26.5.10

Parker duda, tiembla, teme.

Remolinos de cielos y de océanos
de incesantes distancias funerales.

El centro es lo lejano, y es allí
entre espirales grises y plateadas,
donde acaso la cruz es una cruz,
el cruce y el encuentro.

El centro es el lugar donde la imagen
habla desde su doble transparente.

Juan Eduardo Cirlot.


10. Parker duda ante la boca de la cueva. Nunca ha sabido nada de lo que ella es/era. Desde lo oscuro, quizás desde otra constelación, viene una voz. Desde esa negra profundidad suena terrible, tronante, tan lejana. Duda, tiembla, teme. Llegan mensajes del abismo que espera, paciente y cierto. Se inclina con dulzura ante la nada. El corazón se le rompe con un nunca que reverbera en las paredes del cielo con estrellas muertas hace millones de años. Jamás es ahora y lo sabe. La realidad se cierne y le deslumbra, es un instante puro. Un cuervo vuela con un anillo en el pico, los tigres dormitan, los milanos chillan, el alma se le anuda en el vientre, la felicidad tenía un ticket caducado, entra con lentitud en un pantano de cenizas y el sudor se cristaliza en el perímetro de lo ajeno. Da vueltas pero no sabe salir del laberinto. Mary le dice que debería consultar con un psiquiatra, lo cual no deja de ser una ironía ya que…Parker sabe que ha llegado demasiado lejos, para el coche en la cuneta y se pierde en los bosques de Luisiana. Hasta aquí. 



23 comentarios :

mabel g. c. dijo...

¡¡Por Dios, Pedro!! ¿Me vas a dejar a Parker perdido en los bosques de Luisiana? ¡No me lo puedo creer!
Me va a dar un ataque, te lo juro...
Tengo una brújula en el asa de mi maleta, ¿te la mando? ¿Un GPS tal vez?...
Besos, desconsolados.

P.D.: ¿Qué demonios hace un cuervo con un anillo en el pico?

Mayte dijo...

Se resbala el silencio de la noche entre el temblor del ticket bajo la mano, ronronea la duda y sonríe el destino al filo de luisiana...que bien podria no ser una ciudad.

Bikiño avispado.

Tinta de aterrizaje dijo...

Puede que a Parker el corazón se le rompa con un nunca.
Menos lógico sería que ese cuervo anidase en su nuca.
Pero todo puede pues la certeza de la nada es como el abrigo de lo posible.

Buen día, Pedro.

Pedro dijo...

mabel g. c., la verdad es que el pobre Parker no gana para disgustos.
Ese cuervo con un anillo en el pico concretamente vuela. ¿No has visto nunca un cuervo con un anillo en el pico? En Bilbao los cielos están llenos de ellos, debe ser el clima. Hay una variedad que mientras vuelan llevan en el pico collares de perlas. Y otros, los más grandes, llevan una batería de cocina completa. Pero aquí somos bastante especiales. Croac.
Ah, el beso.

Pedro dijo...

Mayte, cierto, Luisiana es un condado en el que vive María Luisa, que bien podría no ser una señora sino un concepto, que lo mismo no es nada y es solo rock and roll, pero nos gusta, a algunos, a Parker, no, ya se ve.
Beso que zumba entre las flores de mayo. Tú

Ventana indiscreta dijo...

No me gustaría ser el rostro de la pintura de Carrie Ann Baade, sir Peter: está a punto de recibir lo que cotidianamente llamamos sablazo o espadazo. Claro que con tanta carga moñar no se sabe lo que le puede salir de ahí. Sapos, seguro.
Como a Parker. ¿No será que el chaval anda un poco descentrado? Mira que lía Cirlot. 'Incesantes distancias funerales', a ver, ¿cuándo está uno tan cerca de sus seres queridos? Pues cuando se muere uno.
Que bien les vendría ahora ese poema a los del CDS (el partido político) aunque muchos otros partidos están peor qu Parker.

Un besazo, Peter.

Pedro dijo...

Busquemos lo ilógico Tinta de aterrizaje, estoy aburrido de tanta lógica, que un cuervo anide en nuestras nucas y no permita que ese nunca se convierta en un siempre, no existe el siempre, todo es un azar, un rato, un hasta lo próximo, nada es algo, no somos nadie, Parker vaga por estas páginas buscando su ahora, no tiene luego, se junta con cuervos y deja el corazón en una repisa donde las moscas y las mariposas dejan sus huellas y su estupor, esto no es nada, pretextos, lean Rayuela (o lo que prefieran, claro), dejen el absurdo, el sinsentido, lo que no, suban varios pisos, dejen los sótanos, esto no es literatura, esto es un blog, esforzado pero inútil, el sentimiento lo ponen las miradas, entre las preguntas no hay respuestas solo un mano tendida. En fin, miércoles, te lo deseo magnífico, sin cuervos en el cielo.

Pedro dijo...

Estimada Ventana indiscreta, mezcla usted tantos frentes que no sé si estamos en Teruel o en Waterloo, entre la carga moñar (qué envidia) y Cirlot (un personaje) se mete ese CDS (mande) y el besazo (muá) y los muertos y es miércoles y el sábado me voy a Madrid y el martes(si he vuelto el domingo) vuelvo y hace calor y las calles son una tentación (bueno, no las calles en sí, algunas personas que caminan por ellas) y se acaba Mayo sin desmayo y todo se acaba y este blog me está comiendo los hígados, un paté de blog, extenderlo sobre una rebanada de pan integral, no íntegramente, no, solo lo aprovechable, es decir la dieta, mediterránea, ese es otro tema, hablaremos de eso, mañana, muá.
Juan Eduardo Cirlot se adscribió al filo de los cuarenta a la escuela surrealista francesa y al dadaísmo, para asumir luego una tradición espiritualista de muy lontanos horizontes (la Cábala, el sufismo y los estudios orientales) de anhelo universal. De ahí proviene su interés por la simbología, que imbuirá toda su actividad literaria y su importante labor como crítico de arte. Hizo importantes estudios sobre simbología y hermenéutica medieval, reunió una importante colección de espadas y su copiosa y variada producción poética —más de cincuenta libros— se mantuvo alejada e independiente de las corrientes que dominaron la poesía de posguerra a causa de su oscuridad y hermetismo; últimamente sin embargo su figura no cesa de revalorizarse a través de continuas revisiones, reediciones, apariciones de obras inéditas y homenajes. Lo más conocido en su obra es la fase de su evolución poética centrada en la actriz Rosemary Forsyth, que encarna a Bronwyn en la película El señor de la guerra (1966) de Franklin J. Schaffner e inspiró la fase permutacional de su poesía.

gaia07 dijo...

Impresionante aparición al abrir esta página, la historia del mundo en la cabeza de la hermosa época, y debajo Parker de nuevo enfrentado al yo (¡esto es literatura! no sé a qué te refieres cuando hablas de “blog” ¡qué cosas más raras dices!), el “Hasta aquí” sobre las bellísimas rosas, y después los comentarios interesantísimos (incluídos los míos para que vamos a andarnos ahora con humildades) con esas respuestas reveladoras llenas de fuerza literaria…

Si que estoy como un reloj de marcar, si (aunque no sé si he entendido muy bien el significado que le diste ayer), sea lo que sea, me encanta ser loca con espadas cortando vientos, pues justo antes de mi comentario está ese pequeño resumen de Cirlot que devuelve al mundo su esencia, la de ir contra corriente.

Tenías razón, hay que criticarte de vez en cuando para sacar ese impetú que llevas dentro y que por ser cortés no luces más a menudo. Aunque dejo las críticas en manos de quienes saben cómo hacerlo.

Besos y besos ¡guapo!

mirada dijo...

baaah, yo paso de decirte nada jejejejee....
Pero te lleno de sonrisas y besos de buenos días, guapo.




vaya, no puedo irme sin decírtelo: me encanta la serie esta... eres genial :-P

Pedro dijo...

gaia07, cariño, la literatura es vida, si no lo es no sirve de nada. No he sido humilde en la p. vida, ahora sí lo soy, en eso noto que soy mayor. Me enfrento a los días con el optimismo íntegro por estar sano, fuerte, con capacidad para mirar dentro y fuera, curioso, con ganas de hacer todo, aplicando mantequilla a las frustraciones, compartiendo lo que sé, aprendiendo, sintiendo (tanto que a veces me duele, quisiera ser un poco más troncho). No voy a discutir (y menos contigo, que te quiero tanto) si esto es literatura, sí te garantizo que esto es vida, apasionada y cierta, sorteando lo que puedo contar y lo que invento, lo que deseo y lo que hago a la luz o en la sombra.
Cada vez que bostezo me cortaría la lengua, los días son tan cortos que ya es miércoles y se acaba mayo y hay los que hay (ay) y el significado que quise dar a lo del reloj (perdona por ser tan críptico) es que sé (eso me dicen) que alguien entra a la página mientras desayuna, una rutina, el café y la música que escojo (no toda me gusta, dejo lo que hay, la cambio, la invento, la descubro, la comparto). Yo qué sé, no quiero explicar todo, o nada, tengo un día extraño, se me acumulan los estímulos. Se lo acabo de decir a Ana, solo quiero estar desnudo (yo, que soy un tío superpudoroso) en una playa, escuchando la música del viento y de las olas, disputando a las gaviotas ese pez que salta cerca de la orilla, sintiendo la caricia del sol (y otras si se tercia).
Cirlot, no es casual que lo traiga aquí junto con Parker. Tampoco es casual eso de Parker. Al final nada es casual y alguien, algo, guía eso que escribimos, que hacemos, que no hacemos. Critícame, claro, pero después dame un beso y dejémonos de tanta palabrería. Quiero estar en silencio y en paz, no me quiero enfrentar a nadie si no es absolutamente necesario. Quiero una copa de vino y mirar el horizonte, lo que hay entre allí y aquí. Sobre todo quiero acariciar a una ilusión que sé se está escurriendo entre lo cierto y lo imposible.
Hasta aquí puedo leer.
Ahora te beso.

Pedro dijo...

mirada tú me dices todo aunque no me digas nada, lo sabes.
Este trabajador te quiere mucho y se ha hecho amigo de Gaioso (gracias, bella), dile a Laura que seleccione un buen Ribeiro (o lo que tú prefieras)

mabel g. c. dijo...

¿Afán de protagonismo? No sé. Es que no me quedo a gusto si no te lo digo y necesito paz para el resto del día. Me has emocionado, si tu historia de Parker me encanta (de encantamiento), tus respuestas son como la guinda del pastel.
Me has croado, pero te beso igual, a riesgo de que te conviertas en príncipe.

mirada dijo...

Feito, rei.
:-)

Pedro dijo...

mabel g. c. es que a veces temo que este blog sean las respuestas a los comentarios más que lo que dejo, más la música que lo que escribo, más las fotos que lo que me exprimo el alma. Apenas es un segundo, una ráfaga que me cruza el corazón, un relámpago de duda. No es inseguridad, no, es mala leche, genio, carácter, ese “qué pasa”, la tendencia a liarme a trompadas antes que hablar, el contraste del cuerpo de un bruto con el sentimiento de un poeta, esa alternancia entre la razón y la caverna, de ser tan pronto una rana como un pingüino, un recolector de palabras con el aburrimiento de “escríbeme solo a mí” (debo escribir sobre esto, recuérdamelo, please).
Es el calor, se me va la olla a ratos, ahora. No podría convertirme jamás en príncipe porque soy republicano. En los únicos reyes que creo es en los Magos, que no son los padres como dice Lolita.
Por cierto, ¿Cómo sabes que soy goloso?

Pedro dijo...

Mirada, :-)

Shandy dijo...

"Se centra con dulzura ante la nada". Parker me rompe el corazón. Lo consigues, Pedro.
Parker está en la lista de mis personajes tristes: Sevilla, Bartleby...Por eso mejor dejarlo perdido en los bosques de Luisiana...

(Tú, céntrate. Para poder descentrarte después)

Ventana indiscreta dijo...

Si estás el Lunes por Madrid siempre podremos tomar un café en algún lugar. ¿Tú qué opinas?

Pedro dijo...

Shandy, estoy centrado, creo, no sé, eso que tremola ¿es el banderín del córner? Bueno, quizás no. ¿Es imprescindible?
Recuerdos de Parker.

Pedro dijo...

Ventana indiscreta, es complicado, mira, el sábado por la mañana voy en coche y regreso el domingo por la tarde.
El martes voy en el avión de primera hora y vuelvo en el de última (después de un día de reuniones).
Eso opino.
Pero habrá tiempo ¿no?

Carmen dijo...

Querido Pedro: si escuentras entre ráfaga de sentimiento y oleada de sensaciones, un momentito para decirle a esta gaditana, dónde puedo ver a ese Parker, que lo busco y busco por todas las cadenas de la tele, incluso por internet, y no se me aparece ni de broma... Ya me pica la curiosidad ¡¡tanto!!
Anda... por "favó"
Besos desde el sur.

Pedro dijo...

Querida Carmen, que dice Parker que no da entrevistas, que se alegra que me hagas esa pregunta pero que no quiere salir del anonimato, que si quieres conocer a alguien que mejor que me conozcas a mi (dice Parker).
Pues eso, besos norteños.

irene dijo...

Qué impotencia más terrible, la felicidad tenía un ticket caducado, ya no hay vuelta atrás, quizá comprar otro ticket, pero ya no sería lo mismo.
Un beso, Pedro.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007