11.6.10

El camino es el tesoro.

Non hai regreso, avoa,
nunca
regresa o mesmo home
ao mesmo sitio.
O lobo do deserto
perdeu a túa voz
, e a auga clara da túa man
non apaga a saudade revertida.

Antón Avilés de Taramancos (1935-1992)


El camino es el tesoro y ahora que estoy dentro, que soy el camino, busco a los otros y me abrazo para que no se me escape por ninguna rendija de la memoria los momentos que acumulo paso a paso, el Otro alrededor, a través de pueblos y pueblos, la sombra delante, vertical en las cimas, tendida después, acentos y voces, los otros caminantes – que también son yo- o los paisanos –que miran y saludan, algunos sonríen y aún no son yo- en los bordes, no dentro, con gallinas en las manos o arreando vacas, silbando al perro –no muerde, tranquilo- mujeres con cántaros de leche y bocas que guardan secretos, niños rapados que corren y juegan a espaldas del polvo de unos y otros, adelante, el roce con la arena, eco de tantos pasos perdidos, millones de pisadas antes, las piedras, las iglesias, cristos sufrientes, imágenes rotas en las ermitas, cruceros, mojones en las orillas, paisaje verde, los bosques, oh, los bosques, milagro de árboles centenarios que toco con la punta de los dedos, sensación de que alguien nos vigila, nos sigue, cielo azul, cada pueblo, cada casa, peregrinos de todos los colores y talantes, con flores en el pelo, con ortigas en los zapatos, ciclistas que no ven, caminantes que no oyen, gentes arrastrando un sufrimiento, mujeres solas, hombres aferrados a un no, tristeza de catres vacíos, cánticos en el silencio, otra vida, ancianos sentados junto a la carretera, espíritu de un tiempo limpio, mágico, que solo existe en el alma, en estas almas, ahora, ilusión de un orden nuevo, de un mundo diferente, solidario, hermoso, los bosques ardiendo, ay, los bosques ardiendo, el camino como metáfora, las escasas pertenencias, los encuentros, los saludos, aquello a los que no volveremos a ver, compartir el pan y el vino, el musgo, los paisajes interiores, el alma caminando con pies cansados, el final, siempre hay un final, apenas un pretexto para caminar, mercaderes al acecho, llegar a dónde, no querer llegar, extasiarse en el camino, decepción de la llegada, necesidad de seguir hasta el mar, ansia de saber dónde termina el mundo, ilusión del mar, el fin de la tierra, tocar el cielo.
Y volver.

Volví, pero aún estoy allí.
Demasiado intenso, aún no sé quién volvió.
Descubrí al Otro.
Aún me falta saber quién soy yo.




7 comentarios :

Mayte dijo...

En la hora del punto final, el camino se extiende caprichoso ante la mirada del alma, se expande, se abre, se ofrece sugerente como manjar de dioses olvidados, nos encuentra y nos arrincona para seguir tras el camino que cada uno ha de seguir para tropezar y volver como otro que es pero no es, y es sin saber porque sigue sin ser.

Bikotrabalenguoso.

Bonitos días pa ti Pedro.

Damián Páramo dijo...

Los caminos lo son.
Más aún las veredas despobladas de mi tierra.
Son obsesión, cruce de coordenadas vitales. Demasiada pesadumbre quizás. Al menos un camino con árboles ya tiene más sustancia. Por un momento me imagino un camino con final en el mar. Pero ya sabemos que, salvo en nosotros, los finales son impropios.

Saludos desde las veredas.

mabel g. c. dijo...

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás, se ve la senda que no se ha de volver a pisar....verso a verso..."

Estoy teniendo una alucinación olfativa, me huele a eucaliptos después de la lluvia, a resina fresca, a "fiuncho" integrándose en la tierra...

El camino es el tesoro y deja un tesoro a quien lo hace, por ejemplo, la imagen de los acantilados en donde termina el mundo, los bosques..., el vino...

Besos, con ecos de muñeiras.

mirada dijo...

Lo que más me gusta es que es imposible aburrirse, siempre somos alguien nuevo.
MUUUUUUUUUUUUUAAAAAAAAAAAAAACKS!!!

Tinta de aterrizaje dijo...

¿Cómo será un camino que aún no haya sido esquilmado?
Desde luego, qué tonterías digo, decir o hacer camino es ya sentirse acosado.
Por éso me quedo con lo que dice Isabel, que decía Teresa, que dijo Machado, se hace camino al andar. Después vendrán los sueños y los percebes.

gaia07 dijo...

Has relatado la historia de una vida. Una vida que se repite en todas.
El otro está allí y aquí contigo. Tú eres ambos, el que eres y el que no encajas en ningún sitio pero te gusta a rabiar.

Salud.
Un besazo.

PS. Eres un deleite (escribiendo, en otros asuntos habrá que preguntar a M, o a P, a vaya usted a saber… será por mujeres, las hay hasta en la sopa… jajaja)

virgi dijo...

Manantial de inspiración.
Eso eres.
Ya bebí de él. Un placer entre los bosques que arden y niños que corren.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007