24.3.15

Cámara de vídeo (¡¡).



Al parecer no ha gustado mi cuento de ayer. Fácil, dicen. Lo estaba escribiendo basado en mi propias experiencias –claro- y no sabía cómo terminarlo. Me parecía leve el sucedido, la anécdota, como para que también se tire ella por la ventana. Siempre puedo cambiarlo. Quizás debería haber dejado que ese descubrimiento personal se ampliase con otras actividades. O buscarle un amante que le anime. Podía, tal vez, hacer que se le aparezca un ángel y le regale una vida. O un demonio que le tiente con la eterna juventud a cambio de su alma. Pero estas cosas están muy vistas. Busco, quizás, un final original para un principio vulgar. Total, esto es un cuento. Ya, le tiro a la bebida, le convierto en una borracha, una mujer hundida, el principio del fin. ¿Triste? la vida es triste. Bueno, va, ya busco otro final, alguno más alegre. Pero que conste que el cuento es mío y lo termino como quiero. Lo difícil es modificar lo otro, lo real, lo de cada día.

(Suspiros)

(Vale, borro el final y sigue así)

Sus días transcurren plácidos, sin sobresaltos, cómodos, se quiere, se regala una vida amable, de soltera sin altibajos.

Se ha comprado un juguete, un espejo mágico, un iPad.

Como vive sola, se dedica a preguntarle: “espejito mágico ¿quién es la más guapa de todas las mujeres?”.

Y el espejo/iPad (programado, claro) contesta invariablemente “Tú, mi señora”.

Así van las cosas.


Todos contentos.


1 comentarios :

Encarna c dijo...

Las mujeres algunas tienes más cosas en la cabeza...te cambio el papel y metete en el mío verás...
Buenas noches Pedro. Gracias por tus letras.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg