16.9.10

Gran Vía.

Si no puedes estar con la persona que amas,
ama a la persona con la que estás.

(Stephen Stills)


En el cruce de la Gran Vía con Iparraguirre, casi en la esquina. 

Un hombre ha salido de un restaurante, se abotona la chaqueta y fuma con la mirada perdida en los edificios de alrededor.

Una mujer le pide fuego y se aleja unos pasos, fuma ensimismada.

Al de un rato se acercan, se miran, se hablan.

Ella le dice que está nerviosa, que su marido no le comprende, que no escucha sus necesidades, sus inquietudes, sus sueños, que están celebrando su tercer aniversario y siente que se ha equivocado en el matrimonio.

Él le confiesa que su esposa es fría como un salmón (dice exactamente eso), que no se ríe con ella, que es muy seria, que siempre está preocupada y le contagia su pesimismo, que está harto de su insatisfacción.

Fuman otro cigarrillo y hablan durante un buen rato, él intenta abrazarla, ella posa los dedos en los labios de él y se aparta.

Después entran al restaurante y siguen cenando.

Charlan, ríen, son felices, están celebrando su tercer aniversario.

Cuando vuelven a casa hacen el amor con pasión y la madrugada les acaricia con promesas de futuro, viajes y la firme intención de no dejar de fumar. 







9 comentarios :

Anónimo dijo...

La realidad y la belleza...

Arantza G. dijo...

La realidad a la vuelta de la esquina.
Hay quien necesita de "encuentros furtivos" para revivar lo que se está muriendo.
Si en el tercer aniversario ya echan mano de esto, qué harán cuando cumplan treinta, si llegan.
Besos

gaia07 dijo...

Mantenernos a salvo es imposible, solo podemos amar cuando haya amor y vivir cuando no lo haya.

Un beso.

mirada dijo...

gaia, qué acertada! gracias a los dos.

Pedro dijo...

Anónimo, la realidad está en un extremo de belleza (en el otro extremo está la imaginación). La pereza se junta a veces con la realidad y nos pone un espejo delante “¿Soy ese tío feo? Luego llega el viernes (hoy) y todo es tan real que dan ganas de inventarse. O así.


Arantza G., Belcebú me libre de imaginar qué ocurrirá en una pareja de dos (ya, ya, conozco parejas de tres, incluso de más) cuando cumplan treinta años de relación. Quizás en vez de juntarse en la misma esquina se hablen desde esquinas de punta a punta de la ciudad, del país, del continente.
No sé tú, pero cuando leo, interpreto, lo asumo, lo personalizo (a veces). Tengo que aprender que hay otros, diferentes, como yo pero diferentes, unos son negros, otros verdes, algunos azules y todos, todos, están en el mismo plano, es decir vivos, es decir, esperando, es decir lo que digo. Besos


Perdóneme, doña gaia07, perdone a este romântico incurable, a este soñador insorregible, una vida sin amor no es vida, ya te digo.
Puestos en gastos si no tienes a mano a quién amar siempre puedes amarte a ti mismo, así, como si nada. Cuando estás entrenado puedes amar a otros, o a otras, en general aunque Pepi. Hay quién con la carrerilla ama a diestro y siniestro, se despeña en amores, “estuve enamorado de tííí(que cantaba el inefable Raphael). Qué cosas, reina. Un beso.


mirada , tres envido y órdago a pares con las que lleves.
“No llevo pares”
Pues entonces jugamos al parchís.

mirada dijo...

casi mejor porque de mus, no tengo ni idea :-P
juguemos y riamos esta vida es una tómbola, to to to tómbola....

gaia07 dijo...

Queda usted perdonado Don Pedro, el que no me va a perdonar es usted cuando le diga que no, que de eso nada, que perdone pero no.
Lo de amarse a uno mismo como que viene de fábrica, a no ser que cojas algún virus depresivo (caso para otro día), amar al prójimo o a la prójima es lo rico, aunque a veces hay cada prójimo y cada prójima que ya, ya, ya... porque su blog es muy fino que si no me iba a desahogar.

Ay, señor, señor ¡que es usted un arrebatado Don Pedro! Mira que despeñarse en amores con lo bien que se está en el limbo. Venga ese beso antes que se arrepienta.

Pedro dijo...

El 24.
Efectivamente mirada, me acaba de tocar una cacerola.
Seis y tirada, te como la verde.
Y beso.

Pedro dijo...

Ay, gaia07, que no, quizás viene de fábrica, pero no, puedo pasarte el porcentaje del personal que no se quiere, sin más, no se quiere nada, ni un poco (y eso sin virus depresivo, con virus ya es muchísimo más jodido). No es cosa de broma, no se quieren, no se gustan, no se aceptan, montones y montones.
Con esa perspectiva cómo van a querer a otro/a, imposible.
Es un tema muy serio, en serio.

Estoy de acuerdo en que amar al prójimo o a la prójima es lo rico, lo riquísimo (que me va usted a contar).

No sé si seré un arrebatado, lo que sí sé es que me sería imposible estar en el limbo. Por eso me despeño continuamente (un sin vivir, oiga).
Acepto el beso e incluyo un apretado abrazo.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007