26.7.09

Recuerdos (1).


La calle donde vivíamos estaba a dos manzanas de la ría, sucia, maloliente, surcada por cargueros, gabarras, gánguiles y remolcadores. Muchas noches me despertaban las sirenas de los barcos que atracaban en el muelle, al otro lado del paseo del Campo de Volantín.

En una plaza, a la mitad de la calle, estaba la estación del funicular al monte Artxanda (1).

Dos desvencijados vagones de madera pintados de rojo, ascendían y descendían por la empinada pendiente, alternativa y trabajosamente, hasta la pequeña altura de hierba interminable, pinos y aire limpio.


En los días de verano, con el buen tiempo, mi madre preparaba la merienda y subíamos a jugar a Artxanda. Este acontecimiento contrastaba con nuestra habitual vida urbana. Allí, entre los helechos, nos perdíamos en ingenuos descubrimientos de niñez, buscando grillos, persiguiendo gorriones, viendo a las parejas perderse en el bosque.

Al final de la tarde, mientras esperábamos al funicular, solíamos sentarnos sobre una pista de patinaje de baldosas grises. Allí un anónimo joven destacaba con sus piruetas y artísticos saltos entre las caídas y los choques de los torpes patinadores de alrededor. Junto a mi hermana, acodados los dos en la barandilla del paseo, admirábamos su agilidad y destreza sobre las estrechas ruedas. Nos parecía que volaba, un deportista prodigioso.

(Sigue)


1. Antes Archanda.

Basta alejarse un poco y la vida sigue su curso sin ti, porque cada uno de nosotros no es nadie (El que fue Matías Pascal Luigi Pirandello)



22 comentarios :

De cenizas dijo...

Así que erais vosotros los que os quedabais envelesados viéndome patinar....


un abrazo... casi desde el recuerdo :)

De cenizas dijo...

Joer... se me escapó la v....
embelesar¡¡¡¡

De cenizas dijo...

si no... sería quedarse en vela..jajaja

virgi dijo...

Muy tierno y melancólico.
La carta: preciosa!
Cariñitos for you

Pedro dijo...

Es que no me extraña De cenizas, una madrugada de domingo y en vez de estar dormido, o de juerga, o de adoración nocturna, o pescando, poniendo en orden la colección de sellos, la de vitolas de puros, viendo la tele, qué sé yo, estás a la 1:19 en esta historia de los blogs.
No, si es que no tenéis remedio, vais como locos y os embelesáis con cualquier cosa.

Por cierto, hay chalaos en todos los sitios, en Bilbao, hay un grupo numeroso de patinadores que se pasan las noches patinado de un lado para otro de la ciudad (como Bilbao es pequeño enseguida se salen y llegan hasta Burgos, incluso hasta Valencia –hay que tener en cuenta que son del mismo Bilbao-). Pasan como rayos, como fantasmas, chiuu, chiuu, suenan las ruedas en el asfalto, chiuu, chiuu, a veces uno se pega un piñazo pero sigue (menudos son…)
Pues nada, buenos días, don Luis.

Pedro dijo...

Es que soy un romántico, casi un blando, virgi.
Me quiero hacer el duro pero lloro hasta con los telediarios.
Y preciosa, tú.
Gracias por los cariños.

Tesa dijo...

Me encantan las fotos antiguas.
Veo que el funicular de Artxanda es igual que el que sube al Igueldo, en Donosti, y que he visto hace poco, aunque yo subí por carretera.
Qué bien saben los buenos recuerdos de infancia. Somos un poco "rumiantes" de recuerdos. Los traemos a nuestra memoria de vez en cuando. Es una nostalgia placentera.
Que pases buen domingo, un saludo.

Pedro dijo...

En realidad Tesa este es un recuerdo que lo he dividido en tres.
Quizás si lo publico todo seguido se entienda mejor pero así le doy más emoción
(y que ultimamente estoy vago)
Buen domingo

Tinta de aterrizaje dijo...

Basta acercarse un poco a la vida para que ella no renuncie a nada de ti: te proveerá de todo lo necesario y, si puede, no lo dude, te hará rabiar (o gozar). ¡Pero ay de ti si te alejas!: no hará de su curso un río tuyo.

Susy dijo...

Me resulta curioso e incluso algo inquietante.
Es casualidad, lo sé, pero algo habrá de nexo o, quizás, en la necesidad.
Vengo de visitar a varios amigos blogueros y, excepto uno, el resto evoca su niñez.

Me ha gustado, de veras, conocer esa primera parte de tí.

Un beso.

Pedro dijo...

Veamos Tinta de aterrizaje, es que alejarse de la vida es complicado.
Si te alejas mucho te mueres.
Por eso me dejo llevar por los días, ora alegres, ora melancólicos, siempre intensos.
Si lo decía Espronceda…

Pedro dijo...

No se inquiete doña Susy, esa evocación de la niñez es apenas un preludio para engarzarla con otro recuerdo de la juventud y redondearla con un broche final.
Mi niñez está ya tan lejana que la recuerdo en blanco y negro.
Gracias por venir.

eva-la-zarzamora dijo...

Leyéndote me hiciste recordar a Atxaga, y en que la vida sigue sin nosotros, en color o en blanco y negro, patinando o en tardes de Pascua bailando la tarara, o buscando caracoles en las alcachofas.
Recuerdos como tantos otros, tuyos, míos...
Besos, Pedro.

gaia07 dijo...

Acabo de llegar de una cena en la que me he tomado dos cervezas de más. Y la verdad es que, lo que es melancólica no estoy. Esta cita contigo, pase lo que pase, y pienses lo que pienses de mí, no la olvido, me ha gustado leerte entre brumas.
Así que te dejo dos besos y me voy a la cama.

Tesa dijo...

¿Estabas ahí agazapado?
...has respondido sólo cinco minutos más tarde a mi comentario
:)

Pedro dijo...

eva-la-zarzamora me gusta en sus poemas, como en este fragmento de “MUERTE Y VIDA DE LAS PALABRAS”

Así mueren
las palabras antiguas:
como copos de nieve
que tras dudar en el aire
caen al suelo
sin un lamento.
Debería decir: callando.

¿Dónde están ahora las cien
maneras de decir mariposa?
En la costa de Biarritz recogió
Nabokov uno de aquellos
nombres: miresicoletea.
Mira, está ahora bajo la arena,
como la astilla de una concha.

Y los labios que se movieron
y dijeron justamente
miresicoletea
los de los niños
que fueron los padres
de nuestros padres,
aquellos labios duermen.



Y sí, la vida sigue, lo queramos o no.
Mejor querer.
Me voy a buscar caracoles en las alcachofas
Antes te beso.

Pedro dijo...

eva-la-zarzamora me refiero a Atxaga, claro

Pedro dijo...

gaia07 entre algunas personas se produce ese fenómeno químico, de catálisis emocional por el que no hace falta explicar nada. Todo está ahí, apenas hacen falta palabras. Te miras y sabes.
Nosotros nos miramos.
¿Has dormido bien?

Pedro dijo...

Y ¿te gusta? Tesa
:) 

mi nombre es Alma dijo...

Que ternura desprenden siempre las historias cotidianas reales o imaginadas.

Tesa dijo...

...¿a alguna le disgusta tener un hombre pegado a su espalda?

:)

eva-la-zarzamora dijo...

Gracias por el poema, Pedro. Sí a ese Atxaga me refería.

Yo también te beso.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg