18.7.10

Hanne Darboven.

“Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando, también nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos nos encontrará. Es algo que lleva mucho tiempo esperándonos. En cuanto llegue, no te muevas. Descansa. Ya verás lo que ocurre a continuación".

"Mujeres que corren con los lobos" Clarissa Pinkola,


Leo/veo parte de la obra de Hanne Darboven, sus construcciones numéricas. Intento tocar su artificial lenguaje universal. Doy vueltas por una sala gigante donde Picasso mira, su cabra mira, yo miro y remiro este siglo, el anterior, los contrastes, los míos en el álbum de fotografías amarillas, las de blanco y negro, las de color con ese espigado barbudo bronceado corriendo por una interminable playa desierta.

Ese era yo, una y otra vez. 

Uno, por la misma playa, tres, por el mismo símbolo, cinco, seguridad de la rutina, ocho, de lo repetido, diez, un niño que crece a mi lado, doce, la playa se llena de gente, trece, de casas al fondo, quince, de medusas en el agua verde que oculta tesoros que custodian tritones musculosos.

Aún cerrado, del álbum de la memoria salen figuras retorcidas ascendiendo como un haz de luz que ilumina otras playas con palmeras, con risas, sin niños, con arenas tan blancas que hieren la mirada cansada del camino, de los números de Hanne Darboven que traen a la orilla del tiempo las verdades, las certezas. 

Y la búsqueda.

Como ahora, después, siempre, buscando al Otro por los callejones, por barrios remotos de un Berlín oscuro, de un Estambul de mezquitas magníficas, por bosques gallegos, en Cádiz, en tantos planos que creo que no es a otro, que me busco sin perderme antes, que aún estoy en el quién soy y el futuro es la incertidumbre.

O algo así.

(Que cada uno lo interprete como quiera)



10 comentarios :

Palmera dijo...

Elisabeth Barret y Robert Browning.
Me voy a dormir y a soñar....(nos).

gaia07 dijo...

Interpreto que necesitas autogestionarte. Eso de que te quieres pero te eres inaceptable, no cuela.

Un besazo.

ybris dijo...

Contigo no hay quien pare.
Sobre todo los que nos fiamos de tus intentos de penetración en lenguajes universales.
Hoy con construcciones numéricas en donde nos identificamos una y otra vez.
Debe de ser la eficacia del número para infundir certezas.

Abrazos.

virgi dijo...

Me llevas a laberintos siempre espléndidos donde no me importa perderme, te oigo entre sueños como a un bardo que juega a los barquitos mientras canta.

Besos. Muchos.
Por los que no te he dado en estos días.

mirada dijo...

:-) si, es una gozada pararse y escucharte con atención.
Yo espero tranquila, no tengo ningunas ganas de correr.
Un besazo para ti Pedro.
Feliz día a todas y a todos.

Eva- La Zarzamora dijo...

El yo tal vez tan solo sea un eterno ir y venir conjugado en el tiempo que uno quiera darle según el instante.

Besín, Pedro.

irene dijo...

Creo que siempre, aunque sea en el rincón más recóndito de nuestra alma, guardamos un pedacito de aquel niño que fuimos, pero nada más eso, un pequeño y dulce recuerdo en el álbum de la memoria, pero al Otro jamás lo encontraremos, ya no existe, ahora, en este instante, es este, y pienso que así está bien, mañana... quién sabe.
Un beso, Pedro.

Joselu dijo...

En el uno, en el dos, en el tres…en todos estamos y en todas somos nosotros, porque en ellas estamos como fuimos. En ellas éramos. Ahora somos. Contando seguimos siendo... ¿Por donde voy? ¿Cuántos iba? No. Ya no puedo volver a empezar. A saber en que casillero nos quedamos. A saber en cual nos meten.
(Ocón de Oro…)

Palmera dijo...

AYla y Jondalar.
Me ha encantado el art´´iculo sobre "las mujeres que corren con los lobos"(yo al menos lo hago con perros)de Clarissa Pinkola.
GRACIAS POR ABRIRME ESA PUERTA...
Un abrazo.
"Tomatita"(hoy me tocaba a mi).

Pedro dijo...

Palmera, sueña (te)

Aléjate de mí, aunque se que siempre,
he permanecer en tu sombra.
Y nunca, solitaria,
alzándome en los mismos umbrales de la vida
recóndita, podré gobernar los impulsos
de mi alma, ni levantar la mano como antaño,
hacia el sol, serenamente, sin que perciba en ella
lo que intenté hasta ahora apartar: el contacto
de tu mano en la mía.
Esta anchurosa tierra
con que quiso separarnos el destino, en el mío
deja tu corazón, con latir doble. En todo
lo que hiciere o soñare estás presente, como
en el vino el sabor de las uvas.
Y cuando
por mí rezo al Señor, en mis ruegos tu nombre
escucha y en mis ojos ve mezclarse nuestras lágrimas.
Elizabeth Barret Browning



gaia07, escribo porque el que fue a Sevilla perdió su silla.
Un besazo doble.


ybris, el tres.
Y cuando leo “penetración”, en el contexto que sea, me altero.
Abrazos.


Ya te echaba en falta virgi.
Me bajo del barquito que me mareo.
Dos mil besos.


mirada, la campeona de Galicia de 1500 y no quiere correr, ya te vale, vaya atleta estás hecha. Beso con orla dorada. Y medalla olímpica.


Eva- La Zarzamora, lo malo es cuando el tiempo no tiene marcha atrás y te designa un sitio (mucho menos de un metro cuadrado).
Por eso corro. Te beso antes de la meta.


irene, los hombres, en general, tenemos el problema del no envejecimiento, de que el niño se nos queda (de ahí las guerras, la crueldad, la intolerancia, el egoísmo, etc).
Yo era un niño muy rico –lo decían mis muchas tías-. Pero, jo, he perdido mucho. Jajajajajajajaja. Un beso.


Joselu, casi no recuerdo al que era, pero del que soy tengo plena conciencia. Por eso suspiro sin cesar, no es nostalgia, es comprensión. Abrazos, vecino.


Palmera doble ¿muerden tus perros?¿muerdes tú? ¿muerden los textos de Pinkola? ¿estamos vacunados? ¿volverán las oscuras golondrinas? Ay, esta vida está llena de interrogantes. Abrazos de ribera (de Deusto)

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007