9.3.10

Una vaca

No he de callar, por más que con el dedo,
ya tocando la boca, o ya la frente,
silencio avises, o amenaces miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?.

(Quevedo)


Que dibujas una vaca y se ve –una vaca-. Que lo tuyo es lo abstracto, también –el artista expresa ahí, en esa mancha verde, su tristeza, o su gozo, o su extrañeza del mundo. Oh-. Así va.

Para verlo bien una cosa requiere más esfuerzo que la otra, claro. La vaca mejor o peor dibujada está ahí, con sus cuernos, sus ubres y sus manchas negras, en cambio lo abstracto requiere imaginación, ponerse en el lugar del pintor, interpretarlo. Esas cosas, qué te voy a contar.

Que escribes, pues eso, que generalmente se entiende. No, no estoy entrando en el bosque de escribir bien o mal, con escribir me sirve, de momento. Que colocas seguido “tengo” y “sueño” -por ejemplo- y trasmites una idea, una necesidad en este caso que tienes sueño. Qué práctico es escribir, qué invento, qué bien, “tengo sueño”, es increíble, con qué poco cuanta información. Si además de escribir que tienes sueño, añades “mucho”, quedaría “tengo mucho sueño”. Ya vamos entrando en materia. Otra cosa es que a ti te importe que el que escribe tenga sueño, poco o mucho, que esa es otra historia.

Sigamos. Como somos tantos, millones, si todos tenemos sueño a la vez esto es un problema, si todos escribimos y luego nos dormimos ¿quién lee? Podemos hacer turnos, un suponer, tú escribes, duermes y yo te leo y luego cambiamos, escribo, duermo y tú me lees. Vale, es un principio. 

Si colocas una palabra detrás de otra puedes transmitir los que sientes, piensas, te preocupa, te alegra, te molesta, te incomoda, quieres compartir, te duele, lo que necesitas, lo que te sobra, lo que te apasiona. Lo dicho, escribir. Eso hacemos desde tantos blogs que están cambiando el concepto de comunicación.

Habitualmente escribo con total desnudez, cual adamita, a veces se me ve el hígado, otras el bazo, hay quién me ha visto parte de un pulmón.

Hoy no estoy diciendo todo lo que quiero decir. Mil ojos nos contemplan (+ o -). Hoy no se me ha visto nada. Pero se entiende ¿verdad?

No quiero aburrir, dejo aquí esta idea en este día dedicado en Japón a los magnolios, símbolo de los silencios inmotivados.

 (Basquiat)


9 comentarios :

Tesa dijo...

Y en este día dedicado aquí a la mujer trabajadora, tal y como está la cosa... esa especie en extinción.

Mirada dijo...

Yo sólo sé que adoro leerte, me encanta, me haces disfrutar, sé que te he echado de menos, y que recuerdo las vacas del otro lado del río, de colores, eran de colores, ellas todas...

Empezamos el regreso.

Un beso y abrazo enorme.

Mayte dijo...

Las vacas moradas existen, lo sé porque cuándo te leo se vuelve en tus palabras un montón de cosas posibles.

Bikiño y de puntillas voy.

Pedro dijo...

Tesa, dado el a veces estrecho margen que dejan las palabras me vas a permitir que este hombre trabajador se adhiera a ese día o a cualquiera que luche contra las discriminaciones por razón de sexo, raza, edad, condición, etc-

Pedro dijo...

Mirada, estaban las vacas, sí, pero solo recuerdo tu mirada y la placidez del momento. Visto desde fuera, en una toma aérea, un cuadro clásico, una mujer, un hombre, el río, la hierba verde, el silencio. Pero tu risa lo volvió mágico. Fue mágico. Sigue siéndolo. Somos muy afortunados por sentir así.
Un beso, preciosa, tienes un corazón inmenso y una mirada limpia y bella, ser tu amigo, haberte conocido me hace mejor. Te lo agradezco.

Pedro dijo...

Mayte, te garantizo que sí existen vacas moradas. Ayer mismo vi una por la Gran Vía, iba toda orgullosa con un traje de volantes y leotardos grises. Y eso que hacía frío. Las vacas son la bomba.
Besos de toro (bravo)

Tempero dijo...

Tengo sueño.
Ahora no.
Me toca el turno.
Sujeto/verbo/predicado. ¿qué simple no?
Incluso podemos ocultar al sujeto, mas quién sujeta al verbo. Imagínate: grito. Oiga usted, ¿por qué grita? O lloro, o miento, o mato o seduzco. Delante de los verbos hay bueyes bien uncidos que lo mismo te sacan el surco recto que te sancan de lo más hondo que te dan en curva. ¡Y sujetarse uno! ¿Quién sujeta al sujeto?

Eres un sujeto singular, Pedro.
Pero que tonterías dices, Manuel.
Es igual, te abrazo.

Nikté dijo...

¡Ya estamos!

Mi vaca no era una vaca cualquiera; aunque a simple vista se pareciera a una vaca, pero no.
Tenía mi rostro, mi aliento. La caquita igual a la mía, y las moscas que la merodeaban, llevaban cascos preparados para vuelos interplanetarios.

De lo abstracto me gusta si lo pintan en el techo de mi cuarto, a la hora de la tarde, cuando se hacen sombras.

-Mira, aquello parece la luna
-Que no, que es un queso

gaia07 dijo...

Es que pintar sentimientos tiene lo suyo, y describirlos ya es un suplicio, y si encima -como en nuestro idioma- cada palabra tiene varios sentidos, más los que les ponen cada cual, ya ni te digo.
Lo de desnudarte es opcional guapetón, que luego cada un@ ve lo que ve. Pero lo de los turnos me parece una idea estupenda para sacarle tajada al tiempo, hasta para malinterpretarnos que resulta más cañero.

Hoy te ha quedado clarísimo aunque no hayas dicho lo que quieres, que ¡anda que ayer! con Sade y Q nos dejaste las emociones trastornadas.
Besos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007