poco dinero que llevaba. Al verle vagabundear, los milicianos le expulsaron a Malí.

Cree que si logra llegar a Niamey, en Níger, le será más fácil buscar allí un camión para atravesar el desierto de Teneré y llegar a Libia, después Túnez y en barco cruzar a Lampedusa, en Italia.

Sabe que lo logrará, jamás regresará a su pueblo derrotado. 


4 comentarios :

Mayte dijo...

A veces los sueños se descarnan terriblemente ante nuestros ojos...apenas siendo ya un fantasma de lo que fuimos y no seremos. Y aún así se mueve...

Besiño, Pedro.

virgi dijo...

...no saben que el primer mundo se desmorona...y yo queriendo ir a Tombuctú...

Besitos

mery dijo...

Allí hambre(cada día más)e inocencia(cada día menos).

Aquí pan (cada día menos)y descarada maldad (cada día más).

La carencia material duele más que la emocional?.La reconocemos antes,eso sí,pero en cada huída a otra parte hay mucho más que la mera necesidad de sobrevivir.

Los sueños nos empujan siempre hacia adelante,esquivan los obstáculos,nos confieren valor...

Un abrazo cálido.

gaia07 dijo...

Debería bastar esta evidencia para ser conscientes de que nos estamos equivocando, de que no lo estamos haciendo bien, de que el “mirar por mi, por mi gente, por mi tierra”, por el bienestar de unos pocos, no redunda en beneficio de nadie, ni siquiera del que “vive bien”.
Quizá el primer paso debería ser definir que es “vivir bien”.

Un beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007