29.1.11

Iñigo Marchante Lersundi no puede cerrar la boca


Glup 2.0, el blog al servicio del Pueblo Soberano, ante los cientos y cientos de cartas recibidas solicitando más trabajos de Andrea Martínez y Roberto Villar incluye hoy el último de este original dúo, un tributo a Iñigo Marchante Lersundi, el hombre que no puede cerrar la boca.










EL POEMA DE LOS 82 AÑOS

Ha pasado casi un siglo
Soy un señor muy antiguo.
O mejor,
lo que queda de un señor:
unos restos
desvaídos,
algún gesto
que pretende
ser cortés.
Es poco, pero algo es.

Dicen que el agua pasada
no mueve molino.
Pero el rio de la vida
que pasó
sigue moliéndome vivo,
hecho polvo
enamorado
del agua, del agua aquella,
cuyo murmullo lejano
aún oye mi corazón.

Ángel González.

3 comentarios :

De cenizas dijo...

Por una vez, y sin que sirva de precedente, me quedo con Íñigo antes que con Ángel González... quizás porque me cuesta cerrar la boca :)


un abrazo

Joselu dijo...

Pues yo no me puedo borrar la sonrisa.
¡Que frescos!

gaia07 dijo...

De esto habría mucho que hablar, no poder cerrar la boca puede ser fatal, y muy humano, más cuando enseñas “lo más recóndito de tu ser” y sigues invisible puede hacerte una desdichada.
Claro que la clave de humor sigue siendo lo más acertado.

Me ha gustado y me ha dado un par de ideas para desgranar.

Besos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg