27.10.10

De la vida y la muerte.

Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol:
y de pronto anochece.

Salvatore Quasimodo



25.10.2010
Me han ocurrido muchas cosas que no son para contar aquí.
¿Dónde está la poesía de la vida?

25.10.2010
La Gran Vía, muchas tardes la recorro paseando a buen ritmo.
Caminábamos, charlando.
Policía, bomberos, ambulancia, curiosos mirando. 
Nos acercamos, cruzamos a la otra acera.
Hay un cuerpo cubierto con una manta térmica, sangre en la acera.
Nadie sabe qué ha pasado.
Seguimos caminando, impresionados.

26.10.2010
Desayuno en la Alhóndiga, leo la prensa.

Una joven fallece al caerle un trozo de fachada en la Gran Vía de Bilbao.

La mujer perdió la vida al golpearle de lleno en la cabeza una pieza de hormigón de varios kilos de peso desgajada del quinto piso del bloque 


 Un día cualquiera estás paseando, cae una cornisa, te da en la cabeza y mueres.
No hay más.
La vida, la muerte.

26.10.2010
Me llama Andrea, emocionada.
Ha sido seleccionada para presentar su proyecto dentro de una exposición colectiva que se celebrará a primeros de diciembre.
Está feliz.
Y yo.

26.10.2010
Me llaman por teléfono, ha muerto Jesusa.
No tengo palabras para expresar mi dolor.
Una gran mujer, un extraordinario ser humano, una vida ejemplar.


26.10.2010
15,30 me llaman de mi casa, mi tía se ha caído y está en el pasillo sin poder levantarse.
Tomo un taxi, atravieso todo Bilbao y aún así llego en cinco minutos.
Intento abrir la puerta y no puedo.
Calmo a mi tía a través de la mirilla.
Llamo a un cerrajero.
Media hora después, con mucho trabajo, consigue abrir la puerta.
Mi tía está en el suelo, muy asustada, temblando, empapada en sudor del esfuerzo, del miedo.
La levanto, le hablo con calma, intento tranquilizarla.
Poco a poco se va recuperando.
Ay, 82 años.

26.10.2010
Me han ocurrido muchas cosas que no debo contar aquí.
Hay días, semanas, que es mejor que pasen rápido.
Y aún así hay que seguir, reír, vivir.
Pero no tengo ganas de escribir.
Cuidado con las cornisas.



7 comentarios :

mabel g. c. dijo...

01:17h- Hoy he visto un reportaje sobre gente que vive en Groenlandia y es feliz. Jamás hubiese pensado que en Groenlandia se puede ser feliz.
(Debería irme a la cama.)
Allí viven desde hace muchísisimísimo tiempo los Inuit, llegaron desde Siberia.
Se come mucho pescado fresco y las ballenas pasean entre los icebergs.
En Groenlandia el hielo es poesía y las casas están pintadas de colores, como en LA BOCA de Buenos Aires.

Qué pena, justo las cosas que no puedes contar son las más interesantes.

Un saludo y felices sueños.

P.D.: Tendré cuidado con las cornisas, espero que ellas tb tengan cuidado conmigo.

Lety Ricardez dijo...

Te sigo, sigo la huella de tus sentimientos, de tu pensamiento y me estremezco y duelo contigo.

Dejo aquí mi consternación por un día tan triste, tan negro.

Mayteღ dijo...

Como decía el abuelo, hasta la vida nos alcanza un día para recordar que sigue lo inevitable.

Ay Pedriño...te beso y salgo de puntillas.

ybris dijo...

Le tomaré el comentario a Quasimodo:
"...ed è subito sera."
O también (ya lo trajiste hace tiempo por aquí):
"Un poco de sol, una aureola de ángel,
y después la niebla; y los árboles,
y nosotros hechos de aire en la mañana."

Y sin embargo escribes.
Admirable.
Abrazos.

cristal00k dijo...

A ver... casi mejor que no te diga lo que pienso de la "poesía de la vida"...
y ¡joder, con las cornisas!
Yo también debería de irme a la cama.
Aunque por otra parte, nos has contado 7 cosas, pero dices que hay más... o sea que por lo menos deben de ser... eeeh ¡a mí tampoco me salen las cuentas!

¡Ojalá se mejore tu tía! y que lo de Andrea siga por buen camino.

El mundo gira ajeno a todo, amigo.


P.D.: Y recuerda: en boca cerrada... (:-D)

Palmera dijo...

Hacía poco que yo había estado por esa zona.
Y de repente un@ ya no está..
¿has visto los amaneceres que hay estos días?.Eso es POESÍA,un regalo para los despiertos...
Pasaba por aquí,sin más.
Hasta otra.

gaia07 dijo...

Hay pieles que cuestan más de arrancar que otras. Las que te gustan por ejemplo. Otras caen solas y por ello olvidadas.
La de la vida resulta porfiada ante el desuelle. Y si realmente te fijas no es para nada hermosa, acaba teniendo más remiendos que un saco viejo. Pero nos gusta, y no hay nada más serio que aquello que convertimos en necesidad.
Es el maldito gen que nos hace apostar una y otra vez contra la azarosa muerte, aún sabiendo que todo cambia en este eterno big-bang.

Un beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007