Glup 2.0

 photo pru_zps6q1y7vh3.jpg



28.5.11

La casa grande.

  
Andrés vive en una casa grande en el centro de Bilbao, cerca de los jardines de Albia.
Rodeado de todos sus familiares conserva intacto el ayer y el mañana mientras el día a día transcurre sin sobresaltos.
Cada habitación guarda historias, secretos, momentos de alegría, tristezas, tragedias y goces, risas, abuelos y nietos se cruzan en el pasillo, las tías solteras pasean a sus sobrinos, los padres protegen a los hijos, todos se cuidan, enseñan, aprenden, la vida.
Andrés es un poeta y saca de esa plácida existencia motivos, inspiración para su trabajo.

Un día, acodado en el balcón viendo ondear las dos banderas, Andrés notó a su lado la presencia de un anciano con boina negra y gabardina larga que le miraba con atención. No reconoció a aquel señor. Un estrépito de bocinas en el boulevard le distrajo y cuando volvió a mirar ya no estaba. Se extrañó.

Al día siguiente, en el pequeño cuarto al fondo del pasillo, volvió a ver al anciano. Estaba sentado en un sillón verde al lado de una mesilla, fumaba, cuando dejaba el cigarrillo en un curioso cenicero con forma de casa, el humo salía por la pequeña chimenea. ¿Quién era?

En la cena se lo preguntó directamente a su tía Marina.
¿Sabes quién es ese señor bajito con boina que fuma sin cesar?
Es el primo Eusebio dijo, discreta, y se escabulló en la despensa.
Andrés no tenía idea de que ese señor perteneciese a su familia, ¿qué hacía en su casa? y además ¿desde cuándo estaba?

Un poco más tarde, mientras se peinaba el bigote compartió espejo con su tía Eli que se rizaba las pestañas.
Tía, ¿quién es Eusebio? preguntó.
Es una larga historia, te la contaré contestó la tía Eli.
Sentados en el mullido sofá del salón Andrés escuchó de labios de su adorada tía una parte de la historia de la familia que desconocía.

Al parecer Eusebio era el amante de Concepción, su tía abuela ya fallecida. En una familia tradicional como la suya era impensable tener un amante por lo que cuando murió Concepción adoptaron a ese señor como un primo lejano y ahí estaba, fuma que te fuma, día y noche, al parecer no dormía.

Ese descubrimiento produjo en Andrés una gran conmoción. No entendía como la tía Concepción podía haber tenido un amante, eso iba contra todos los principios que le habían inculcado desde niño. Se sintió engañado, frustrado. Si en su propia familia, en el templo de su existencia, se había ocultado un hecho así ¿qué más secretos habría? Se propuso descubrirlos.

Preguntando al primo Liborio supo que el tío Andrés, el hermano de su padre, que era director de una sucursal de una caja de ahorros en Belchite no había muerto en un accidente de tráfico en Albacete, no, se fugó con su secretaria y los ahorros de medio pueblo. El luto de la tía Josefa fue más por la secretaria que por verdadero duelo, pero a él le engañó totalmente, aunque no tanto como lo de José Luis.

Siempre le pareció que José Luis era un chaval un poco extraño, sobre todo cuando se pintaba los ojos con las pinturas de su cuñada y caminaba por el pasillo con zapatos de tacón. No hablaba con él y así pospuso el misterio. Cuando se marchó a trabajar a un bar de las Ramblas, de bailarina, le pareció lo más normal. Además solo era primo segundo. 

Lo que colmó su paciencia fue enterarse de labios de su abuela Justa que el abuelo Roque era ateo. Ahí se rompieron todos sus principios y decidió cambiar su comportamiento. Lo primero que borró fueron tres tías, cuatro primos y al abuelo Roque. La casa tuvo menos risas.   Siguió con doña Eulalia que era prima segunda de una prima pero estaba ahí desde la guerra. Encorajinado, sin piedad borró al resto de abuelos, sus padres, su mujer, sus hijos, se quedó solo.

La casa, tan grande, era la soledad.
Y así siguió, con todas las habitaciones cerradas, soportando el implacable paso del tiempo…

 
Aquí se me ha parado el cuento, no sé cómo terminarlo dignamente. Quería contar la alucinación de un anciano que vive solo en un piso grande, rodeado de la ilusión de los recuerdos. En su cabeza se juntan el ayer de la infancia, con todo tipo de recuerdos familiares que alimenta, inventa y recrea para paliar su soledad. En realidad ha perdido la noción de lo real. Doy vueltas y vueltas y excepto que se muera no encuentro una salida literaria original, impactante. Quizás la vejez, la soledad no es impactante. Podría introducir un personaje femenino, un viejo amor, o un hijo que aparece por la casa y lo confunde con él mismo, pero no lo veo, no resulta verosímil. Yo qué sé. Si alguien me sugiero cómo terminarlo se lo agradecería. De momento queda así. En cualquier caso, con sinceridad pienso ¿qué más da?

7 comentarios :

Libélula dijo...

No, la verdad qué más da?. Si no existo, no existe usted y el personaje éste en cuestión no existe... ya que más da.... estaba loco, muerto, enfermo... corrompido por la corrupción descubierta...? borrado por la misma goma que borró sus alucinaciones indiscretas???
lo que sea... cómo sea que haya sido.... qué importa!!!?? : P

Sabe que pensé yo?? (eso tampoco importa lo suficiente como para decirlo, pero de todas maneras lo diré) ¿Por qué estará escribiendo de esta forma??? No se parece mucho a usted... el cuento, el estilo... vaya, hasta los nombres no son su esquema (por eso usted me encanta porque no tiene esquema -aunque lo tenga-).... no se parecen nada...

pero ese último párrafo... ESE sí se parece mucho a usted,,, ese suena como usted... en él (no es que en lo anterior no) en él SÍ sale a relucir (y qué bien luce) su... no sé qué,, que invoó cada vez que me acuerdo que en algún punto de este planeta existe... porque sí existe, si existo... si existimos.... y el personaje éste en cuestión tambien existe (aunque no exista, aunque no exista, aunque nunca hayamos existido) y lo que dice pasa... sí pasa.... hasta aquello de borrar (joder!! que significa esa palabra!!??)


Borrar?? Borrar de dónde?? sobre qué... con qué objeto... Borrar es un verbo que nunca había salido tanto del papel.... ay, del papel virtual... o lo que sea.

Ya me da igual, no sé que tanto dije... aún así n_n

"Es tan lindo saber que usted existe" sí (así mero) "uno se siente vivo", aunque este muerto... aunque sea sólo la mancha de otra pluma en el otro hemisferio....
como sea.

Abrazos, besos y un abrir y cerrar de ojos n_n (cómo es que todo cambia en un segundo??)

n_n

Pedro dijo...

Libélula, te agradezco mucho el comentario en esta noche (aquí, ahora) en la que estoy tan triste.
Sí, es un cuento extraño, me dolía terminarlo, desarrollarlo, haberlo escrito, cuando me salen esos temas me confundo, me sorprendo, me asusto, me llevan la mano a su capricho, los escribo hasta que controlo mi voluntad y paro, me pregunto, os pregunto, seguro que alguien me entiende, o me siente, o lo siente, yo qué sé, todo está lejos, yo estoy lejos de todo, no quiero resignarme, se acaba el sábado,
Gracias, de nuevo, por tu comentario.

Libélula dijo...

Esta es una tarde gris, en una ciudad gris (aquí en el DF son las cinco con algo y aunque tenemos el horario de verano ya casí no hay luz, o hay muchas sombras, cuál será la verdadera razón??).

Seguro que he sentido -esto que vive y grita y que, rompiendo los pixeles, se... deja sentir...-, aunque todo está lejos (es que aquí no hay espacio) No quiere resignarse? no tiene por qué hacerlo, aunque tal vez sí puede, reúna todos sus signos. Eso a veces es bueno : )

Seguro le dolía más no haberlo escrito y por eso lo escribió, o lo que es más exacto, permitió que este cuento lo escribiera a usted.

Abrazos tristes. No ha caído la noche todavía, pero desde -ya- me puse a esperar la mañana con usted (contigo)
Ya n_n
El día nos traerá nuevas visiones. Hasta entonces.

gaia07 dijo...

Lamento desintonizar este dialogo tan íntimo.
Pero no puedo dejar pasar la oportunidad de hacer mi comentario a tu texto a costa de ser maleducada.

Andrés debió darse cuenta que la soledad era él y no le gustó, la felicidad debe ir de la mano de la soledad pero le enseñaron que la felicidad estaba en rodearse de gente e ignorarla, de cosas que no necesita, y cuando un día descubre que esa felicidad es falsa y la soledad está vacia la abraza con todas sus fuerzas en vez de llenarla.

Un abrazo lleno

Jezabel dijo...

Si no lo tienes claro, es que es oscuro. Ese viejo esconde demasiados secretos como para palmar ya.
Bss

Nikté dijo...

Y por qué todo debe tener un final, pregunto, además eso que dasapereciera por la alacena es genial, un toque de humor tan precioso como ese, merece el tono "triste" de la narración, asi que ahí va un beso de quien te sigue muy de cerca.

La Nikté

Nikté dijo...

Por cierto, mis más siceras felicitaciones para Andrea que no puedo entrar a ese enlace; es maravillosa esa fotografía.

Traductor

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg