19.5.10

Parker lee una inscripción,

Nunca he tocado nada de lo que
tú eres.

Estás como una idea en un instante
puro.

Clara en tu firmamento de firmeza
blanca.

Desnuda Bronwyn, llámame, ya voy;
caigo.

Juan Eduardo Cirlot.


 9. Tenía halo, el cuerpo de aquella mujer era inaccesible, una isla virginal en la mitad del lago de la pureza. Todos aquellos que quisieron llegar nadando hasta ella perecieron ahogados en el intento. En otro tiempo, Parker lo intentó, esforzado nadador de lo imposible, braceó sin éxito entre olas. Derrotado, se retiró de espaldas dejando gladiolos en el altar de sus convicciones, de su firme propósito de divinidad. Los sueños piden orillas pero con los años creció un bosque dentro de un bosque, de las nubes caían ranas, un meteorito acabó con los dinosaurios del jardín, los hippies se cortaron el pelo y Jimi Hendrix gustaba a las abuelas. En el 83 un diluvio inundó la ciudad, las aguas desbordaron las riberas y subieron, subieron, inundando las calles. Ni siquiera entonces apareció en lontananza un apóstol. Nadie señaló el horizonte para amansar la gota fría. El mar se retiró al mar, una paloma blanca se posó en lo más alto de una torre blanca, alguien escribió en sus muros, “¿Y si fuera solo sexo?” Por casualidad Parker lee esa inscripción, la repite, se lo pregunta bajo una catarata, lo grita entre los rosales, evoca los momentos en los que los brazos de aquella mujer eran una prolongación del paraíso, sus muslos eran la ciénaga donde se ahogaban las peores intenciones, encaramarse sobre su cuerpo era otear otro mundo, allí donde todo era posible. Entonces el agua se hace murmullo y sabe que ese es el castigo de los dioses. 



15 comentarios :

mabel g. c. dijo...

Ay, qué bueno, me temo que tu Parker está irremediablemente enamorado...
Esa inscripción en mitad de un diluvio y tu Parker oteando el horizonte, mientras yo oigo la trompeta de Chet Baker. Genial.
Sigue, sigue, me gusta (y no mientas, que no te lo dicen tan a menudo, jajajaja...)
Besos con botas de agua y paraguas.

Mayte dijo...

Las dudas viajan por la sangre como dardos que adormecen el alma y se responden en la piel o en el sentimiento, se mantienen y se evaporan tan facil como el café contra el primer sorbo matinal, sí.

Bikiño grandote Pedro.

mirada dijo...

Así es la vida, si.
y si, y si, y si, .... es
Como ahora es, nadie puede parar el hermoso amanecer de ahora mismo, maravillada me quedo, ya se me olvidó lo que te iba a comentar (pasado ya)
Buenos días, tesoro. :-)

Ventana indiscreta dijo...

Para que Parker complemente con Cirlot, un poco de Jorge Boccanera, que suena a pirata pero que no lo es:


Mal rayo me parta, el cielo está muy resbaloso,
el vino escaso, la caricia extraña en estos días,
tu nombre llega como un golpe de vino a la
cabeza,
mal rayo me parta en tan inoportuna ocasión.

Simulo leer un diario bajo el aguacero de tu
cuerpo,
bienganado el diluvio, malhaya la tormenta,
pasa un cuerpo flotando bocabajo
y mal rayo me parta tan lejos de tu cuello.

Los cielos se mezclaron en tu boca pequeña,
los gatos se revuelcan en tu mano,
adelante el insomnio es un campo minado,
hay besos enterrados que pueden estallar.

Corro a campo traviesa con fósforos mojados,
¿qué es esta polvareda sino un fantasma tuyo?
El futuro es un traje pero para otro cuerpo,
los espejos del bar no preguntan por mí.

Hoy cargo mis valijas por el fondo del mar,
tengo pocas palabras
mis dos lenguas tropiezan dentro de una botella
y mal rayo me parta en tan inoportuna ocasión.

Pedro dijo...

mabel g. c., Chet Baker con los dientes rotos, tocando su trompeta dorada, cantando con su voz suave, Parker contando(me) su historia, yo contando(os) la suya.
Y, mira, no te voy a decir si me lo dicen a menudo o no (¿tú, qué crees?)
Besos desde mi barca.

Pedro dijo...

Mayte, no creas, hay a quién las dudas le pasean por el alma sin cesar, un permanente ser o no ser, un dilema constante. Me temo que Parker es de esa cuerda.
No me ahorco con ella y sigo. Un beso

Pedro dijo...

mirada, sea lo que sea, Parker tiene la obligación de disfrutarlo. Lo que venga después vendrá (pero que le quiten lo bailao).
Amanecer en Coruña.
Buen día, maravilla

Pedro dijo...

Gracias Ventana indiscreta, por ese Jorge Boccanera, que más que pirata es un poeta original y atractivo.:

Nikté dijo...

Hoy toca rosas blancas, como debe ser, supongo, por eso de lo virginal.
El que todo tenga que tener un por qué me parece a veces absurdo; aunque se que es solo por rebeldía, pero este Parker me tiene enamorada hasta los tuétanos.
Es el tipo de personaje que trasciende al autor, está por encima de él, como una capa de fotoshop, si eso es.

Y en este dejarme llevar - Ays, marinero, déjame subir a tu barca-se despide hasta mañana la muá, a la espera de nuevos acontecimientos de mi Parkesito.

Para ti unos buenos días.

mabel g. c. dijo...

Estaba enamorada de la otra foto, la del cántaro, aunque los bosques están poblados de duendes, trasgos, gnomos, hadas... como el sueño de una noche de verano.
Supongo que lo de los dientes rotos le vendría fenomenal para soplar como lo hacía, a Chet.
¿Importa lo que yo crea? Por imaginar, diría que no, no te lo dicen tan a menudo, pero sólo porque te resistes, seguro que a más de una le gustaría decírtelo y... más, más, más...(jajajajajaja). En fin, vamos a dejar de imaginar que no son horas.
Besos.

ana p. dijo...

Pues va a ser que no ....
Miles de pequeñas muertes resucitadoras para Parker. Beso

mabel g. c. dijo...

No, Ana, no, no son las muertes las que te resucitan... Pero dejémoslo ahí, es un tema peliagudo y por lo que he podido ir observando, tú sabes por qué lo digo.
Encantada, sorry, no se me dan muy bien los números, ni las muertes...

Pedro dijo...

La petite mort, también conocida como La pequeña muerte o La petite mort en francés, hace referencia al período refractorio que ocurre después del orgasmo sexual. Este término ha sido interpretado generalmente para describir a la pérdida del estado de conciencia o desvanecimiento post-orgásmico que sufren las personas en algunas experiencias sexuales.1
De manera más amplia se puede referir al gasto espiritual que ocurre luego del orgasmo, o a un corto período de melancolía o trascendencia, como resultado del gasto de la "fuerza de vida".
Un estudio reciente sobre los patrones de activación del cerebro usando una tomografía por emisión de positrones (PET) da cierto apoyo a la experiencia de "la petite mort".
2

mabel g. c. dijo...

O.K. Tantra explicación me ha extasiado y convencido.
¡Qué alivio! Pensé que había que morise de verdad...
¡Buff!

gaia07 dijo...

Por supuesto que es solo sexo, el mar quiere poseer la tierra, las nubes el mar, la tierra a los rosales… lo único que tiene suficiente fuerza para engendrar locura.
El amor es totalmente desinteresado.

Besos de mayo rosado.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007