29.7.10

Las Teorías Salvajes.

 
El pasado sábado, en la playa, ojeo Babelia –ya no lo leo entero, no tengo tiempo, quizás tampoco ganas- y encuentro un artículo que Sabino Méndez titula Caracola Pop y que habla sobre Pola Oloixarac y su primer libro Las Teorías Salvajes.

Busco en google y encuentro una crítica en La tormenta en un vaso de agua.

De ahí salto al blog de la autorA.

Coño (exclamación que quiere decir, preguntar “soy un moderno ¿cómo no tengo este libro?”)

Y a la tarde, con la espalda roja debajo del lacoste voy al cortinglés. No lo tienen, lo han vendido (¿habrán traído solo un ejemplar?)

Voy a la fnac, merodeo por los estantes de poesía (céntrate, mira solo lo que has venido a buscar). Vago delante de los Antony Beevor que me quiero comprar hace tiempo (36€ cada uno, X 3, 108€) (no, no, vade retro, Pola, solo Pola) . de un estante y de otro salen libros brillando, cantándome como sirenas enceladas, me compraría cuatro, siete, cien, ¿Cuándo podré leerlos? Recuerdo que en la mesilla de noche tengo no menos de diez libros empezados. Va.

Ahí está, Las Teorías Salvajes, 19€, me lo compro.

Vuelvo a casa acariciando el lomo, lo ojeo, lo agito.

Ayer en Laredo, por la tarde, llegué a la página 132.
Bueno, qué ¿te está gustando?
¿Qué?

Me queda la mitad, al final te lo digo.


Pola Oloixarac

“Los dos eran bien políticamente incorrectos y ponderaban McDonald’s. Les encantaba que fuera el único lugar que daba trabajo a las personas mayores, a las viejas que no tenían nada que hacer de sus vidas; McDonald’s, incluso con el payaso ridículo y pederasta de Ronald, era el único lugar verdaderamente democrático que conocían. Todos hacían fila, y aquello que obtenían no era más que aquello a lo que podían aspirar; los downs treintañeros sonreían adentro de sus uniformes, sin llegar a tocar el dinero. A veces era un limbo de villeros, pero en general no limosneaban adentro y la clase media y la baja podían convivir en paz.”

Pág 47.

“Déjenme decirles una cosa. Esa persona que tienen enfrente, a la que le han faltado el respeto, prácticamente ha dedicado su juventud y su vida por una causa que incluía salvar a villeros indigentes como ustedes. A todos los que no eligieron nacer en el lugar donde nacieron, a todos los que la Providencia trató de entrada como el culo. A sus familias, a sus seres queridos. La patria socialista no fue un mero sueño nomás. Fueron años y años de lucha en la clandestinidad, de gente a las puteadas en las calles, de libros que no quería publicar nadie, de agarrarse fuerte la cabeza en el bar La Paz y decir “¡No! ¡No! Basta, así no va”.

Pág 138-139.

“Son europeos de escasa instrucción que emigran buscando paraísos culturalmente atrasados donde poder desplegar dotes de liderazgo montados en un tercermundismo urbano, demagógico de lo local, intentando dársela de vanguardia acá donde es más fácil, donde pueden jactarse de lo bajo de los alquileres delante sus amigos gerentes de supermercados en Münster, Riga o Rouen; esto les permite fomentar una mitología privada donde la cresta de sus vidas aún no ha fenecido completamente.”

Pág 185.

Las teorías salvajes, Oloixarac, Pola,

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Sigo tu rastro sobre "Las Teorias salvajes" desde el principio y le leo al ilustre Sabino Méndez:

"La vocación literaria de Pola está fuera de toda duda porque, con la grupa y el tipazo que gasta, podría perfectamente ganarse la vida de una forma espléndida sin necesidad de dedicarse a la escritura"

Perpleja, me he quedado perpleja: ¿Está hablando de Pola Oloixarac, o de un caballo?

Está visto que ni en Babelia se libran de la imbecilidad. Mira, se lo voy a mailear.

Tu información: muy sugerente.

Besos.

LA PILI.

Pedro dijo...

LA PILI, esa misma frase me alucinó. ¿Qué sugiere? Me parece una pasada, que el tipo babea, invalida todo el artículo. Un capullo. Hay cada Sabino…
En Babelia hay muchas firmas que, al parecer, tienen carta blanca para decir todas las tonterías que se les ocurran. Los críticos, ay.
Besos anónimos

gaia07 dijo...

Con esos párrafos que nos has adelantado es indudable que hay que leer a Pola Oloixarac, aunque esperaré a que lo termines.

Femenina sorna de salvajes urbanitas:
…Obtener lo único a lo que se puede aspirar… gentes a las puteadas en las calles… europeos de escasa instrucción que emigran…

Un beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007