Glup 2.0

 photo tumblr_m09rvxkybi1qksobgo1_400_zpsiklbwm2x.png



8.4.09

Llueven pájaros y no puedo dejarlo

Nunca sabré de ti,
y eso lo supe
desde el primer encuentro.
Esta certeza tiene tanta fuerza
que es
como si tuviera noticias tuyas
a cada momento.

(Clara Janés)


Llueven pájaros y no puedo dejarlo, mi cabeza se llena de gritos blancos, con el desafío de hablar desde la lógica, la cordura se ha perdido en una carretera a Paterna, los vencejos chillan sobre el coche de línea y los pastores silban a lo lejos. Hay una mujer sentada junto a la gasolinera y desde los camiones, conductores rudos le gritan palabras soeces, ella les sonríe devolviéndoles gestos obscenos. Unos niños pedalean sobres sus bicicletas de sueños. El vendedor de melones tiene un rictus de fastidio. El cielo está lleno de nubes alargadas, quizás llueva, quizás no y entonces podremos perdernos detrás de la pared del cementerio a buscar caracoles o grietas en nuestros cerebros o colores nuevos en la raya donde se juntan los dos mares. No creas que lo viejo no sirve, sirve, sirve cada mirada atemorizada detrás de la valla, cada mirada de miedo, de rabia porque esta no es la tierra de promisión que esperaban. Detrás de cada mirada hay un hombre como yo y aunque lo intento no sé qué puedo hacer para ayudarle y escribo incoherencias y su mirada me persigue en esta ciudad de opulencia donde los pobres están numerados y la vergüenza se ha perdido hace demasiado tiempo. También la decencia siempre que cada muerto solo ha traído lágrimas, palabras de pésame a la viuda, a los huérfanos. Hasta cuándo vamos a vivir sordos, ciegos, sin saber que nos están matando también a nosotros. Ya no sabemos muy bien quienes son ellos, quienes nosotros y cuándo acabará esta sangría sin sentido que nos llena de dolor, de horror, de pánico ante el futuro de esa niña a la que todavía no he bañado -¡¡Voy!! -¿Ves? A ti tampoco te importan mis sueños y, sin embargo, aunque todavía no ha amanecido, llueven pájaros sin descanso.

14 comentarios :

Alas dijo...

Ese poema de Clara Janés es uno de mis preferidos, y sí, me importan tus sueños, nos importan tus sueños.

Qué manía la tuya la de hacerme llorar.

Un beso...

Єѕтnoм dijo...

Me gusta.
Feliz viaje de vuelta.

Camille dijo...

Me he quedado enganchada entre los versos de Clara Janés.
Siempre eres tan acertado en tus prólogos...(sí, es un piropo).

Lo primero bañar a la niña, y después a ver si mejora el tiempo, no? :)

Besos

Pedro dijo...

Alas, anda, ven, no llores, si es solo un post de nada.
Además te voy a decir la verdad, no llueven pájaros.
Ya no.
Pero cuando lo escribí…uy, no sabes cómo estaba el cielo.
Gracias, guapa, me gusta tu blog, una estética muy cuidada, buen gusto
Un beso...

Pedro dijo...

Gracias Єѕтnoм.
Tú también me gustas a mi.
Un beso.

Pedro dijo...

Menos mal Camille, ya estaba preocupado con tus silencios.
¿A que también te gusta la música?
Y la ilustración de arriba.

Desde que has dejado el comentario el tiempo ya ha mejorado. Además ¿a quién le importa el tiempo?
Me voy en una hora.
Besos

Pedro dijo...

Queridos míos, lectoras y lectores, amigos, como muchos de vosotros, me voy.
(…pero volveré, tú nunca dudes de mí, alma mía…)
Tener cuidado en la carretera, en el avión o en el agua.
Volver.

Contestaré vuestros comentarios (si los hay), al regreso.

Mañana dejo un post largo, para que dure hasta el lunes.
Un abrazo o un beso si se tercia.

Ventana indiscreta dijo...

Siempre he temido que la lluvia se encoja.

Esto te digo al vuelo, a ti, que oculto me lees con la certeza de planearte.

Besos.

Mirada dijo...

Buen viaje, feliz ida, feliz venida..
Nos vemos a la vuelta ;-)

Gracias por esta serie, da para mucho, lo comentaremos con el tiempo que se merece, por ti y tu dedicación.

Biquiños.

Shandy dijo...

Hoy te dejo unos poemas de Miguel Florián (Toledo 1953). En sus poemas las reflexión sobre la palabras y los pájaros son una constante presencia:


Los días se parecen a los pájaros
—vienen y luego van— y siempre dejan
una herida de luz. Huele a musgo
su vuelo, a países de escarcha,
a savia de madroños escondidos...

(Hay una fuente oculta que derrama
blancos ríos de sed, y un campanario
azul, mecido por el viento).

De qué cielo, de qué elevada dicha,
los pájaros descienden. De qué amor.
Los días se parecen a los pájaros,
igual tristeza dejan cuando pasan,
la misma oscuridad, igual silencio.


Mediodía
Crecen los gorriones en el aire,
y la música infantil de alguna flauta
sostiene el mediodía.
A duras penas
el libro nos retiene.
Algún amor vendrá
al zócalo azul de la ventana
para a un país más bello rescatarnos.
A cada instante
el dedo de algún ángel desmorona
la carne contenida. Tras el cristal
la mirada de un pájaro —la alegría
infantil en los ojos del niño.
Aire por todas partes
revolviendo los pliegues del hastío,
elevando la falda enamorada
de la mujer.
Y tiembla el corazón
en la dicha de la piel que imagina.
Es aire.
Y luz que cierra el libro y adormece los párpados,
es sed de barcos,
de bocas deliciosas.
Es hambre de islas lejanísimas.


Filología
He amado las palabras con mi hambre más honda,
sentí su piel de musgo muy cerca de mis labios,
su ceniza y su luz coronando mis dientes,
diluirse en mi lengua, caer hacia el profundo
abismo de mi carne. Muy lenta, y torpemente,
como a aves fugaces, perseguí las palabras.


A la vuelta, seguiremos viendo volar pájaros y días.
Bicos con bico de paxaro.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Y encima nos permitimos el lujo de tener cazadores y racistas.
Un saludo, te felicito por lo que escribes.

Tempero dijo...

Pues no voy a ser menos, hoy nada de poesía rural. Hoy rescato ese colibrí de Lorca para que te tortures. Un poema tremendamente erótico, que, por lo que llevo viendo, el erotismo te gusta. Como a mí. Pero este poema es otra cosa.

Abrazos y recuerdos a Córdoba.


Gacela primera

Del amor imprevisto


Nadie comprendía el perfume
de la oscura magnolia de tu vientre.
Nadie sabía que martirizabas
un colibrí de amor entre los dientes.

Mil caballitos persas se dormían
en la plaza con luna de tu frente,
mientras que yo enlazaba cuatro noches
tu cintura, enemiga de la nieve.

Entre yeso y jazmines, tu mirada
era un pálido ramo de simientes.
Yo busqué, para darte, por mi pecho
las letras de marfil que dicen siempre,

Siempre, siempre: jardín de mi agonía,
tu cuerpo fugitivo para siempre,
la sangre de tus venas en mi boca,
tu boca ya sin luz para mi muerte.

Arantza G. dijo...

¿No son demasiados pájaros? Lo mismo has visto la película de Hitchcock y no te los puedes quitar de la cabeza...
Menos mal que te vas de vacaciones y volverás como nuevo.
Buena ida, mejor regreso.
Y un beso.

gaia07 dijo...

De que sirve la cordura incapaz de disfrutar de la belleza de lo fantástico, del vuelo de un ser que produce sonidos tan armoniosos y movimientos sublimes en el aire, sin dejarte olvidar que el horror, el pánico y el dolor también forman parte de criaturas tan bellas y delicadas. Como la niña en el baño, no le importa porque llueven pájaros, lo disfruta con una encantadora sonrisa.

Un beso de ensueño.

Traductor

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg