22.1.11

Desengaños amorosos (2)

 

Desde hace unos días, concretamente desde tu post del día 19 “Sobre desengaños”, voy dándole vueltas en mi cabeza a mis desengaños amorosos. Tras pensarlo concienzudamente, resulta que lo que podría contar como desengaño al uso cultural establecido, para mí no lo es.

Y es que hace ya mucho descubrí que solo existe desengaño si esperas una respuesta determinada y preestablecida como “lo que debe ser”. En un mundo que se mueve según multitud de posibilidades interconectadas con variables imprevisibles, nuestra especie ha pretendido implantar una serie de normas en las que establecer qué es lo correcto y cómo han de ser las cosas, y todo lo que ocurra fuera de ello es pura desgracia. Así que nuestro mundo es desgraciado.

En vista de cuanto observaba a mi alrededor, tomé la decisión de no esperar respuestas a las relaciones que estableciera, y no tener que ponerlas en la lista de desgracias y aumentar mis desengaños.

Y durante estos días recordé aquella vez siendo pequeña, en el colegio, cuando mis amigas se enteraron tras la conmoción que  me desbordaba cada vez que veía al chico de mis arreboles, y me lo trajeran para que me rozara la mano. O aquel chico alto de rizos negros con el que descubrí las maravillas que me prohibían y que con terrible irritación dejaba sin llegar a saber nunca en que culminaba todo aquello. O aquel que me hizo traer al mundo a la criatura más maravillosa que pudiera existir, y que me hacia trastabillar con todo cuanto me rodeaba cada vez que escuchaba su moto cinco calles más abajo. O uno que tras un largo periodo de tranquilidad hormonal, años, consiguió hacerme subir a la luna y saltar de estrella en estrella…

Así que entendí que al niño le gustara otra, que el chico alto de rizos negros desapareciera, que el de la moto cambiara de vehículo y de paso, de casa, y que el astronauta pasara al equipo de buenos amigos…

Todo de lo más normal y lógico, pasó lo que tenía que pasar. No creí en lo de “siempre que me necesites” ni en el “para siempre”, dicho sea de paso cuestión inexistente en todo nuestro universo.

No tengo, pues, desengaños amorosos que contar.  

Rosa.




Este texto me causa una gran alegría.
Por lo que dice y, sobre todo, por quién lo dice.
En cuanto ha llegado he gritado eso de “paren las máquinas” y rápidamente he cambiado lo que tenía preparado.
Gracias, belleza,

¡Viva Valencia!

Valencia, es la tierra de las flores, de la luz y del amor.
Valencia, tus mujeres todas tienen de las rosas el color.
Valencia, al sentir como perfuma en tus huertas el azahar,
quisiera en la huerta valenciana mis amores encontrar.
La blanca barraca, la flor del naranjo,
las huertas pulidas, almendros en flor,
el Turia de plata, y en el cielo turquesa,
el sol valenciano, van diciendo amor.
Te quiero, mi morena valenciana, de mirada traicionera.
Te quiero, porque cuando miras dices: ay mi amor, si me quisieras.
Te quiero, porque llevas en los labios miel y rosa carmesí.
Te quiero, y al decirlo me estremezco ¡ay! que me siento morir.
Ole, ole y ole.








Ain't No Grave  

There ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down

When I hear that trumpet sound
I'm gonna rise right out of the ground
Ain't no grave
Can hold my body down

Well, look way down the river
What do you think I see
I see a band of angels
And there coming after me

There ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down

We'll look down younder Gabriel
Put your feet on the land and see
But Gabriel don't blow your trumpet
Till you hear from me

There ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down

Well meet me Jesus, meet me
Meet me in the middle of the air
And if these wings don't fail me
I will meet you anywhere

Ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down

Well, meet me mother and father
Meet me down the river road
And Mama you know that I'll be there
When I check in my load

Ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down
There ain't no grave
Can hold my body down


2 comentarios :

Anónimo dijo...

Cómo me alegra a mi también este texto!!!
Por lo que dice y sobre todo por lo que ayuda.

mirada dijo...

:-) ainsss, cuánto os quiero, maravillas!!
¡Viva Valencia!

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007